60-dsc_3949-640x360

Una selección de bosques para descubrir con niños en otoño

Tenues destellos de sol. Tiempo de membrillos, granadas, calabazas y castañas. Frutos del bosque. Verdes, rojos, ocres y toda clase de marrones. Los colores del otoño son únicos, los días mas cortos y las temperaturas mucho mas agradables que en pleno verano así que es un estupendo momento del año para abrigarse y salir al campo a disfrutar de paisajes maravillosos en familia. Nuestros peques suelen agradecer un buen paseo por bosques de cuento, hogar repleto de vida donde moran seres mitológicos como brujas, elfos, hadas o gnomos.

A continuación proponemos una selección de bosques repartidos por todo el Estado Español perfectos para disfrutar con niños en otoño paseando por rincones de ensueño. Bosques caduciformes de hayas, chopos o abetos…donde el otoño despliega toda su magia. No te olvides de consultar antes nuestras recomendaciones para ir a la montaña con niños. Mochila al canto, cámara preparada y un chubasquero por si acaso!. ¿Estás preparados/a? Pues allá vamos!

1- Ponferrada y los bosques del Bierzo, Castilla y León

Si tomamos como campo base Ponferrada, os puedo garantizar que durante dos semanas de vacaciones vais a descubrir rincones de una belleza natural impresionante, con el añadido de tener a mano museos, restaurantes y alojamientos rurales ideales para disfrutar en familia. Para empezar, podemos descubrir la Cascada del Gualtón, un itinerario familiar muy clásico, no muy largo, que nos descubre el salto de agua más alto de todo el Bierzo partiendo desde el bonito pueblo de Carracedo de Compludo.

En el Bierzo podemos realizar con niños excursiones a caballo realmente impresionantes y sin ningún tipo de dificultad. Pasaremos de los bosques frondosos a los prados de altura en pocas horas, disfrutando de la comarca a lomos de un animal muy fiel, con todo el aprendizaje que ello conlleva a nivel familiar.

captura-de-pantalla-2016-10-07-a-las-10-42-08

Otro destino familiar indispensable es el Castañal de Manzanedo de Valdueza y la pequeña ermita de la Virgen de los Escayos. El itinerario es apto para todos y con buen tiempo, el contraste de colores es sensacional. En otoño es un paseo imprescindible. Para las familias que deseen realizar un trekking algo mas largo, podemos subir con los niños hasta la cumbre de la Guiana desde el Campo de las Danzas. La subida no reviste ninguna dificultad y la panorámica desde la cumbre es impresionante.

captura-de-pantalla-2016-10-03-a-las-12-12-02

Y como broche de oro a unos días de vacaciones por el Bierzo, no podemos pasar por alto uno de los itinerarios mas curiosos y a la vez interesantes y enriquecedores para disfrutar con niños:  la Senda de los Canteros, cerca de Ponferrada. El camino hasta San Miguel de las Dueñas está lleno de sorpresas, descubriéndonos un precioso bosque de encinas y alcornoques y varios cañones espectaculares. Y para rematar: Las Médulas, un marco incomparable lleno de senderos y caminos perfectamente señalizados donde los niños disfrutarán como jabatos.

captura-de-pantalla-2016-10-03-a-las-12-13-26

2- Monte de Muniellos, Asturias

Nos encontramos delante del robledal mas importante de toda la Península Ibérica, y uno de los más grandes de Europa, que forma parte de una reserva natural donde las familias con niños van a necesitar varias tarjetas de memoria. Es importante tener muy claro que el número de visitantes diarios que pueden entrar en la Reserva Natural Integral de Muniellos no puede superar los 20, por ello deberemos organizar la visita con tiempo, la web oficial del Gobierno del Principado de Asturias pone a disposición de los visitantes toda la información necesaria para programar nuestro viaje. Varios itinerarios discurren a través de la Reserva Natural, algunos con cierto desnivel y dificultad. En Cangas del Narcea podemos descubrir con niños la preciosa ruta que cruza el bosque de Moal. Es un itinerario muy agradable de unos 8 km que nos permitirá contemplar una panorámica excelente de los bosques de hoja caduca de la zona.

captura-de-pantalla-2016-10-03-a-las-12-26-10

En otoño, los bosques de la Reserva de Muniellos ofrecen un espectáculo maravilloso de colores rojos, ocres y amarillos. Toda la zona fue declarada Reserva Biológica Natural en 1982, gozando de protecciones especiales desde 1964. La Reserva es una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y en Noviembre del 2000 obtuvo el galardón de Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

captura-de-pantalla-2016-10-03-a-las-12-23-25

3- Monumento Natural de las Secuoyas del Monte Cabezón, Cantabria

Su curiosa historia se remonta a los años cuarenta, cuando se decidió plantar mas de 800 secuoyas para abastecer de madera a la zona. Cuando llegó la hora de talar su madera, ésta ya no era de interés industrial y por fortuna para las familias amantes de la naturaleza…allí quedaron. Declarado Monumento Natural en 2003, algunas de las secuoyas miden hasta 36 metros y su hoja perenne hace posible que puedan contemplarse en cualquier época del año.

captura-de-pantalla-2016-10-07-a-las-11-22-21

El bosque está situado en el municipio de Cabezón de la Sal en Cantabria, que ya de por si se merece una visita.  Con una superficie de 2,47 hectáreas, en el bosque encontramos 848 sequoias sempervirens y 25 Pinus radiara. La característica que convierte a este bosque en algo excepcional,  es que  se tratan de especies inhabituales en Cantabria, siendo un bosque único en España. El Monte Cabezón  se repobló con especies foráneas de Sequoia y de forma experimental, a modo de ensayo y por tanto en parcelas mucho más reducidas, con roble americano, castaño japonés o abeto de Douglas. Como los padres podréis comprobar, la sola visita a este bosque ya resulta una clase magistral para toda la familia.

captura-de-pantalla-2016-10-07-a-las-11-22-35

Varios itinerarios sin dificultad alguna nos ayudarán a descubrir todo el entorno natural, adentrándonos en el corazón de un bosque mágico, donde los niños podrán dejar fluir su imaginación contando siempre con la complicidad de los padres.

4- Sierra de Cameros, La Rioja

La Rioja en otoño es espectacular. A medio camino entre tierras riojanas y sorianas se extienden los bosques del Camero Viejo, donde destacan los hayedos de la cuenca alta del Leza, el Hayedo de Santiago y también el Camero Nuevo, donde crecen abundantes arboledas ideales para perderse en familia durante unas vacaciones en otoño.

Bosque de otoño perfecto para ir con niños. Desde hace años toda la zona está apostando por un desarrollo del entorno natural sostenible que combina turismo rural, aventura, deportes náuticos, senderismo, trekking, con la posibilidad de seguir los trazados de una antigua calzada romana que atravesaba el territorio y por supuesto, donde siempre hay tiempo para sentarse en una mesa y degustar las especialidades culinarias de una región muy rica en quesos y vino.

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-10-11-46

Los Cameros, tierra de contrastes, parecen especialmente diseñados para familias con ganas de aventura. En el Camero Nuevo, cuyo corazón es el Parque Natural de Sierra Cebollera, encontramos un vergel de robles y hayedos regados por el río Iregua, donde abundan los caminos y senderos balizados. El GR-93 cruza la zona, adentrándose en el Camero Nuevo por la localidad de Ortigosa, donde podemos visitar las Cuevas de la Paz y de la Viña, todo un espectáculo natural ideal para niños.

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-10-24-33

El Camero Viejo se diferencia del Nuevo por ser mas árido y estar mas aislado. Muy recomendable resulta la visita al cañón del Río Leza, entre Soto en Cameros y Leza del Río Leza. En el Camero Viejo todavía queda un reducido número de dehesas con encinas y robles utilizadas de forma comunal. Si tenemos tiempo, resulta interesante visitar Torre en Cameros y San Román de Cameros, donde podemos desgastar el famoso queso camerano.

5- Picos de Urbión, Castilla y León

El impresionante Parque Natural La laguna Negra y los Circos Glaciares de Urbión alberga uno de los mejores bosques de Europa. A nivel de turismo familiar, toda la provincia de Soria está plagada de rincones mágicos, destacando el cuidado por la señalización, los alojamientos rurales para familias y los accesos.  Los circos glaciares de Urbión, accesibles a través de caminos muy tranquilos a nivel familiar, nos descubrirán rincones de gran belleza, rodeados de bosques y prados que en otoño brillan con luz propia.

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-10-31-33

Recomendamos acceder al Parque Natural desde Covaleda y una vez llegamos dejamos nuestro vehículo, podemos  realizar varias excursiones, destacando la que nos descubre la Laguna Helada, El Hornillo y el Mirador de la Laguna Negra. Una de las excursiones familiares mas espectaculares que pueden realizarse por la zona es la subida a la cumbre mas elevada de Soria, el Pico de Urbión, enclavado en el límite entre Soria y La Rioja.

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-10-35-14

Con sus 2.229 m de altitud, domina la sierra que le da nombre y es escenario del nacimiento del río Duero. La ascensión desde el aparcamiento de la laguna Negra, situado a unos 18 km de Vinuesa, no reviste  dificultad y garantiza emociones panorámicas durante gran parte del trayecto. Desde Vinuesa, podemos visitar los pinares de Soria a través del GR-86, llegando hasta Covaleda.

6- La Selva de Oza, Aragón

El Valle de Hecho, en el Pirineo aragonés, es otro de los destinos familiares que mas recordamos a lo largo de nuestra vida.  Justo cuando el valle llega a su fin, hacia el norte, encontramos la Selva de Oza, una hermosa masa forestal de hayedos y abetos que da cobijo a una variada fauna de animales salvajes. Las auténticas culpables del embrujo de este bosque encantado son las hayas, que provocan extrañas sensaciones y sugieren divertidas visiones en la naturaleza.

Hace tiempo los bosques de la Selva de Oza llegaban cerca de las cumbres, hasta que los pastores de la zona necesitaron más terreno de pasto y talaron y quemaron los bosques para ampliar las zonas de pastoreo. Dejando atrás Siresa, la carretera sigue subiendo en dirección a la Selva de Oza, avanzando entre el bosque y la montaña. Poco a poco se va estrechando, descubriéndonos un paisaje de cuento.

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-10-48-48

Una vez dejamos atrás la impresionante Selva de Oza, donde un paseo se convierte en una aventura en otoño, podemos realizar una interesante excursión hasta Aguas Tuertas, descubriendo un paisaje completamente distinto.  Desde la Seva de Oza (varios aparcamientos) podemos seguir en coche por la pista de Guarrinza durante unos 4 km más hasta alcanzar la barrera que marca el final del tramo accesible de la pista accesible a visitantes y donde existe un pequeño ensanche en el camino habilitado como aparcamiento.

captura-de-pantalla-2016-10-07-a-las-12-53-43

La pista de Guarrinza suele encontrarse con bastantes baches por lo que es recomendable tomárselo con calma. La lenta subida hasta Aguas Tuertas nos conducirá con muy poco esfuerzo a un altiplano realmente espectacular, donde destaca el contraste entre el bosque inmenso que dejamos atrás y la desolación total que tenemos delante. Es la magia del Pirineo amigos, única e inimitable.

7-Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Aragón

El impresionante cañón de Ordesa y el de Añisclo son dos maravillas de la naturaleza que tenemos la gran suerte de poder disfrutar dentro de nuestro país. Sus bosques, sus cumbres, las brumas en otoño…y las primeras nevadas, convierten el Parque en un pequeño universo dentro del Pirineo Aragonés. Son tantos los itinerarios que discurren por bosques de ensueño en Ordesa que necesitaríamos un libro entero para poder plasmar tanta belleza, pero para empezar a degustar con niños la magia del Parque Nacional, recomendamos realizar excursiones que no sean muy pesadas, pero que nos ayuden, de forma gradual, a ir subiendo el nivel. Poder llegar hasta Cotatuero por el mágico bosque de las hayas, a través de lo que los montañeros conocemos como la senda de los Canalleros, puede resultar toda una experiencia en otoño y con niños.

captura-de-pantalla-2016-10-06-a-las-12-41-04

Otra de las rutas míticas es la clásica que sube hacia el célebre refugio de Góriz pasando junto a las Gradas de Soaso y la cascada de la Cola de Caballo. Es una ruta asequible para toda la familia, con el añadido de poder subir por las clavijas de Soaso hasta Góriz, añadiéndole emoción al trekking. El otoño nos regala una visión excepcional del macizo de las Tres Sorores (Cilindro, Monte Perdido y Soum de Ramond), invitándonos a visitar sus cumbres si nuestros peques están bien entrenados.

captura-de-pantalla-2016-10-06-a-las-12-39-41

Para llegar hasta Ordesa desde Torla con niños, podemos recorrer el camino de Turieto Bajo, cruzando bosques y prados de gran belleza rodeados de abetos, hayas, arces, robles y avellanos. Y no podemos pasar por alto la travesía de tres días desde Gavarnie hasta Góriz y Torla por Serradets y  la Brecha de Rolando es una de las mas espectaculares del Pirineo y no reviste una excesiva complicación. Solo será necesario tener a los niños bien entrenados y realizar las paradas que sean necesarias. En este libro detallamos excursiones e itinerarios fáciles para descubrir Ordesa y en los Pirineos con niños.

captura-de-pantalla-2016-10-06-a-las-12-39-03

El descenso desde Góriz a través del Cañón de Añisclo es una maravilla en otoño, sin el calor del verano, algo parecido encontramos en el Valle de Bujaruelo, con su práctico refugio, desde podemos acercándonos hasta los pies del Vignemale.

8- Bosque del Betato, Valle de Tena, Aragón

El Bosque del Betato y el entorno natural que rodea a Tramacastilla de Tena, es un lugar mágico. Justo al lado celebramos cada verano El Bosque Encantado ¿te suena?. Hace siglos según la tradición popular estos bosques eran lugar de encuentro de brujas. Entre 1637 y 1642 una supuesta epidemia de brujería en Tramacastilla es la cortada perfecta para que la Inquisición tomara partido, siendo “necesario” realizar un exorcismo colectivo. La leyenda cuenta… que junto a la puerta de la Iglesia hay una piedra que un día al año no puede pisarse, y quien la pise…quedara embrujado.

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-12-27-59

Una de las ruta de senderismo mas sencillas para realizar en familia parte desde el bonito pueblo de Tramacastilla de Tena, dirigiéndonos hacia el Barranco de Gorgol. Poco después del puente sobre el Barranco nos encontraremos un desvío hacia el Bosque del Betato (Bosque de brujas o prohibido en Aragonés). Poco después vemos una senda ancha que sale a nuestra derecha y se introduce en el corazón del bosque. Los robles y las hayas nos encierran a nuestro alrededor de un verde agresivo.  En otoño, un manto ocre, tejido de hojas caídas alfombra nuestro caminar.

El Bosque de Betato es un frondoso hayedo donde la umbría es total en pleno día, por tal motivo se le conoce como el bosque de las brujas o el bosque prohibido. Tras superar un desnivel de unos 100m, seguiremos subiendo hasta llegar a un cruce: a la derecha la ruta continua hasta el ibon de Piedrafita, si tomamos el sendero de la izquierda retornamos al pueblo.

captura-de-pantalla-2016-10-06-a-las-12-53-06

La subida al Ibón de Piedrafita, partiendo desde el Piedrafita Lodge (alojamiento muy recomendable para familias). Seguiremos el sendero que asciende hasta el Ibón de Piedrafita, a través de un sencillo recorrido de unas 2 horas de duración por trayecto yendo tranquilos hasta los pies de uno de los ibones más accesibles del Valle de Tena, a los pies de la Peña Telera y la Peña Blanca. En invierno toda la zona resulta ideal para practicar con las raquetas de nieve.

captura-de-pantalla-2016-10-06-a-las-13-02-21

9- Selva de Irati, Navarra

Un fascinante hayedo al pie del pirineo navarro que enamoró al mismísimo Ernst Hemingway durante su estancia en la región, destacándolo como el segundo mayor hayedo de Europa. El curso del río Irati se abre paso en esta jungla de colores impresionantes, verde en primavera y roja en otoño. La tala controlada ha conseguido que las hayas de Irati sean idénticas en altura y grosor, provocando con ello un espectáculo único que tiene su mayor momento de esplendor en otoño, cuando las hojas rojizas están a punto de caer. Con 16 senderos balizados, todos ellos con una extensión menor a los 10 kilómetros, este bosque navarro parece sacado de una narración en la que los duendes son protagonistas.

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-11-18-34

Hay dos accesos para adentrarse en la Selva de Irati: por el oeste desde Orbaizeta y por el este desde Ochagavía, donde encontramos el Centro de Interpretación de la Naturaleza, muy práctico y didáctico si viajamos con niños. En el parking de Irati suelen cobrar 5 euros, pero contamos con una ventaja: nos informarán sobre los senderos y los itinerarios por la zona, ayudándonos a la hora de planificar una ruta de varias horas con niños. Todo el entorno está lleno de arroyos y torrentes, como los de Urbeltza y el Urtxuria, que confluyen al pie de la ermita de la Virgen de las Nieves, para formar el río Irati.

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-11-19-43

10- La Fageda d’ en Jordà, Catalunya

En la comarca de La Garrotxa, en Girona, se encuentra el hayedo (fageda en catalán) más impresionante de Catalunya, conocido como la Fageda d’en Jordà; una auténtica maravilla natural en otoño, cuya red de caminos nos permite pasear plácidamente entre las hayas incluso si llevamos cochecito de bebé. La Garrotxa y su Parque Natural, marcan el punto donde el Pirineo va perdiendo altitud, pero ni un ápice de interés. En ella encontramos varios volcanes inactivos desde hace siglos, siendo este un detalle muy a tener en cuenta si planificamos una estancia de varios días por la zona, con niños; con la ventaja de ser una comarca que se encuentra a menos de una hora de Girona y a una hora y media de Barcelona.

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-11-22-57

La Garrotxa es una tierra llena de bosques de cuento, donde Fernando Trueba rodó en 2013 la película El artista y la modelo, debido en gran parte (y según sus propias palabras) a la policromía del paisaje y al ambiente que en se respira. Preferentemente a evitar los domingos La Fageda es realmente una maravilla, ideal para pasear con niños en otoño; a nosotros nos sigue enamorando con su atmósfera mágica y sus colores cambiantes.

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-11-21-52

11- Parque Natural del Montseny, Cataluña

Los bosques del Parque Natural del Montseny son ideales para disfrutar en familia y podemos acceder a ellos de un modo muy cómodo sea desde Barcelona, Girona o mas allá. El Montseny es el macizo mas elevado de lo que conocemos como Cordillera Pre-litoral catalana, llegando a los 1.712m en el Turó de l´Home. Entre los 1.000 y los 1.300m encontramos dos bosques impresionantes, el de Santa Fe y el que rodea la preciosa iglesia de Sant Marçal, desde donde podemos subir al Matagalls, sin olvidar los bosques que rodean toda la subida a Collformic, con su mítico restaurante donde han desayunado miles y miles de montañeros desde hace décadas. En otoño, Santa Fe de Montseny y Sant Marçal se rodean de un manto lleno de misterio y colores ocres, con nieblas matutinas que nos regalan momentos únicos.

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-11-55-22

Desde Sant Marçal, podemos subir a Les Agudes o al Matagalls por un camino menos masificado que desde Collformic, descubriendo rincones de gran belleza sin excesivo esfuerzo y es que todo el Parque Natural del Montseny está plagado de senderos y caminos que permiten descubrirlo sin prisa. En el macizo del Montseny encontramos pequeños valles, bosques y rincones perdidos, como el camino que desde Collformic conduce a Sant Segimón, a los pies del Matagalls, una de las cumbres mas panorámicas de Catalunya, con una subida totalmente asequible para los niños.

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-11-59-59

El parque natural del Montseny, el de Montserrat y el de Sant Llorenç de Munt i l’Obac son los parques naturales más próximos y con mayor número de visitas dentro del área de influencia de  Barcelona. Si es nuestro deseo pasar unos días de vacaciones otoñales cerca de Barcelona, podemos combinar sin problemas la visita a los tres parques con niños, pues los senderos, la señalización y la riqueza de paisajes nos aseguran aventuras sin fin con total seguridad.

12- Cabrera y Les Guilleries, Cataluña

Un poco mas al norte, adentrándonos en el pre-Pirineo, encontramos la región del Collsacabra, llena de rincones de ensueño para descubrir en otoño con niños. Toda la zona encierra en su interior paisajes de gran belleza, siendo uno de los miradores pirenaicos mas visitados de Catalunya. A las puertas del Pirineo, los bosques que encontramos a los pies del precioso Santuario de Cabrera (1.304m), nos invitan a dar largos paseos con niños, disfrutando de pistas y caminos aptos incluso para circular con cochecitos de bebé.

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-12-23-29

Varios senderos y caminos nos permiten recorrer Cabrera de forma cómoda con niños, siendo muy recomendable la ruta que asciende hasta el Santurio de Cabrera desde Sant Julià de Cabrera, donde podemos dejar el coche, llegando tranquilamente hasta el Coll del Bram. Una vez llegamos al collado, podemos subir en veinte minutos al Santuario de Cabrera, dejando atrás un bosque de película o realizar un interesante recorrido circular. Atención padres, por si os puede interesar: en el libro Pirineos con Niños, detallamos la subida al Santuario de Cabrera, así accesos, horarios y otros detalles importantes a tener en cuenta.

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-12-21-53

No podemos pasar por alto Tavertet, Rupit y Pruit, cuyos bosques y paredes de roca que caen sobre los pantanos de Sau y Susqueda ya son míticos y ¡ojo familias! que los alojamientos rurales y la gastronomía son únicos…vais a alucinar con los embutidos, los quesos y los licores de la zona.

13- Castañares del Valle del Genal, Málaga, Andalucía

Vamos con otra clase para los niños: El castaño necesita un clima templado y húmedo. Es originario de Ponto Euxino en Asia Menor. Su fruto, la castaña, existe en Europa desde el siglo V, cuando llegó a Grecia; de ahí a Roma, España, Francia, Inglaterra, etc. El fruto o castaña contiene un 50% de agua, hidratos de carbono, mucha fibra, algo de azúcar y pocas calorías. Es el fruto seco con menos calorías y menos grasas, teniendo propiedades parecidas a las de los cereales. Dicho esto, pasamos de las hayas, los robles, los abetos y los pinos, a los castaños de la Serranía de Ronda, otro de los marcos incomparables de belleza sin par que esconde nuestro país, lleno de alojamientos ideales para familias.

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-12-37-23

Los tesoros naturales como el Valle del Genal, lleno de pueblecitos y rincones mágicos, deben visitarse con niños en otoño, cuando el calor no aprieta y los días son mas cortos. Cuando tiene lugar la caída de la hoja del castaño, que suele ser en noviembre, aunque depende de la temperatura, los colores amarillos, ocres y anaranjados dominan el paisaje y componen un espectáculo único que atrae a cientos de senderistas con ganas de recorrer los caminos y los senderos de una de las zonas mas bellas de España.

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-12-37-37

Estos bosques no sólo son una importante fuente de trabajo para la zona, también contribuyen a crear unos de los paisajes más hermosos de Andalucía, cubriendo de verde y de vida una serranía donde prolifera una gran variedad cinegética, aves autóctonas o migratorias, especies vegetales, en fin, una riqueza para los sentidos difícil de transmitir con palabras.

14- Sendero del Bosque Encantado, Tenerife, Canarias.

Su nombre oficial es sendero de La Ensillada-Cabeza del Tejo, y se encuentra dentro de la Reserva del Pijaral, en la isla de  Tenerife, nombre que viene dado por la amplia presencia de una especie de helecho de color verde oscuro llamado Píjara. Es uno de los trekkings más famosos de las islas Canarias y forma parte del Parque Rural de Anaga.

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-13-43-55

Los amantes de la naturaleza disfrutarán de un lugar fantástico donde la laurisilva canaria, un tipo de selva húmeda donde predominan musgos, helechos y laureles, inunda de magia los verdes caminos. A unos 600 m del punto de partida encontraremos un desvío a la izquierda sin señalizar que después de caminar unos 100 m nos sitúa en lo alto del Roque Chinobre (910 m) punto más elevado de la zona (si el día acompaña la visión panorámica es excelente).  Si el día está nublado, el bosque gana en encanto y misterio, ya veréis que no decepciona,  independientemente de la humedad que incluso en otoño nos puede acompañar.

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-13-46-55

La mayor parte del sendero discurre bajo un túnel de vegetación espectacular y rodeado de grandes helechos (píjaras, de ahí el Pijaral), presentando pequeños desniveles hasta el Mirador de Cabezo del Tejo. Los niños alucinarán con el paisaje y el entorno, pues parece sacado de un cuento o de una película a medio camino entre Jurassic Park y el peculiar estilo de Tim Burton.

15- Garajonay, La Gomera, Canarias

La Gomera es una isla volcánica de unos 12 millones de años de antigüedad. En ella no se desarrollaron las erupciones que tuvieron lugar en otras islas canarias durante el periodo cuaternario; las últimas erupciones se produjeron hace unos 2 millones de años, lo que ha permitido la acción de los procesos erosivos que han dado lugar a la morfología actual de la isla. Los bosques prehistóricos de laurisilva del Parque Nacional de Garajonay, en isla de La Gomera, son realmente impresionantes. En esta ocasión, la comparación con la Isla Nublar que Michael Crichton y Steven Spielberg imaginaron para Jurassic Park, está mas que justificada.

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-13-53-10

El bosque de laurisilva de Garajonay es un vestigio de la Era Terciaria prehistórica, declarado Patrimonio Nacional en 1986. Y atención padres, que ahora viene una historia de princesas enamoradas: el nombre de Garajonay procede de la leyenda de dos amantes, la princesa gomera Gara y el guerrero tinerfeño Jonay, que se lanzaron desde el pico más alto de la isla para estar juntos para siempre (existe un corto de Pixar que tiene un aire…).

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-14-16-30

La ruta circular que empieza y acaba en Laguna Grande es el mejor itinerario a nivel familiar para poder disfrutar de una magnífica panorámica con las islas de El Hierro, La Palma y el  Teide despuntando a lo lejos (si el día acompaña). El sendero Chipude nos ayuda a descubrir el Alto Garajonay y la Laguna Grande, siendo otra de las rutas mas interesantes del Parque Nacional, cuyo relieve está formado por una meseta volcánica, abierta por profundos barrancos labrados por la erosión, donde destacan espectaculares pitones volcánicos, llamados roques, que son antiguas chimeneas volcánicas. La máxima cota del parque se sitúa en el Alto de Garajonay.