Que Holanda es un paraíso para los niños está fuera de discusión. Lo afirman diversos estudios de organismos internacionales -Unicef entre otros-, que destacan la calidad de vida general, las políticas de conciliación familiar, su sistema educativo y sanitario. Además, los niños holandeses disfrutan de una sociedad relajada; ciudades muy “vivibles”, que son modelo de urbanismo; naturaleza cercana, integrada a la vida cotidiana. Holanda es un país pequeño, hecho a escala humana, donde los niños son tenidos muy en cuenta. Y son siempre bienvenidos.

En Zaanse Schans, al norte de Amsterdam. Foto: Lucio Boggio.

Hacer vacaciones en Holanda con niños es una cita ineludible para espíritus divertidos. A pesar de sus reducidas dimensiones -equivalente a Extremadura-, Holanda tiene una oferta de destinos y actividades para realizar tan variada que sería inabarcable en una sola reseña.

En esta entrada sobre Holanda con niños le dedicaremos especial atención a una región que concentra lo mejor del país: el Randstad, una red de ciudades que sobre el territorio forma una imaginaria herradura, desde Rotterdam a Utrecht, pasando por La Haya y Amsterdam, además de urbes de menor tamaño y pueblos, como Almere, Delft, Leiden, Haarlem, Gouda. En el Randstad viven poco más de 7 millones de habitantes.

Mapa del Randstad con representación gráfica de la población. Imagen: Wikipedia.

Mapa del Randstad con representación gráfica de la población. Imagen: Wikipedia.

El centro de esta “herradura” es el Groene Hart (“corazón verde”, en neerlandés), un espacio rural y despoblado, con canales, granjas, cultivos de tulipanes y alternativas de ocio y descanso del que disfrutan no solo los holandeses sino también viajeros curiosos. Por su distribución territorial y su excelente red de trenes, todo el Randstad puede vivirse como un solo destino turístico, ya que es muy fácil hacer base en una ciudad o una granja del “corazón verde” e ir haciendo excursiones por el día.

Ateniéndonos al Randstad y su zona aledaña, os contamos 7 razones para viajar a Holanda con niños:

1) Holanda con niños, una sociedad muy “child friendly”

Casitas hermosas, puentes en arco, canales, barquitos, familias en bicicletas, tulipanes, molinos, quesos, vacas y granjas educativas de acceso gratuito. Holanda es un país de cuento, que por momentos transmite la sensación de estar dentro de un sueño. Y, más importante, es una sociedad donde los niños importan. Como bien puede verse en Así son los parques infantiles que también nos gustaría encontrar en España, en las ciudades hay abundantes zonas de juegos para niños, todas divertidas y fascinantes. Sin exagerar, un viaje a Holanda con niños solo para disfrutar los juegos en espacios públicos ya está más que justificado.

Amsterdam con niños

Además, hay muchas plazas y parques con pequeñas piscinas y juegos acuáticos que en verano son un festival de alegría. Los niños se mueven en sus propias bicicletas, o los llevan sus madres en cajas de maderas, junto con la compra del día. Sabido es que Holanda es el país de las bicis. Museos, tiendas, bares dedican espacio a los niños. Todo parece pensado para ellos.

2) Amsterdam imprescindible

Sin dudas, la joya de la corona. La ciudad que tiene la belleza, el encanto del típico estilo holandés, pero en su máxima expresión, por su amplitud, magnificencia y oferta. Si cualquier otra urbe del Randstad tiene dos o tres buenos museos y un gran parque público, Amsterdam tiene el triple de cada uno.

Sorprende gratamente de Amsterdam que pese a su magnitud (1,6 millones en el área metropolitana) tenga un ritmo tranquilo, de ciudad pequeña, marcado por ese pausado y silencioso fluir de bicicletas, agua y botes. La abundancia de árboles, parques, canales y río hacen que la naturaleza tenga una fuerte presencia, inusual en ciudades de su tamaño.

En Oosterpark, Amsterdam, los conejos pasean entre los juegos infantiles. Foto: Lucio Boggio.

En Oosterpark, Amsterdam, los conejos pasean entre los juegos infantiles. Foto: Lucio Boggio.

Queda claro que es ideal para niños, ya sean locales o en vacaciones. Otra ventaja de tomarla como base para explorar el Randstad es que está muy bien comunicada. Eso sí, en el centro de la ciudad -la plaza Dam, zonas aledañas y el Barrio Rojo- hay demasiados turistas, tiendas de souvenirs y cadenas de fast food. Mejor será mantenerse lejos, o hacer un paso fugaz.

Para más información sobre Amsterdam con niños, recomendamos leer estas dos entradas publicadas en Familias en Ruta con consejos y pistas para aprovechar la ciudad al máximo: Amsterdam con niños: 10 lugares para no perderse y Pequeña guía alternativa de Amsterdam con niños.

3)  Mucho más que la capital: La Haya, Utrecht, Rotterdam, Gouda…

Exceptuando tal vez a Rotterdam, todas las ciudades del Randstad son “típicamente holandesas”: canales, bicicletas, casas de ladrillo visto, empinados techos a dos aguas y mucha tranquilidad. Todas son también un excelente destino para vacaciones en familia, o bien para hacer una escapada por el día. Y sin embargo, cada una tiene algo diferente que ofrecer:

La Haya, su estilo señorial, grandes palacios y edificios históricos, su playa -la más popular de Holanda-, y se cercanía con los grandes parques temáticos infantiles.

Binnenhof, el Parlamento holandés, en La Haya. Foto: Wikipedia Commons.

Binnenhof, el Parlamento holandés, en La Haya. Foto: Steven Lek. Licencia Creative Commons.

Utrecht, famosa por historia, ambiente universitario y bares a orillas de los canales (para muchos, los más hermosos de Holanda), sus mercadillos y, pensando en los niños, el museo dedicado a Miffy, el personaje infantil cuyo autor es de esta ciudad.

Delft, Haarlem y Leiden son ciudades más pequeñas y tranquilas; las tres interesantes, atractivas y con opciones para los niños, aunque cada una tiene su particularidad: Delft, su cerámica azul que ha viajado por el mundo entero; Haarlem es la Capital Holandesa de la Flor; y Leiden es un encanto, reconocida como una de las ciudades más hermosas de Holanda, lo cual lo dice todo.

Rotterdam no es solo el principal puerto de mercancías de Europa, sino también una especie de laboratorio a cielo abierto de arquitectura contemporánea, que destaca no solo por sus rascacielos sino por diversas construcciones como el Mercado o las Casas Cubo. Como en toda Holanda, los niños aquí también pueden pasarla bien, por ejemplo haciendo un tour en un bus-barco (Splastour), o disfrutando del Skatepark, un parque público para skaters, bicis acrobáticas, rollers y más.

Mercado del Queso, en Alkmaar. Foto: Wikimedia Commons.

Mercado del Queso, en Alkmaar. Foto: Wikimedia Commons.

Y la lista de destinos que ofrece el Randstad podría seguir. Por ejemplo, Gouda en el sur, que además de ser famosa por sus quesos es pintoresca y tranquila. Alkmaar, al norte de Amsterdam, es otro destino “quesero”: su mercadillo es famoso, y sus canales y casas son muy agradables.

Amstelveen es una ciudad nueva, por lo que solo su centro histórico tiene el encantador aspecto típico holandés. Pero el resto es muy tranquilo y agradable. Como destino tiene la ventaja de ser una zona muy verde, con mucha agua, estar pegada al Amsterdamse Bos (un bosque muy grande y fantástico, con lago, juegos, granjas y muchos más servicios para niños) y a Amsterdam. Hasta es posible alquilar caballos y pasear por la zona. Cada ciudad, pueblo o incluso granja del Randstad es un lugar interesante para hacer vacaciones en familia.

4) Parques temáticos, entre los mejores de Europa

Éste es otro de los motivos para decidirse a viajar a Holanda con niños. Posiblemente, el Randstad sea la región con mayor cantidad de parques temáticos por kilómetro cuadrado en el mundo. Todos son muy grandes, modernos, bien organizados, de los mejores de Europa. Los hay para todas las edades y gustos. Ésta es una selección:

Madurodam: una pequeña Holanda en miniatura, a escala 1:25. Los más famosos edificios del país están representados aquí, con un realismo muy logrado, así como los canales, campos de flores y casas típicas, todo acompañado con explicaciones y actividades. Una verdadera muestra de cómo es y cómo funciona Holanda. Además, hay una muy buena zona de juegos infantiles, para niños de 6 a 12 años.

Los niños pueden utilizar esclusas. Foto: Madurodam.

Los niños usan esclusas en la zona del parque dedicada al puerto de Rotterdam. Foto: Madurodam.

Linnaeushof: no es un parque de atracciones sino de juegos para niños, pero no es uno más. Se trata del “playground” más grande de Europa, o sea como el parque infantil de su barrio pero multiplicado por mil, en tamaño, calidad y variedad de juegos. Hay para todos los gustos y edades. Imperdible.

Efteling: el tema de este parque es el mundo encantado: hadas, gnomos, cabañas en el bosque, brujas, dragones y toda la mitología del universo mágico. También cuenta con clásicas atracciones, como la montaña rusa, pero con una estética y narración propia del mundo encantado. El alojamiento disponible es muy propio de un cuento de hadas.

Duinrell: gigantesco parque de atracciones con una variedad asombrosa de juegos e instalaciones. No todos son los clásicos juegos de este tipo de parques, también hay juego en los que los niños participan de forma activa, como trepar por cuerdas, subir a castillos y otros. Destaca Tiki Pool, la piscina cubierta con toboganes acuáticos más grande de Holanda. Es posible alojarse en el parque mismo, ya sea en tienda de campañas, caravanas o bungalows. También hay supermercados y restaurantes. Toda una ciudad para la diversión infantil.

Uno de los fantásticos toboganes de Tiki Pool. Foto: Duinrell.

Uno de los fantásticos toboganes de Tiki Pool. Foto: Duinrell.

Drievliet: Un parque de diversiones muy conveniente, por su ubicación -muy cerca del centro de La Haya- y por una buena relación precio/calidad. Los niños que miden hasta 1 metro entran gratis. Hay juegos para todas las edades, restaurantes y también es posible llevarse alimentos y comerlos dentro del parque.

Archeon: más que un parque temático, es una máquina para viajar en el tiempo. Se ha reconstruido meticulosamente cómo era la vida cotidiana en los Países Bajos durante la Prehistoria, el Período Romano y la Edad Media.

Aclaremos: ¡esto no es un museo! Visitar Archeon es como viajar en el tiempo, porque se ha construido a escala real y en gran cantidad viviendas, granjas, talleres, fortalezas, murallas, mercados tal como eran en cada una de esas épocas. Y eso no es todo: hay “actores” con vestimenta antigua”viviendo” y haciendo las cosas que se hacía en esas épocas. Cada día hay un programa de actividades, por ejemplo cocinar pan, hacer un fuego, navegar en canoa, para el Período Prehistórico; lucha de caballeros, hacer velas, para la Edad Media.

Taller de tiro con arco en la época de los romanos.

Taller de tiro con arco en el área Período Romano. Foto: Archeon

5) Estupendos museos para niños

La mayoría de los museos ofrecen actividades para niños. Sin embargo, mencionaremos aquí los museos especialmente dedicados a ellos; en el Randstad hay muchos de este tipo. Algunos de los más conocidos son: Nemo, museo de la ciencia en Amsterdam. The Ontdekhoek (El rincón de los descubrimientos), en Amsterdam y Rotterdam, un espacio para que niños de 4 a 14 hagan todo tipo de experimentos. Tropenmuseum Junior, en Amsterdam, para niños de 6 a 13. El Museo Nacional de la Marina y el Museo Casa Bote, también en Amsterdam.

Terraza de Nemo: Juegos con agua y vistas de Amsterdam. Foto: Lucio Boggio.

Terraza de Nemo, el Museo de la Ciencia: Juegos con agua y vistas de Amsterdam. Foto: Lucio Boggio.

En Utrecht están La Casa Dick Bruna, dedicada a Miffy; el Museo del Ferrocarril; y el Museo Speelklok, dedicado a la música. En Rotterdam, el Museo Marítimo. En La Haya, el Museom, museo de la Ciencia. El Museo Naturalis, y Corpus, un viaje por el cuerpo humano, están en Leiden.

Fuera del Randstad, pero no demasiado, se encuentran: Los Astilleros Bataviawerf, en Lelystad; el Museo de Holanda al Aire Libre, a una hora al este de Utrecht, pero vale la pena el viaje si se tiene tiempo. Aquí hay un completo listado de museos para niños en Holanda.

Y aunque no sean museos, también se pueden visitar muchos de los fantásticos castillos holandeses, en los que todo niño se sentirá un caballero y toda niña una princesa. O al revés, según el gusto de cada uno. Hay muchos castillos, a cual más alto y mejor conservado. Aquí podrá ver una selección.

6) Un paraíso de las flores y de la naturaleza cercana

En el Randstad viven 7,1 millones de personas y es apenas un poco más grande que la Comunidad de Madrid. Y sin embargo, lo que lo hace tan atractivo para las familias viajeras -además de sus “amables” ciudades- es que la naturaleza está muy cercana, envolviendo la vida cotidiana.

Además de los omnipresentes canales y parques urbanos, es poco sabido que Holanda tiene largas extensiones de playas con arena, incluso con bosques, grandes dunas y animales como en el Parque Nacional Zuid-Kennemerland.

Por supuesto, el agua está fría hasta en verano (aunque habrá locales que se bañen), pero se trata de un habitat natural muy agradable en el que los niños disfrutan a pleno. Incluso, hay zonas de playas (Scheveningen y Zaandvoort) que se han convertido en verdaderos “resorts” con variada oferta de servicios de restauración y actividades.

Kitesurfing en la desembocadura del río IJ. Foto: Turismo de Holanda.

Kitesurfing en el mar, cerca de la desembocadura del río IJ. Foto: Turismo de Holanda.

Pese a ser un país a la vanguardia tecnológica y de servicios, la sociedad holandesa ha sabido mantener sus raíces agrícolas, no solo al dedicar parte de su territorio a la producción de alimentos, sino también por la existencia de numerosas granjas escuelas, incluso dentro de sus más grandes ciudades. Por ejemplo, este es un listado de granjas de Amsterdam.

Jeugdland, en Amsterdam, una granja con excelente zona de juego. Foto: Lucio Boggio.

Jeugdland, en Amsterdam, una granja con una excelente zona de juegos. Foto: Lucio Boggio.

Son lugares de entrada libre y permiten no solo ver y tocar a una gran variedad de animales de granja, sino a veces recibir explicaciones y talleres sobre cómo se hace el queso, se cuida un huerto, se hila la lana o se fabrican zuecos, los típicos zapatos holandeses de madera. Por supuesto, también venden alimentos, bebidas, ropa y otros objetos artesanos. Para los niños urbanitas todo esto es un mundo sorprendente y permite una conexión con la naturaleza. La cara de mis hijas al darle biberón a cabritas en una granja de Amsterdam fue una de las mejores cosas de ese viaje.

Y más naturaleza que es un bálsamo en Holanda con niños: las flores. Es sabido el amor que tienen los holandeses por ellas en general y los tulipanes en particular. Recorrer el campo es un deleite para los sentidos por los colores de los extensos cultivos de tulipanes. La visita a Keukenhof, conocido como el Jardín de Europa, es ineludible. Con sus 32 hectáreas, es uno de los jardines de flores más grandes del mundo. 7 millones de bulbos de flores son plantados cada temporada. El parque abre solo por tres meses, durante la primavera, que es cuando está en su máximo esplendor. El parque también se puede recorrer por sus canales, en embarcaciones. Para los niños, hay además una excelente zona de juegos, un laberinto y una granja con animales.

"Keukenhof tulip 01" por Beagle.ja.wp - Photo taken by Beagle.ja.wp. Licensed under CC BY 2.5 via Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Keukenhof_tulip_01.jpg#/media/File:Keukenhof_tulip_01.jpg

“Keukenhof tulip 01” por Beagle.ja.wp – Photo taken by Beagle.ja.wp. Licensed under CC BY 2.5 via Wikimedia Commons

Y quienes no tengan suficiente naturaleza aún, siempre les queda la opción de dejar de lado incluso ciudades tan agradables como las holandesas e irse de tienda de campaña al Groene Hart, el “Corazón Verde” que ocupa el centro del Randstad. Allí sí que solo habrá verde, canales, ovejas y vacas pastando. Y estará muy cerca de una ciudad interesante y hermosa.

7) Deportes para todos

Las familias con niños potentes, de esos que tienen una marcha más, pueden encontrar en Holanda un buen destino vacacional. Hay una extensa red de carriles bici que llegan a todas partes conectando las ciudades entre sí, pero también con la campiña. Incluso el aeropuerto de Schipol tiene un carril bici hasta el centro de Amsterdam. El Randstad en particular tiene la ventaja de que las distancias son menores, más apropiadas para niños ciclistas. Aquí hay más información sobre cicloturismo en Holanda. 

La Ruta del Corazón Verde en bicicleta.

La Ruta del Corazón Verde en bicicleta. Foto: Turismo de Holanda.

Por otra parte, hay muchos centros de deportes bajo techo, lo cual es muy conveniente dadas las lluvias habituales y el frío intenso del invierno. Estos espacios son un verdadero lujo que ofrecen instalaciones excelentes y variedad de deportes a un precio razonable. En Holanda no importa si llueve, nieva o hace frío, siempre se podrá andar en karting, esquiar, nadar, patinar sobre hielo, jugar a paintball y otros en ese estilo y mucho más. También tienen zona de juegos para los más pequeños. Los centros más grandes son De Uithof, Snow World Zoetermeer y Sportium, pero hay más de este tipo. Solo se trata de buscar en el área que nos interesa.

Waterland es una zona al norte de Amsterdam apropiada para deportes acuáticos como canoa, remo, paseos en barca. Allí mismo se alquilan embarcaciones. Además, es un lugar con pintorescas poblaciones como Monnickendam, o la cercana Volendam.

+ info:

Una guía sobre Holanda con niños corre el riesgo de ser muy extensa, casi infinita. Es tanto lo que este país ofrece a las familias que por más veces que se haya viajado allí, por más información que se haya recopilado, siempre aparecerá algo nuevo o que no habíamos visto. Por eso, nos despedimos con algunos links para seguir ampliando información según el interés de cada familia, y con el último consejo de buscar qué más se puede hacer en la ciudad y área holandesa donde se vaya de vacaciones.

– Holanda con niños (web oficial de Turismo de Holanda)
– La costa de Holanda (web oficial de Turismo de Holanda)
– Lilliput existe y está en Holanda (Entrada en Familias en Ruta)
– Amsterdam (web oficial de Turismo de la ciudad)
– Amsterdam con niños (web oficial de Turismo de la ciudad)
La Haya (Web oficial de Turismo de la ciudad)
– La Haya con niños (web oficial de Turismo de Holanda)
– Holanda con presupuesto ajustado (web oficial de Turismo de Holanda)
Güeldres, Bravante y Zelanda, son otras provincias de Holanda. Diferentes al Randstad, ofrecen otros atractivos.
Los 8 secretos de los niños holandeses, los más felices del mundo. Interesante artículo de una madre que vive en Holanda (en inglés)