A continuación te ofrecemos en exclusiva un auténtico manual para ser feliz al viajar con niños en coche (o al menos intentarlo). Esta entrada fue publicada originalmente como colaboración en el blog Irse de Madre donde encontrarás un montón de inspiradores consejos, experiencias y chafarderías  de interés relacionadas con el maravilloso mundo de la crianza.

Viajar en coche con niños

Ser feliz viajando coche con niños, sí se puede!

Ains! Las vacaciones y escapadas son esa fuente de recuerdos que tanta impronta nos dejan para toda la vida. ¿A que suena bien?. Eso sí, cuidadín porque no pocas de esas veces acercarse a descubrir el mundo supone hacerlo a bordo de un coche.

En este artículo me gustaría compartir contigo (además de alguna pataleta)  siete recomendaciones definitivas que tal vez no sirvan para mucho (o sí) con el objeto de que viajar con nuestros retoños en coche sea una dicha que no nos falte nunca. No hay más que ver la foto que ilustra esta entrada: niños felices, padres felices o viceversa y no se hable más. Viajar en coche con niños? sí se puede…y que la fuerza nos acompañe!

¿Recuerdas el niño/a que fuiste? Yo al menos recuerdo que, cuando yo y mi hermana éramos pequeños, muchos de aquellos viajes a la playa con sus benditas curvas daban como resultado nuestros vómitos infantiles y…que en más de una ocasión nuestros padres al vernos en aquella calamitosa situación nos daban chocolate con el estómago vacío para animarnos. Gran error.

Que sí, que viajar en auto es divertido. Basta con solo recordar la mítica canción de los payasos de la televisión: En el coche de papá!

vamos de paseo pi pi pi

en un auto feo pi pi pi

pero no me importa pi pi pi

porque llevo torta pi pi pí (subidón)

Nunca supe exactamente a qué se refería con lo de “torta”. ¿Sería la torta de chocolate y tenían razón mis padres?

En fin. Toda una generación crecimos al ritmo de esta canción y la verdad es que, como diríamos ahora: era molona. No olvidéis que este hit cantado a tiempo te puede sacar de algún que otro apuro en ruta.

Caaada familia y me atrevo a decir más y cada niño un mundo, que digo, un universo entero (o dos). Que cada cual (se supone) conoce a los suyos y desde luego no viajan igual ni debemos esperar el mismo comportamiento de un niño de dos años que otro de nueve.

A ver…si el problema es que el copiloto pase a acompañar al niño al asiento de atrás tampoco hay que dramatizar. Aunque, bien pensado, digo yo que en algún momento tendrá el niño que entender que el copiloto se llama así, otra cosa es que ese momento sea el que tú quieres. Se impone la negociación.

Menos mal que están los hermanos. Con ellos no faltan las compañías… lo malo es que a veces esas compañías están demasiado cercanas. Cualquier día publicitarán un sistema de serie en los coches por el cual pulsando un botón  aparecerá una barrera separadora entre los dos asientos de atrás. ¿Triunfaría o no?.

Venga, ahora sí, vamos al lio. Estos son nuestras siete recomendaciones (se supone que) infalibles para viajar en coche con niños.

1. Planificar la ruta.

Elige las carreteras más vistosas, con menos curvas, menos congestionadas y a las horas de menor insolación. Un clásico siempre renovado: intentar iniciar la ruta a últimas horas de la tarde para que viajen dormiditos.

2. ¿Preparados?

No bajéis la guardia con los cachivaches. Hay que llevar a mano siempre toallitas, agua, pañales, una muda de ropa, algo para picar. Mejor adelantarnos a todas esas necesidades que van a surgir en uno u otro momento.

Cada cierto tiempo hay que tomarse un respiro y estirar las piernas. Ya os lo recordarán ellos aunque el estado de muchas estaciones de descanso no  inviten demasiado. Abajo las prisas!, celebremos juntos que el jefe no nos espera.

3. Pantallitas de colores, una panacea a tu alcance

Las pelis DVD pudieran parecer la solución a todos nuestros males. Hay mamis y papis antaño escépticos que han acabado ingresando en su cada vez mayor legión de partidarios.  Mano de santo!, dicen. ¿O es que no tenemos derecho a conducir tranquilos? 

Aix, pero ya se sabe que toda panacea hiperestimuladora o no tiene su cara B.  Aparte de que no todos los vehículos disponen de él, hay que estar todo el tiempo renovando el stock consensuando las proyecciones entre los hermanos.

Y cuidadín con las pelis ! Algunas veces con esto de intentar llamar la atención a los directores artísticos hollywudienses se les va un poco el ratón y el niño recibe un torrente indigerible de imágenes impactantes cuando no absurdamente violentas. Digo yo que a ver si va a ser peor el remedio que la enfermedad, glups.

Y sobre los smartphones y video-consolas, tres cuartos de lo mismo. En realidad aquí deberíamos ser bastante más restrictivos. Por mucho que nos quieran vender: niños menores de 6 años abstenerse.

Si de verdad quieres que se animen atrévete a decirles la verdad: que cuando tú eras niño/a veías los dibujos animados en blanco y negro y encima te levantabas para cambiar entre dos únicos canales.

4.Cumplir las normas de tráfico… y además parecerlo

Ya sabemos que todos cumplimos siempre pero que siempre la normativa vial. Pero es que encima ante nuestros hijos tenemos que demostrarlo con un comportamiento ejemplar: siendo pacientes, reprimiendo verbalizar nuestros sentimientos de paz y amor hacia nuestros congéneres conductores. Por tanto aunque haya quien intente abusar de nuestra santa paciencia: muuuuxa calma.

5.Viajar en coche con niños es diversión

Sí, en serio. Viajar en coche, auto, carro, mono o bi-volumen…o como se llame, con niños también, tiene su lado lúdico y nuestros peques pueden disfrutar como enanitos. Veo, veo… ¿Qué ves? No olvidemos tener a manos sus juguetes favoritos, inventar juegos y cantar con ellos.

Además piensa entre las ventajas de compartir a menudo tu coche con tu prole está el hecho de que en caso de emergencia podrías sobrevivir varias semanas solo con los restos de comida.

6.Usar sistemas eficaces de retención infantil (SRI)

Los SRI a contramarcha están demostrando ser los más seguros del mercado. Estas son las 7 cosas que deberías saber de las sillitas para coche. Circulando, incluso para trayectos cortos nunca caigamos en la tentación de  llevarlos en brazos ni estar de pie. Es una pasada el porcentaje de niños que circulan sin estar asegurados en el coche y las lesiones o pérdidas de vida infantiles fácilmente evitables que ello ocasiona. Ah! el cinturón de seguridad a rajatabla y el móvil lo dejamos tranquilito mientas conducimos. Hay muchas vidas en juego en nuestras manos.

7. Aunque bien pensado…

Si pones las anteriores recomendaciones en práctica y la cosa no acaba de chutar… esteeee…. piensa que a fin de cuentas tus hijos crecerán y tiempos mejores han de llegar. ¿O acaso tú con dieciséis años golpeabas a tus hermanos con un tractor de Lego en la cabeza?

Leñe! que los viajes y vacaciones son para disfrutarlos en familia. Podemos minimizar los desplazamientos en coche al máximo o eliminarlos buscando otras formas  de viajar como alquilar un auto en destino, el uso de otros medios de transportes (trenes, barcos, rutas en bicicleta) o la práctica de senderismo sea o no a la pata coja que encima son más saludables para nosotros y para el medio ambiente.

No nos rendiremos familias, nos seguimos encontrando en la ruta!