Nos escribe Mar, de la familia de Les Esplanes para contarnos su primer mes de viaje y su paso hasta el momento por Italia, Croacia y Hungria donde están desarrollando un voluntariado WWOOF.

Despúes de casi un mes de viaje, tengo que decir que está pasando todo muy rápido, como siempre el tiempo cuando se disfruta, se hace corto. Despúés de salir el 4 de mayo de Les Esplanes, nos dirigimos a Barcelona para coger un barco hasta Génova, así nos ahorrábamos un trayecto largo de coche con los niños, y casi por el mismo precio que hubiéramos pagado por la gasolina y las autopistas, teníamos un camarote con 4 camas para los 4 para pasar a Itàlia en 18 horas (tarde-noche). Al día siguiente, pues a las 8 de la mañana nos plantábamos en Génova.

El ferry, también hay que decirlo, no se parecía nada a “vacaciones en el mar”. Quizá el barco era de la misma época , pero el trayecto de este Ferry era Tánger- Génova, por lo cual albergaba prácticamente marroquies que viajaban con sus furgonetas a tope para vender en África y volvían a Europa a llenarlas otra vez. Así que no faltaba de nada: mezquita improvisada, cachimbas,…. aires de Marruecos cruzando el Mediterraneo.

Una vez llegamos a Itàlia, la idea era cruzarla rápidamente en uno o dos días dirigiéndonos a Croacia, pero algunos imprevistos nos hicieron ver la Itàlia interior del Norte, y vale la pena decirlo, un pequeño pueblecito con un precioso río y con gente agradable y generosa, Bobbio.

UN CAMPING DE ENSUEÑO EN CROACIA

Llegados a Croacia, nos dirigimos a la pequeña península de Istria (debajo de Trieste) a un càmping de la costa en el pueblo de Umag. Nuestro viaje está planeado en forma de voluntariado en todos los sitios donde estamos y estaremos, salvo en Croacia, ya que no pudimos contactar con ninguna granja en este país. El voluntariado lo hacemos a través del WWOOF, una red de granjas ecològicas que ofrecen intercambio de trabajo por estancias y comida, de la cual hace ocho años que formamos parte y hemos acogido voluntarios de todo el mundo en nuestra granja de Les Esplanes.

Croacia parece un país en plena expansión turística en la costa, con numerosos campings acogedores, y a muy buen precio. Para ir con niños, estupendos ya que están al lado del mar. Cuando nos adentramos hacia el interior, mucho bosque y poca población, kilómetros de autopista con pocas salidas, o sea que si te pasas tu salida, ya has pringao!!. En otro càmping de interior, cerca de Karlovac, Duga Resa, un río precioso, una cena buenísima con un buen vino a un precio super asequible!!! Nos despedimos, pues de Croacia, con muy buen sabor de boca!!

WWOOFERS EN HUNGRIA

Llegamos a Hungría, pocas autopistas y muchas horas de trayecto para encontrar el que serà nuestro nuevo hogar hasta finales de mayo. La llegada, fantàstica, ya que era la fiesta anual del pequeño pueblo donde estaríamos, Pusztaszer. Nos esperan nuestros anfitriones, Jorg y Szuszanne, con sus dos hijos, Mathe y Sara, de 6 i 4 años, y con otras dos voluntarias alemanas y una australiana. Para ellas és su último día, y en el pueblo hay los típicos músicos húngaros, carros con burros y caballos para dar paseos a los niños, helados, y una preciosas cigueñas a nuestro lado con sus pequeños en el grandioso nido, conviviendo con la gente.

El trabajo en la granja és duro. Jorg empieza a las 7 de la mañana ordeñando las ovejas hasta las 8 de la tarde, cuando se sienta a cenar. Aquí no hay maquinària agrícola, salvo unos viejos tractores que funcionan con las viejas ruedas que los países más ricos desechan. Los campos con alfalfa se hacen grandes cuando se trabajas a mano… però la experiencia vale la pena… sobretodo para mí, que he tenido que irme a Hungría para poder encontrar tiempo para trabajar en el campo y el huerto, y eso que en casa tenemos de sobras!!

En Hungría hace ya unos tantos años que están en proceso de entrada a la UE, pero aún no tienen Euros, funcionan con fiorines, más o menos como nuestra antigua peseta, pero con el alza de los precios, ahora pagan miles de fiorines por cualquier cosa!!. La gente vive al día, hay poco trabajo, y si eres granjero con poca tierra (como es el caso de esta familia) hay que hacer más cosas a parte de vender los vegetales del huerto en el mercado y el pan que ellos mismos hacen con sus propios cereales ( limpiar casas, ir a trabajar algunas semanas a Alemania, turismo rural, …).

Un imprevisto, como reventar una rueda del tractor, o tener que llevar la vieja furgoneta al mecànico (cosas que nos han pasado esta semana) es un dolor de cabeza!! como encontrar otra rueda vieja a medida para el viejo tractor? Hay que esperar y algún trabajo se paraliza.

La entrada a la UE requiere un gran esfuerzo para muchísimas familias en estos países, como lo fue para nosotros en su momento. Los precios de las cosas se triplican pero no los suledos. Eso sí, los fondos europeos les regalan nuevos parques infantiles y edificios públicos, a cambio de cumplir con las normativas europeas, como llevar todos el cinturón en el coche, cuando muchos coches aquí son tan viejos que no tienen cinturones, y así las familias tienen que invertir su poco dinero en comprar un nuevo coche!!??

La comida, la que ofrece la granja, el cerdo que matan cada año, la leche de las ovejas con la que hacen el queso i el yogurt, el pan, y las verduras que más cosechan, patata y lechuga. No hay mucha variedad en la materia prima, así que la imaginación en la elaboración es importante!

Algunos trabajos como esquilar las ovejas con largo pelaje de lana y grandiosos cuernos (típicas húngaras), han sido chulos para todos, incluso ver como Xavi tuvo que “torear” un macho que se escapó de su corral y que quería darle con sus impresionantes cuernos!! La verdad es que lo hizo muy bien!! olé!

Y ahora estamos empezando con la casa de paja que inició Jorg hace un año, pero que solo tiene hecha la base y la estructura de las paredes con troncos (en todas las granjas del mundo creo que hay algo en común: tanto trabajo, que a veces se hace eterno). Xavi ya ha dejado bien lisos los troncos con los que, mientras yo estoy escribiendo esto, entre los dos estan acabando de montar los caballos del tejado. Luego, a rellenar con balas de paja!!

Podéis ver más sobre la granja en www.biopipacstanya.hu . Un buen sitio para hacer turismo rural con niños.

Encontrar tiempo para poder hacer las cosas con tranquilidad, sin prisas, sin horarios para los niños, sin excesivas responsabilidades, viviendo el momento, sin pensar en lo que vendrá o lo que pasó, es lo que yo buscaba y es lo que estoy encontrando en el día a día de nuestro viaje. Nuestras hijas Cai i Íria están felices, disfrutando de nuestra tranquilidad, jugando todo el día, y aprendiendo tanto o más que nosotros!!!

El contacto con otras realidades, otras maneras de hacer, de hablar, de jugar, de cocinar!! otros sabores! Ah! Y eso sí! Un buen “Sorral” (arenero) como en Les Esplanes, que seguro que les hace el día a día más próximo a su propia realidad, y si no hay casita, entre todos la construímos….

La canción tradicional catalana que nos acompaña en Hungría: Arrels (raices)

“Cal que deixi la meva casa, i prengui el bastó.

Cal que amb una esperança trenqui

la tristor.

Faré una cabana

de pedra i de fang,

on la terra em doni en el guany.

Clavaré les meves arrels,

creixent de cara el cel

donaran fruit abundós.

I l’hivern ens despullarà,

de neu ens cobrirà.

Neu que es fondrà a poc a poc

….”

Dentro de cuatro días estaremos en Rumanía! Con lagrimitas supongo que nos despediremos de nuestros nuevos amigos en Hungría … para encontrarnos con nuestra nueva familia. Una familia rumana con cinco hijos, mucho campo, vacas y hasta un búfalo!!! Ya os contaremos.

Saludos a nuestra familia y a todos nuestros amigos de los que nos acordamos cada día !!”