Se acerca septiembre y toca  organizar nuestro tiempo y si tenemos niños de entre 0 y 3 años decidir quien y cuando los cuida. Hasta hace no mucho todavía en muchas ciudades obtener una plaza en una guardería pública era casi un milagro. Hoy paradójicamente ese colapso se ha aliviado en parte debido a los elevados niveles de desempleo. En cualquier caso existen muchos padres que por diferentes razones no llevan a sus peques a una guardería ni pública ni privada. ¿Cómo y donde se relacionan esos niños (y sus padres) con otros niños? ¿Existen alternativas aparte de los parques infantiles o las escasas ludotecas? Por parte de la Administración Pública ¿Se ha pensado en ofrecer soluciones para estas familias?. La respuesta es  que sí, son los llamados “Espacios familiares” un servicio del Ajuntamiento de Barcelona que bien merece darse a conocer y potenciarse.

vistas del espaï familiar a la hora de las canciones

Me gustaría presentar para quienes no lo conozcan este servicio como usuario acompañante de mi propia hija durante dos cursos y para que la idea se de a conocer ya que puedo asegurar que la experiencia vale realmente la pena. Me refiero especialmente aquí al Espacio Familiar de Ciutat Vella  aunque me consta que existen dos más en Barcelona con identica filosofía.

El Espacio familiar (Espai familiar) es un espacio pensado para ayudar acompañando en la crianza de niños a partir de los ocho  meses y hasta los tres años. Adaptado a las necesidades de mamas y bebés de hasta ocho meses existe un servicio hermano a los espacios familiares llamado Ja tenemos un Hijo (Ja tenim un fill)  que funciona en el mismo espacio una tarde por semana.

A principios de septiembre, se forma un grupo de familias que suele ser estable hasta su fin a mediados de julio del año siguiente. Tiene un  precio  simbólico y para entrar en el grupo se prioriza a aquellos niños que no están acudiendo a ninguna guardería. El niño acude normalmente a las dos sesiones semanales del Espacio familiar acompañado de la madre o  el padre, cada sesión dura dos horas y media. Se trata de un espacio amplio y acogedor preparado con multitud de rincones y atractivas propuestas de juegos adecuadas a sus diferentes etapas de desarrollo e interés:  construcción, plastelina, juegos simbólicos, cochecitos o colchonetas para los más pequeños, etc. En este espacio la disparidad de edades de los otros niños es un beneficio para todos. Puedo asegurar que este recurso me ha salvado de muchas tardes de frío y lluvioso invierno donde tampoco apetece quedarse toda la tarde encerrado en casa y que en verano los peques se lo pasan de lo lindo con el agua en la terraza de arriba a salvo de tanto coche.

En la ciudad, donde tantas veces impera el anonimato y nadie tiene tiempo, los espacios familiares promueven que los niños (y las familias) conozcan a otros niños y unas relaciones humanas cálidas y amistosas entre vecinos. Se trata de hacer una ciudad más parecida a la que propone Tonucci, a medida de los niños y más a la medida de todos que no esté solo pensada para trabajar o consumir. Por eso considero a estos espacios como flores sobre el asfalto de la ciudad.

Los espacios familiares son espacios integradores donde se encuentran y conocen personas de diferentes procedencia geográfica y social pero con momentos vitales e inquietudes parecidas. Hay una sala anexa a la de juegos con cocina y una gran mesa reservada a los padres y madres y donde se toma una merienda mientras se habla espontáneamente sobre temas de crianza o de cualquier cosa menos de trabajo. En este espacio todo el mundo siempre aprende algo de los demás a menudo entre risas;  aquí han nacido auténticas amistades.

Este servicio está coordinado por dos educadores con amplia experiencia en guardería pública. Estos dos educadores no tratan de dirigir o intervenir en la crianza de los niñas pero sí están a disposición para cualquier duda que a los padres siempre tan sufridores se nos pueda presentar (alimentación, sueño, comportamiento,etc) procurando fomentar la autonomía de los niños así como unos hábitos que les ayuden a sentirse seguros. Aquí se suelen celebrar los cumpleaños de los peques con unos deliciosos pasteles caseros así como las diferentes festividades que van marcando el año. Uno de los momentos estelares de cada sesión es cuando llegan las canciones del final…conocen el saltamiralta?. Es como el apoteosis, oiga. Pocas cosas son tan auténticas como el goce compartido de ser madres y padres y de verlos crecer semana a semana.

Los Espacios familiares han sido y son modelo de referencia para otros servicios en otros municipios de Cataluña y el resto del Estado. Sería un acierto ampliar este servicio a todos los distritos de Barcelona y a tantas ciudades. Se puede hacer algo más que prometer miles de plazas de guardería pública cada vez que se acercan elecciones. Con imaginación, sentido práctico y voluntad política se puede también desde la Administración ofrecer espacios para ayudar y acompañar en la crianza a aquellas familias que no llevan a sus hijos más pequeños a guarderías propiciando que podamos pasar con ellos y en la mejor compañía un tiempo de auténtica calidad humana.

¡Comparte con tus amigos y familiares!