FICHA GENERAL

Nombre y primer apellido: Elena López

Edad: 32

Número y edad de tus hijos:  Dos hijos de tres años y medio y de dos meses

Año de inicio de la actividad: 2009

Breve descripción de la actividad: Promoción de una Crianza ConTacto, a través de actividades y productos respetuosos con los más pequeños, con la sociedad y con el Planeta.

ENTREVISTA A ELENA LÓPEZ

¿Te ha cambiado la maternidad la forma de ver y sentir la vida y tus prioridades en ella?

Radicalmente. Tener hijos hace que dejes de pensar en tí misma como individuo y pases a ser “la mamá de” y pensar en tí como miembro de una familia. Desde luego, no es tu única faceta pero, al menos para mí, sí la más importante. Mis prioridades ahora pasan por mis hijos, y las actividades que emprendo están siempre dirigidas por la búsqueda de su bienestar…

¿Qué producto o servicio ofreces? ¿a quién va dirigido y qué necesidades cubre? ¿qué valor añadido aportas tú?

Ofrezco productos y servicios. En productos, si bien nuestra especialidad son los portabebés, también ofrecemos lo que podríamos llamar “puericultura alternativa” (pañales de tela, higiene natural, accesorios de lactancia, etc.). Pero, desde luego, nuestro fuerte son los servicios: Actividades dirigidas a familias con hijos que buscan una manera de criar y educar diferentes, desde el respeto a las necesidades de toda la familia, incluso la de los más pequeños.

Nuestros productos y actividades están dirigidas tanto a parejas esperando su primer hijo, como a familias con bebés y/o niños de 0 a 3 años, aunque algunas actividades abarcan hasta los 7 años. Y por supuesto, hermanos mayores, abuelos, tíos, etc. siempre son bienvenidos. Intentamos poner al alcance de las familias los productos y servicios que a nosotros mismos nos han resultado de utilidad en la crianza de nuestros hijos, que, aunque cada vez menos, son un poco difíciles de encontrar. También queremos crear un espacio, Oh! La Luna,  donde compartir experiencias con otras familias.

Personalmente, creo que lo que aporto es mi propia experiencia como madre. Aunque he asistido a cursos, seminarios, etc. para profundizar en mi formación e información, donde más aprendo cada día es con mis propios hijos, y con las mamás y papás con las que comparto tiempo en diferentes ámbitos (físico y virtual).

Antes de ser madres ¿a qué te dedicabas profesionalmente? ¿tenía alguna relación lo que hacías con tu negocio actual?

Uy, no, antes trabajaba en una reprografía (copistería). Hacía diseños, impresiones, copias, etc. Si acaso, la atención al público sí que es un aspecto en común, pero vaya, como en muchas profesiones.

¿Cómo se te ocurrió la idea de dedicarte a tu actual actividad emprendedora? ¿qué relación tiene con tu condición de madre? ¿Alguna relación con el momento de crisis económica actual?

Pues fue surgiendo poco a poco. Primero fue un blog donde ir contando mis (nuestros) “descubrimientos”. Después de hacer el curso de monitora de porteo, empecé a organizar encuentros con otras familias para difundirlo, y estas familias me pedían los portabebés, o talleres más específicos para aprender a usar los portabebés. Y paso a paso fue creciendo. Luego surgió mi interés por el masaje infantil, y posteriormente tuve la oportunidad de formarme como instructora de reflexología podal infantil. Así que, relación con mi condición de madre, toda. Si no hubiera sido madre, nunca habría comenzado este camino. En breve, además, damos otro paso, este “de gigante”, y desafiando la crisis: abrimos Oh! La Luna, una tienda en Alcorcón que es también un espacio de maternidad abierto donde desarrollaremos múltiples actividades.

Referente a la crisis, sí que creo que nuestra oferta de productos promueven una crianza más económica y ecológica, y pienso que es hacia ahí donde tenemos que encaminarnos, a una vida más consciente y responsable, no sólo con nuestra familia; de ahí también nuestra apuesta por esta forma de hacer las cosas.

¿Que papel juega internet y las redes sociales en tu negocio? ¿qué posibilidades te brinda? ¿sería posible tu negocio sin la red?.

Pues es básico, es el medio en el que me doy a conocer y en el que conozco gente, no sólo clientes, sino colaboradores, formaciones, etc. De hecho, como os he contado, mi proyecto nació como blog.  Sin la red tampoco habría llegado a donde estoy ahora, ya que, al tratarse de unos productos y conocimientos que, aunque en alza, aún no son mayoritarios, es difícil tener cerca (físicamente) un número suficiente de clientes que permitan un “despegue”. Sin embargo, con la red, no hay límites.

También me permite compatibilizar mi maternidad con mi actividad, ya que la red no tiene horarios.

Y, en aspectos más prosaicos, internet me salva muchas comidas, cuando me pilla el toro, le digo al google los ingredientes y el tiempo que tengo y siempre me sale alguna receta que me cuadra.

Ser mujer, madre y emprendedora en España y más en el momento actual…debe ser de lo más fácil…

Sí, todo son facilidades… (lease con ironía). La verdad es que no entiendo cómo ponen tantas “trabas” a una persona que, en los tiempos que corren, intenta autoemplearse y, a la vez, seguir atendiendo a sus hijos… Montar una empresa o ser autónomo en este país es una sinrazón, siendo los autónomos y las pymes tan importantes en la economía.

¿De donde sacas el tiempo (y las energías?) para tu negocio? Aunque seguro que con un par de horas de trabajo cada día ya está, verdad?…

Pues las energías me las dan las familias, que me motivan muchísimo:  cuando una mamá me dice que, gracias al porteo, ha “recuperado” sus brazos, o cuando me mandan un email con foto para contarme todo lo que ha crecido su bebé… El tiempo, pues robando horas al sueño, y a ratitos sueltos cada día. Así cunde menos, porque vas arrancando y parando y no es lo mismo que trabajar un par de horas de tirón, pero es la manera que yo he encontrado de compatibilizar.

Y no, no son sólo un par de horas… diría que es muchísimo tiempo, entre el que atiendo a las familias, me informo y me formo, escribo en el blog, en las redes sociales, y “maquino”… es bastante tiempo.

¿Con que te quedas sin pensarlo y que es lo que te gusta menos de tu actividad empresarial?

Sin pensarlo me quedo con la relación con otras familias que, como te he comentado, es lo más gratificante, además del hecho de poder estar con mis hijos. Lo que menos me gusta es encontrarme en ocasiones con personas que no valoran mi tiempo, que entre unas cosas y otras, es escaso y valioso, ya que el que dedico a esa persona se lo estoy dejando de dedicar a mis hijos (al menos, en exclusiva).

A la hora de viajar con tus hijos…

Nosotros no hemos dejado de viajar (cerca o lejos, campo o ciudad) con la llegada de los niños. El primer viaje de Marcos fue con dos meses a Melilla (allí viven mis padres), y hemos hecho después de aquel, con él siempre, bastantes viajes. Y viajamos con lo imprescindible: uno o dos portabebés (ahora, alguno más ya que llevamos dos niños), los pañales, los productos de higiene y la ropa.

La gente se extraña de que no llevemos carro, para dormir o dejarle mientras comemos o para cambiarles el pañal… Bueno, a nosotros el carro nos parece más engorro que ayuda. Marcos, y ahora Lucas, ha dormido sus siestas encima nuestro, hemos comido con él en el regazo y le hemos cambiado el pañal sobre cualquier superficie, incluso el suelo, debidamente acolchada con el fular doblado y protegida con un cambiador de tela.

Otra de las preguntas que nos hacen siempre es respecto a la comida, ¿cómo llevas comida para un bebé de 8 meses a un viaje de 15 días? La respuesta es, no llevamos comida. Lucas hoy por hoy es 100% teta, que como sabéis, la llevo puesta 😉 Marcos, también ha estado con la teta hasta que él ha querido dejarla. Hasta el año de edad, su alimento principal era la teta, así que por ahí sin problemas. Y, a partir de los 6 meses, que empezó a comer otras ccosas, ha picado de nuestra comida sin mayor problema, pero tanto de viaje como en casa (se puede vivir sin potitos y sin purés).

A partir del año, comía donde nosotros, y si era comida demasiado exótica o fuerte o inadecuada por lo que fuera, una tortilla francesa siempre nos han hecho sin problemas, y pan, y fruta. Y de postre-complemento-base nutricional la teta. Así que nunca hemos tenido que cargar con polvos, potitos, biberones, ni nada de eso.

Eso respecto a la intendencia. Respecto a la organización, si viajamos en coche y es relativamente cerca, lo hacemos después de comer o de cenar, para que vayan durmiendo. Si el viaje es más largo, planificamos paradas cada 200 Km aproximadamente, en sitios agradables para comer, dar un paseo, etc. Convertimos el desplazamiento en parte del viaje, así es más ameno para todos. Aunque doblemos el tiempo que dura el traslado.

Si viajamos en avión o autobús, la cosa es más complicada, pero con unos cuantos juegos, algunos de sus favoritos y otros nuevos, se va llevando. Y el tren da bastante juego ya que nos podemos desplazar a la cafetería y allí ver el paisaje, charlar, etc. Y ya en el lugar en si intentamos llevar un ritmo tranquilo, a lo que nos de tiempo, buscando lugares donde hacer paradas para descansar  y combinando lo que nos interesa visitar con actividades y lugares de interés para Marcos también (Lucas aún es pequeño)

Y respecto a la elección de lugares, hasta ahora nuestro único criterio ha sido viajar a lugares donde no haya que poner vacunas o profilaxis específicas y donde no haya enfermedades “raras”. Ahora que Marcos va creciendo, también entra en la “ecuación” la búsqueda de lugares y/o actividades para él.

¿Nos dejamos algo en el tintero?

Bueno, aquí me gustaría anotar, que no sé muy bien dónde colocarlo en la entrevista, mi opinión sobre los diferentes estilos de crianza y lo que es, por tanto, los objetivos de De Monitos y Risas

La mejor manera de ser mamá que yo he encontrado, ha sido esta, doy teta a demanda, duermo con mis hijos, los porteo, y me esfuerzo por respetar sus ritmos en todo. Pero esto no significa que sea una “talibana de la teta”, ni una radical ni nada de eso. Siempre he defendido que cada familia ha de encontrar su propio camino. Y, para eso, no debemos conformarnos con lo que no dice “la gente” o con lo que nuestros padres hicieron con nosotros. La verdadera decisión solo es posible con información correcta para poder evaluar pros y contras. Y es lo que queremos conseguir desde nuestro pequeño rincón, proporcionar información contrastada, veraz y científica para ayudar a las familias a tomar sus propias decisiones y elegir su camino. Pero nosotros no juzgamos ni criticamos. Ni creemos que haya una verdad absoluta, mucho menos en el difícil camino de criar a nuestros hijos.