A través de este post invitado y del vídeo que lo acompaña Pau Sanromà, un catalán que vive y trabaja en Tailandia desde hace tres años, comparte con nosotros la crónica de su visita a un centro infantil situado en un punto remoto de este país promovido por la Ong Colabora  Birmania que ofrece a niños birmanos que escapan del desarraigo y el trabajo infantil un presente digno y un mañana posible.

“Vivir en Tailandia realmente te hace ver o conocer otras realidades del mundo que vivimos, pero en muchos casos y mas si vives en una segunda capital como es Chiang Mai, no llegas a ver a diario la triste realidad de muchos habitantes junto a sus hijos en este país.

Ya hace mas de 3 años que aposté por empezar una nueva etapa de mi vida lejos de mi país y sobretodo de mi familia y amigos (un beso), pero por cuestiones de poco tiempo y distancias, no he conocido antes la labor que están desarrollando los miembros de la Ong Colabora Birmania.

No somos muchos los que decidimos apostar y dar un paso empezando nuevos proyectos a unos 10.000 km de casa. En mi caso, intento realizar un puente de unión con información para hispano hablantes que les interesa Tailandia o Asia en general a través de distintos medios, cosa de la que disfruto y estoy orgulloso ello, pero sinceramente, puedo decir es unamisión  fácil en comparación con la que realizan ellos en el pais.

En mi visita al pueblo de Mae Sot, un humilde y remoto rincón de Tailandia a escasos cientos de metros de Birmania, vi a gente que al igual que yo apostó ya hace años por una vida nueva fuera de casa pero a diferencia de mi, no están ayudando a “los nuestros”, sino ayudando a los mismos niños que habitan la región.

En sus escuelas, comedores y demás, a diario están ofreciendo a los niños de inmigrantes birmanos una educación básica, comida, nociones de higiene, capacidad de relacionarse, un posible camino a seguir para un futuro y sobre todo, dándoles momentos de felicidad en sus vidas. Es más, sin la labor que están haciendo desde la Ong y las personas que ayudan monetariamente desde distintos puntos del mundo, estos niños estarían solos en casa toda la jornada laboral de sus padres o incluso ya trabajando en el campo. Se puede decir por ellos que Colabora Birmania les está ofreciendo la posibilidad de ser niños.

Por mi parte no me queda nada más que decir lo admirado que estoy por el proyecto cumplido, dedicar este escrito a Marc, Meri, Carmen, Javi y Monica junto a las demás personas que colaboran con ellos, dar toda la energía para que esos niños sigan rompiendo barreras y por último, promover que todo ser humano en esta tierra, viva en oriente o occidente, tiene el derecho de ser un niño feliz.

Escrito por Pau, un chico que opto por un viaje del que no consiguió salir, en el que no para de aprender, conocer gente, otras realidades y en el que está orgulloso de vivir. Pudiendo así dedicarse a mimar y disfrutar mejorando sus dos proyectos que son www.portaldetailandia.com  y Tuguiaenchiangmai.com.  Con todo el cariño hacia Familias en Ruta, Max y todos las personas con la mentalidad de viajar con niños y dar la oportunidad de que los mas “peques” puedan disfrutar de otras prospectivas siendo niños.

+ info:

Relato de Marc Comas co-fundador de Colabora Birmania

Colabora Birmania

¡Comparte con tus amigos y familiares!