Somos una familia exbarcelonauta. Vecinos durante diez años de la Plaza Pes de la Palla, para más señas. Los últimos tres con nuestra hija y aunque ahora vivimos como ratones de campo de vez en cuando nos gusta experimentar la descarga de sensaciones que sólo destila la gran ciudad. Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y que por aquellas fechas los Apartamentos Eric Vökel nos había contactado expresando su interés en darse a conocer a los lectores de Familias en Ruta les contestamos diciéndoles que estaríamos encantados de alojarnos en uno de su apartamentos en la capital catalana a cambio de relatar nuestra opinión sobre la experiencia.

Eric Vökel Gran Via Suites, una experiencia en Barcelona

Eric Vökel Gran Via Suites, una experiencia en Barcelona

NUESTRO PLAN DE LA MANO DE MAMMAPROOF

Una escapada de un fin de semana con niños a Barcelona. ¿Por dónde empezamos?. Junto a las propuestas más llamativas como el Aquarium, el Zoo, Imax de Port Vell o el Cosmo Caixa y en una ciudad tan vibrante hay literalmente centenares más que no por menos conocidas resultan menos interesantes. Por otra parte hay que tener en cuenta que nuestro bolsillo tiene un límite y que la lista de extras debe tener algún final. Además ¿acaso no son gratis las mejores cosas de la vida?.

Sin duda una de las mejores opciones es contar con los auténticos especialistas en la materia: el blog de Mammaproof. Así que nos pusimos en contacto con Mavi, una de sus dos artífices. “Mavi, ¿nos ayudas a montar un plan?. ¿ Un plan?. El mejor para un buen fin de semana en Barcelona es hacer en cada momento lo que apetezca y más con dos niños de cinco y un año de edad”. Así que viene perfecto conocer diferentes alternativas y luego dejar que las cosas simplemente sucedan, verdad?. En esta entrada compartimos algunas propuestas que ojalá te ayuden a montar vuestro propio plan.

VIERNES: UNA FAMILIA DE TURISTAS EN LA GRAN CIUDAD

Se hacía para nosotros extraño eso de sentirse un poco turistas en Barcelona. Sin embargo no dejaba de ser cierto en gran medida. Recorrimos algunas las tiendas de la Ronda Sant Antoni, zona en la que vivíamos y casi todos los dependientes han cambiado. En nuestro antiguo bloque casi no queda ya ninguno de los antiguos vecinos, tan sólo pudimos rememorar viejos tiempos con Angeles la portera que sigue al pie del cañón. Sí, una cierta melancolía se apoderó de nosotros, serían los efectos de la época del año?. Afuera, las calles todavía otoñales ya engalanadas esperaban la Navidad. Todo cambia y todo vuelve, panta rei como diría el bueno de Heráclito. Ay, pero no nos pongamos filosóficos.

La primera parada fue para comer y por comodidad y ganas de disfrutar de la ciudad nuestro rincón escogido fue el tan pequeño como encantador restaurante Tucco situado en la Calle Anglà allí donde el barrio Gótico ya huele a mar y que ofrece unos menús de pasta fresca de calidad y sabores auténticamente italianos a precios anti-crisis.

De ambiente joven y estudiantil el Tucco dispone de un pequeño espacio de mesa y mini-ludoteca y el trato de su personal es tan competente como comprensivo con el comportamiento de sus ocasionales pequeños comensales y los trajines de sus abnegados padres. Después de un día intenso nos recogimos tempranito que aún nos queda todo el fin de semana por delante. Así que una primera recomendación: mejor llegar el viernes.

Restaurante Tucco

ERIK VÖKEL, UNA OPCIÓN FAMILIAR DE APARTAMENTOS

Después de aprovechar para alguna compra fuimos a dejar el equipaje en los apartamentos Gran Via Suites de Eric Vökel o situado en Gran Via 554 a diez minutos de Pl. España y 15 de Pl. Universidad y del mercado de Sant Antoni y a medio minuto de la estación de metro Roquefort. La linea del bus (Aerobus) que une el centro de Barcelona con el aeropuerto tiene parada casi en la puerta.

Erik Vökel Gran Via Suites Barcelona

Los apartamentos cuentan con una cocina bien equipada y por 25 euros al día es posible aparcar las 24 horas el coche en un parquing vigilado situado a dos minutos andando. Todos los apartamentos de Eric Vökel son céntricos. Ocupan un bloque entero y cuentan con una recepción y personal de seguridad en horas nocturnas. Se trata de una redefinición con gusto del apartahotel llevado al ámbito urbano. En Eric Vökel el interiorismo es uno de sus puntos fuertes: diseño escandinavo de lineas sencillas y minimales y una funcionalidad dotada de alma mediterranea.

Dotados del práctico sistema de tarjetas para abir las puertas y video-portero Eric Vökel te asegura tranquilidad con hilo musical en la escalera prólogo a unos apartamentos insonorizados con doble vidrio donde ningún vecino se siente molesto con tu presencia. Todos los apartamentos están climatizados, se presentan impecablemente limpios y con un toque de hospitalidad: carta manuscrita de bienvenida, botella de vino blanco cortesía de la casa y kit de limpieza.

El apartamento que nosotros ocupamos contaba con dos habitaciones con cama doble y puede costar según la altura de la temporada entre 110 y 175 euros y, si se reserva directamente a través de su web, incluye gratis un desayuno los sábados por la mañana. A la hora de reservar mejor pedir los más luminosos apartamentos que dan al exterior.

¡Buenos días!

Las ventajas de disponer de un apartamento como campamento base en las escapadas urbanas están claras y más si cabe viajando con niños y podemos disponer de intimidad, controlar los horarios y los platos que se cocinan. En las cercanías no faltan tiendas de alimentación abiertas a cualquier día a casi todas las horas (los célebres paquis). Además en vez de salir a comer fuera podemos sentirnos auténticos barceloneses y acercarnos por ejemplo al cercano tradicional Mercat de Sant Antoni a comprar pescado para -claro que sí- compartirlo con unos amigos invitados a comer en tu… casa en Barcelona!

Este es un blog que pretende dar cabida y testar las opciones de viaje y turismo más familiares. Si bien nuestra estacia fue de lo más agradable como usuarios con niños les recomendaríamos a Eric Vökel implementar de un pack bebé que podría constar de: cambiador, bañera en el baño o bañerita, trona, caja de juegos y en la cocina imprescindible una trituradora. No cuesta tanto, son detalles y facilidades que para los padres valen un mundo, ¿verdad?. Por lo demás y si seguimos con nuestra carta a los reyes: la mesa mejor si no es de metraquilato y las mamparas de separación del comedor más sólidas ya que al pequeño de un año tenía querencia por aporrearlas de no ser por nuestra continua mediación. También estaría bien poder disponer de entrada de cuna de viaje y (o de camas king size de colecho y -ya puestos a pedir- que los dos dormitorios sean contíguos ya sería el novamás de los novamases.

La tribu reunida en el vestíbulo de entrada de Erik Vökel Gran Via Suites

SÁBADO: UN AUTÉNTICO MINI PLAN CON MÚSICA Y SABOR ASIÁTICO

Desayuno sin prisas. Todos limpitos y mudados: nos vamos caminando a la Sala Music Hall donde tendrá lugar un evento muy especial: el concierto de Candela y los Supremos organizado por Minimúsica un proyecto con epicentro barcelonés que cuenta con un espacio propio en el festival Primavera Sound y que auna calidad y diversión en las propuestas musicales para niños y promueve en sus eventos el placer de disfrutar en familia de música en directo.

No conocíamos nada a los artistas pero a fe que pasamos un rato divertido con su propuesta de música infantil de estilo retro-pop acompañada de proyecciones de dibujos hechos en vivo por niños. Nos sorprendió la carismática mini-cantante, Candela, así como a salida al escenario de un acompañante de auténtico lujo: Miqui Puig mientras una auténtica legión de padres con sus dispositivos fotográficos móviles en mano no perdímos detalle de nuestros retoños con apoteosis final en el escenario incluida.

Candela y los Supremos. Minimusica

En el concierto de Minimusica nos encontramos con Mavi. Paseo por plaza Catalunya con parada casi obligada para saludar a sus palomas. De camino a nuestro restaurante recomedado para una comida en tribu atravesamos la Plaza de la Catedral donde nos asalta una multitud de caganers, piezas para el pesebres y caga tiós en exposición y venta: la tradicional Fira navideña de Santa Llúcia ya está en marcha y nosotros a punto de entrar en Doble Zero un restaurante de comida japonesas y tapas exóticas de estilo asiático.

Allí acabamos corroborando que el premio de mejor sushi otorgado en el 2011 por Barcelona Time Out tiene su razón de ser. Carta variada y precios ajustados en un restaurante que cuenta con un muy de agradecer y – por qué es tan difícil de encontrar?- ludoteca con dos monitoras. Un espacio único con terraza situado en una plaza con mini-parque. Como podéis imaginar aquí se dan cita multitud de familias con niños y nosotros disfrutamos lo nuestro. Conviene reservar antes. Animación general y buena comida aseguradas, no recomendable si presentas indicios de dolor de cabeza.

Doble Zero Barcelona

En plena sobremesa buscamos un café para encarar una tarde que oscurece pronto. Despacito y con la calma que estamos en el barrio del Born y sólo pasear por sus calles semi o totalmente peatonales es ya todo un placer. Atentos a las mil tentaciones en forma de pastas árabes y tiendas de colores. Muy cerca tenéis el Mescladís, un restaurante de cocinas del mundo muy especial y child friendly con terraza. Otro día será. Nuestro objetivo: el bar del convent de Sant Agustí: espacios amplios, menús con comida mediterranea, auténticas empanadas argentinas, pasteles caseros, música en directo y… familias bienvenidas!. El parquing de cochecitos de la entrada es la prueba.

Tranquilos. En el Bar el Convet no encontraréis nunca ningún jarrón chino al alcance. Una propuesta difícil de superar si además pensamos que el El Museo de la Xocolata, el la sala de teatro infantil La Puntual, el parque de la Ciutadella y el Zoo de Barcelona quedan a tiro de piedra. Terturia animada, en la calle hoy hace frío de verdad en Barcelona. Nos despedimos de Mavi, su pareja y su hijo Leo hasta la próxima.Vámonos que hemos quedado con unos amigos para cenar en…nuestra casa en Barcelona.

El Bar del Convent de Barcelona

UN DOMINGO, TODA UNA VIDA EN BARCELONA

Subir a algunos de los varios parques de la montaña de Montjüic y bajar a pie a tomar un vermú por el popular barrio del Poble Sec era el plan previsto. Pero como los planes a demás de para cumplirlos están para cambiarse decidimos darnos una vuelta por los exteriores del Mercado de Sant Antoni. Allí todos los domingos por la mañana tiene lugar uno de los eventos más auténticos de Barcelona, un meradillo de increible variedad y donde se encuentran buenas oportunidades para coleccionistas y amantes en general de la cultura popular: libros, postales, cromos, música, pequeños juguetes o video-juegos.

Algo atestado de gente en sus momentos álgidos, los alrededores del mercado están repletos de bares con terraza desacando uno de los más insignes, y soleados donde tapear y con suerte encontraros con el mismísimo Peret: el bar de los Tres Tombs.

El mercadillo del Mercat de Sant Antoni

Un parquecito te salva una mañana, en Barcelona y en cualquier sitio

Una paella. Como en casa en ningún sitio.

Otro plan perfecto desde aquí sería acercarnos paseando desde allí al barrio del Raval, a retozar en la soleada plaza dels Angels frente al MACBA o hacer una caña en bar que queda en su plaza interior de la Plaza de les Dones o bien callejear hasta la Rambla del Raval, una de las más mestizas de Barcelona y ya puestos continuar el paseo por la Avenida de Drassanes, detenernos en el Museo Marítim o salir a respirar el mar en el Moll de la Fusta junto al embarcadero donde parten las barcas de las Golondrinas y sus míticos tours por el litoral de Barcelona.

Sin embargo nuestro pequeño, con toda la sabiduría buda de su recién año cumplido decidió que lo que realmente le apetecía era jugar con la arena en uno de los parques de manzanas interiores tan comunes en el barrio del Eixample. Y ahí nos tenéis a todos disfrutando del sol otoñal en un parque de la calle Manso 24-28. Tanto darle vueltas a donde ir y al final resulta que Saüc tenía las ideas claras y sabía la manera de convercernos.

Viajar con niños es esto, una puerta abierta a la sorpresa, un reto constante a nuestras supuestas certidumbres, una cura de humildad. Imposible aburrirse con ellos nuestros duendecillos. Ay, Barcelona. Nos podríamos haber acercado a Gràcia. ¿En serio que nos vamos a ir sin pisar el barrio de la Barceloneta?. Necesitaríamos casi una vida para trazar todos sus planes posibles. Por suerte dispusimos de este fin de semana. Ya casi es la hora de poner a bailar esa paella compartida con la mejor compañía y que con un poco de mimo, un buen brou de peix y mucho cariño saben y alimentan tan bien como sólo lo hacen las paellas hechas en casa.

+ info:

Apartamentos EricVökel

Mammaproof