Esquiar con niños puede convertirse en una experiencia fascinante, llena de momentos inolvidables. Observar las evoluciones de los mas pequeños sobre unos esquís, ver sus caras, sus expresiones, gestos…seguirles desde muy pequeños y ayudarles a mejorar su nivel es algo que no puede expresarse con palabras, por tal motivo es importante que tengamos en cuenta una serie de puntos que nos ayudarán a preparar nuestras salidas a la nieve y a motivar a los niños.

Sky en familias en Les Angles

Sky en familias en Les Angles

1. Edad adecuada

Una buena edad para que los niños aprendan a esquiar es entre los 3 y los 5 años, aunque se recomienda que el niño tenga cierta autonomía y equilibrio.

2. La ropa

Llevaremos la misma ropa que cuando vamos a la montaña de excursión, pero una vez llegamos a la estación, le pondremos un mono completo de buena calidad (que aguante las rozaduras y el agua). Lo ideal es vestirle con tres capas y si observamos que la temperatura es agradable, podemos vestirle con un pantalón de esquí con peto y un buen forro polar debajo.

El gorro es indispensable para protegerle las orejas y la cabeza del sol y es obligatorio llevar casco como principal elemento protector.

Si no hace mucho frío, unos guantes ligeros les ayudarán a agarrarse mejor a los palos. Si hace mucho frío, les pondremos manoplas.

3. Equipo

Normalmente el material para esquiar con niños de menos de seis años suele alquilarse. El equipo básico está formado por un par de esquís de plástico para niños, unos descansos blandos, fijaciones que no deben ser rígidas, sino de cuerdas y un par de palos pequeños. Con el tiempo, los niños deben aprender a atarse los esquís a las botas con la misma facilidad que lo hacen con sus zapatos. Existen fijaciones sin taloneras y algunos esquís para niños incorporan en las suelas una zona de dientes de sierra para evitar deslizarse hacia atrás.

4. Condiciones climáticas

Para que podamos guardar siempe un buen recuerdo evitaremos ir a esquiar los días de frío intenso o con mucho viento. Consultar la previsión meteorológica, la web de la estación o llamarles por teléfono nos ayudará a saber que temperatura y visibilidad nos vamos a encontrar.

5. Guarderías y parques de nieve

Las guarderías y los parques de nieve son ideales para que los niños aprendan a esquiar, rodeados de otros niños y en un entorno amable, pero solo unas horas. Si tienen un monitor o un profesor de esquí, lo ideal es que les de clases durante dos horas, (una es poco y mas de dos les cansará). Podemos realizar pequeñas visitas cada media hora para que tengan claro que no les dejamos de lado, pero por regla general, los niños suelen comportarse peor si nos ven cerca, mostrándole mas respeto al profesor porque no le conocen.

La estación de Saint-Lary-Soulan es otro de los puntos de referencia europeos para esquiar en familia

La estación de Saint-Lary-Soulan es otro de los puntos de referencia europeos para esquiar en familia

Las guarderías y parques de nieve para niños (aconsejamos reservar plaza con antelación) son ideales para que los mas pequeños tengan un primer contacto con la nieve adecuado a su edad. En Europa existen guarderías muy preparadas, ideales para que los niños aprendan a esquiar. A nivel personal y tanto en España como en el extranjero, recomendamos dejar muy claro y siempre con la antelación suficiente, los horarios, edades, precios y si se van a quedar a comer o no.

6. Protección solar y gafas de sol

Le aplicaremos crema solar de factor extremo en la cara cada tres horas y no dejaremos que se quiten las gafas de sol, de buena calidad y factor UVA total, durante toda la jornada de esquí. Si observamos que se las quitan o les saltan con facilidad, utilizaremos las gafas de ventisca de tira adaptable. No suelen saltar y les protegen una buena parte de la cara.

7. Primeros pasos para esquiar con niños

Si les enseñamos nosotros, empezaremos fuera de las pistas, buscando una zona casi llana donde aprendan a remar y a deslizarse. Si estamos cerca de una cafetería o de un remonte, nos aseguraremos que por donde esquía el niño no crucen esquiadores de paso.

Si se caen mil veces, no pasa nada, les motivaremos y les ayudaremos en todo momento. Empezaremos por algo muy básico: aprender a caminar con los esquís. Mas tarde ya pasaremos a la clásica cuña, al como frenar y como girar, pero sin prisas.

Poco a poco se darán cuenta que el deslizarse por la nieve es divertido, pero que hay que controlar muchos movimientos. Su calzado ahora mide 60 o 70 cm. y han de aprender a girar sin pisarse los esquís.

Una vez aprenden a caminar y a deslizarse unos metros con los esquís, empezarán a dar pequeños giros en cuña, aprovechando los pequeños desniveles del terreno. Solo les llevaremos a las alfombras o a los teleskís para niños cuando muestren un cierto aguante sobre las tablas. Es realmente entrañable observar como a pesar de llevar descansos blandos, aprenden a mantener el equilibrio y cada vez ser ríen mas cuando se caen.

Aunque aguanten bien el equilibrio, hasta los 5 o 6 años no dominaran por completo los giros, la frenada y la velocidad. El aprendizaje será gradual, sin forzarles ni agobiarles. Son ellos los que aprenden, y deben disfrutar al 100% cada minuto que pasan sobre la nieve. No vale la pena cansarles antes de tiempo. Realizaremos todas las paradas que sean necesarias.

Cuando dominen los giros básicos y se aguanten solos encima de los esquís, pasaremos a las botas mas rígidas y a los esquís “normales”.

Cuando domine la técnica y sea capaz de descender por una pista verde, le pondremos un casco (bien atado pues suelen saltar si no están bien colocados). La primera vez que suban a un teleskí o a un telesilla es muy importante. Les explicaremos de antemano como funcionan y para que sirven y nos colocaremos siempre a su lado, dejándolos siempre a nuestra derecha.

8. Empezando a esquiar en pistas

Normalmente los encargados de las pistas nos verán y reducirán la velocidad del remonte, pero si no lo hacen, les ayudaremos a subir levantándoles si es necesario, para acomodarlos junto a nosotros en la silla. En los teleskis, les daremos nosotros la percha y si son de ancla, nos colocaremos siempre junto a ellos para subir en pareja. Al descender les avisaremos con tiempo y les ayudaremos a bajar y a deslizarse sin miedo hasta quedar parados unos metros por delante de la estación superior.

9. Estaciones para esquiar niños

A través de este enlace puedes descubrir mi selección de 16 estaciones para esquiar con niños y dónde alojarse.

Además en el listado que descubriras a continuación tienes una relación de las estaciones para esquiar con niños situadas dentro del territorio español que ofrecen las mejores guarderías para niños:

A partir de 3 – 6 meses
Baqueira Beret (hasta los 3 años y sin pañales en las pistas de esquí.)
Candanchú: a partir de 6 meses y hasta los 5 años.
Port del Compte: a partir de 6 meses.
Sierra Nevada: de 4 meses a 8 años, guardería; a partir de 3 años sin pañal en el jardín alpino.
Valdelinares: a partir de 5 meses.

A partir de 1 año
Boí-Taüll: a partir de 1 año.
Formigal: de 1 a 7 años.
La Molina: a partir de 1 año.
La Masella: a partir de 18 meses.
Portainé: de 1 a 7 años.
Vallter 2000: a partir de 1 año.

A partir de 2 años
Manzaneda: a partir de 2 años.

A partir de 3 años
Alto Campoo: de 3 a 10 años.
Astún: a partir de 3 años.
Espot Esquí: de 3 a 8 años.
Navacerrada: de 3 a 4 años.
Vall de Núria: de 3 a 5 años.

10. Mejor bien informados

Tanto para noveles como para ya iniciados, para esquiar con niños con seguridad, bien motivados y con garantías es importante que conozcamos las mejores fuentes de información. Estos son algunos recursos de escuelas de esquí, clubes y las webs especializadas cuya consulta resulta de lo más recomendable.

Nevasport es el portal dedicado a la nieve y el esquí mas importante del mundo en lengua castellana. Con mas de tres millones de visitas anuales, nevasport ofrece información diaria sobre todas las estaciones de esquí en España y de gran parte del extranjero.

Dentro de Nevasport encontramos un magnífico blog sobre material de esquí, que nos aporta información y sabios consejos. Con casi 70.000 visitas, aprender a esquiar es uno de sus reportajes estrella de Nevasport, que bien se merece una visita.

Infonieve es una buena web a nivel nacional, con información puntual sobre estaciones para tener a mano

Una de las mejores webs del mundo a nivel de meteorología y montaña es Snowforecast, donde encontramos información de gran valor a nivel mundial. En la web se detalla con precisión todo lo que necesitamos saber antes de planificar una salida a la montaña. También nos puede servir de ayuda en verano.

Otro recurso web que nos informa puntualmente sobre el tiempo que nos vamos a encontrar en la montaña, al subir a esquiar es El Tiempo esquí

Uno de los clubes de esquí con mas solera del Pirineo y por ende, del sur de Europa lo encontramos en La Molina, ideal para perfeccionar la técnica de los mas pequeños y ¿quién sabe?, igual se convierten algún día en campeones.

En el pirineo aragonés encontramos la escuela de esquí de Panticosa especializada en enseñar a niños. Por el entorno y la orografía, sin lugar a dudas es una de las mejores estaciones a nivel familiar de todo el Pirineo central

Un buen club de referencia siempre ayuda, en la ciudad de Barceloa en Club de Gracia es mítico. Los clubes y las entidades ayudan a fomentar el amor por la montaña y el esquí.

Conclusión 

Esquiar con niños implica ante todo responsabilidad. Sean los padres, amigos, primos, abuelos, conocidos o el vecino de confianza…quien vaya a esquiar con niños debe realizar un sencillo ejercicio de cambio de chip, con la intención de que la jornada en la nieve sea lo mas divertida, provechosa y motivadora posible.

Un día de esquí con niños debe ser divertido porque el objetivo principal es realizar una actividad deportiva muy completa y divertida al aire libre. Nunca debemos olvidar que sin diversión no hay esquí.

Debe ser provechosa porque a nivel físico, el esquí implica realizar un esfuerzo, un trabajo, algo que nos va a repercutir positivamente a nivel deportivo y psíquico, y los niños lo notan. La montaña es una escuela impresionante de emociones y sensaciones…a nivel personal considero que es una escuela de vida.

Debe ser motivadora para toda la familia, pues esquiando con niños fomentamos el trabajo en equipo, desarrollamos la inteligencia emocional y ayudamos a los mas pequeños a valerse por si mismo, a espabilarse en un entorno en el que no están acostumbrados a moverse.

Y por último, no podemos pasar por alto el paisaje. Esquiar con niños genera endorfinas para toda la familia, nos ayuda a respirar aire puro y nos alegra la vista, pues los paisajes maravillosos que suelen disfrutarse en alta montaña, no deben dejar a nadie indiferentes.