Con unos cartones o unas cajas de madera, bajo una mesa y arropados por un hule, dentro de una tubería…El colmo de la sofisticación y del mimetismo con lo natural son las casas de madera sobre los árboles, el escenario perfecto de mil historias tan vividas como imaginadas.

Parece ser que la inclinación tan común a todos los niños y niñas por jugar en sus propias casas  ya sean éstas improvisadas o construidas por ellos mismos se da en todas las culturas. Hay quien apunta a que procurarse un espacio propio deonde cobijarse tendría que ver con la necesidad instintiva de los niños de buscar la seguridad y calidez primigenias propias del útero materno. 25 casas de madera construidas sobre árboles en las que te hubiera gustado vivir de mayor.