Montessori vs. Waldorf, dos métodos frente a frente

por | Mar 15, 2011 | Educación | 2 Comentarios

El sistema educativo hace aguas, lleva ya décadas en crisis. Es uno de los temas recurrentes de la prensa y de muchos programas de radio. La población está escandalizada. Muchos culpan de su fracaso a la falta autoridad, “se ha perdido el respeto“, claman. La receta para arreglar el problema sería para esta opción recuperar “los valores de toda la vida”. Otras posiciones abogamos por otro tipo de cambios globales en la sociedad y de medidas educativas donde realmente se apueste por el respeto a los procesos individuales de los niños y se incentive su creatividad,  el aspecto cualitativo por encima del resultadista. En este sentido en FamiliasenRuta ya presentamos este estupendo video de Ken Robinson donde éste afirma provocativamente que la escuela actual mata la creatividad de nuestros hijos.

Así que mucho se habla últimamente de la educación alternativa, constantemente se inician proyectos en todas partes y cada vez más padres quieren saber sobre ellos. Muchas veces escuchamos hablar del método o los juguetes Montessori o de una escuela Waldorf, pero ¿que significa cada cosa? ¿cuales son sus diferencias y puntos fuertes y débiles?.

Este estupendo artículo que sigue da una respuesta bastante clarificadora, nos lo traemos a FamiliasenRuta desde el estupendo blog de entribu.  El artículo original lo podéis ver aquí.

Montessori vs. Waldorf, dos métodos frente a frente.

¿Has oído hablar de estos dos métodos pedagógicos y no sabes cuáles son las diferencias y por qué uno u otro?

Maria Montessori y Rudolf Steiner fueron dos personajes que han dejado una importante huella en el campo de la pedagogía. Sus métodos, considerados “alternativos”, a menudo son comparados y la gente se pregunta cuál es mejor, cuál es el que más le conviene a su familia.

Maria Montessori (1870-1952) fue médico y educadora. Se le asignó la tarea de educar a niños considerados “deficientes” y, gracias a su enorme capacidad de observación y de escucha, elaboró el métodos educativo al que dio nombre, basado, principalmente, en acompañar al niño en su aprendizaje.

Rudolf Steiner (1861-1925) fue filósofo y pedagogo. El propietario de la fábrica Waldorf-Astoria le encargó dirigir una escuela para los hijos de los operarios. De ahí el origen del nombre de la pedagogía que desarrolló.

Así que, prácticamente, fueron contemporáneos… Veamos los puntos en comúnentre sus métodos:

  • Ante todo buscan el respeto a los niños. Consideran que tienen un enorme potencial y que son la base de un futuro mejor.
  • Para respetar al niño, éste debe gozar de una gran libertad.
  • Las actividades artísticas tienen un peso importante en sus escuelas.
  • Critican las calificaciones, las ven como algo inútil y dañino para el desarrollo del niño.
  • Proponen que el entorno escolar esté hecho para las dimensiones de los estudiantes, a su medida.
  • Se da importancia a la vida doméstica, intentando reproducirla en el colegio.

Y analicemos las diferencias.

Montessori acerca las letras y los números a los tres años. En torno a los cuatro o cinco, se aprende a leer y escribir. La propia motivación es el desencadenante de este aprendizaje. El profesor es más una guía, el que proporciona el material al niño de acuerdo con sus intereses. El material diseñado por ella tiene como finalidad que se adquiera una habilidad, se practique y se pase a otra actividad con completa autonomía. Además, permiten autocorregirse, no siendo necesario para ello las calificaciones. Eso sí, cada material tiene una finalidad determinada, definida. El alumno decide qué actividad realiza en cada momento, no se le impone. Tienen libertad para levantarse cuando así lo deseen y pueden desplazar los muebles. Pretende que el niño aprenda, que sea libre, pero, a la vez, que mantenga los pies en la tierra. Por ello no se les impulsa a usar la imaginación de manera que se confunda con la realidad, sino que claramente se separan.

Waldorf tiene una concepción más global del ser humano, por lo que el aprendizaje es secundario frente a la formación global, a alimentar el espíritu. Por este motivo a veces hay una cierta suspicacia hacia estas escuelas, como si fueran una secta. Aunque lo cierto es que las enseñanzas esotéricas o religiosas de Steiner no se dan en estos colegios. Frente a la separación realidad-ficción de Montessori, Waldorf privilegia la imaginación. El aprendizaje de la lectura y la escritura no tiene lugar antes de los siete años, ya que antes se piensa que el niño está en otra dimensión. Los materiales son rudimentarios, se trata de que se pueda jugar y trabajar con ellos de distintas maneras, para estimular la creatividad. Los muebles están hechos a la escala de los alumnos, siendo posible moverlos, pero también subirse a ellos. Se atribuye gran importancia al establecimiento de ritmos, tanto diarios como semanales como anuales. El objetivo es proporcionar seguridad.

Para la pedagogía Waldorf el profesor no es un simple guía, debe ser un modelo, una inspiración. Las actividades manuales son muy importantes, lo que proporciona un numero de habilidades distintas no indiferente. Son contrarios al uso de la tecnología, como televisores, ordenadores, etc. Se favorece la imaginación frente a la tecnología. Se considera importante pasar tiempo al aire libre, intentando que, adecuadamente vestidos, jueguen todos los días fuera.

Puntos débiles.

¿Cuáles se consideran las flaquezas de estos métodos? En el caso de Waldorf, lo anteriormente comentado, la sospecha de que se pueda adoctrinar a los pequeños en temas religiosos o espirituales. Bueno, no es imposible que suceda, pero creo que se puede evitar si los padres intentan estar al corriente de la vida escolar. Otra crítica que se hace es que al vivir tanto en el mundo de la imaginación, tengan problemas para aceptar la realidad y adaptarse a ella, sobre todo al crecer. Aquí deberían hablar los antiguos alumnos. Pero, ¿cuánta gente odia su trabajo rutinario y no se adapta a él, sino que se resigna? Y no todos vienen de escuelas “alternativas”.

Sobre la pedagogía montessoriana, hay a quien no le gusta el uso rígido de los materiales, aunque, obviamente, esto ayuda a su conservación y a que no reine el caos en el aula. Y que la mayor parte de las actividades se desarrollen individualmente, no insistiendo en la socialización. Esto se compensa, al menos en parte, formando clases con niños de distintas edades, frente a la limitación de una única edad en el aula de las escuelas convencionales. También el concepto de libertad del niño, en algunos casos, provoca miedo, pensando en pequeños sin límite alguno. En realidad, se enseña autodisciplina.

Lo peor de estos dos tipos de colegios es su escasez en muchas zonas y, sobre todo, su alto precio. Esto hace difícil el acceso a muchas familias interesadas en educar a sus hijos con una mayor libertad por ellos y siguiendo un proceso mucho más respetuoso. La limitación económica hace, además, que estos niños provengan de una determinada clase social, lo que podría originar otros conflictos en un potencial alumno que llegara a un colegio de este tipo por una carambola de la suerte (la inesperada herencia de la tía, o algo así).

Foto de portada extraida de minside-ella
¡Comparte con tus amigos y familiares!

2 Comentarios

  1. Emy

    Ex-alumna Waldorf a su órden!
    Aquí va mi opinión.

    Las escuelas públicas típicas son temibles como asfaltadoras: te machacan hasta que quepes en un diminuto y sombrio espacio muy en el fondo de ti. No voy a poner a mis hijos ahi antes de que sean fuertes fisica- y mentalmente (el bullying es muy real y muy traumático), con mínimo 10-12 años.

    Las escuelas Waldorf son geniales para niños menores de 10 años. En especial niños muy físicos o muy soñadores/contemplativos.
    Mas mayor no lo aconsejo, porque es cierto que no te ayudan a adentrarte en la realidad. Impulsan un cierto “humanocentrismo” y un sentimiento fuerte de élite. Lo que más me chirría ahora, de adulto, pero no me fijé de peque es esa manía de LA PUREZA. Para mí es precursor de racismo (por española entre suizos), y ahi lo sufrí mucho. Todo tiene que ser puro: los materiales eco (los adoro y uso con mis hijos, pero no me desmallo si tocan un boli de plástico o visten con algo sintético), la mente (tecnología mala, dicen. Yo creo que nacemos en una época y es útil saber utilizar sus medios. No tenemos TV pero sí vemos pelis y dibujos en youtube, con moderación y acompañamiento), la comida, la pintura de casa, las fiestas, las palabras, etc. Si no vives “puro”, te ostracizan. Al menos ahí en Basilea.
    Creo que las ideas debase no son malas, pero se ha esclerotizado y ya no se adapta a todo tipo de niños. A los más intelectuales o que saben leer por sí solos antes de los 5-7 años se les vé como mentes contaminadas, no se valora la inteligencia típica, sólo la artística. Repito, con un poco de control de los padres, y para niños muy motores o muy soñadores, genial hasta las 10-12 años.

    No he ido a Montessori pero por lo que he podido observar, también hay un dogma central: el EXITO. Todo está muy enfocado a eso. Que el niño vea y sienta su propio éxito, con independencia y orgullo. Pues bien, con muy peques me parece un poco fuerte el nivel de presión que he podido observar. Y se pasan mucho más con los precios…

    En ambos métodos también veo que se espera de los niños un autocontrol emocional bastante alto: el adulto no interviene en caso de conflicto.
    Estoy totalmente en contra. No digo que haya que infantilizar y anular los peques como en el sistema clásico, pero somos su modelo para el aprendizaje, también el de las normas sociales. Esto también lo estás aprendiendo. No hablo de darles la lata tipo “comparte tus juguetes con el nene”, o “dale un abrazo a la nena”, sino agacharse, escuchar lo que ha pasado, proponer soluciones todos juntos.

    En fin, yo educo a mis hijos en casa, con todos los sacrificios personales y profesionales que eso conlleva, hasta los 6 años. No me quejo, adoro enseñarles y estar con ellos. Luego, según los medios económicos, escuela libre bien organizada o escuela pública tipo proyecto novedoso libre.

    Responder
  2. Myriam

    Nosotros participamos de la Escuela Waldorf de Villafranqueza (Alicante) y estamos muy contentos. Para nosotros es el ambiente ideal, familiar, tranquilo y relajado. Os animamos a conocerla.

    Responder

Deja un comentario

SOBRE EL AUTOR

Familias en Ruta

En Familias en Ruta los viajes nos abren la puerta a la magia de volver a ver el mundo con ojos de niños. Recursos, consejos, ideas y entrevistas para viajar

ARTÍCULOS RELACIONADOS

NUESTRA GUIA DE VIAJES

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Únete a las familias en ruta!Los mejores planes para viajar con niños

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.