Un niño no deja de ser un niño por el hecho de entrar en un hospital. Si algún día lo necesitan nuestros hijos pueden estar rodeados de la mejor asistencia médica y no por ello los hospitales dejan de ser casi siempre lugares con un ambiente aséptico, extraño y adulto donde la asistencia y pruebas diagnósticas de los médicos pueden llegar a aturdir tanto a los niños como a sus familias.

Sin duda hace falta humanizar la atención sanitaria. Pallapupas es una ONG catalana para mondarse  de risa y conste que lo decimos en el mejor sentido. Su misión, desde que fuera fundada allá por el año 2000, es llevar la sonrisa y el juego a niños, adolescentes y ancianos ingresados en hospitales (que en 2010 llegaron a ser un total de 16) administrando su peculiar tratamiento a cerca de 50.000 personas ingresadas haciendo buena aquella idea de que la mejor medicina es una sonrisa.

Hoy sólo los muy rancios dudan de los efectos terapéuticos de la risa y para su mejor administración nadie más indicado que estos payasos hospitalarios que pretenden además de dar soporte emocional a sus muy especiales espectadores apoyar también a las familias y colaborar con el equipo médico.

Los payasos de Pallapupas partiendo de su profesionalidad y orientación hacia los demás se definen como cercanos a los pacientes, divertidos e imprevisibles, con un lenguaje natural y preparados para hablar de forma sencilla de temas profundos con los pacientes. Su trabajo está repleto de emotividad y se desarrolla a menudo en un contexto complejo donde no están exentos el estrés, el dolor y la angustia. A los “doctores” Pallapupas se les puede encontrar arrancando sonrisas en el area de neonatos, urgencias pediátricas, hospitales de día de oncología, las habitaciones o en los quirófanos.

SOS  AYUDEMOS A LOS PALLAPUPAS

Si me prenuntan que tiene que ver la velocidad con el tocino contestaré que probablemente muy poco. Por la misma razón no entiendo porqué narices la crisis provocada por la avaricia de unos pocos  tengamos que pagarla los usuarios de la sanidad pública, o sea, todos los ciudadanos, niños incluidos.

Efectivamente los dichosos recortes amenazan también a la labor de los payasos Pallapupas en cuatro hospitales. Esta ONG se ha puesto manos a la obra y está intentando financiarse de forma privada así que han puesto en marcha una campaña centrada en recoger donaciones de particulares y empresas y así poder seguir visitando a los casi 6.000 niños que pasan anualmente por el Hospital Parc Taulí de Sabadell. Necesitan 5.000 euros y a través de la web migranodearena.org ya han recogido casi la midad, pero todavía falta. Desde aquí pedimos todo el apoyo para su iniciativa y les deseamos toda la suerte en esta campaña y en toda su fantástica labor.