¿Quién ha dicho que ir a la costa con niño deba significar invariablemente verano + playa de arena + todo caro y abarrotado? Abajo los automatismos limitantes! El pasado fin de semana lo pasamos en el Alberg Costa Brava (Alt Empordà) pudiendo comprobar que la primavera es un momento pefecto para disfrutar de uno los destinos más bonitos e internacionalmente reputados de la costa mediterranea, poca broma: la Costa Brava Pirineos de Girona y más concretamente en la población de Llançà en el Cap de Creus.

Alberg Costa BravaIMG_4430

Descubriendo paraisos cercanos Familias en Ruta se transforma en familia intrépida el programa que lanzan conjuntamente los albergues de la Vall d’en Bas (Garrotxa), Ruta del Ferro en Sant Joan de les Abadesses (Ripollés) y Banyoles (Pla de l’Estany) y el Alberg Costa Brava (Alt Empordà).

Familia Intrepida es una buena oportunidad viajera y una iniciativa que merece todo nuestro reconocimiento pensada para que podamos descubrir en familia ese tesoro de territorio privilegiado que tenemos tan cerca, su entorno natural, su gente y rincones repletos de interés que bien merece la pena.

Hablando de automatismos muchas veces pensamos que alojarse en costa en familia equivale a tener una segunda residencia, ir de hotel o alquilar un apartamento y sin embargo los albergues (conocidos internacionalmente como hostels) son excelentes alternativas familiares ofreciendo precios ajustados, trato cercano, cada vez más modernos y con servicios e instalaciones más cuidados como en el caso que nos ocupa del Albergue Costa Brava (antiguo Albergue L’Estació).

IMG_4390IMG_4361

Dentro de la experiencia Familia Intrepida cada albergue ofrece un programa temático diferente adaptado a su entorno. Por ejemplo en el Alberg Costa Brava (Pirates a la vista!) pudimos disfrutar de una serie de propuestas marcadamente marineras facilitadas por Marcel, un guía local apasionado de la fauna, flora y la historia de su tierra como son:

Buscando ojos de sirena

Podemos aprender a descifrarlos. Si lo miramos con atención los guijarros de cualquier playa contienen centenares de tesoros en forma de caracolas pero también infinidad de restos orgánicos que nos hablan de un ecosistema lleno de vida…y seres mágicos. Las leyendas de pescadores encierran una sabiduría ancestral que no debería ser despreciada.

Quien iba a imaginarlo, allí mismo, alrededor de aquellas preciosas calas de piedra y arena, rodeados de mar y faldas de la montaña donde se está volviendo a sembrar la viña, se habían visto sirenas! Miramos al horizonte, buscamos indicios en la costa entre conchas y esqueletos de erizo. Hubo quien se animó a buscar en las claras aguas o en los limpios cielos. Alli está, si moviendo la cola!!.

IMG_4476IMG_4507

Y a todo esto que aprendimos sin darnos cuenta como duermen los delfines o que a los falciots (vencejos) en catalán también se llaman ocells de tempesta (pájaros de tormenta), o que comen las anémonas, o que es fácil encontrar huevos de tiburón o de raya o el motivo por el que mueren muchas tortugas…y nos damos cuenta con tristeza de cuanto daño le hace el plástico a la vida de este planeta tratando de dejar la playa más limpia aún de lo que estaba.

La ciudad queda lejos. Esto es tierra verde que mira a un mar que rebosa en tonalidades azules bajo un sol de primavera. Frente a estas costas existe una de las concentraciones de vida marina más destacadas de todo el Mar Meditaráneo y…ñam!

Jugar y aprender son dos cosas que abren el apetito. Después de un pic nic en la playa, acunados por el sol y el soplo de un gregal que se reparte los días de viento con la célebre tramuntana ampurdanesa, llega el momento de cambiar de escenario. A menos de 5 minutos en coche Marcel nos habla a través de los cuentos de otros personajes que dejaron su huella por las costas del Cap de Creus…

Piratas a la vista! buscando el tesoro escondido

Es parte de la historia. Acosaron las costa mediterranea durante varios siglos. Obligaron a construir torres de vigía, eran temidos por sus tropelías. Sí, en el Cap de Creus también existen rincones donde los piratas aprovecharon para esconder sus tesoros. Siguiendo un mapa en un juego a la búsqueda del tesoro escondido: grandes y pequeños nos aventuramos en un paseo por el estupendamente recuperado camí de ronda para conocer algunas de sus calas bonitas a rabiar .

IMG_4544IMG_4536

Los sonidos de la noche

Llega la noche, unos duermen y otros despiertan. Marcel nos invita a descubrir los sonidos de los animales nocturnos y quizás verlos con las linternas mientras paseamos en silencio alrededor del Albergue Costa Brava. Croac, prgrr, cric, cric… brrrmmm , uhhh , difícil de identificar pero ahora ya sabemos a quien corresponde cada sonido, lo escuchamos y sabemos que está cerca. Que preciosidad, nunca habíamos visto una rana rayada!

Al día siguiente broche de oro, oiga! Fuera de programa y aprovechando su proximidad nos apuntamos a visitar el imprescincible Monasterio de Sant Pere de Rodes, un lugar donde la imaginación se mezcla con la realidad. Nos divirtió pasear su claustro y por esos laberínticos pasadizos desde la que nos contemplaban más de mil año de historia.

IMG_4689IMG_4685

Y es que este fin de semana de Familia Intrépida nos da ganas para volver a venir a ver y disfrutar de todo lo que ofrece Llançà y sus alrededores. Ya estamos pensando en la siguente para ir a la playa de Grifeu, o la playa de Garbet, y como no perdernos por las pequeñas calas solitarias o hacer senderismo cerca de la punta del Cap de Creus, o cicloturismo por los caminos cercanos, o quizás ir a visitar Port de la Selva o el muy daliniano Cadaqués o un poco más allà hacer la ruta de pueblos medievales del interior del Empordà, entre los más rotundamente bellos de Cataluña: Peratallada, Ullastret o Peralada…claro que también podriamos….

Mucha Costa Brava y mucha Familia Intrépida

Fins ben aviat!