Mi nombre es Esther, hoy colaboramos con Max y Susagna en su página para contarte nuestra experiencia y mostrarte que ser una familia libre y consciente es posible.

¿Que porque hablo de mi en plural? Porque aunque yo soy la que escribe hoy, a mi lado caminado en este viaje hay 4 personas más, somos Caracoles Nómadas, una familia encontrando nuevas formas de educar, de compartir y sobre todo aprendiendo a disfrutar de nuestra vida.

Yo soy la mamá, la que escribe y pasa horas interminables delante del ordenador, la que le da una forma visible a nuestro proyecto, la maternidad me ha hecho descubrirme a mi misma y ha despertado una gran pasión en mi, acompañar en su crecimiento y desarrollo de una forma respetuosa a las 3 personas que he traído a este mundo.

Madres Knowmadas es mi nuevo proyecto dentro de Caracoles Nómadas, y hay algo especial para ti, puedes suscribirte y recibir herramientas útiles para iniciar grandes cambios en tu vida.

Puedes descargarlo AQUÍ.

El camino lo inicié de la mano de David, el papá más divertido, aunque un poco gruñón a veces, un hombre paciente y amoroso, ilustrador, facilitador gráfico, creativo, un gran padre, viviendo también su pasión de ver crecer a nuestras hijas.

La primera aventurera en sumarse fue Dana, ya tiene 9 años, le encantan los animales y bichos, tiene imán con ellos, quiere ser científica, exploradora, arqueóloga, quiere subir a las montañas más altas de este y de otros planetas. Y no dudo que lo logrará.

La segunda incorporación a nuestra bella familia fue Cora, ella llegó hace ya 7 años y nos inundó con su energía, con una muñeca y su bici inventa grandes historias, algún día será muy grande, de corazón y de éxitos, será una gran mujer.

Y para completarnos llegó Alán, hace ya más de 4 años, su energía, sensibilidad y cuidado nos equilibra a todas. Crece entre risas y juegos, aunque cuando le apetece desconecta del mundo con sus legos y un camión. El niño mágico de la casa.

La historia de Caracoles Nómadas.

Hace casi 2 años nació Caracoles Nómadas, un proyecto en familia que soñábamos desde hacía mucho tiempo, vivir al lado de nuestras hijas, caminado de su mano, mostrándoles el mundo, acompañarlas de una forma respetuosa en su aprendizaje y crecer día a día juntas como personas y como familia.

Desde Octubre de 2016 hasta Octubre de 2017 hemos vivido viajando, en una autocaravana viejita que rehabilitamos con nuestras propias manos.

Durante mucho tiempo todos nuestros ingresos provenían de trabajos nutricionales que no nos satisfacían y nos robaban tiempo en familia. Nos dimos cuenta de que esto tenía que cambiar para poder llevar a cabo nuestros sueños.

Hemos practicado worldschool con nuestras hijas, aprendiendo de lo que el mundo nos ofrecía, cuando abríamos la puerta allí donde estábamos explorábamos, descubríamos, conocíamos gente y lugares nuevos y aprendíamos muchísimo.

Durante este año no siempre ha ido todo sobre ruedas, pero en general nos hemos sentido mucho más satisfechas con nuestra vida personal y familiar.

Hace dos años tocamos fondo, con tres hijos viviendo de prestado, sin luz ni agua caliente.

Llegar hasta aquí no ha sido fácil, llevábamos mucho tiempo dando saltos de vértigo, pero el que dimos hace 2 años fue de lo más potente que hemos hecho en nuestra vida. Ha sido uno de nuestros momentos más complicados.

Recuerdo una tarde buscando un lugar donde poder mudarnos sin pagar alquiler, porque no nos lo podíamos permitir, llorando desesperada porque no tenía un techo que darle a mis hijas.

Vivía en el victimismo, siempre culpando a las demás, a la sociedad, al patriarcado, al capitalismo y terminé siendo víctima de mi misma. Durante años he estado trabajando en torno a mi crecimiento personal, y he vivido momentos muy difíciles, hoy siento que soy una nueva mujer, aún así hay momentos en los que parece que nada de lo trabajado ni de lo aprendido sirve para nada.

Por suerte el trabajo y el aprendizaje SI que sirven para mucho.

Y cómo nunca nos han dado miedo los cambios, conseguimos transformar nuestra situación y empezar a vivir la vida que deseábamos.

Somos una pareja normal, dos personas sencillas, con muchas inquietudes y una enorme capacidad de adaptación, lo normal, de verdad, en ti también está esa voz inquieta. Aunque el hecho de tener 3 hijas preciosas, y que ellas sean realmente muy especiales, ha marcado una diferencia en nuestro camino… son el motor de nuestras vidas, ellas nos hacen mejorar cada día.

Pero claro, tus hijas también deben ser muy especiales, si no, ¿Que haces aquí leyendo sobre como transformaros en una familia libre? ¿Lo ves? Ya tenemos mucho en común.

Resurgimos de nuestras cenizas, nos pusimos manos a la obra y comenzamos a crear todo aquello que creíamos sólo unos sueños inalcanzables. ¿Te suena todo esto de algo? Muy posiblemente te hayas sentido en un momento de tu vida en algunos de los procesos que nosotras hemos vivido.

Por eso te escribo hoy, por eso te comparto mi historia, porque yo también he tenido sueños que parecían inalcanzables.

La decisión fue clara y tajante, se acabaron los nudos y bloqueos, se acabó madrugar para ir a cobrar un sueldo de mierda y perdernos cada día 12 horas de nuestra vida en familia. ¡SE ACABÓ!

David una noche me dijo:

“Si nos encanta viajar y pasar tiempo con las niñas, ¿Porque no compramos una autocaravana viejita y nos vamos a vivir viajando?”

Ya teníamos un objetivo claro y estábamos aplicando las herramientas necesarias, sólo era cuestión de tiempo que los cambios comenzaran a sucederse.

¡Decidimos hacer nuestro sueño realidad!

Decidimos dar un salto al vacío, dejarlo todo y comenzar a vivir viajando, esta experiencia nos ha servido para mucho, ha sido un potente acelerador a nivel profesional y además nos ha ayudado a crecer como personas y como familia.

Ahora hemos decidido parar un tiempo, para dejar que los cimientos agarren con fuerza, ya no nos sentimos esclavas de un trabajo externo, hemos cambiando nuestras creencias y le hemos pegado fuego a nuestros hábitos disfuncionales, nos sentimos libres, con mayusculas y en negrita ¡SOMOS UNA FAMILIA LIBRE!

Cómo convertirte en una familia libre.

Para mi fue primordial dejar de lado el rollo víctima y comenzar a mirar la vida con otros ojos.

Para iniciar un cambio en tu vida primero tienes que cambiar cosas en tu interior, los hábitos y rutinas que mantenemos muchas veces ya no nos sirven para nuestro momento actual, pero los mantenemos o bien porque no somos conscientes de ellos, o porque nos da demasiado vértigo hacer un cambio interno tan potente.

Es básico hacer un trabajo de crecimiento personal, que te ayude a reencontrarte con tu auténtico ser, a reconocerte, a amarte y a establecer prioridades reales en tu vida.

Seguramente te preguntarás ¿y solo con cuidarme y escucharme va a cambiar mi vida?

Rotundamente SI, porque si quieres recoger frutos diferentes a los que recoges ahora tienes que trabajar sobre las raíces, y la raíz de tu familia eres tu.

Porque para ofrecer a tus hijas una vida libre, tienes que sentirte libre, para enseñarles a amarse, tienes que amarte.

Miedos y soluciones para dar el salto hacia tu libertad.

Los miedos pueden parecer muchos e imposibles de superar, pero no es cierto ni que sean muchos, ni que sean imposibles de superar. ¡¡¡Te lo digo yo que estoy viviendo mis sueños!!!

Estos son los que yo me encontré y cómo logré darles la vuelta, si nosotras hemos podido, tú también puedes.

El “problema” del dinero tiene fácil solución.

Sí sí, es sólo una excusa, de verdad, puedes encontrar cientos de ideas en la red, de ejemplos, como el de mi familia, cómo la familia de Max y Susagna, muchas te explicarán cómo consiguieron vivir sus sueños, puedes empezar con poco dinero, crear un negocio online y trabajar por el camino, tienes que buscar tu opción porque hay tantas cómo familias.

Puedes comenzar por cambiar tus hábitos de consumo, para vivir más ligera, podrás viajar más y vivir mejor.

La falta de tiempo, ¿estamos hablando en serio? ¿te mueres mañana?

Porque si no es así, no entiendo como es posible que sientas que te falta tiempo.

El tiempo es el bien que mejor repartido está en el mundo, no existen ricas ni pobres en tiempo, porque todas tenemos exactamente lo mismo, que es el presente absoluto.

Tu cuenta bancaria del tiempo tiene 1 segundo, este segundo, ahora este y ya está aquí un nuevo segundo… así indefinidamente, porque nunca sabrás cuando llegará el último segundo de tu vida, ¿Y vas a esperar a que llegue sin disfrutar de este momento? Noooo, seguro que no vas a esperar.

Tus creencias limitantes.

Lo primero que tu cerebro va a decirte es “uffff esto si que es difícil de cambiar” y es que a tu cerebro le encanta la palabra difícil, es su mejor recurso para frenar cualquier iniciativa de cambio.

Esas creencias es posible que en origen fueran funcionales para ti, o para las personas que te las inculcaron, pero si en este momento te impiden avanzar en la dirección que deseas, revísalas y modifícalas.

Hazte una lista de tus 10 creencias limitantes que más te bloquean y otra lista con 10 creencias funcionales que te liberan y trabaja sobre las nuevas creencias.

Lo que opina la gente.

La gente sin consciencia, que vive mirando hacia afuera, siempre va a tener algo que opinar vivas como vivas. ¿Vas a condicionar la posibilidad de ser una familia libre a la opinión de las demás?

Acepta que es su visión, y que ni mucho menos tiene porque afectarte ni a ti, ni a tu familia.

La educación de tus hijas.

¿Tu has ido a una escuela normal? y algo te dice en tu interior que no quieres la misma educación para tus hijas.

Existen muchas formas de acompañar a tus hijas en su educación, escuelas libres, escuelas públicas en transformación y no directivas, homeschool, unschool, worldschool.

La mejor forma de averiguar cual es la educación ideal para tu familia comienza por desescolarizar tu mente y confiar en la capacidad innata de aprendizaje que tienen tus hijas.

Cómo crear una vida libre que te permita pasar más tiempo con tus hijas.

¿Llevas años posponiendo tu necesidad de pasar más tiempo con tus hijas por miedo? Pues no pierdas ni un día más, están creciendo rápido y tú te lo vas a perder.

Te propongo que cojas el timón de tu vida y que lo gires por completo hacia un nuevo rumbo, aquel que te satisfaga y te de felicidad.

Cuida de ti.

Empieza a cuidar de ti misma, tus hijas aprenden del ejemplo, que mejor enseñanza que una madre y un padre que se aman y se cuidan a si mismas.

En este espacio de cuidado personal aparecerán todas las cosas que deseas poner en práctica para caminar hacia el objetivo de ser una familia libre.

Dedica tiempo en gran cantidad a tus hijas.

Ellas necesitan tiempo de acompañamiento, yo no estoy muy de acuerdo con el concepto de tiempo de calidad, por supuesto que el tiempo que estés con tus hijas ha de ser de calidad, pero también tiene que haber cantidad.

Mucho tiempo juntas os muestra vuestras fortalezas y debilidades, os acerca y os conecta, acompañar a tus hijas en el día a día, en su aprendizaje, en sus juegos, en sus intereses te aporta una vida familiar más plena, aún con los momentos de peleas y saturación, juntas aprenderéis a surfear los buenos y malos momentos y así generaréis un vínculo muy potente.

La educación en familia te facilita ese acercamiento a tus hijas, hay tantos modelos de educación en familia como familias. Date la oportunidad de crear un nuevo modelo educativo, aquel que se adapte a vosotras.

Formación y reinvención profesional.

¿Cual es la actividad a la que dedicas más horas cada día? Seguramente la respuesta sea al trabajo. ¿Y esas horas te reportan algo más a parte de dinero? Si tu respuesta es que NO, tienes una brecha enorme que comenzar a trabajar.

Pero no de cualquier manera, tener un trabajo nutricional en momentos puntuales está bien, pero detrás de ese trabajo nutricional tiene que haber un objetivo.

Debe ser un medio para lograr un fin mayor que el dinero. El fin mayor evidentemente es proporcionarte un margen de tiempo para planificar tu vida a corto plazo, ver que opciones te apasionan, que puedes desarrollar como una profesión que te aporte economía, satisfacción personal y disponer a tu antojo de tu tiempo y el de tu familia.

Aprovechar al máximo ese periodo de trabajo nutricional para invertir en ti, formarte en aquello que pueda convertirse en la profesión que te convierta en una persona libre.

Muchas mujeres al transformarse en madres sienten la necesidad de emprender, ¿y sabes que? que lo logran, si nosotras podemos tú también puedes.

Escoged una fecha y un destino.

Si así de fácil, que no sea para mañana claro, jejeje, date unos meses o un año, pero pon una fecha clara, elegid un destino que os motive a toda la familia e ir preparando ese viaje juntas.

Porque un gran viaje comienza el día que empiezas a planificarlo.

Nuestro año de viaje.

Cómo te decía arrancamos en Octubre del 2016, con nuestra autocaravana reformada y llenas de ilusión ante la perspectiva de entregarnos al mundo y ver que ocurría.

Arrancamos nuestra vida nómada desde Nogueruelas, un pequeño pueblo de Teruel y pusimos rumbo a Castellón.

Unos días después paramos en PortAventura, fue una sorpresa para Dana, Cora y Alán, pasamos 2 días disfrutones de verdad, nuestra primera recompensa por todo el esfuerzo de los meses anteriores.

Recorrimos pueblitos de Tarragona, Lleida y Huesca. Conocimos el pueblo de los Titiriteros de Binefar de los que somos muy fans, y las montañas de Jaca.

Llegamos a La Reineta en Bilbao y aquí comenzamos a saborear la esencia real del viaje, la gente, las familias que nos abrían sus puertas, que nos daban todo y nos pedían nada.

En Cantabria, visitamos a Txemi, coordinador en la península Ibérica del proyecto Wwoofer.

Continuamos hacia Valladolid, visitamos la ciudad y a compartimos unos días con una queridísima familia.

Luego visitamos Madrid, Pedrezuela, donde asistimos a Biocultura y conocimos a una pareja viajera maravillosa.

Comenzaba a convertirse en rutina llegar a casas ajenas y sentirnos como en la nuestra propia.

Entre Ciudad Real, Almagro y Valdepeñas, la tierra de mis antepasados, estuvimos al pie de grandes molinos y descubrimos la riqueza del interior de nuestro país.

Descansamos varios días en La Herradura, cerca de Granada, en un precioso apartamento con vistas al mar.

Llegadas a este punto ya en pleno invierno y con varios meses de viaje a nuestras espaldas, las peques ansiaban compartir tiempo con otras peques y nos fuimos a Málaga donde paramos un tiempo, rodeadas de familias unschoolers y homeschoolers.

En Ojén, visitamos una ecoaldea o proyecto ecológico llamado Casa Hada.

Viajamos hacia Córdoba y visitamos Antequera, un bonito pueblo donde disfrutamos de unos toboganes enormes y visitamos los monumentales dólmenes, coincidimos con el solsticio de invierno, y pudimos observar como aquella magnífica construcción estaba creada al milímetro para que el sol iluminase su cámara central al mediodía del 21 de diciembre.

Llegamos a Puente Genil, David conoció el pueblo en el que nació su madre.

Seguimos nuestro camino para pasar las navidades entre Sevilla, Utrera y Almensilla, acogidas por una familia que nos hizo sentir de nuevo cómo en casa.

A mediados de enero visitamos Ronda.

En febrero de 2017 subimos a un barco con nuestra casa sobre ruedas y pisamos África, durante 2 meses recorrimos Marruecos, disfrutamos de sus mercados, de sus paisajes, llegamos a Tánger y recorrimos Assillah, Casablanca, Marrakech, cruzamos el Atlas (a 30km por hora jejeje porque nuestra autocaravana va lenta cómo un caracol) y llegamos a Ouarzazate.

Bajamos a Merzouga y llegamos al desierto, subimos a las dunas más altas para ver varios atardeceres, montamos en dromedarios, nos deleitamos con su comida y aprendimos nuevas formas de comunicarnos con personas desconocidas.

Subimos atravesando la Suiza marroquí, hasta llegar a Chef Chauen y de nuevo al puerto de Tánger para embarcar hacia Almería.

La verdad es que los 2 meses en Marruecos fueron los que nos hicieron romper con muchos de los miedos que teníamos antes de comenzar este viaje.

Siendo ya primavera, necesitábamos sentir el calor de la familia y amigas, nos fuimos directas a Valencia, descansamos, cogimos fuerzas y continuamos nuestro viaje.

En mayo nos invitaron a un encuentro en el sur de Francia, un grupo que se llama Nómadas del Mar organizaba en el Canal du Midi un festival para recaudar fondos para su proyecto.

También recorrimos las calles empedradas de Carcassonne, nos escondimos entre sus torreones y soñamos con historias medievales.

Continuamos hacia la costa norte de nuestro país disfrutando del mar y la montaña, buscamos osos en Asturias y encontramos lugares de ensueño.

En agosto Max y Susagna nos invitaron a colaborar en El Bosque Encantado y pasamos una semana espectacular, disfrutando y acompañando el hermoso trabajo que realizan para que más de 200 familias puedan tener unas vacaciones inigualables.

Después bajamos a Toledo a disfrutar del encuentro de familias homeschoolers FACE que se celebra cada año.

Y en septiembre cerca de cumplir un año viajando decidimos por unanimidad que necesitábamos parar un tiempo.

¿El final del viaje?

Durante un año hemos recorrido más de 12.000 km, con una autocaravana por la que nadie daba ni un duro, hemos conocido gente maravillosa, hemos aprendido a cada paso, nos hemos transformado en otras personas.

Las niñas querían volver a Navarra, donde habíamos vivido durante 3 años, retomar una actividad más rutinaria, probar cómo es una escuela “normal”.

Yo y David necesitábamos tiempo para digerir todas las oportunidades profesionales que se nos habían abierto durante el viaje.

Y aquí estamos, paradas de nuevo, pero muy lejos del lugar del que partimos.

Lo esencial del viaje han sido las personas, lo mejor de nuestro primer año siendo una familia libre conocer a tanta gente preciosa, sin lugar a duda, cada lugar visitado siempre se veía ensombrecido por las emociones humanas, por la calidad del recibimiento y la acogida que cada familia nos ha dado en el camino, por todas ellas sé que nuestro viaje aún no ha terminado.

Además hoy ya tengo un negocio online, que me hace sentir satisfecha con lo que aporto con mi trabajo a muchas familias, y que nos permite vivir allá donde deseemos, este viaje me ha transformado en una madre knowmada y por ello Caracoles Nómadas también ha experimentado una tremenda transformación.

En nuestra web vamos a continuar hablándoos de nuestros viajes en familia, de las diferentes opciones educativas que existen para tus hijas, pero el proyecto ha crecido y he creado una nueva sección dentro del proyecto original, se llama Madres Knowmadas, desde donde voy a ofrecerte información de valor, asesoramiento y formación para que puedas crear una profesión que te traiga coherencia y te permita ser la única responsable de tu tiempo y de tu vida junto a tu familia.

Para completar toda esta información he decidido prepara un regalo para las lectoras de Familias en Ruta.

Si deseas ser una familia libre, en este nuevo camino que inicio con Madres Knowmadas hay algo especial para ti, he creado un mini kit de herramientas que puede ser la primera piedra de los cimientos de tu nueva vida.

Puedes descargarlo AQUÍ.

Espero que nuestra historia y los consejos que hoy te traigo te empujen a tomar las riendas de tu vida.

Antes de despedirme sólo me queda contarte cuál es nuestra próxima fecha de salida para otro gran viaje cómo una familia libre, el 30 de junio del 2019, el destino aún está en duda ¿Sudeste Asiático o América del Sur?

Les pediremos consejo a Max y a Susagna y ya os lo contaremos.

Pero este verano no nos para nadie, nos iremos 2 meses a Irlanda y en octubre volveremos a parar, una temporada para preparar bien la siguiente salida sin fecha de vuelta.

Cuéntame en los comentarios si ya estás decidiendo vuestra fecha de salida, ser una familia libre, cómo has visto es posible.

No dejes que nadie te diga lo contrario.

¡Comparte con tus amigos y familiares!