Niños y Naturaleza, un viaje de regreso a la Madre Tierra

por | May 17, 2012 | Crianza, Crianzas del mundo, Naturaleza | 1 Comentario

“Sólo los poetas sienten la fascinación de un riachuelo de agua que corre entre las rocas como la siente un niño pequeño que se entusiasma y ríe y se quiere parar para tocarlo con las manos, como si le quisiera hacer caricias”

Maria Montessori

MENOS DORA LA EXPLORADORA Y MÁS SALIR CAMPO!

Para crecer de manera armoniosa, estar sanos y adquirir auténtica conciencia ecológica, hace falta que los niños puedan vivir en contacto con la naturaleza. Las vacaciones son un espacio perfecto para que propiciemos ese contacto indispensable para toda la familia y particularmente positivo para nuestros hijos.

La actual situación económica nos puede ayudar a darnos cuenta de que no hace falta viajar en largos vuelos a caros y lejanos paraísos. Siempre es un buen momento para redescubrir nuestro patrimonio natural, una inmensidad de diferentes rincones en todo el país. Somos afortunados, el territorio del Estado español es el que goza de la mayor biodiversidad de toda Europa.

Actualmente nuestros hijos pasan generalmente demasiado tiempo encerrados entre paredes ya sea en la escuela o en las innumerables extra-escolares, en casa o en el transporte de un sitio para otro y cada vez se encuentran rodeados de más dispositivos y juguetes electrónicos dotados de pantallas, vivos colores y efectos sonoros diseñados para captar su atención. Un entorno de aislamiento que como escribe Carl Honoré provoca que “muchos niños de hoy tengan 400 amigos en Facebook pero ni uno sólo para bajar a jugar a la calle”.

BIOFILIA, LA NATURALEZA DE NUESTROS HIJOS

Cada vez con más argumentos desde hace unos años la psicología evolutiva y la neurociencia así como una nueva pedagogía verde descubren y explican mejor las virtudes que el contacto con la naturaleza tienen para el crecimiento de nuestros pequeños. Edward O. Wilson acuñó el término de biofilia como la atracción congénita de todo ser humano para acercarse a a otras formas de vida, una atracción especialmente presente en los niños y que redunda de forma fundamental en su crecimiento sano y equilibrado.

¿Demasiada televisión?. La negación de la biofilia puede conducir a la biofobia, un trastorno de déficit de natulaleza que se esconde tras muchos casos de diagnósticos de TDAH tal y como pone de manifiesto Richard Lov en The Last child in the woods. Recientemente se ha confirmado médicamente que un exceso de higiene con los niños, es decir de contacto directo con el medio natural, puede ser también causa de futuras alergias e intolerancias alimentarias. También los crecientes índices de sobrepeso de los niños tienen que ver con hábitos de vida sedentarios. La filósofa y pedagoga Heike Freire nos explica muy bien todo esto en su recomendable libro Educar en Verde (Ed. Graó, 2011) sobre los que imparte unos talleres prácticos dirigidos tanto a educadores como a padres.

 EL DERECHO DE NUESTROS HIJOS A JUGAR AL AIRE LIBRE

Los niños y la naturaleza son una sola cosa. La naturaleza forma parte de ellos, respira por sus poros, es su materia prima, el lugar mágico donde suceden la mayoría de sus sueños, los cuentos de hadas, brujas y guerreros, el escenario perfecto donde toda la vida que es sagrada tiene lugar y se reinventa una y otra vez. La conexión de nuestros hijos con la Madre Tierra es esencial no sólo porque únicamente podrán amar y preservar aquello que de verdad conocen por haberlo experimentado sino porque, para una concepción realmente inteligente desde el punto de vista de la preservación de la vida, la Tierra no es una herencia que obtenemos de nuestros padres sino un préstamo de nuestros hijos.

Algunos de nosotros nos podemos recordar de niños jugando a fútbol en la puerta de casa o en los descampados que rodeaban nuestros barrios. A nuestros hijos les debemos un derecho que cada día les es más negado: el de gozar del juego espontáneo al aire libre en un medio limpio y verde y no tan  sólo en las imitaciones de los parques, plazas duras o en las actividades deportivas dirigidas que requieren de la compra de infinidad de ropas y accesorios.

Vivimos en una sociedad tecnificada donde  los padres – presos a menudo de una desproporcionada aversión al riesgo cuando no de una auténtica obsesión por el control-  negamos a nuestros hijos la oportunidad de vivir algunas experiencias tan básicas como positivas para ellos como observar una legión de hormigas en formación, jugar a tiendas usando piedras y semillas, cazar lagartijas o coleccionar renacuajos para después devolverlos al agua.

Nuestros hijos necesitan descubrir la naturaleza: acariciar la cría de algún animal, trepar a un árbol, gritar, caminar y correr sin zapatos, chapotear y mancharse de barro, arriesgarse a caer, perder el miedo a equivocarse, saborear el mundo palpando sus texturas y conviviendo con sus peligros. Según sus diferentes edades deben poder gozar de las diferentes posibilidades que sólo el contacto directo y real con el medio natural ofrece. Este es un listado abierto de las 27 cosas que tus hijos deberían haber experimentado antes de cumplir los 6 años.

POR UN TURISMO VERDE EN FAMILIA

Las vacaciones, los puentes y las escapadas son ese tiempo precioso donde lo esencial es tender a lo simple para no descuidar lo importante. Unos días donde se tejen en los niños unos recuerdos de plenitud en nuestra compañía que van a atesorar para toda su vida, un tiempo perfecto para transmitirles nuestro amor incondicional. Sin excusas, sin intermediarios, a corazón abierto.

+ info:

Educar en verde: 16 maneras de disfrutar de la naturaleza con tus hijos

Guia de alojamientos en la naturaleza para disfrutar con niños

 

 

 

 

 

¡Comparte con tus amigos y familiares!

1 Comentario

Deja un comentario

SOBRE EL AUTOR

Max

Fundador de Familias en Ruta. Amante del turismo rural y la naturaleza. Ser padre me ayudó a reafirmar mis prioridades vitales. Ya sea sólo , en pareja o con mis hijos, he recorrido media Europa, Marruecos y multitud de países de América Latina. Pensar en el siguiente viaje me ayuda a sentirme vivo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

NUESTRA GUIA DE VIAJES

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Únete a las familias en ruta!Los mejores planes para viajar con niños