Lo teníamos decidido, queríamos veranear en los pirineos franceses con nuestra hija de un año y medio. No queríamos abusar del coche. Buscábamos un lugar sin aglomeraciones para hacer turismo rural no demasiado lejos de la frontera , con imponentes paisajes de alta montaña, pueblecitos con encanto y con excursiones accesibles. Hoy podemos decir que acertamos eligiendo la Val d’Azun al lado norte de Aragón, en la región francesa de Midi-Pyrenees, departamento de los Hautes Pyrénees, una joya para disfrutar con niñ@s.

La Val d’Azun se ha mantenido bastante intocado, está  compuesto de 10 pueblecitos de resonancias occitanas y dominado por el impresionante macizo de Balaïtous (3144 m.) de altitud. El  municipio más poblado ( 800 habitantes) y capital de la Val d’Azun es el municipio de dos núcleos de población de Arrens-Marsous. La pequeña ciudad de Argeles-Gasosot es el punto de acceso a la Val’Azun y la ciudad de Lourdes es la ciudad de referencia conocida más grande y cercana.

Se nos echaban las vacaciones encima y no teníamos nada reservado. Buscando alojamiento por internet desde casa muchos lugares estaban ya completos. Finalmente contactamos con el albergue-refugio Chalet du Soulor, que culmina el collado de unos espléndidos 1.474 metros del mismo nombre y que sería nuestra base de operaciones durante dos semanas de agosto. Bueno, la verdad es que quedamos encantados con la simpatía del matrimonio de marselleses que lo regenta y que se convertirán fácilmente en sus cómplices y conocedores guías turísticos de la zona.

20080731_081

En cuanto al tiempo durante los meses de julio y agosto en principio podemos esperar días soleados aunque tratándose de la montaña la variabilidad durante el mismo día o el paso de algún frente lluvioso no debe extrañar. Nosotros tuvimos días soleados en general aunque conviene siempre tener un plan B para aprovechar los días nubosos o con lluvia que suele presentarse por las tardes. En la misma casa nos informarán si queremos a diario de las previsiones del tiempo..

En el Chalet du Soulor estábamos rodeados de un ambiente de alta montaña, eso sí, de verano y con vistas a espectaculares valles donde pastan vacas y caballos. Este alojamiento está situado junto a unas pistas de sky, es una especie de refugio-albergue de alta montaña y por tanto algo espartano y sin el confort de un hotel. Cuanta con suelos de madera, sólidos muros (preparado para el riguroso frío invernal) y comodidades básicas. Tiene precios bastante económicos en el que puede incluirse la recomendable opción de media pensión (desayuno y cena) y está preparado para recibir grupos y..claro, también a familias como nosotros.

20080731_065

En este alojamiento ofrecen la posibilidad a los niños de pasear con unos simpáticos burros que viven en sus pastos y además desde aquí se pueden realizar excursiones a las montañas y valles cercanos de no demasiada dificultad pero con unas vistas y un aire puro de espanto, de espanto del bueno claro. Me parece que las fotos dan buena cuenta. También muy cerca de la casa hay una tirolina de 300 metros de descenso y otra infantil.

20080809_225

A 10 minutos en coche también podemos acercarnos por un estrecha carretera al Col d’Aubisque que da paso a la vecina Val d’Ossau e improvisar allí una pequeña excursión con unas vistas espectaculares, observar de cerca a los imponentes caballos que pastan tranquilos en sus prados de alta montaña, tomar un refresco o comprar artesanía. Los aficionados al ciclismo sabrán que este col es un emblemático puerto de montaña por el que pasa anualmente el Tour de France, así que en este valle existe una verdadera devoción por el ciclismo tanto de carretera como de bikes y en invierno dicho sea de paso un paraiso para practicar todos los deportes y actividades relacionadas con la nieve.

Bajando del Col de Soulor a unos 10 minutos en coche se encuentra Arrens , un pueblito con mucho encanto y servicios básicos (cajero, panadería, alimentación y comida para llevar, pequeño librería con internet). Aquí también conviene pasarse por la Maison du Val d’Azun, la oficina de información turística, donde preguntar y ponerse al día sobre las innumerables posibilidades de paseos – randonées- por el valle. Este pueblo no suele estar agobiante ni en agosto y cuenta con un precioso parque de cesped verde rodeado de canales de agua y estupendas sombras. Para comprar productos locales en Arrens-Marsous es muy buen momento el mercado del domingo por la mañana. Podremos comprar entre otros productos embutidos y elaborados canards artesanales, sidra natural o miel así como probar los deliciosas tartas artesanales y confituras de frutos del bosque de la zona.

20080804_165

Este pueblo es punto de paso hacías bastantes excursiones a lagos por la zona ( Le Barrage du Tech y el Lac d’Estaing) a los que podemos aproximarnos con coche, aparcarlo y olvidarnos de él por un buen rato para ejercitar junto a nuestros hijos las piernas y los sentidos del alma.

Bajando la carretera y a unos 20 minutos en coche se encuentra Argeles-Gasost. En esta población si algún día se tuerce el tiempo se puede visitar el recomendable Parc Animalier des Pyrenees, estupendamente bien mantenido y con varias posibilidades para los niños de ver y tocar una gran variedad de animales. Nosotros pasamos allí una estupenda mañana. También paseamos y tomamos algún helado por su tranquilo centro urbano de pequeña ciudad. El mercado tradicional de Argeles-Gasost es el martes por la tarde. Si hace un día con un sol de justicia se puede aprovechar y hacer una sombreada excursión por la ribera arbolada de su río y hacer un pic-nic en alguna de sus numerosas zonas preparadas.

20080808_219

Un lugar para comer es la pequeña joya culinaria con mucho encanto atendida por Patrik y Dominique especialmente recomendado para los amantes del canard (el pato): L’Auberge Pic de Pan. Allí podrán degustar una auténtica comida de campagne (campestre) francesa con opciones de diferentes menús y con productos de la propia granja en un ambiente rústico y muy tranquilo donde los peques tendrán verde para desfogarse sin peligro.

Por toda la Val d’Azun y sus carreteras se encuentran diferentes puestos de venta directa de productores de quesos artesanales.. Otra cosa a destacar es que se encuentran muchas zonas de acampada en verdes prados desde precios bastante económicos a bongalows en campings de más confort . Para alquiler de casas -opción muy a tener en cuenta cuando van más de una semana o comparten vacaciones más de una familia- decirles que hay bastante oferta y si lo miran con tiempo podrán encontrar buenas opciones y con mejores precios que en España. Increible pero cierto. Desde aquí pueden contactar con la central de reservas de la Val’Azun. Aquí les atienden en castellano y según sus preferencias les ayudan gratis a encontrar alquileres disponibles. Otra página que tal vez les suena, www.toprural.com, sepan que es tan completa y al menos tan efectiva buscando alojamientos en toda Francia y por supuesto en la Val d’Azun y además con menús en castellano.

20080808_216

Para alquileres de casas vacacionales en general en toda Francia la muy recomendable gites de france, eso si aquí los que no estén muy puestos con el francés o el inglés mejor se acompañan de un diccionario. Ya ven siendo vecinos y no disponen de versión en castellano y es que son sorprendentemente pocos los españoles los que se aventuran al cercano y verde norte francés lo que lo hace un poco más emocionante,sorpresivo y recomendable para buscar traquilidad y aire puro para toda la familia.