En este post invitado Montse Muñoz promotora de Tucuxi a quien ya entrevistamos como madre emprendedora rebate algunos prejuicios y afirma  las ventajas de los pañales ecológicos dando algunas consejos para todas aquellas familias  interesadas en su uso.

“La mayoría de la gente suele extrañarse cuando comento que utilizo pañales de tela con mis hijos. Pero cuando saben que los confecciono entonces ya me toman por loca.

Los modernos pañales de tela poco tienen que ver con los gasas y “picos” de antaño. Telas con mayor absorbencia, broches a presión, láminas impermeables pero transpirables y todo un conjunto de avances técnicos facilitan enormemente la utilización de este tipo de pañales.

A parte de una evidente motivación ecológica, la primera pregunta que se plantean muchos padres es por qué tomarse la molestia en introducir los pañales de tela. Primero por salud: la piel transpira y no se irrita. Envolver la piel con plástico no transpirable, como ocurre con el pañal desechable, provoca un incremento de la temperatura y la consecuente dilatación de los poros. Ello facilita que todos los agentes abrasivos penetren la piel y provoquen las conocidas rojeces del culito. Para evitarlo solemos “embadurnar” la piel de nuestros bebés con un dedo de crema taponado el poro y damos el problema por solucionado. Pues no. En realidad la verdadera solución pasa por evitar precisamente la dilatación de los poros facilitando la transpiración de la piel y ello se logra a través del pañal de tela.

En el taller de Tucuxi en pleno trabajo

Además cada vez más niños desarrollan alergias a los químicos contenidos en los geles superabsorbentes de los pañales desechables o a los perfumes para disimular malos olores.

Otro motivo importante es el ahorro que supone para la familia. Aunque sólo realicen dos cambios al día en pañal de tela, estarán ahorrando más de 700 pañales al año. Invito a que cada cuál realice sus cálculos: se mire por donde se mire, siempre resultará más económico reutilizar que “usar y tirar”.

Por último tres consejos para que la experiencia con los pañales de tela resulte todo un éxito:

Primer consejo: madres primerizas primer mes abstenerse. La llegada del primer hijo supone un gran cambio en nuestras vidas. A veces el entorno no nos facilita esa nueva adaptación y solemos agobiarnos. En situaciones de estrés el pañal de tela siempre se lleva la culpa. Es mejor esperar a estar más relajadas para empezar con su uso.

Segundo consejo: integrarlos de forma gradual. Por ejemplo, podemos empezar por realizar un único cambio diario en pañal de tela. Ello permite que nos familiaricemos con su uso sin el agobio de tener que lavar “un montón “ de pañales. Iremos generando paulatinamente un hábito de “tirar a la lavadora” en lugar de tirar a la basura.

Tercer consejo: huir de las ofertas atractivas de packs de pañales hasta haber probado uno. Existen infinidad de tipos que se adaptan mejor a cada situación. Es mejor probar distintas fórmulas hasta decidirnos a hacer una inversión en un determinado pañal.

Si se siguen estos tres consejos, el pañal de tela formará parte de nuestras vidas sin darnos cuenta, contribuyendo así a mejorar la piel de nuestros niños, ahorrar un dinero y preservar un entorno que merece la pena ser protegido.

+ info:

Tucuxi