Los mosquitos son esa pesadilla capaz de arruinar el mejor de nuestros  viajes. Sus picaduras duelen e inflaman la piel y de entre todas ellas nos preocupan especialmente aquellas que sufren nuestros hijos, que muchas veces son los más expuestos e indefensos a sus molestas consecuencias.

INSECTICIDAS QUÍMICOS

A la hora de emplear repelentes químicos que contienen DEET, IR3535 o similares debemos sopesar pros y contras. Evidentemente en zonas tropicales o en zonas con muchas picadas podemos acabar usándolos atendiendo a los riesgos ya que las picaduras de mosquitos pueden ser la vía de transmisión de enfermedades como el dengue o la malaria. Así, en nuestra ruta con nuestra hija por América Latina los usamos puntualmente y nos resultaron de bastante utilidad en momentos de apuro.

Sin embargo hay que tener prudencia con las lociones con compuestos químicos pues a fin de cuentas son insecticidas, o sea, veneno, lo que estamos aplicando en la piel y esto es especialmente delicado si hablamos de la salud de los niños. Se trata de contrapesar riesgos y beneficios, obviamente en las condiciones extremas que pueden darse en zonas tropicales tupidas, pueden de ser de gran ayuda.

Un truco para limitar su toxicidad es no aplicarlos directamente sobre la piel sino que muchas veces basta con hacerlo simplemente sobre la ropa. Siempre hay que tener cuidado de no aplicar demasiada cantidad y de preguntar en la farmacia por las versiones pediátricas o infantiles que tienen muchas de las marcas del mercado. Tampoco debemos olvidar algo por evidente que parezca: cubrir con mangas y pantalones largos (preferentemente de colores oscuros) especialmente al final del día puede ser el mejor remedio para evitar picadas en esas zonas del cuerpo.

Otro truco bastante infalible (mano de santo!) a la hora de evitar a estos indeseables compañeros mientras dormimos es usar un ventilador ya que los mantiene alejados por su dificultad de volar con viento. Contrariamente la eficacia de los sistemas que funcionan por ultrasonidos es más que dudosa.

Con el cambio climático fenómenos como la progresiva extensión del mosquito tigre por toda la península ibérica nos hace pensar que no sólo en los viajes a paises tropicales es planteable llevar una buena mosquitera lo suficientemente tupida.

Los repelentes anti-mosquitos con compuestos químicos  han de ser pues aplicados con mesura y a ser posibles tenidos como una segunda opción priorizando los sistemas naturales con agradable fragencia y que son inocuos para nuestra salud . Cada vez hay más oferta y son más efectivos. La mayoría están elaborados a base de esencia de citronela o eucaliptus y que pueden comprarse pura en las mejores farmacias o herboristerias.

Una marca que se distingue por la variedad y acidad de sus productos en Repelbite que ofrece una gama completa de antimosquitos con productos para toda la familia y circunstancias, ideales para viajar y para protegerse de las picaduras. Para aplicar en niño se puede elegir entre el spray para bebés y niños aptos a partir de 1 año o la pulsera de citronela 100 repelente natural

 

Mucho nos tememos de que no existe ningún remedio 100% efectivo contra la picadura de los mosquitos, pero con el uso del sentido común y una combinación de los diferentes sistemas comentados podemos reducir bastante su incidencia y evitar que se conviertan en esos indeseables candidatos a amargarnos las vacaciones.

+ info:

Repelentes naturales de mosquitos usando aromaterapia