Visitamos la escuela pública de Isla Bastimentos en Bocas del Toro

por | Oct 27, 2010 | Crianza, Destinos, Educación, Nuestra ruta | 0 Comentarios

Al día siguiente de llegar a Isla Bastimentos quisimos dar un paseo hasta Upinthehill pero nos equivocamos de camino y nos plantamos sin saberlo en la escuela pública de Bastimentos Luz y Vida. Pensamos que aquello no podía ser casual así que entramos con el firme objetivo de pedir cita con la directora para explicarle que teníamos un blog de viajes con niños y crianzas de mundo y bla, bla.. y que queríamos informar al planeta sobre su escuela. Cuando nos acercamos al recinto de la escuela se escuchaban gritos y el descontrol era más que evidente. ¿Se habrían amotinado los niños?

Entramos al edificio. Las clases están agrupadas entorno a un ancho pasillo rectangular que hace las veces de segundo patio. Todos lo niños deambulan, juegan y vociferan entrando y saliendo de las aulas. Las profesoras van arriba y abajo llevando en la mano unos vasitos o platitos de plástico de  arroz con pollo. En el patio exterior destaca un red donde niños y profesores juegan al voleibol.

Hablamos con Dayra Grenald, ella es la directora. Le parece bien hablar con nosotros pero está super ocupada. Hoy es un día especial, se celebra nada menos que el 41 aniversario de la escuela y están de celebración así que aprovechan para vender comida para recaudar fondos.

Bienvenida Aguilar y Blanca Gutierrez son dos profesoras respectivamente de educación básica (de 6 a 12 años) y de kinder (4 y 5) y tienen ganas de hablar y contarnos cosas. Ambas son venidas desde fuera de Bocas de Toro y llevan muchos años trabajando en esta escuela.

La educación pública en Panamá empieza a los 4 años aunque la obligatoria empieza a los 6 (primaria). A partir de los 12 años se suman tres años más llamados la telebásica (secundaria). Cada familia recibe un bono de 180 USD anuales por cada hijo escolarizado y los libros de texto son gratuitos. Con esos recursos las familias tienen que hacer equilibrios para costear los zapatos, uniformes, útiles y mochilas para todo el curso.

Las clases de básica empiezan a las 7.30am y van hasta las 3.00pm. El patio no llega a durar media hora. En Panamá la escuela pública tiene fama de ser estricta en sus normas. Todos han de acudir a la escuela uniformados y los chicos deben de ir con el pelo corto. No se admiten las rastas.

Estas profesoras expresan su pesadumbre por las condiciones en las que tienen que trabajar. Comentan que en general los alumnos no están motivados y se quejan de que tras finalizar los estudios los niños tienen pocas perspectivas. La mayoría de las familias que pueden permitírselo envían a sus hijos a la escuela privada de la cercana Isla Colón así que esta escuela concentra a un buen número de alumnos de familias con bajos ingresos y altas cifras de absentismo.  Para ellas el turismo ha traido a bastimentos cosas buenas pero también ha sido la causa de que algunos jóvenes se dediquen al trapicheo con drogas, sigan modas foráneas o expresen conductas violentas.

Bienvenida y Blanca son dos mujeres luchadoras, se nota su vocación docente. Transmiten su empeño cotidiano por dignificar su trabajo y por conseguir que cada niño sea feliz y salga preparado de la escuela. Mientras conversamos con ellas algunos niños se acercan espontáneamente a abrazarlas y a ellas se les ilumina la cara. No es infrecuente que tengan que dedicar alguna parte de su sueldo (que ronda los 400 USD) a cubrir deficiencias económicas de alguna familia. La escuela organiza un fondo común para que ningún niño se sienta discriminado, celebran rifas o venden comida para sacar alguna plata. Además las profesoras hablan personalmente con los comerciantes de la zona para que echen una mano abaratando costes pues entienden que la educación es algo que debe implicar a toda la comunidad. Nos comentan que la escuela dispone desde hace poco de una sala con computadoras pero todavía no las pueden aprovechar porque les falta el mobiliario.

Las asignaturas impartidas son lengua española, al igual que en la mayoría de escuelas del mundo, lengua española, matemáticas, religión (católica), expresión artística, inglés, educación física y ciencias sociales y naturales. Como pasa en tantas ocasiones tanto la a expresión artística como a la actividad física se les da un valor secundario mientras se refuerza en horas la lengua y las matemáticas (ver enlace sobre la cuestión).

Nos choca que tieniendo en cuenta que la lengua materna de la mayoría de los niños de bastimentos es el inglés criollo solamente reciban inglés estandar como lengua extrangera. También sorprende que siendo una escuela pagada con dinero del Estado la religión católica sea un asignatura obligatoria y más teniendo en cuenta que la mayoría de la población de esta zona procesa alguna variante de cristianismo evangelista.

Pero hoy es una jornada festiva. Los niños ya se pueden ir a casa pero un grupo de chicas no tiene las ganas habituales de salir corriendo y se han hecho con el estéreo para bailar passa passa, una especie regué bailado que escandaliza a algunos. El passa passa viene de Jamaica y que causa furor entre los jóvenes negros de Bocas del Toro y de Panamá. Nos quedamos un rato para ver el espectáculo, bilan genial. Alguién se acerca y nos dice ¿os apetece un arroz?.

¡Comparte con tus amigos y familiares!

0 comentarios

Deja un comentario

SOBRE EL AUTOR

Max

Fundador de Familias en Ruta. Amante del turismo rural y la naturaleza. Ser padre me ayudó a reafirmar mis prioridades vitales. Ya sea sólo , en pareja o con mis hijos, he recorrido media Europa, Marruecos y multitud de países de América Latina. Pensar en el siguiente viaje me ayuda a sentirme vivo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

NUESTRA GUIA DE VIAJES

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Únete a las familias en ruta!Los mejores planes para viajar con niños