Incluido en la Guia de alojamientos en la naturaleza para disfrutar con niños, el Cortijo Balzaín está situado en el Parque Natural del Sierra Nevada, en el camino de Cumbres Verdes, a tan solo 8 kms de Granada, por lo que si venís de visita a esta ciudad resulta ideal como alojamiento rural que no requiere mucha carretera de por medio, sobre todo pensando en aquellas criaturas a las que no les gusta nada ir atadas a la sillita del coche.

Cortijo Balzaín

En nuestro caso, aprovechamos para una corta escapada primaveral el fin de semana del Corpus, la Feria de Granada, además para estrenar verano!. Huyendo del mundanal ruido de la ciudad y de las casetas de la Feria soy buen testigo de que Balzaín invita a la calma y la tranquilidad. Bueno, sin olvidar que nos acompañaron Laura y su hija Irene, también de 2 años, como mi hija Maia, así que nuestra distracción en poner paz por la posesión de los juguetes estuvo asegurada. Estuvimos en la gloria, a pesar de esos pequeños inconvenientes que nos acompañan en cada fase de la crianza.

Balzaín dispone de varias casas rurales independientes, bien equipadas con todo lo necesario para sentirse como en casa, además de algunos servicios extras interesantes, como la posibilidad de bañera, sillita o cuna para bebés, sin cargo alguno. Y por supuesto, yendo con niños y en verano, la piscina, también es un buen motivo para pasar unos días refrescantes en Balzaín.

P1150123_resize

P1150249_resize

Y pensando en lo amantes del medio ambiente que sois en Familias en Ruta, no podía dejar de destacar que estas casas rurales estás certificadas como ecoturismo por CERES-ECOTUR  al estar cuidadosamente construidas con los requisitos de una casa tradicional ecológica y bioclimática. Esto es, edificaciones con gruesos muros de piedra (sin hormigón armado ni PVC ni estructuras de hierro) unidas con adobe de gran aislamiento térmico. La madera está presente en el mobiliario, puertas, ventanas, techos y forjados, todo con barnices no tóxicos. Porque lo que si nos quedó claro es que Balzaín es un cortijo, cortijo, de los andaluces….con parras de uva, pilarillos de agua, herramientas de labranza, gatos desperezándose, almendros, nogales y alamedas.

P1150139_resize

P1150201_resize

Granada, una de sus ciudades más hermosas, en la que la presencia árabe ha dejado una huella arquitectónicamente envidiable. Buena muestra de ello es su monumento más emblemático, La Alhambra y los jardines del Generalife, Patrimonio Cultural de la Humanidad desde1984, no en vano es uno de los más visitado de España. Pero esta ciudad vale la pena de visitar en familia por muchos otros motivos, como los tranquilos paseos por algunos de sus barrios emblemáticos; el blanco Albaycin, resulta ideal por ser poco transitado por los coches, es el antiguo barrio árabe lleno de maravillosos carmenes, plazuelas y miradores para contemplar el atardecer con el sol poniéndose detrás de la Alhambra; también aconsejo visitar el Realejo, antiguo barrio judío, o el centro histórico con la majestuosa Catedral, las callejuelas y plazas cercanas donde se encuentran bares que ofrecen tapas gratis con la caña.

Y pensando de nuevo en los peques os sugiero dos visitas, al Parque de las Ciencias y al Museo CajaGranada de Andalucía, donde siempre hay exposiciones y actividades programadas especialmente para niños y niñas. Aquí encontraréis completa información sobre 9 planes con niños en Granada.

P1150210_resize

Pero si os alojáis en el Cortijo Balzaín seguramente os apetecerá disfrutar del ocio que ofrece el Parque natural y su entorno. Pensando en senderismo, recomendaría la ruta El Trevenque, con unas increíbles vistas a las cumbres altas de la sierra y el posible avistamiento de aves rapaces. Nosotras, con nuestras pequeñas, a las que no nos apetecía cargar tanto tiempo en la mochila, no aspiramos a más que a unos cortos pero agradables paseos por los alrededores, en los que pudimos observar una muestra de la flora autóctona. También a la vuelta disfrutamos de unas bonitas vistas de la Vega y un atardecer con Granada de fondo. Y precisamente si os gusta disfrutar de la flora mediterránea y de la fauna, una visita al Jardín Botánico la Cortijuela, que se encuentra a unos 10 kms, también puede resultar un buen plan esos días. Y si tenéis buenas piernas y os apetece algo más contundente, no dudeis de planificar alguno de los tramos del sendero de gran recorrido Sulayr GR240 que rodea Sierra Nevada, o Sulayr, montaña del sol, como era conocida Sierra Nevada por los musulmanes. Precisamente, dos tramos de este sendero salen desde La Cortijuela.

En el caso de las familias más atrevidas que gustéis del turismo activo y de aventura también encontraréis una variada oferta en la provincia granadina; paseos a caballo, bici de montaña, escalada, esquí y deportes de invierno, alpinismo…etc. Y claro, si vuestra visita es en invierno, las vistas a Sierra Nevada vestida de blanco serán otra gozada, y si os gusta esquiar disfrutareis de las pistas a pocos kms.

P1150237_resize

Tampoco puedo dejar de mencionar lo bien que comimos a un precio muy asequible, comida casera de cortijo, si os gustan las recetas sencillas de toda la vida como las migas o las papas fritas con guarnición de chorizo y morcilla, no os defraudará. Todavía no se me olvida el pollo campero y sus papas al horno cocinadas en salsa de ajo que Patri tuvo la amabilidad de servirnos en la mesa de la casa que ocupábamos, es un servicio superaconsejable del que también podéis disfrutar si lo deseáis. Como el telepizza, a domicilio, pero a tiempo y sin coste alguno!

Este lugar resulta pues perfecto para aquellas familias que no queráis renunciar a las ventajas de un entorno natural pero que esté bastante cerca de la ciudad. Ah, que no se me olvide, si os decidís por el Cortijo Balzaín, no dejéis de mirar los descuentos para familias numerosas y las ofertas de última hora que se anuncian en su web.

Texto y fotos: Cristina López