Por qué no es necesario que tu hijo aprenda a leer o escribir antes de los 6 años

>:///Por qué no es necesario que tu hijo aprenda a leer o escribir antes de los 6 años

Prácticamente todos asociamos la escolarización con el aprendizaje de la lectura y la escritura. ¿Tú no? Pues vaya por delante mi enhorabuena.

Es verdad, cuando un niño empieza el segundo ciclo de Educación Infantil, lo más común es que para todos los de su alrededor (padres, otros familiares, amigos, e incluso maestros) empiece una cuenta atrás hasta que el niño sabe leer. Una cuenta atrás que, como cualquier cuenta atrás que se precie, esperan sea corta, por supuesto. Probablemente tenga que ver con que vivimos acelerados y se acaba imponiendo la cultura de la velocidad: hoy todo es instantáneo, evitamos a toda costa las esperas, en cuanto un ordenador empieza a ir lento lo cambiamos y antes de que el semáforo se ponga en verde ya estamos acelerando. Pero no nos planteamos siquiera si realmente tenemos prisa.

¿La tenemos?

¿A qué edad debe aprender a leer o escribir un niño? ¿lo antes posible? La respuesta es bien sencilla: un “NO” rotundo y enorme con luces parpadeantes.

Es evidente que funcionalmente no lo necesitan. Leer libros se los podemos (y debemos) leer (o contar, que no es lo mismo) los padres y maestros, y para jugar y aprender no les hace ninguna falta. ¿Qué más tiene que hacer un niño de infantil? No necesitan saber leer ni escribir para comer, dormir ni divertirse. Entonces, ¿para qué tanta prisa? A lo mejor es que tienen ventaja sobre aquellos que empiezan a leer más tarde… pues no existe ninguna investigación que demuestre que los niños que leen a los cinco años tengan mejores resultados a largo plazo que aquellos que aprendieron a los seis o siete, y seguro que no es por falta de estudios.

Cada niño tiene su ritmo de desarrollo, y efectivamente, habrán algunos que tengan mucha curiosidad y facilidad desde muy temprano, pero no nos engañemos, no es lo habitual. Estamos tratando de acelerar un proceso que necesita su tiempo. Hay cosas que, simplemente, han de cocerse a fuego lento para que el resultado sea el esperado, el mejor de los posibles. Estamos tratando de realizar la mejor tarta del mundo en el microondas, porque sube antes. Sí, sube antes, pero ¿a costa de qué? Enseñarles a leer mientras no lo necesitan, no les interesa y no es su momento, significa presionarles. Y la presión, evidentemente, desmotiva, y lo que no motiva es muy difícil que se aprenda significativamente.

Con demasiada frecuencia, el tiempo no respeta el ritmo natural de la infancia y la adolescencia, y fuerza una educación precoz y una adultez prematura de efectos nocivos y perversos. Demasiados estímulos, presiones y prisas.

Jaume Carbonell (pedagogo, periodista y sociólogo, director de la revista “Cuadernos de pedagogía” y profesor de la Facultad de Educación de la Universidad de Vic) en su libro”Una educación para mañana”.

Y es que, de hecho, no sólo estamos presionando para acelerar un proceso, sino que además estamos utilizando un tiempo precioso (y en abundancia, porque se consumen muchas horas en esta labor de la lectoescritura) para enseñar destrezas para las que todavía no están maduros, cuando existen otros muchos aprendizajes para los que sí lo están y que sin embargo se ven relegados a un segundo o incluso tercer plano como son valores, autonomía, autoconocimiento o el razonamiento lógico.

A la hora de plantearnos a qué edad debe aprender a leer o escribir un niño tengamos claro que está comprobado que en los niños que escriben desde temprano, la lectoescritura ha dejado de lado la creatividad y la curiosidad. Y no nos damos cuenta de la envergadura del problema: nada menos que la creatividad y la curiosidad.

nina-leyendo-un-cuento-1920x1200_3741

No sé vosotros, pero yo prefiero que mis alumnos sean creativos y curiosos que tener alumnos que saben descodificar un mensaje con un código totalmente aleatorio, sobre todo porque tratar de acelerar el proceso genera etiquetas tempranas (de “lento”, “vago”… y estas son las mejores que encontraremos) que arrastrarán más tiempo del que somos conscientes, y además probablemente de manera totalmente injusta, porque si vamos a etiquetar (que no deberíamos), al menos que sea en el momento evolutivo correcto. ¿Por qué me tienen que llamar vago si yo tengo muchas ganas de trabajar, pero precisamente esa actividad no me interesa porque todavía no la necesito? Y no creáis que eso se quedará en la cabeza de quien trata de enseñarme a leer, sino que, de alguna forma, llegará al conocimiento de mi familia, de la siguiente profe… perpetuándose hasta quién sabe cuándo.

nina-leyendo-un-libro-1920x1200_2364

Y podría sacar el “argumento Finlandia”, pero no lo haré porque sería medir con herramientas tan poco adecuadas e injustas como PISA. Pero es que no hace falta, porque en otros países como Alemania también esperan hasta los 7 para empezar con la lectoescritura, y lo mismo pasa con algunas pedagogías alternativas minoritarias, ésas que a todos entusiasman pero que, a la hora de la verdad, que mi hijo vaya empezando a leer y escribir, que si no quedará muy feo en su CV…

Tengamos presente un dato objetivo que suele darse erróneamente por supuesto y es que la legislación no nos obliga a que los niños salgan leyendo de la etapa de Educación Infantil. La LOE (porque la LOMCE no ha modificado la etapa que nos ocupa) habla, tanto en su artículo 13 sobre objetivos como en su artículo 14 sobre ordenación y principios pedagógicos, de una aproximación a la lectoescritura en Educación Infantil. “Aproximación” no puede querer decir haber alcanzado la destreza por completo, como les exigimos a los niños con 5 años. Para mí, aproximar significa mostrarla de la manera más atractiva posible y, como hacen en las campañas de marketing, crear una necesidad para que sobre la motivación y se vaya cocinando poco a poco, al ritmo de cada uno y sin ningún tipo de exigencia o etiquetaje temprano. Así que está claro que no soy tan rebelde, porque ¡tengo a la legislación vigente de mi parte!

Aprender a leer y escribir

Esto no quiere decir que no podamos llevar las letras a las clases de Educación Infantil, ¡todo lo contrario! Las letras y los números tienen que estar presentes en nuestras aulas, lo que tenemos que cuidar es el modo. Como digo, hemos de procurar mostrar la lectura y la escritura de la manera más atractiva posible: tener muchos libros (atractivos y en un lugar adecuado, como os cuento aquí), leerlos a menudo, realizar cuentacuentos, actividades divertidas y manipulativas con las letras (como las que os sugiero aquí y aquí) y un largo etcétera; pero también crear la necesidad de leer y escribir, mediante la correspondencia, los mensajes misteriosos, carteles por todas partes… pero desde luego, lo que no hace que la lectura y la escritura sea más atractiva a los niños es copiar palabras que carecen de sentido para ellos. La mayoría de los pequeños hace muchas fichas en el colegio donde podemos comprobar que saben escribir palabras completas. Pura fachada: la mayoría de veces son palabras copiadas de la pizarra, que, insisto, porque es lo más importante, carecen de sentido para ellos, más allá de ser varios simbolitos que les obligan a escribir juntos, y que no pueden hacer de otra forma porque estará mal, aunque no entiendan por qué. Así se aprende a leer y escribir a los 4 años. ¿Dónde queda el respeto por la escritura espontánea que se enseña en la universidad? ¿Y el aprendizaje significativo? ¿Y las experiencias o descubrimientos? Yo no los encuentro.

Entonces, ¿por qué se hace así?

Pues he tenido conversaciones serias sobre a qué edad debe aprender a leer o escribir un niño con personas pertenecientes a diferentes ámbitos, y lo que detecto es que nos echamos la culpa los unos a los otros. Probablemente porque, en mayor o menor medida, y aunque nos cueste reconocerlo, todos somos algo responsables de esta situación.

Por una parte, los propios maestros de Educación Infantil le damos mucha importancia a la lectoescritura y a la numeración, muy por encima de otras destrezas básicas que siempre reivindicamos pero que luego no solemos poner en práctica. Nos podemos escudar en lo que queramos, pero la última palabra la tenemos nosotros, y deberíamos utilizarla en beneficio de los niños.

En segundo lugar, tenemos a las editoriales, que también le dan muchísima importancia a que los niños sepan leer y escribir al acabar la etapa, y para los maestros es mucho más cómodo utilizar una editorial que trabajar según su propio criterio, que da mucho más trabajo. Pero quizás también podríamos presionar un poco en este sentido.

Además, los maestros de primaria, consideran que no es su trabajo enseñar a leer y a escribir, quieren que les lleguen lectores, algo que, por cierto, no cuadra con el hecho de que la Educación Infantil, hasta ahora, no tiene carácter obligatorio. Pero, ¿es mejor que les lleguen malos lectores o que creen buenos lectores?

bosque-escuela

También es verdad que la propia etapa de primaria está diseñada para lectores desde su mismo inicio. Los libros son para lectores, las destrezas que se espera que los niños adquieran requieren que los niños sepan leer desde el inicio… todo esto es la misma cultura de la velocidad, que ha llegado a la administración y a la escuela, y sigue sin casar con que la etapa de Infantil no sea obligatoria.

Y por último, las familias, en general, también presionáis en este sentido. Tendéis a comparar colegios según si sus alumnos aprenden o no a leer y escribir, y establecéis como positivo el hecho de aprenderlo, y además cuanto antes mejor. De hecho los maestros muchas veces nos escudamos en que las familias “lo pedís”. Y que conste que lo entiendo, yo también lo veía desde ese punto de vista hasta que empecé a interesarme realmente por el tema, y ahora tengo una visión totalmente distinta.

Así que es evidente que todos los ámbitos que participan de la educación de los niños tienen, como decía, algo de responsabilidad en la forma en la que se enseña a leer y a escribir en la mayoría de las escuelas españolas, y por tanto en la prisa que les metemos a los niños para que adquieran rapidito la habilidad de la lectoescritura. Pero de nada sirve culparnos. Si todos tenemos algo de responsabilidad, es que todos tenemos que formar también parte de la solución. Así que hagamos un ejercicio de autoevaluación, y tratemos de discernir si nuestros actos, nuestras decisiones y nuestras críticas al trabajo de los demás son, no sólo adecuadas, sino las más beneficiosas para los que deben ser los protagonistas en cuestiones de educación: los niños.

Para seguir dándole vueltas al tema te recomiendo 4 artículos (aunque 2 de ellos están en inglés):

banner-iati-familias-en-ruta_foto-2

¡Comparte con tus amigos y familiares!
By | 2017-02-15T17:57:22+00:00 20 / Feb / 2015|Categories: Crianza, Educación|98 Comments

About the Author:

Seño Punk
Maestra de Educación Infantil de formación, y punky de corazón. Soy feliz rodeada de pequeñas criaturas. Me considero una persona muy crítica y exigente, de mente inquieta y muy abierta con espíritu de lucha y de denuncia contra aquellas cosas que nos obstaculizan el progreso hacia la educación que los niños se merecen.

98 Comentarios

  1. Ana 27/02/2015 en 2:27 am

    Me ha gustado mucho. Y estoy de acuerdo contigo en que los padres tenemos mucha culpa. El otro día, la mamá de una compañera de mi hijo (p3) me digo que ella ya les podría deberes. Y yo querría que mi hijo no fuera al colegio, al menos a un colegio en el que se pasan el día pintando fichas, y al que mi hijo ya aborrece ir. Se aburre. Y me preocupa las consecuencias que esto tendrá en el futuro. No somos finlandeses ni alemanes, pero alguna cosa deberíamos aprender.
    Espero que que los padres de tus alumnos sepan la suerte que tienen.

  2. Vanessa 27/02/2015 en 11:22 am

    Soy madre de una niña que en mayo hará 6 años, desde que era un bebé empecé a cantarle por las noches y a leerle cuentos. Nunca tuve prisa por que aprendiera a leer, al contrario, ni siquiera tenía conocimientos de a qué edad aprenden los niños a leer. El caso es que siempre leíamos cuentos por la noche y a ella le gustaba mucho repetir el mismo durante unos días, mi sorpresa fue cuando una noche ella me dijo, “Hoy te leo yo el cuento mami” evidentemente lo leía a su manera, pero aquello le gustó y cada día iba aprendiendo palabras y sonidos hasta que sin darnos cuenta había aprendido a leer. Con ésto quiero decir que hay niños inquietos como en éste caso mi hija que se pasa el día investigando, preguntando, y siempre quiere más, ya sea leer, aprender números, sumar o lo que se le ocurra o vea que hacen otros y ella también quiere hacer, que sin forzar nada son ellos que quieren aprender. Cuando lo he consultado con varios profesores siempre me han dicho que no la frene, que la deje hacer, como cuando un niño aprende a caminar con 9 meses o con 15, cada uno va a su ritmo. Yo nunca la he comparado con otros niños, pues lo de las comparaciones son odiosas es bien cierto y con los niños creo que más, pero sí que veo que hay madres/padres que lo hacen y me parece muy estresante, pues mi hija quizás ha aprendido antes a leer, pero aprendió más tarde a caminar, o ahora que hace patinaje veo que le cuesta más que a otros niños… en definitiva creo que estamos demasiado condicionados por el “que dirán” o “que pensarán” o si mi niño es más guapo o más alto… y al final lo más importante es que sean felices y disfruten de ser niños.

  3. Rejuega 27/02/2015 en 2:14 pm

    Felicidades Seño Punk por este artículo y por encontrarte aquí!
    Estoy totalmente de acurdo con lo que nos explicas y también con las responsabilidades que cada uno tiene, en este sentido, en la educación de los más pequeños.
    Soy de las que les gusta cocinar a fuego lento porque considero que de esa manera se consolidan mejor los sabores de cada ingrediente que le voy poniendo poco a poco… a su debido tiempo… Porque compruebo que el día que apuro la comida, ese día no sale con el sabor que busco…
    Con la educación pasa igual como en la comida… si queremos un buen resultado final, debemos todos respetar el tiempo de aprendizaje y dar a cada momento lo que ese guiso necesita, dejándole sobre todo experimentar, crear, imaginar y JUGAR! Si le ofrecemos ésto con un acompañamiento cuidado y atento, ese aprendizaje lo tenemos casi asegurado para ir a por el siguiente!! Paso a paso…
    La etapa infantil es muy corta como para querer pasar corriendo por ella. Seamos todos conscientes que en ella se adquiere la mayor parte del conocimiento que le servirá para la vida adulta. Pero para ello es necesario que ese conocimiento se asimile bien, se integre lo más acorde y natural posible a cada personita.
    Tiempo al tiempo y sobre todo MUCHO TIEMPO DE JUEGO! Eso necesitan, diría yo, porque a partir de ese juego experimentarán las cosas que se le quedarán para toda la vida.
    Un abrazo!!

  4. Charo 27/02/2015 en 3:45 pm

    Ole, ole y ole. En plena temporada de puertas abiertas de coles, este artículo me viene al pelo. Gracias mil Seño punk, por este artículo del que subrayaría todos los párrafos, con tantos enlaces apoyando su contenido.

  5. Paco 27/02/2015 en 4:42 pm

    ¿Y hay algún estudio que demuestre que no afecta? Porque veo que partes del hecho de que no hay ningún estudio que demuestre que afecta, de lo cuál concluyes que no afecta.

    No es por llevar la contraria, y lamento tocar las narices, pero es un tema que me interesa.

    En cualquier caso, enhorabuena por su blog.

  6. Esther 28/02/2015 en 9:53 am

    No puedo estar más de acuerdo. Tengo dos niños de 6 y 4 años. Y es mi eterna discusión con las mamás de los compañeros de mi hija mayor. Si la enseñanza en infantil no es obligatoria, ¿por qué los libros en primaria se diseñan con la premisa de que los niños saben leer? Para mí la educación sobretodo en infantil sería jugar, aprender jugando, autonomía, valores, empatía, leer lo dejamos para cuando sean más maduros y el niño que ya sepa leer pues enhorabuena.

  7. Susana 28/02/2015 en 10:45 am

    Y como se promueve seriamente una iniciativa para que realmente no estemos exigiendo esto a los niños en los colegios? Tiene que venir desde los padres? Desde los profesores? Desde todos pero el gobierno no escucha? He leído varios artículos de este tipo y me frustra el que se quede solo en posts en distintos blogs…

    Y un detalle para corregir en este post, soy de las que me chirrían tanto las faltas que no lo puedo evitar: “Cada niño tiene su ritmo de desarrollo, y efectivamente, habrán algunos que tengan mucha…” Habrá algunos, no habrán. 😉

  8. Nago 28/02/2015 en 11:50 am

    estoy totalmente de acuerdo con el articulo, excepto en esta frase:

    “en los niños que escriben desde temprano, la lectoescritura ha dejado de lado la creatividad y la curiosidad. Y no nos damos cuenta de la envergadura del problema: nada menos que la creatividad y la curiosidad”.

    totalmente partidaria de la creatividad y curiosidad (mis proyectos de investigacion se mueven en ese hilo) y totalmente de acuerdo en que hoy en dia lo que se fomenta es la competitividad, hasta con esto… “tienes que ser el mejor, asi que leer el que antes”… ¿que no es capaz de imaginarse como un dragon esta atacando su castillo??, no importa, es capaz de leerlo (tristemente).

    Lo que queria expresar con mi desacuerdo hacia esa frase, es que yo precisamente aprendi a leer gracias a esa curiosidad que me caracteriza(ba) (entre parentesis ya que eso y la creatividad son cosas que me siguen caracterizando), y no, no me ha ido mal, pero no porque supiera leer a los 4 o 5, o cuando sea… me ha ido bien porque he sentido la curiosidad del saber, del QUERER saber… en ello radica la mayor importancia… por lo tanto estoy totalmente de acuerdo con el comentario de Vanessa.

    por eso, seguire luchando por proyectos como el mio, el de fomentar la motivacion mediante creatividad… que estudien los que quieran tecnicas de lectura rapida, que yo ayudare a esos niños a que quieran realmente participar en un programa de lectura rapida 🙂

  9. Arturo 28/02/2015 en 3:52 pm

    Diferentes formas de ver la vida, creo que el aprender a leer y a escribir no le hace daño a nadie, sea cuando sea. Un cuento para niños es una fuente enorme de fantasía y motivación, un mundo nuevo por descubrir. No lo veamos como una obligación, sino como un recurso más en su aprendizaje. El problema es que decidimos demasiado por ellos, por que si pudiera elegir un niño por si mismo ¿aprendería a leer? a lo mejor nos llevabamos una sorpresa….

  10. santos 01/03/2015 en 10:11 am

    El saber no ocupa lugar. Así de simple

  11. María Jesús 01/03/2015 en 2:10 pm

    soy profe de infantil, llevo un par de años sin usar libro de método, hago algún proyecto, trabajo letoescritura, lógica matemática y muchas más cosas, mis alumnos de cinco años ya están leyendo y escribiendo solos, con una amplia comprensión lectora. Con este grupo es así, otros años con otros grupos no puede ser. NO los he presionado , pero pueden, están maduros para ello y están satisfechos cuando se ven capaces de leer un cuento ellos solos. Trabajamos juegos de mesa como el dominó, el ajedrez, juegan en clase y fuera y son muy creativos. Creo que hay que respetar los tiempos de cada uno , según su propia exigencia

  12. Maria 01/03/2015 en 10:37 pm

    Entiendo que, a ciertas edade,s el saber sí ocupa lugar. El lugar del juego, del desarrollo de las habilidades sociales, de la creatividad, de la psicomotricidad.. De tantas y tantas cosas a las que privamos a nuestros peques en el ansia de que adquieran conocimientos

  13. alicia 02/03/2015 en 8:18 am

    Totalmente de acuerdo. Donde esta el lugar para poder jugar, son niños pequeños, el otro día una mamá de una niña de 8 año me cuenta q un día cercanas las fechas de los reyes magos,le dijo a su hija q hiciera la carta para los reyes y su hija le contesto, mama para q los voy a pedir, si no tengo tiempo de jugar. Es excesivo la cantidad de deberes q les ponen, q pena me dio ganas de llorar
    .

  14. Lic. Esther Tolosa 03/03/2015 en 1:49 pm

    Se comete un grave error cuando se generaliza con un rotundo NO. Es una falsa antinomia plantear juego-creatividad vs. lectura y escritura. No existen dos cerebros iguales, cada uno configura circuitos neurales que lo hace un modelo único. El aprendizaje depende de los dispositivos básicos ligados a lo genético, de lo epigenético,(estímulos del medio ambiente que reordenan la organización cerebral), de las funciones cerebrales superiores y del psiquismo significante.

  15. Anonymous 03/03/2015 en 7:58 pm

    Y va, y lo escribe. *aplauso*

  16. Seño Punk 03/03/2015 en 11:24 pm

    ¡Muchas gracias! Hago mías tus palabras porque opinamos exactamente igual y está claro que te expresas mucho mejor y más bonito que yo. ¡Larga vida al juego infantil! =P

  17. Seño Punk 03/03/2015 en 11:27 pm

    Seguro que si lo tienes claro y defiendes tus ideas, ni me necesitas para convencer a quien sea. La revolución empieza con pequeñas cosas y me alegro de que vayas a ser uno de esos granitos de arena!

  18. Seño Punk 03/03/2015 en 11:36 pm

    Lo he hecho así porque estamos hablando de adelantarnos a la naturaleza. Para “meter prisa” a los niños debería haber algún estudio (o más bien más de uno) que apoyara la medida, que demostrara que hay algún beneficio (luego ya discutiríamos si dicho beneficio nos [les] conviene). Sin embargo, en mi opinión, para seguir el curso de la naturaleza no lo necesitamos, ¿no crees? A mí me parece la opción “por defecto”. Y si no, no tiene demasiado sentido que los maestros estudiemos psicología evolutiva 😉

  19. Seño Punk 03/03/2015 en 11:41 pm

    Bueno, pues a seguir discutiendo, no queda otra. ¿Y si por el camino logras que alguna mamá (o quizá más de una) reflexione y se replantee el tema desde una perspectiva diferente? Pues eso que habrás ganado. Será un triunfo totalmente tuyo y podrás estar orgullosa. No va a ser fácil, pero hay que intentarlo porque los grandes cambios se logran tan poco a poco que casi ni nos damos cuenta. Sigue luchando y enhorabuena por el espíritu crítico! 😉

  20. Seño Punk 03/03/2015 en 11:45 pm

    Efectivamente, esto no puede quedarse en un post. Este tipo de artículos sólo puede servir para que quien nunca lo ha pensado se lo plantee. A partir de ahí toca seguir convenciendo a más gente y encontrar la forma de colaborar todos para que se produzca un cambio (como digo, si todos tenemos algo de responsabilidad, todos tenemos que actuar). Eso sí, será tan lento que, como dices que te ocurre, probablemente nos deje sensación de frustración. Pero poco a poco… De momento creo que las nuevas generaciones de maestros lo tienen bastante claro y son muy críticos con estas presiones para acelerar la lectoescritura. Es un gran paso, ¿no crees?

    Por cierto, muchas gracias por la corrección. Mea culpa, es una falta que suelo cometer, tengo que fijarme más.

  21. Seño Punk 03/03/2015 en 11:48 pm

    Efectivamente, coincido contigo en que decidimos demasiado por ellos. Pero estoy segura de que los niños elegirían aprender. Los niños siempre quieren saber todo, no se cansan de preguntar precisamente por esa sed de conocimiento que tienen. Y bien es cierto que aprender a leer y escribir no le hace daño a nadie, si se hace respetando tiempos y de la forma más natural posible. Y si es jugando, ¡mucho mejor!

  22. Seño Punk 03/03/2015 en 11:51 pm

    Como dicen las compañeras Alicia y María, esa frase tiene sus matices. El conocimiento no lo es todo, y menos todavía en edades tan tempranas.

  23. Seño Punk 04/03/2015 en 12:00 am

    ¡Claro que sí! Siempre que sigamos sus ritmos, a mí no me parece mal que empiecen a leer en infantil. Si he hablado de no hacerlo en general es porque no suele ocurrir al revés, que no se empiece cuando los niños lo piden y lo necesitan. Pero también es cierto conozco maestras que me dirían cosas parecidas a las que nos cuentas tú, y en realidad sus alumnos han comprometido horas y horas de juego, de descubrimiento, de expresión oral, de crear… con tal de aprender a leer. Y sus alumnos muy contentos, aunque no tienen muchas ganas de ir al cole… Y no digo que este sea su caso, nada más lejos de mi intención, lo digo sobre todo porque hay que tener cuidado cuando hablamos de que un grupo en general está maduro, puesto que es muy fácil que alguno se quede por el camino, probablemente con alguna etiqueta poco merecida. Pero si ese no es vuestro caso, pues sólo me queda daros la enhorabuena 🙂

  24. Seño Punk 04/03/2015 en 12:04 am

    Estoy de acuerdo y me reafirmo en mi rotundo “no”, porque es un no a la “necesidad” de aprender lo antes posible. Quizás no quede claro en el artículo, mea culpa, pero no abogo por retrasar nada más de lo necesario. Cada niño tiene su ritmo y la obligación de los maestros es seguirlo.

  25. Seño Punk 04/03/2015 en 12:04 am

    Y además, da las gracias.

  26. Seño Punk 04/03/2015 en 12:09 am

    Bueno, de todas formas si tenemos parte de la responsabilidad (es que tener mucha culpa suena como autofustigatorio, ¿no?) lo que tenemos que hacer es tratar de poner de nuestra parte para que el panorama cambie. Tú pareces tenerlo claro, y eso ya es un avance, porque no vas a exigir. Sólo falta que trates de convencer a tus “contactos”. Los míos ya me dan la razón por pesada! jajaja

  27. Seño Punk 04/03/2015 en 12:15 am

    ¡Pues me uno al apoyo! De hecho creo que en el post queda claro que para mí la motivación es un elemento clave. Mi mayor objetivo en cuanto a lectoescritura es ése, que mis alumnos quieran leer y escribir ¡continuamente!
    Como digo por ahí abajo, puede que no haya dejado claro que no abogo por retrasar la lectoescritura el mayor tiempo posible, sino de seguir el ritmo de los niños, sin forzar con actividades descontextualizadas y poco prácticas.

  28. Seño Punk 04/03/2015 en 12:20 am

    Por lo que dices, tu hija a aprendido sin presiones y además de la manera más natural posible. Y encima sin comparar aunque te encuentres en situación de “ventaja”. ¡Pues genial! Si eso es por lo que yo apuesto. Me sobra con saber que no presumimos de hijos en la puerta del cole, porque eso dice mucho de las expectativas que tenemos de ellos, y de algunas cosas más… 😉

  29. anonima 04/03/2015 en 10:14 am

    Pues en mi caso,mi hijo con dos años sabia escribir su nombre, sabia el abecedario enterito, contar hasta….demasiado para su edad y a los 3ha empezado a leer por su cuenta…. Y en ninguno de los casos ni hubo de sus padres le hemos puesto a hacer nada de eso ni hemos incitado a hacerlo….q hacer ante esto?pues dejarle aprender al ritmo q el quiera y necesite…..supongo…..

  30. mariasarmiento 04/03/2015 en 10:43 am

    Permitid que entre una voz discordante en el discurso. Soy universitaria, estudiante de Bioquímica y de Medicina. Aprendí a leer con unos tiernos 2 añitos, sin que en la guardería hiciésemos nada más que jugar: me aburría. Entramos en infantil (soy melliza, mi hermana aprendió con unos 4 años) y de nuevo, jugábamos. Los juegos eran tan “para niños” que me hacían sentirme, sinceramente, imbécil. Sólo teníamos un par de ratos dedicados a aprender mates o a leer y escribir, cada día. El resto eran juegos educativos (animalitos, colores… Lo que mi primo de 23 meses sabe sin que le hayamos puesto ni una sola letra delante; y sin saber decir su nombre, más allá de un enérgico “Yo” señalándose el pecho, porque no lo queremos presionar). Suerte que soy zurda y me costó un huevo aprender a atarme los cordones, y que soy perfeccionista y me entretenía intentando coger el lápiz exactamente igual que el dibujo de los cuadernos Rubio.

    La realidad es que en mis dos años de EI tras la guardería, aprendí a garabatear con la derecha también, porque sólo con la izquierda ya sabía muy poquito después de empezar: es lo que facilita saber leer. Mientras mi motricidad fina era imprecisa como la de todos los peques, y me costaba sujetar correctamente el lápiz, o atarme los cordones; mi mente quería conocer. Conocer es divertido, lo que es un puto coñazo es memorizar. Y memorizar también puede ser un juego (mi padre al acostarnos nos enseñaba y preguntaba al azar capitales del mundo, para nosotras era jugar y ya no recuerdo ni la mitad de las que llegué a saber, ni sería capaz ahora de memorizarlas; lo mismo hizo con los emperadores romanos, de los que recuerdo apenas diez).

    Quiero decir, para resumir (que os estoy contando mi vida), que mientras yo me desarrollé así, tengo compañeros que siguen sin saber leer en voz alta decentemente. Y llevo 4 años de carrera en una y 3 en otra. Y eso me parece vergonzoso. Aunque aprueben, aunque se desenvuelvan más o menos, ¿una persona con 22 años no sabe leer? ¿En un mundo en que el 90% de la ciencia y el saber moderno (incluso tu artículo contra la presión de la enseñanza de lectoescritura) se transmite de forma verbal? Tal vez si hubieran estado un poco más incentivados (que no presionados de forma negativa, ojo) de niños, cuando llega la desidia de ir al cole, al no tener tanta dificultad, el trago es mucho más ligero. Y siendo más ligero se obtienen mejores resultados con menos esfuerzo, y eso hace que el niño se sienta más reconocido, y si ese reconocimiento proviene del colegio, al niño le motivará estar allí. Recuerdo mi clase con 24 personas, en 6° pasamos al Instituto sólo 20. Los otros 4 no sabían leer en 1° de primaria… Ni en 6°.

  31. Rejuega 04/03/2015 en 11:03 am

    Hola María y bienvenida al discurso!
    En lo que cuentas de tu etapa de infantil, detecto algo muy importante: tus ganas de aprender, de tener superado lo que te proponían y necesitar interiormente saber más. Ahí, desde mi punto de vista, está la esencia de todo!!
    Una de las cosas que no me canso de repetir es la importancia de la observación del niño. Con una observación activa y no intrusiva podemos llegar a conocer las necesidades del niño y ofrecerle aquello que su interior está pidiendo para continuar con su desarrollo y aprendizaje.
    Desde mi punto de vista, lo que intentaba transmitir era eso, que vayamos descubriendo en el camino las necesidades de los niños y le vayamos acompañando para que se superen y descubran por ellos mismos el placer de aprender. Y no hablo de memorizar sino de interiorizar!
    Lógicamente llegará un momento en que ciertos conocimientos deberían estar ya descubiertos en el niño… si no es así también es el momento de investigar qué sucede o simplemente de acercarle aquello que debería de “estar asimilado” de otra forma más afín con los intereses del niño.
    Ésto en una clase de 24 debe de ser muy difícil para una sola persona pero existen recursos y la familia para apoyar esa parte… Y llegará un momento en el que el niño “despega”, salió de su traba interna y despegó solo con aquello que quizás estaba maquinando internamente y solo necesitaba un empujoncito…
    No se si me he explicado…
    Un saludo.

  32. Esther 04/03/2015 en 3:21 pm

    Me parece una aportación espectacularmente buena! OLE. Si tienes cuenta en twitter, te agradezco que me lo digas porque no quiero perderme artículazos como este 😉

  33. Alba 04/03/2015 en 10:44 pm

    Hola yo estoy en el caso opuesto, la angustiada soy yo. Os cuento mi hija d 8 años le cuesta leer y ya tendría que estar comprendiendo lo que lee. El caso es que no es así y se agobia la veo angustiada al igual que yo( y os preguntaréis porque) pues por que en el cole la presionan, ella ve el ritmo de sus compañeros y lo que es peor estudia se lo sabe de memoria super bien. y llega el examen y no lo consigue acabar sabeis porque? Por que se pone nerviosa no entiende lo que lee y lo pasa mal. Estoy de acuerdo en este articulo se dicen muchas verdades.

  34. Pilar 05/03/2015 en 12:12 am

    Muy interesantes las opiniones de todos. Como profesora de Educación Preescolar, cada inicio de ciclo me enfrento a esa inquietud de los padres de familia. Existe una incongruencia entre los programas de Educación Preescolar y las expectativas de los libros de texto en Educación Primaria. Como bien lo señalan, se espera que sean los niños quienes lean y ejecuten instrucciones, entre otras tareas. Independientemente de los programas de ambos niveles. Siempre he manifestado que los objetivos del nivel preescolar deben ser fundamentalmente 4. Que los niños tengan una adaptación positiva a un ambiente con reglas y con personas ajenas a su familia. Que aprendan a detectar y expresar emociones. Que practiquen valores como la amistad, respeto, honradez, tolerancia y verdad, entre otros. Y que tengan un acercamiento al mundo del lenguaje escrito, para que podamos nosotros como profesores aprovechar esa curiosidad que los niños tienen por naturaleza, si por placer se enganchan al mundo escrito, ellos mismos pedirán escribir. Lo escribo, porque lo he vivido con mis alumnos. Y también es cierto que no todos muestran ese interés, pero cada uno tiene su ritmo y lo bueno de la heterogeneidad entre ellos, es que de todos aprendemos.

  35. Chivis 05/03/2015 en 3:59 am

    por eso llegan a adultos y no saben la diferencia entre ¿por qué? y porque

  36. Adrian 06/03/2015 en 12:42 pm

    Gracias por tu entrada Seño Punk! Para los que quieran más información, os dejo enlace a un artículo sobre niños que aprenden solos a leer, muy recomendable: http://blog.permondo.eu/ninos-que-aprenden-solos-a-leer/

  37. Maria 06/03/2015 en 6:40 pm

    Es irónico intentar dar un consejo sobre cuando es correcto empezar a hablar o a escribir cuando el título de este artículo tiene unos cuantos errores gramaticales

  38. Inglesita 07/03/2015 en 2:19 am

    Tienes toda la razón. Yo vivo en Inglaterra, y espero que mi hija acceda al colegio español a través de CIDEAD. Le pregunté a la profe de primero que si debía enseñarla a leer antes de 1, y me dijo, que no, que en primero de primaria es cuando se empieza a aprender a leer y escribir. Que con que supiera las letras y los números antes de empezar iría bien.

    En España la escolarización no es obligatoria hasta los 6 años. En mi opinión la situación es muy injusta. Habría padres a los que les gustaría quedarse con sus hijos en casa hasta los seis años, pero claro, cuando empezaran el cole, el resto de los niños de preescolar ya sabría leer, puesto que como dices en tu artículo, he hablado con varios profesores de España y todos te dicen lo mismo, que se supone que no se enseña a leer en preescolar, pero que al final todos lo hacen.

    En Inglaterra es peor. Los niños empiezan el preescolar a los 4 años en septiembre, y en julio que es cuando acaban se supone que ya tienen que estar todos leyendo. Como padre uno puede entender que su hijo aún no esté preparado y sería mejor esperar. Sin embargo, es bastante difícil hacer eso, puesto que en en primero de primaria, que equivale en España al último año de preescolar (5 años cumplidos en septiembre) todo el material está basado en que los niños lean y escriban. Consecuencia, a los que aún no han aprendido les ponen en la mesa de los “flojos” (lower set), que es un estigma enorme que el niño interioriza y se lo cree. Porque el problema es que en la mesa de los flojos no van solo los niños que “no saben leer” porque aún no están preparados, sino que como ya sabréis los profesionales de la educación hay un gran abanico de motivos por los que un niño no “aprende” en el colegio. Muchos de estos problemas pueden dar lugar a comportamientos “antisociales” o “molestos” en clase, lo que a la vez hace que se complique el aprendizaje para los niños que aún no están preparados pero que si pueden, puesto que el tiempo del profesor es absorbido por los otros problemas y los niños también se distraen y copian comportamientos.

    En lo que dices de las fichas, no estoy tan de acuerdo. Las fichas son también un medio de comunicación entre el maestro y el padre. En mi caso, en Inglaterra, se supone que es “terriblemente malo” dar deberes a los niños, con lo cual no hay fichas. Vamos que yo me siento entre la espada y la pared, por un lado obligan a mi hija a aprender a leer antes de julio, con un método que ella odia, pero por otro lado como no hay fichas, ni deberes, porque es terriblemente terrible, yo no tengo ni idea de lo que hacen… consecuencia, una niña que es como yo, su madre, que necesita un montón de atención individual y probablemente un montón de refuerzo en casa, no ya de fichas, sino de juegos, de lo que sea, no recibe esta atención porque yo no tengo ni idea de lo que están estudiando… Consecuencia, me gasto el dinero y la tinta de la impresora con métodos alternativos, y la pobre está machacada por dos bandas. Con lo fácil que sería tener las malditas fichas, y deberes, aunque fueran cuatro palabras.

    Menos mal que quien hizo la ley hizo la trampa, y aquí es absolutamente legal y normal hacer educación en casa. Así que espero que tras el verano seamos libres de las garras del colegio tradicional.

  39. Inglesita 07/03/2015 en 2:37 am

    Es una cuestión difícil. Por un lado entiendo que a un niño no le guste ir al colegio, si le hacen estudiar y no le gusta, por otro lado, en mi caso a los niños en Inglaterra les suele gustar ir al colegio, claro se lo pasan bien, no aprenden mucho, eso sí. Cuando vienen los extranjeros escriben de forma mucho más correcta y tienen unos conocimientos generales mucho mejores.

    Hay que buscar el equilibrio. Por ejemplo, desde que tengo hijas me he dado cuenta que los niños en España saben estar quietos y callados y tener mayor concentración que los ingleses. En mi opinión, parte es influencia del colegio, puesto que creo que aún es más “estricto” y “tradicional” que aquí. Por un lado está bien, pero por otro lado es mejor dejarles más libertad.

    El problema es que aquí en Inglaterra todo es “muy bonito”, se lo pasan pipa en el cole, se mueven mucho, hay mucha actividad, etc. Claro que al llegar al instituto y a la universidad, uno se empieza a dar cuenta que no tienen capacidad de trabajo, de concentración, escriben fatal, no saben pensar, los profesores del primer curso de universidad tienen que cambiar los temarios porque los estudiantes no llegan sabiendo lo que sabían antes… y todo eso, lo queramos o no, lo sembramos desde pequeñitos.

    En relación a los deberes… ya lo he comentado, en mi opinión es otra forma de comunicarse con los padres. Los deberes no tienen porque ser pesados, puede ser una actividad agradable como leer un texto con los papás, o inventarse una historia, tampoco es plan de pasarse tres horas haciéndolos, pero si el colegio pretende que el niño salga leyendo al final de P3, creo que debe poner deberes, porque estos deberes realmente serían para los padres… es decir, recordar al padre lo que está estudiando el niño y que lo practique en casa, para que el padre se involucre.

  40. Inglesita 07/03/2015 en 2:44 am

    Alba,
    En el caso de tu hija quizá sean nervios, que se estrese. Pero la causa del estrés puede ser su capacidad de comprensión lectora, o puede ser otra. Sería interesante saber la causa para poder ayudarla.
    Sin embargo, es interesante el comentario que haces “se lo sabe de memoria”. Quizá el problema está ahí, que se aprende las cosas de memoria pero no lo entiende. Sé que es difícil, pero seguro que le ayudaría mucho si leyeras con ella textos y luego le hicieras preguntas de compresión, no de saberse algo de memoria, como los nombres de los personajes, sino hacer preguntas del tipo, ¿por qué paso? ¿cómo se sienten…? Seguro que o bien en el cole te pueden dejar algunos o puedes encontrarlos en tiendas, libros con textos y preguntas de comprensión lectora.
    Yo he trabajado con niños que sabían leer perfectamente pero no entendían nada de lo que leían.

  41. Correctora 07/03/2015 en 11:17 am

    Vista la calidad de la escritura de este artículo, sus faltas e incorrecciones, mejor que usted no enseñe a ninguna edad a escribir… Da cierto miedo que el futuro lingüístico de las nuevas generaciones quede en estas manos.

  42. Familias en Ruta 07/03/2015 en 2:42 pm

    La calidad de escritura de este artículo está fuera de toda duda, por contra y más allá de tu ataque personal, la carencia de tus argumentos es clamorosa.

  43. Familias en Ruta 07/03/2015 en 2:46 pm

    Hola, el error ortográfico existente por el que pido disculpas (solo uno) era culpa mía como editor, las prisas son malas consejeras.

    Por lo que se refiere a la tesis que mantiene este artículo si tienes algo que aportar más allá de la descalificación personal a la autora estaremos encantados de leerlo.

  44. Familias en Ruta 07/03/2015 en 2:48 pm

    Que bueno Chivis, de verdad. Escríbele al Ministro finlandés de Educación y le cuentas las altas posiciones que
    tiene el sistema educativo español en todos las clasificaciones internacionales de calidad educativa y lo equivocados que están ellos.

  45. Familias en Ruta 07/03/2015 en 2:55 pm

    Que ocurrente de verdad…..Ahora en serio: ¿algún argumento de verdad más allá que el intento de burla?. Seguro que en Finlandia se mueren de ganas de conocer el secreto del éxito del sistema educativo español

  46. Familias en Ruta 07/03/2015 en 3:20 pm

    Cierto, el saber no ocupa lugar y al que madruga Dios le ayuda. También estarás de acuerdo conmigo en que todo a su debido tiempo o que la letra con sangre NO entra.

  47. Correctora 07/03/2015 en 9:40 pm

    La ortografía es algo que se aprende y ensaya con la práctica, cuanto más tarde se empiece a practicar, peor. El asunto del artículo perdió la credibilidad gracias a esa calidad que ahora han enmendado en lo más llamativo, así de importante es enseñar a escribir bien a los niños desde pequeños… Lamento que no vea mi argumento.

  48. Carmen 08/03/2015 en 11:16 am

    ENHORABUENA!!!! por el articulo, me encanta y estoy totalmente de acuerdo.
    Tengo 52 años y aprendí a leer y a escribir a los 6-7 años y recuerdo mi preescolar como una etapa muy feliz, donde cantaba, jugaba y hacia todas las actividades que se suponian lógicas para mi edad. Sin embargo ahora , cada vez hay mas niños y niñas con problemas emocionales, de estrés y todo por que se quiere adelantar etapas.
    Que un niño o niña este cansado/a de la escuela en tercero de primaria, es para reflexionar. Soy maestra de infantil y la alegría de los niños/as realizando actividades que despiertan en ellos curiosidad, experimentación , observación , creatividad , es algo increible y esos mismos niños no tienen la misma actitud ante actividades que no les motiva , porque no son apropiadas para su madurez. Hay que darles lo que ellos necesitan y puede suceder y sucede que algunos niños/as necesiten escribir y leer, por que no ?

  49. Seño Punk 08/03/2015 en 11:02 pm

    Disculpe si le han molestado mis grandes faltas e incorrecciones, pero en lugar de descalificar podría aportar algo más constructivo. Así la primera que pierde no la credibilidad sino la respetabilidad es usted.
    Yo sólo veo una falta en todo el artículo (una N para ser más concretos, y ya pedí disculpas por ella, no me crucifiquen, gracias), y el título ni siquiera lo he escrito yo, así que si ve alguna otra que nadie ha visto, haga algo útil y hágamelo saber. Nunca está de más aprender, aunque con formas como las suyas pueda resultar tedioso.

  50. Seño Punk 08/03/2015 en 11:08 pm

    Pues es una grandísima pena que por allí la cosa esté todavía peor que en España! No lo sabía, la verdad, así que muchas gracias por tu aportación.
    Sobre las fichas, yo me refería básicamente a las que se hacen en clase. Aquí, por lo general, en esta etapa todavía no se suelen poner deberes para casa. En tu caso, ¿has pensado en si no sería mejor solución hablar con la maestra de tu hija y que te oriente sobre cómo están llevando la lectoescritura en clase? Más que nada para que la pobre no tenga tanta carga y por las posibles incongruencias entre métodos. Espero que vaya todo a mejor, de verdad. Un abrazo.

  51. Seño Punk 08/03/2015 en 11:13 pm

    Yo traigo una doble ironía: que se juzgue todo mi artículo por un título que ni siquiera he escrito yo, y que además esa crítica venga desde un comentario que también contiene alguna falta, porque tu primer “cuando” lleva tilde. Al menos mis comentarios son constructivos 😉

  52. Seño Punk 08/03/2015 en 11:29 pm

    Los adultos como herramientas que usan los niños, cuando las necesitan, para aprendizajes como la lectoescritura… pues muchas gracias a ti, Adrián, por este artículo tan oportuno e interesante! Por cosas como ésta vale la pena decir lo que piensas aunque no todo el mundo te vaya a entender. Creo que lo voy a compartir por redes sociales porque, como dices, me parece muy recomendable. Un saludo!

  53. Seño Punk 08/03/2015 en 11:31 pm

    Pues parece que eres el vivo ejemplo de que no estamos locos! jajaja Qué suerte tienen tus alumnos de que su seño se preocupe tanto por sus intereses, motivaciones y ritmos. Un abrazo!

  54. Seño Punk 08/03/2015 en 11:35 pm

    Vaya, ¡muchas gracias! Mi cuenta de Twitter es fácil: @SenyoPunk. Y el blog donde escribo regularmente (aunque no pueda ser tanto como me gustaría) entreactividadesinfantiles.wordpress.com Espero no decepcionarte! Jejeje Un abrazo.

  55. Seño Punk 08/03/2015 en 11:36 pm

    Pues como con todos, hay que seguir su ritmo. Tan negativo me parece presionar en un sentido como en el otro. Estimular y motivar nunca está de más, ¿no te parece? 😉

  56. olaya 11/03/2015 en 11:42 am

    Me parece que tu artículo, más que una defensa del “no a la lectoescritura antes de los 6 años” es una autojustificación explayada y floja de la misma, sin hacer reflexión y análisis en los puntos relevantes de la discusión. Y me explico:

    En primer lugar hablas de “la cultura de la velocidad”, y de que ” no necesitan saber leer ni escribir, comer ni divertirse, ¿para qué tanta prisa?(…)” entonces siguiendo este razonamiento – aberración; ¿cambia esta realidad drásticamente a partir de los 6 años?
    Tendemos a sobreproteger a los niños cuando son pequeños, precisamente por eso, porque son “pequeños” y nos parecen indefensos, sin darnos cuenta el desarrollo cerebro desde los 3 hasta su período crítico, sobre los 6-7 años, está en su plenitud; tremendamente plástico e inmerso en un complejo proceso de cambios fisiológicos, cuenta con el mayor crecimiento de conexiones nerviosas. Entonces, si tenemos esa “bomba” neurológica próspera para la representación y el lenguaje, ¿por qué DEMONIOS no aprovecharla? ¿Por qué no escribes tu artículo, no en función del “speed learning”, sino del “better learning”?

    La aberración número 2 que he encontrado en tu artículo es la afirmación “en los niños que escriben desde temprano, la lectoescritura ha dejado de lado la creatividad y la curiosidad”, y nada más lejos: ni una cosa impide la otra en ningún momento ni se contradicen; al revés, bien aprovechado, se complementan. Tu error radica en ver la lectoescritura como un freno, en vez de verlo como algo muy positivo, que dependiendo de cada niño puede puede modularse en función de su madurez. Créale una necesidad, aunque no te hará falta. ¿Cuántas veces te han pedido tus hijos que por favor le leas ese libro? Seguro que todas las noches. Y seguro que al cabo de un período corto, se habían aprendido el libro ellos solos de memoria. ¿Los estás presionando, forzando de alguna manera? ¿O es, por contra, amor a la lectura y curiosidad?

    Error número 3: Comparar sistemas educativos de otros países, encumbrándolos como mejores, sin darnos cuenta que están pensados para una idiosincrasia propia, muy diferente a la nuestra: ¿Qué tiene que ver la sociedad finlandesa con la nuestra? Poco o muy poco, igual que la alemana, la inglesa o la sueca, ¿Cómo puede funcionar un paradigma educativo propio de un país pensado para aquél, en el nuestro, que no cuenta ni con los mismos medios ni concibe la vida de igual manera? En Finlandia, el número de recursos con los que cuenta un alumno no se puede ni comparar de lejos con el nuestro y en Alemania ocurre que el estado no considera a los educadores de “infantil” como profesores, sino que tienen el estatus de puericultores, cuidadores. Me extraña que menciones este país como ejemplo educativo, siendo el que a más temprana edad disgrega a los alumnos y más potencia el aprendizaje por metas, justo lo que tú criticas.

    Por otra parte, lo que me resulta curioso de todos estos estudios que aportas es que en ninguno se habla del problema de la dislexia y la agrafia: ¿por qué comparas el número de disléxicos o agráficos españoles con los países arriba mencionados? En nuestro país el número es mucho menor, precisamente porque el curso evolutivo de la misma puede tratarse a más temprana edad.

    Por ende, mi pregunta: ¿si no se introducen en el mundo antes de la lectura, cómo y cuándo van a aprender la función motriz del lápiz sobre el papel, y a reconocer, poco a poco, cada letra y su mundo? A partir del primaria sí que no habrá tiempo de aprender y distinguir la fantástica historia de cada una (estoy pensando en el maravilloso libro “Ërase una vez el país de las letras” de Aurora Usero, el mejor)

    Y por último, (aunque no podría seguir) mi alegato: yo no quiero que mis hijos algún día sufran con la lectura; el introducirlos a más temprana edad NO los va ni a acomplejar ni a presionar, siempre que sigamos su propio ciclo de maduración. Yo aprendí a leer con 3 años y a escribir con 4 de motu proprio, nadie me lo exigió.Simplemente, disfrutaba con esas historias. No considero que haya perdido una parte de mi infancia, o una persona acomplejada o poco creativa por ello. En mi niñez y adolescencia disfrutaba como loca con la lectura. Hoy en día soy filóloga alemana y mi pasión es, entre otras, la lectura. Créemosles la necesidad, ellos harán lo demás.

  57. Kin Yasai 12/03/2015 en 5:09 am

    yo también aprendí así y hoy soy escritora e investigadora.

  58. Vanessa 12/03/2015 en 8:41 am

    Vaya! Muchas gracias Kin! La verdad es que la frase “los niños que escriben desde temprano, la lectoescritura ha dejado de lado la creatividad y la curiosidad”, me había dejado algo preocupada, aunque para nada pienso así, creo que si mi hija ha aprendido a leer y escribir tan pronto es precisamente por eso, por ser curiosa y creativa, porque además de leer y escribir, le encanta dibujar, pintar.. en definitiva aprender jugando, como cualquier niño. Creo que eres un buen ejemplo para demostrar que no se debe generalizar, cada niño es un mundo y cada uno evoluciona a su ritmo. Gracias por tu comentario.

  59. UKIH 26/03/2015 en 9:07 pm

    Yo aprendí a leer con tres años porque una cuidadora de la guardería observó que yo tenía mucho interés por aprender y se tomó la molestia de enseñarme a esa edad. Hoy me dedico profesionalmente a la música y no sé me da mal. Vete a saber a donde podría haber llegado si no me llega a “estropear” la creatividad y la imaginación aquella cuidadora

  60. UKIH 26/03/2015 en 9:08 pm

    Perdón por la errata: “no se me da mal”

  61. Familias en Ruta 27/03/2015 en 1:08 pm

    Me parece que tu caso justamente apoya la tesis del artículo de Seño Punk. Si lees detenidamente ella propone la conveniencia de respetar el ritmo de cada niño en base a sus intereses, lo cual fue afortunadamente tu caso.

    En ningún momento se afirma en este artículo que un niño con 3 años e interés de aprender a leer y escribir se le impida, todo lo contrario ella es partidaria de que se sitúen estímulos lectoescriptores a su alcance o que sus padres les cuanten cuentos cada noche para despertar su interés.

    Lo que afirma este artíclulo y avalan cada vez más investigaciones de neurología y psicologia evolutiva (por ejmplo las teorías de la inteligencia emocional o inteligencias múltiples) es que no es adecuado enseñar SISTEMÁTICA Y OBLIGATORIAMENTE a TODOS/AS los niños antes de los 6 años a leer y escribir y que existen abrumadores ejemplos (Finlandia y Alemania entre ellos, pero hay multitud) de que no hacerlo no va en menoscabo de su futura capacidad lectroescriptora pero si puede entorpecer el desarrollo de otras capacidas que por su nivel evolutivo les corresponde.

    Por tanto bienvenida a la causa!

  62. Nadia Gómez Espinoza 13/04/2015 en 8:27 pm

    Simple y bien explicado, maravilloso encontrar estos artículos que me hacen sentir que no estoy equivocada cuando busco algo diferente para mis hijas.

  63. VS 14/04/2015 en 1:55 am

    ¿Pero quién leches ha escrito esto? Estoy totalmente en desacuerdo con lo que dice, primeramente en la LOE-LOMCE como bien dice, en su articulo 13 uno de los objetivos es iniciarse en la lecto-escritura; pero es que si vamos más allá y con ésto me refiero a las Comunidades Autónomas y en concreto en Castilla y León en su Decreto 122 por el que se establece el currículo de 2º ciclo de E.I. si te vas a mirar a los objetivos por área, concretamente en la de Lenguajes: comunicación y representación, si se establecen como objetivos para éste ciclo: Iniciarse en la lectura de palabras y textos sencillos; Identificar palabras dentro de la frase y discriminar fonemas en mayúscula y minúscula; Iniciarse en la escritura de palabras o frases significativas; y así ocurre con varias Comunidades, así que lo de que la ley “está de tu parte” vamos a dejarlo. Por otro lado no todos los colegios son iguales, habrá varios que continúen con los cuadernos de caligrafía y habrá otros que utilicen métodos más lúdicos. Se puede trabajar de muchas maneras y yo considero que si es necesario que sepan leer y escribir, pero no por presión, sino cada uno a su ritmo, simplemente porque luego cuando somos mayores decimos que no leemos y de ésta manera les vas inculcando el gusto por la lectura. Dice que “destruye” la creatividad? ja ja ja pídele a un peque que cree su propio cuento, con dibujos y letras y luego vienes y me cuentas si lo hace o no lo hace. En fin…que este artículo me parece ridículo….

  64. jose antonio 14/04/2015 en 8:34 am

    La cuestión no es cuando comenzar el aprendizaje de la lecto-escritura, cuestión que ha sido durante décadas uno de los puntos clave del sistema educativo. Para mí, maestro desde hace 15 años, la cuestión no es cuando, sino como. Efectivamente podemos comenzar la enseñanza de la lecto-escritura desde que nacemos, pero esta debe ser un proceso natural que respete la normal evolución en el desarrollo psiquico y físico de los niños. Así un niño vivirá en un ambiente con ricas y variadas estimulaciones del mundo de las letras, carteles, dibujos, iconos… cuando un niño saluda con la mano y dice “adios”, este gesto es su primer acto escritor, ya que tiene intención comunicativa. Cuando hace un garabato en un papel por ilegible que parezca, pero con la intención de comunicar una necesidad o sentimiento, es un acto escritor. Cuando interpreta una señal, un saludo, una cara, un cartel, un icono, cuando reconoce y abre una aplicación de la tablet, esta leyendo. Pero de una forma totalmente natural y globalizadora. Lo unico necesario para aplicar este método que podríamos llamar natural, globalizador, constructivista… es conocer primero considerar estos aprendizajes un proceso natural, segundo conocer su evolución y tercero proponer situaciones naturales y contextualizadas que lo provoquen y estimulen. Aprender a leer o escribir no es una necesidad, pero tampoco es un pecado, es simple y llanamente un proceso natural de la raza humana.

  65. Luciana 14/04/2015 en 1:07 pm

    Aprendeste a leer temprano pero no sabes interpretar textos. Nadie dijo q no puedes empezar temprano e si q no se puede obligar el nino aprender temprano y yo soy brasilena, no hablo espanhol e compreendi el mesagem

  66. Luciana 14/04/2015 en 1:26 pm

    Yo creo q las personas q estan comentando no compreenderon la messagem que es para no obligar al nino empezar a leer muy temprano. Deje q sean ninos, no los forzem a leer quando no quierem, si estes son muy chicos. Porque todo tiene su tiempo. Pero sabemos q una hora devem empezar y se NO TIENEN INTERES antes del 7 anos no lo furzem! Todavia, una hora tienemos q empezar, no que todo cambie quando hacem 7 anos, pero estan mas preparados, mas maduros para empezar!

  67. Mariana Baglieri 14/04/2015 en 2:19 pm

    Yo opino que hay que satisfacer las necesidades de cada niño. Yo a mi hija nunca le enseñé. También eramos con mi esposo de leerle cuentos por la noche desde muy chiquita. Y un día ella sola empezó a interesarse por las letras y a tratar de leerlas. Ella sientió curiosidad e interés por leer y escribir desde los 3 años. Hoy por hoy con 4 ya lee y escribe y tengo que decir que no considero que esto le haya ocasionado un daño, al contrario. Creo que hay que pensar que cada niño es unico y que así como algunos caminan al año y otros al año y medio, y algunos dejan los pañales a los 3 años y otros antes, todos son hitos del desarrollo y cada niño lo va logrando cuando está maduro para hacerlo. Sí, estoy de acuerdo en que no debe uno sentarse a enseñarle formalmente algo que deberá aprender mas tarde en la escuela pero si el niño manifiesta interés por algo no podemos negarnos. Esa es mi experiencia.

  68. Gorka Meneses Berastegui 14/04/2015 en 5:15 pm

    Por favor, corrijan las faltas de ortografía si van a sentar cátedra de cuando hay que aprender a leer. Especialmente la del titular. Parece una broma.

  69. Max
    Max 14/04/2015 en 5:24 pm

    Lamento decirte que en el título no hay ninguna falta de ortografía. La verdad es que nome importaría contar con la figura de corrector/a para blog, en ese sentido los diarios y escritores parten con ventaja. Si encuentras alguna en el cuerpo del texto te ruego que nos ilumines con tu sabiduría. También estaremos encantados de escuchar algún argumento o comentario tuyo que aporte algo al tema del que trata este artículo.

  70. Mayra Carreno Garcia 14/04/2015 en 5:53 pm

    esto es muy interesante, pero, mi hija aprendio a leer a los 5 años yo se lo enseñé de manera divertida, ahora tiene 11, un buen regalo para ella es darle un libro y se lo lee y lo interpreta le gusta leer mucho. Será que aún no veo la desventaja?

  71. Familias en Ruta 14/04/2015 en 6:00 pm

    No, para nada. Será que ha aprendido respetando sus ritmos e intereses, sin ser forzada y de tu amorosa mano. No veo que entre en conflicto con lo que propugna el artículo sino que más bien lo valida.
    El dia 14/04/2015 17.54, “Disqus” va escriure:

  72. Jorge 15/04/2015 en 4:44 pm

    El artículo genial, una pena que la autora no se identifique con nombre y apellidos, por citarla en la bibliografía de un trabajo

  73. Familias en Ruta 21/04/2015 en 10:33 am

    La encontrarás disponible y encantada de atenderte en @SenyoPunk

    *Max López*
    contacto@familiasenruta.com
    www.*familiasenruta*.com
    T. 675822205
    http://www.facebook.com/familiasenRuta
    Twitter: @familiasenruta

    2015-04-15 16:44 GMT+02:00 Disqus :

  74. Jorge 21/04/2015 en 7:21 pm

    Muchas gracias! =D

  75. Betty Claudie Gaubicher Cateli 14/05/2015 en 2:32 pm

    Creo que simplemente hay que seguir al niño en su curiosidad espontanea y fluir con el, tengo tres hijas bilingues, español-francés, muy distintas, la primera sabia leer a los cuatro, porque quería, nunca la presione, la segunda a los seis, y la tercera tiene tres y no tengo ni un apurro a que aprenda a leer, aunque en el pre escolar, aquí en Chile, ya le están enseñando las vocales y números hasta 5, no estoy muy de acuerdo con esto, preferiría que hagan mas cuentos, manualidades, cantos, música y juegos físicos, entonces lo hacemos en la casa. Trato de poner la semilla en la mente de los profesores, parvularias, en vez de criticar, apoyar y aportar ideas…

  76. ISACABA 15/05/2015 en 4:14 am

    Me parece que en este tema no se puede generalizar y sí hay que respetar los ritmos de aprendizaje, en mi experiencia mi hijo que hoy tiene 17 aprendió a leer a los 4 y es un joven muy creativo, pintor, escritor, hace teatro, toca violín, estudia física pura y fue mejor icfes en su promoción, le encanta la lectura y lleva mucha ventaja en comprensión y análisis, se expresa muy bien. Mi hija de 8 aprendió a los 5 y es muy creativa, escribe cuentos, quiere leer lo que encuentra a su paso, le va bien en el colegio, no sufro con sus tareas, creo que la lectura temprana tiene muchas ventajas, en cambio soy docente de estudiantes con extra-edad y se les dificulta mucho el proceso lectoescritor, esa es mi apreciación desde mi experiencia.

  77. Isacaba 15/05/2015 en 4:19 am

    Entre más se lee, más se aprende a interpretar textos, de hecho la lectura conlleva a la interpretación, ese es un primer paso para mejorar este aspecto porque amplía el vocabulario, permite preguntarse muchas veces,amplía el conocimiento.

  78. eNacho 19/05/2015 en 5:40 pm

    Simplemente quería felicitarte por este excelente artículo. Por favor, que tu voz se oiga más.

  79. Erika Molnar 08/09/2015 en 11:32 am

    me enecanta este blog me parece que das consejos muy buenos , felicidades !!!. Ademas este ariculo es muy bueno para aquellas mamas que se preocupan porque sus ninos no hablan a tiempo! , saludos.

  80. Ines Martinez 09/09/2015 en 10:19 pm

    En Belgica los ninos empiezan a aprender a los 6..en primero de primaria.. y tienen 2 anos para aprender.. cuando terminan segundo de primaria tienen que saber leer, cada uno a su ritmo..

  81. Joaquín 29/09/2015 en 9:58 am

    No se puede decir que a los niños no hay que enseñarlos a leer hasta los 7, se debe hacer lo que el niño va pidiendo y si le ves interés por leer hay que dejarlo hacer. Yo soy de la opinión de que hay tiempo para todo en las horas que pasan en el cole, mucho juego, mucha diversión pero el aprendizaje de la lectura nunca estará de más. Si desarrollan estas capacidades pronto, tendrán mejor capacidad de comprensión por tanto muchas menos dificultades para asimilar conocimiento y para estudiar en ciclos más avanzados. En España ya sabemos los resultados que tenemos no tenemos que deprimirnos recordándolo. Hace cuatro décadas los niños leían El Quijote con 7 años. Había muchísimo más éxito escolar ya que tenían una facilidad tremenda para estudiar y asimilar conocimientos mediante la lectura.

  82. patricia 05/10/2015 en 1:22 pm

    Hola soy mama de una niña que acaba de cumplir 6 años hace solo 2 días.Acaba de entrar en primero de primaria y ya estamos teniendo problemas.
    La seño me ha comentado ya que tiene que leer inexcusablemente porque no lee y probablemente repita.lo cual no es cierto porque mi hija lee lentamente pero lee.
    estoy indignada , como puede valorarla cuando tan solo llevan 2 semanas de colegio? mi hija no ha madurado aun y le interesan otras cosas, y la verdad a mi me da igual que lea con fluidez o no, valoro otras cosas como que sea feliz y se relacione con lo demás.
    en la clase lleva ya arrastrando la etiqueta de ” tortuga” desde infantil debido al sistema de competitividad por grupo que imponen en clase. Se sacrifican a los niños que tienen que madurar a su ritmo en beneficio de la clase es simplemente injusto, indignante y cruel.
    Queremos para los niños cosas que no quisiéramos para nosotros mismo.
    la infancia es muy corta y se supone que tiene que ser la etapa más feliz porque nos empeñamos en que los niños hagan cosas antes de tiempo????? es absurdo.
    es una pena, luego queremos que le gusten los estudios .como les va a gustar estudiar luego cuando sean más grandes cuando llevamos machacándolos desde los 3 años???
    Pero es verdad que muchos padres son tambiéen responsables y apoyan el sistema porque sienten mucho orgullo de ver que sus niños saben leer y escribir tan pequeñitos!!!!
    Es simplemente patético, al niño que le guste y le interese pues perfecto, pero al que no porque tiene que hacerlo a la fuerza ?
    Enfin ir a contra corriente es muy difícil porque tienes que enfrentarte con las miradas del colegio profesora y padres y normalmete lo diferente produce rechazo .

  83. Rebeca 17/10/2015 en 4:22 pm

    Hola yo soy madre de un niño que hace los 6 años en noviembre .este año a pasado a primero de primaria pero estoy preocupada ..agobiada ..cabreada ..no se como decirlo ..el ultimo año de infantil empezaron a leer y ya con una presión q teníamos q leer con el todos los días y hasta me dijo la andereño q si quería yo q podía repetir me quede alucinada ..pues a mi niño le cuesta mucho la verdad pero?? Y este año el comienzo del curso llevamos ya una presión todos los días deberes ..leer y leer en casa y ya les han puesto 3 controles escritos encima claro mi hijo a suspendido y me dicen q tengo q estar encima y señores no puedo mas todos los días al venir del colé leemos el niño ya no quiere ni ver un libro …pero esto es normal ? Yo no puedo hablar mucho por q no se cmo esta el tema de la enseñanza pero si no tiene ni los 6 años y claro muchos niños van mejor q el y se esta desmotivando mas todavia ..estoy muy agobiada pues pienso q si no lee bien al final del curso me diran q repita seguro y me parece una pasada ..no se si alguien a padecido el mismo caso o similar …estoy pensando en cambiar de cole y todo por q claro a parte de leer castellano q le cuesta pero no lo hace mal del todo pues la dificultad le leer en euskera es lo que mas le cuesta al niño .

  84. Encar Ruiz Alejo 23/10/2015 en 6:24 pm

    Estoy de acuerdo con todo, menos con este párrafo: “Además, los maestros de primaria, consideran que no es su trabajo enseñar a leer y a escribir, quieren que les lleguen lectores, algo que, por cierto, no cuadra con el hecho de que la Educación Infantil, hasta ahora, no tiene carácter obligatorio. Pero, ¿es mejor que les lleguen malos lectores o que creen buenos lectores?”

    Soy maestra de primaria y sí lo considero mi trabajo, no puede generalizarse de esa manera… de hecho, creo que hay mucha incoherencia en el hecho de que infantil no sea obligatoria y que, como bien dice el párrafo siguiente, la primaria esté diseñada para lectores…

    No obstante, sí que deberíamos hacer todos una reflexión (maestros, familias y administración) y, como bien dice en el artículo “Si todos tenemos algo de responsabilidad, es que todos tenemos que formar también parte de la solución”

  85. Txaro Franco 31/01/2016 en 8:09 pm

    Como profesora y asesora de educación infantil comparto la tesis de este artículo, pero añado un elemento a la argumentación: hace tiempo que Emilia Ferreiro, discípula de Piaget, quien dirigió su tesis doctoral (publicada en 1979) cambió el foco del debate: la cuestión no es cuándo enseñar a leer sino identificar cómo los niños y las niñas se acercan al mundo del texto escrito, es decir, cómo aprenden, para plantear en el aula la intervención adecuada, respetando, ante todo, sus necesidades sus intereses, sus ritmos de aprendizaje… Para profundizar en el tema dejo este site en el que he ido recopilando infinidad de documentación sobre el tema: https://sites.google.com/site/aprenderaleeryescribir/home

  86. primo 16/03/2016 en 4:07 pm

    Enseñanza: Lo que aprendi del articulo es que cada niño aprende a su ritmo, si algun niño se intereza por los libros a temprana edad, que bueno sera porque vive rodeado de un circulo de lectores o simplemente le llama la atencion el mundo de las letras.
    Tambien aprendi que existes diferentes opiniones, cada quien tiene su verdad, felicidades.

  87. Gabysc 16/08/2016 en 9:21 pm

    Gracias por su artículo pero por favor me podría proporcionar alguna fuente que sustente su frase ” está comprobado que en los niños que escriben desde temprano, la lectoescritura ha dejado de lado la creatividad y la curiosidad.” Más bien creo que su creatividad y curiosidad se ve afectada no por aprender a una edad muy temprana, sino por el método o la forma de aprender. Estoy investigando sobre el tema y no encuentro fuentes muy confiables donde diga que el niño que aprende a temprana edad merme alguna capacidad, todos coinciden que hay que respetar los ritmos de los niños, pero al igual que usted también soy profesora de educación preescolar y tenía la misma idea que usted pero en los últimos dos años siento que eso ya es absoleto, los niños ahora en general -con algunas excepciones- a los cuatro años ya están ansiosos por leer, los juegos, cantos, dramas, etc., lo quieren leer, a cada rato están y que dice aquí, y que dice aquí, pero maestra enseñame pues a leer y leen, ademas las legislaciones en muchas ocasiones ya no responden a la realidad de las escuelas, y tenemos que reconocer que los niños de ahora distan mucho de ser lo que eran los de la época de Piaget, Montessori y otros y aun así ellos nunca dijeron que era perjudicial a los niños aprender a temprana edad la lecto- escritura. En fin espero pueda ayudarme con referencias actuales y confiables… gracias.

  88. Elsa 03/11/2016 en 1:08 pm

    Creo que tu comentario es un poco grosero, podrías haber criticado sin necesidad de utilizar palabras insultantes…. y al parecer aunque aprendiste a leer a muy temprana edad, hizo falta que te inculcaran valores, sobre todo el respeto por los demás, también te hizo falta reforzar la comprensión lectora, pues el artículo habla de permitir que cada niño lo haga a su ritmo no de cohibirlos o cortarles sus ganas de aprender a más temprana edad.
    Respecto a la comparación con otros paises, aunque ella lo menciona, también dice que no viene al caso ese tipo de comparaciones.
    Finalmente, aunque podría seguir criticándote, ella no menciona por ningún lado que los niños no se deben introducir en el mundo de las letras y los números antes de los seis años, por el contrario dice que es necesario que los conozcan, que tengan un acercamiento, pero que no se debe forzar el proceso de lecto-escritura si el niño no siente curiosidad por este, porque al final obligarlos a que aprendan a leer y escribir terminará por crear adultos faltos de valores (como tú) y con una creatividad cortada.

  89. 1905 04/01/2017 en 1:36 pm

    Me levanto de la silla y aplaudo a Olaya.
    Seño Punk: “Por lo que dices, tu hija a aprendido” …. Ese ‘a’ espero que haya sido un lapsus…

  90. Ruth 13/08/2017 en 8:08 pm

    Soy maestra de educación infantil y estoy totalmente de acuerdo, además tengo un niño de 5 años que va a cumplir 6 y sabe las letras, las junta…pero no le hace gracia leerlas o escribirlas y entiendo que a pesar de haberlas trabajado no le llaman la atención, y sé por su maestra que ha dado prioridad a otras cuestiones como que esperen el turno de palabra, aprendan a diferenciar entre los tiempos, de trabajo, rincones, patio… que también es importante para cuando empicen la primaria. Pero…como madre me preocupa, como has señalado en este artículo, que cuando entre en primero se le catalogue de “vago” porque como bien has dicho, los maestros de primaria no piensan que sea su cometido.

  91. Kim 22/08/2017 en 9:16 pm

    Yo empecé a escribir a los 6 años, actualmente tengo 12 años apróx.
    Veía que me agradaba, y mientras no sea obligatorio… ¡No veo el porqué no!

  92. Tatiana Gónzales 22/08/2017 en 9:19 pm

    Querida Ruth,
    Lamento informarle que después de tres puntos va un espacio, pero no importa… Equivocarse es humano.

  93. tu pta madreeeeeeeeeee vendo 22/08/2017 en 8:20 pm

    aaaaaaa cadii momeintooaodadsadsa
    ijoadsa dsoputa

    vendo drosg jijiji

  94. Max
    Max 23/08/2017 en 10:10 pm

    Hola Kim, me da la sensación de que en esta entrada en ningún momento se muestra contrario a limitar a los niños/as con interés el hecho de que aprendan a leer y escribir a edades tempranas sino que más bien es crítica con la obligatoriedad de imponerlo por sistema a todos/as.

  95. Inés Martínez-Val 05/09/2017 en 6:06 pm

    Recomiendo el aprendizaje de la lectura a los 4 años. Los libros me regalaron un aprendizaje maravilloso y además el hecho de que no tengan que leerte tus padres te da más libertad de elección.

  96. Maria Romero 26/09/2017 en 8:55 pm

    Querida Tatiana, lamento informarle que después de una coma no se empieza con mayúsculas o no se termina un párrafo con una coma antes de comenzar el siguiente

    Ser puntilloso con la ortografía ajena y a la vez cometer errores de escritura es de humanos.

  97. Bonzo2002 05/01/2018 en 3:50 am

    Mi madre me enseñó a leer a los dos años (no es broma),se llegaba a enfadar muchísimo si no podía leerle la lección de ese dia.Sin embargo (y solo hablo por mi,no por los demas) creo que leer desde tan temprano me ha ayudado a ser muy creativa,a pesar de no haber conseguido muchos amigos justamente por el hecho de estar leyendo.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies