L’Aquàrium de Barcelona, AQUALEON y Marineland Catalunya ofrecen diez consejos a tener en cuenta ante las temidas  picaduras de medusa, tan comunes durante el verano.

El cambio climático, la contaminación de los mares y la pesca descontrolada contribuyen a la desaparición de los depredadores naturales de las medusas y contribuyen desde hace unos años a su creciente proliferación arrastradas por las corrientes hacia la costa.

La medusa es un animal invertebrado gelatinoso marino perteneciente al orden los celentéreos, tan bello como inquietante . Contiene en su ectodermo (capa más externa) un conjunto de células que utiliza para captar alimento; estas células poseen pequeñas cápsulas denominadas nematocistos, en cuyo interior poseen un líquido tóxico. Pero, al contrario de lo que en ocasiones se piensa, la medusa no ataca por placer sino para cazar o para repeler algún peligro, como todos los animales.

La picadura suele producirse tras el contacto accidental con la medusa o al intentar cogerla de forma voluntaria. Pero… ¿qué hacer ante la picadura de este animal? ¿Cómo actuar si durante un baño sentimos que nos ha picado una medusa?

DECÁLOGO PARA  EVITAR PICADAS O ACTUAR EN CASO DE PICADURA DE MEDUSA.

1. Prevenir y evitar cualquier conducta de riesgo que pueda originar un contacto con la medusa. Para saber si estamos en una zona de aguas peligrosas, es conveniente informarse previamente a partir de las posibles señalizaciones o de los puestos de salvamento que estén instalados en la playa.

2. Lo que no se conoce, mejor no tocarlo: es conveniente no tocar los animales marinos que no se conozcan pues incluso los que están muertos o con los tentáculos desprendidos, pueden contener veneno. Si no se puede evitar la tentación de tocar o coger uno de estos es fundamental hacerlo con los guantes protectores adecuados.

3. Existen productos repelentes: existe la posibilidad de utilizar cremas de protección solar resistentes al agua con una formulación especial preparada para repeler las picaduras de medusa.

4. ¡Me ha picado una medusa! Ten cuidado al quitar los tentáculos que quedan en la piel y utiliza unas pinzas para quitarlos, sin frotar JAMÁS la zona afectada. No olvides protegerte bien las manos ya que las estructuras urticantes (que producen picor y escozor) pueden perforar los guantes.

5. Agua salada, siempre. No hay que utilizar, en ningún caso, agua dulce. Para limpiar la zona de la picadura lo mejor siempre es utilizar el propio agua del mar.

6. Para aliviar el dolor lo mejor es utilizar una aplicación continua de alcohol: es recomendable para aliviar el picor la aplicación sobre la zona dañada de vinagre o amoníaco aunque el grado de picor y escozor dependerán del tipo de picadura y del tipo de medusa. Esto deberá hacerse durante aproximadamente 30 minutos.

7. El frío, un buen aliado: es importante aplicar frío sobre la zona afectada durante al menos 15 minutos pero ¡cuidado! Nunca apliques hielo directamente y utiliza una bolsa de plástico.

8. Un poquito de crema para mitigar el dolor. Es importante aplicar un poquito de crema para paliar el dolor y disminuir la sensación de escozor. También pueden ser muy útiles los analgésicos pero ¡ojo con todo esto! Las mujeres embarazadas deben prestar especial atención a la hora de administrar el antihistamínico.

9. Si se empeora, ¡directos al hospital! En caso de que el dolor sea cada vez más intenso y que los síntomas sean cada vez peores, detectándose incluso complicaciones respiratorias, convulsiones o alteraciones cardiacas, es importante acudir rápidamente a un centro médico para ser atendidos.

10. ¡A tranquilizarse! Pero… sin confiarse en exceso: Una vez desaparezca el dolor y el picor, puedes tranquilizarte. Cuando se ha sufrido la picadura de una medusa ya se está más sensibilizado y una segunda picadura producirá una reacción más severa. ¡No te confíes!

IMPORTANTE: Las medusas pueden provocar irritación aunque estén muertas.

 

Extraido de  Babyviajes