Nueva bienvenida a nuestra sección de las familias viajeras. No hay mal que por bien  no venga: la pérdida de un trabajo estable ayudó a esta familia a convertir un sueño en realidad. Bajo la enseña viajera de This is not Barna la familia barcelonesa formada por Oaia, Samuel y el pequeño Otto emprendieron una ruta de un año de duración a bordo de su furgoneta camper que les llevo desde el Mediterráneo oriental al Oriente Médio recorriendo países tan poco frecuentados por los turístas como Georgia, Irán o el Kurdistán iraquí.

This is not BarnaThis is not Barna

FICHA:

Nombres y edades de los viajeros: Samuel (31), Oaia (34) y Otto (2)

Paises visitados en la ruta camper: Croacia, Bosnia y Herzegovina, Serbia, Macedonia, Albania, Grecia, Turquía, Irak, Irán, Armenia, Georgia y Bulgaria.

Duración del viaje: 1 año.

Blog viajero: thisisnotbarna.wordpress.com

Responde a las preguntas: Oaia

ENTREVISTA:

1. FnRuta.- Eso de salir de ruta por esos mundos como lo acabais de hacer vosotros con vuestros hijos ¿cómo surgió la idea? ¿Qué necesidad teníais vosotros, con lo a gustito que se está en casa?

Alrededor del año de Otto surgió una conversación entre nosotros en la que asomó la cabeza la idea de hacer un viaje en familia antes de su escolarización. Esta idea no fue más allá pues nos pareció una fantasía más que un plan a llevar a cabo, por el hecho de viajar con un niño tan pequeño. Pero a partir de ese momento empezaron a llegar a mi noticias de familias que emprendían viajes de larga duración y nuestra imaginación empezó a despegar y no tardamos en soñar con una aventura familiar en un plazo de unos tres años. Pero cómo son las cosas que a los pocos meses Samu perdió su trabajo y yo ya lo había dejado con el nacimiento de Otto. Además, un par de meses antes habíamos comprado la furgo de un amigo para salidas de fin de semana y las vacaciones. Todo cuadraba, tan sólo tuvimos que dejar el piso en el que vivíamos de alquiler y guardar todo nuestro pasado en un almacén.

La familia a su aso por el Kurdistánkurdistán

2. FnRuta.- Cuando les comentabais vuestros planes viajeros a los abuelos y a las familias viajeras, ¿qué cara ponían? ¿En general os ayudaron, os entendieron?

Hubo reacciones muy dispares: a muchos les pareció una oportunidad única para poder disfrutar 100% de nuestro hijo y verlo crecer en todo su esplendor, acompañado de sus padres en todo momento. En definitiva, el mejor regalo que se le puede hacer a un hijo. Y cómo no, las familias viajeras se morían de envidia, je, je… Pero también hubo alguna que otra reacción desagradable, de quienes nos tildaban de egoístas, de poner en peligro a nuestro hijo y de privarle de esa tan machacona “estabilidad”. Por suerte estas reacciones fueron muy puntuales, aunque creo que estas ideas rancias rondaban la mente de muchos. Y después de este año ha quedado demostrado que ha sido una experiencia altamente positiva para los tres.

 3. FnRuta.- Toma de decisión y planificación: Respecto a la casa, los trabajos o el colegio, ¿os dio vértigo? ¿Tiene que ver algo que el país esté en plena crisis económica?

Como ya hemos comentado arriba, a nosotros nos lo pusieron en bandeja: en un momento dado nos encontramos los dos sin trabajo, Otto aún no estaba escolarizado y vivíamos de alquiler. ¿Qué más podíamos pedir? Todo cuadraba y no había excusas para no hacerlo. Y en cuanto al dinero, la vida en Barcelona sale más cara que viajar por la mayoría de los países por los que nos hemos movido nosotros

This is not Barna 14. FnRuta.- Hablemos del vil metal. ¿Con que presupuesto diario/mensual os habéis movido? Cuál creéis que podría ser el mínimo necesario para una aventura como la vuestra?

Nosotros nos hemos movido con una media de 1.400€ mensuales. Y digo una media ya que la mitad del viaje lo hemos ocupado conociendo los países del Este de Europa y Oriente Medio, donde el presupuesto ha sido mucho más reducido (con 1.000€ como mucho podíamos pasar el mes holgadamente y dándonos algunos caprichos); pero la otra mitad lo hemos pasado prácticamente en Grecia y Turquía. Decidimos pasar todo el invierno en el primero para así evitar el frío que hubiera sido bastante difícil de sobrellevar en la furgo y, además, cruzamos a Turquía yendo de isla en isla y así entrar por el sur del país en vez del frío norte. Todos estos meses en un país tan caro como es Grecia, que incluso la compra en el súper te deja temblando, y todos los pasajes de ferry que tuvimos que pagar, incluyendo el vehículo, desequilibraron nuestro presupuesto. Por último, en Turquía pasamos un par de meses, que aunque el coste de la vida allí sea muy aceptable el precio de la gasolina es prohibitivo (más de 2€/l L. el diésel). En un país tan grande y con tantos kilómetros por recorrer! Esto acabó por tumbarnos.

5. FnRuta.- ¿ Qué importancia, sentido y que implica para vuestro viaje el hacerlo a bordo de una camper?

Para nosotros ha sido una parte imprescindible y pilar fundamental del viaje. Nos ha dado la oportunidad de sentir que viajábamos con nuestro hogar a cuestas, y esto nos ha transmitido mucha seguridad. Siempre puedes refugiarte en él y descansar del exterior (excepto en Oriente Medio donde la curiosidad es tal que la intimidad no existía). Además, prácticamente siempre hemos cocinado y dormido en la furgo y esto ha facilitado mucho las cosas con Otto. Para él ha sido su casa este último año y ha disfrutado muchísimo de ella, aun siendo un espacio tan reducido. Lo que da mucho que pensar sobre las necesidades de un niño

6. FnRuta.- ¿Qué países os han sorprendido positivamente y recomendáis para viajar en familia?

Uno de los países que más nos sorprendió y que recordamos con especial cariño en nuestra ruta camper es Albania. Quizás porque debido a las malas opiniones que nos llegaron del país no entraba dentro de nuestros planes visitarlo. ¡Menos mal que otros viajeros que encontramos en el camino nos animaron a ir! Un país fantástico con una gente siempre dispuesta a ayudarte. Altamente recomendable. Otro país sorpresa fue Irak, concretamente el Kurdistán iraquí. Desconocíamos la existencia de esta zona kurda con autonomía propia, en calma y pacífica, donde no han vivido la invasión norteamericana. No supimos de ella hasta que pasamos un tiempo en el Kurdistán turco (imprescindible una visita, sobre todo a la ciudad de Dyarbakir donde la hospitalidad y amabilidad de la gente es conmovedora), y los lugareños nos recomendaron y animaron a ir. La bondad y generosidad que conocimos en esta zona de Irak es una lección de humanidad, prácticamente imposible de encontrar en Occidente. Por último, el país más fascinante que hemos visitado a sido Irán, tanto por su arquitectura y también su gastronomía, dos artes que practican con exquisitez y, sobre todo, por su historia y su gente. Ambos tan complejos como sugestivos.


Ver El mapa en un mapa más grande

FnRuta.- …¿ y qué países recomendaríais evitar si es que hay alguno?

No hemos visitado ningún país que recomendaríamos evitar, pero sí que hay uno en especial al que no nos apetece volver. Y este es Georgia. Percibimos bastante hostilidad por parte de su gente y nos sentimos muy poco bienvenidos. Incluso incluimos una entrada en nuestro blog sobre este tema. Pero ojo, ¡esta es una percepción meramente subjetiva! Seguro que hay viajeros que se han sentido tremendamente a gusto en ese país.

FnRuta.Habéis pasado alguna situación apurada durante la que pensasteis aquello de ’quién nos mandaría a nosotros’…

Hubo una situación especialmente delicada en el Kurdistán iraquí, cerca de la frontera con Irán, donde decidimos pasar la noche para así poder estar allí bien pronto por la mañana, ya que cruzar este tipo de fronteras puede llevar todo el día, sobre todo si lo haces con tu vehículo. Así pues, aparcamos a las afueras de un pueblecito, cenamos y cuando ya estábamos acostados y con Otto dormido de pronto se nos acerca un todoterreno de donde se apean unos 10 tíos armados, algunos encapuchados, y rodean nuestra furgo. Durante unos minutos larguíííísssiimosss…, ¡pensamos que era un secuestro! Por fortuna, solo eran policías que no comprendían del todo por qué razón estábamos ahí (según nos informaron la frontera era zona de contrabandistas) y nos invitaron a pasar la noche en el parking de la comisaría y nos dejaron usar su baño. A parte de este “detalle”, no hemos tenido ningún problema de salud ni de robos ni conflictos o altercados con nadie en todo el viaje. ¡Nos hemos sentido más seguros que en Barcelona!

This is not Barna 2

FnRuta.- Lo que menos te gusta de viajar con niños…

Los momentos en los que notamos la “carga” de viajar con niños fue en momentos y lugares propicios para hacer caminatas largas. Con un niño de dos años esto quedaba reducido a paseos. Lo sufrimos especialmente en Turquía, donde el paisaje natural es espléndido. Pero estos tan solo eran momentos puntuales e insignificantes en el conjunto del viaje.

FnRuta.- Uno o dos de vuestros trucos infalibles para que los niños viajen tan ricamente.

La mejor manera de hacer agradables y amenos los momentos un poco más largos de ruta en furgoneta es sin duda a base de un buen repertorio de canciones infantiles y poco sentido del ridículo para ir improvisando e inventando nuevos temas. Las canciones más “cutres” para un adulto pueden convertirse en “greatest hits” para el niño. Recuerdo con especial cariño todos esos momentos sin fin de mama más, mama más…

FnRuta.- Uno o varios momentos hermosos que no olvidaréis nunca de este viaje en familia…

Para mi fueron muy especiales los momentos en los que vi a Otto alucinando y disfrutando con la cantidad de animales con los que nos fuimos encontrando durante nuestro camino. Este contacto me parece indispensable para su desarrollo. Pero el gran momento fue cuando vio la nieve por primera vez, ¡nada menos que en Creta! Al tío le daba la impresión de que quemaba…

FnRuta.- Para ti, lo mejor de viajar con niños para ellos y para vosotros es…

Sin duda, el poder ser espectador de su evolución día a día y minuto a minuto, pudiendo vivir en directo hasta los más sutiles cambios en él. Y para él creo que ha sido un regalo haber tenido la oportunidad de disfrutar de sus padres y haberlos tenido presentes sin limitaciones durante un año entero. Además, ha sido una buena escuela para aprender a ser conscientes de la importancia de pasar tiempo en familia. Algo imprescindible.