¿Vuelven los 80?. A lo mejor es que nunca se fueron, siempre formando parte de nosotros. Estaremos de acuerdo en que fue una buena época, tal vez no la mejor, pero al menos fueron los años por los que trascurrió la infancia de muchos de nosotros así que a poco que escarbes un poco en tu memoria empezarás a revivir con cariño y sin una cierta e inevitable nostalgia algunos recuerdos, auténticos tesoros y entre ellos, claro está, los de nuestros juegos en la calle o el recreo de la escuela.

El Recreo Revilla

En todo esto digo yo que andarían pensando los señores de Chorizo Revilla (un sabor que maravilla, me devuelve puntual el eco de mi memoria) cuando decidieron organizar el El Recreo Revilla, un evento tan original y familiar como pocos.

El próximo sábado 22 de junio, niños y adultos estamos llamados a una cita en el Hipódromo de la Zarzuela de Madrid para participar en una auténtica recreación de aquellos juegos que marcaron nuestros momentos de juego con el fin de compartirlo con nuestros  niños de ahora. Van a flipar!.

La peonza, saltar a la comba, las canicas, el yo-yo, las chapas  y…claro, el auténtico bocata casero se unen de nuevo para revivir la clásica hora del recreo de los años 80, en una jornada especial a la que están convocada toda la familia.

El Recreo Revilla, que se celebrará en dos sesiones de mañana y tarde, ofrecerá un enorme espacio con zonas verdes donde volver a jugar al pañuelo o la rayuela; una zona con talleres para construir, crear y divertirte con el Lego de toda la vida; un gran Scalextric para pequeños y grandes pilotos; un área con los videojuegos con los marcianitos y come-cocos  así como un comedor donde los peques podrán jugar a preparar los bocatas más chulos y creativos y donde la Fundación Alimentum organizará talleres de hábitos de alimentación sanos y equilibrados.

canicas

Además se sortearán premios “Alumnos solidarios” entre los centros escolares que allí estén representados a través de sus antiguos alumnos quienes, además, se podrán hacer una foto de recuerdo junto a todos su compañeros, ataviados con la bata del “cole.”

Para inscribirse gratuitamente tan solo hay que acceder a la web El recreo Revilla e  incluir tus datos personales y el colegio de la Comunidad de Madrid en el que cursaste tus estudios en el caso de que quieras ir con un colegio. A continuación, se recibe la  invitación para asistir junto a tus hijos a revivir el recreo de tu infancia. Recuerda que es necesaria para acceder al evento.

Y ya puestos y para que nos vayamos metiendo en harina en la micro site de El Recreo Revilla también podrás encontrar información sobre los juegos de los años 80; un test sobre las series de televisión de la época; una versión on line del juego de sonidos Simon.

Estos son los tiempos de la intercomunicación móvil y virtual, el de la explosión de las redes sociales. Un momento histórico altamente tecnificado y donde la ciencia sigue abriendo nuevos caminos de conocimiento. Sin duda una época con sus contradicciones resulta también excitante y lleno de posibilidades.  Y es justamente la ciencia la que nos va informando de que las verdaderas necesidades de nuestros hijos no tienen nada que ver con una temprana y excesiva exposición a cacharros electrónicos y dispositivos multi-pantallla varias.

Claro que hay vida más allá de las videoconsolas y nuestros hijos siempre que tienen alternativas las eligen: estar con sus amigos, correr, saltar, escalar a un árbol (que te vas a caer!), meterse en un charco (pero si le acabo de poner la ropa limpia!).  ¿O acaso no nos acordamos de cuando éramos más niños y todavía podíamos jugar a fútbol en la puerta de casa o ir a descubrir nuevos mundos en los descampados unas manzanas más arriba y en verano volver a las tantas a casa?.

Sí los tiempos han cambiado, siempre lo hacen. Nadie dijo que ser mamás / papás fuera fácil aunque por otra parte tal vez en algún sentido sea más fácil de lo que solemos pensar. O sea que la cabra tira al monte y nuestros hijos si están sano y presisamente para estarlo, lo que  necesitan es espacios amplios y seguros donde jugar libres, recreos a poder ser más largos, que hacen falta, y desde luego, hábitos de alimentación más sanos. Así que no falte  nunca el bocata casero y bienvenidas sean iniciativas imaginativas, abiertas a todos y saludables como esta.

Post patrocinado