Una vez más los nórdicos dan ejemplo al resto de paises en la protección de la salud y concretamente en la de los niños. Los parabenes se usan como agentes conservantes en la industria cosmética y numerosos estudios han demostrado que estos aditivos químicos resultan dañinos para la salud y han sido catalogados como perturbadores endocrinos. A finales de diciembre, Dinamarca decidió prohibir estas sustancias en los productos destinados a los niños.

Actualmente hay unas 30 sustancias inscritas en la lista de agentes peligrosos que deben ser rigurosamente analizados dentro del marco reglamentario europeo REACH. Incomprensiblemente, entre esas sustancias no se encuentran los parabenes.

Sin embargo, Dinamarca ha comprendido los riesgos que entrañan dichas sustancias y las ha prohibido en los productos para niños. En concreto, la legislación danesa prevé prohibir el uso del butil paraben y el propil paraben en los cosméticos y en los productos de cuidado personal para niños menores de tres años.

Los parabenes se encuentran en muchos productos cosméticos y en desodorantes. Prestando atención a la composición, estas sustancias químicas se identifican como: Benzylparaben, Butylparaben, Ethylparaben (E214), Isobutylparaben, Isopropilparaben, Methylparaben (E218), Propylparaben (E216). Antes de que aparezcan los resultados de los nuevos estudios y ante la lentitud o la ineficacia que muestran las autoridades para informar o prohibir, es recomendable evitar la compra de productos que contengan este tipo de sustancias y decidirse por alternativas naturales que, afortunadamente, existen en el mercado.

Más información y fuente Ladyverd.com