Viajar en ferry con niños además de práctico supone siempre una divertida aventura A los peques les suele alucinar eso de surcar los mares a bordo de estos grandes ingenios marinos que tanto encienden su imaginación. Tan solo presenciar la carga de los vehículos o las maniobras de salida del puerto ya es todo un espectáculo de los que no se olvidan.

El ferry es un medio de trasporte al alza alentado por las autoridades europeas ya que ayuda a descongestionar las carreteras y contribuye a disminuir la huella ecológica en la atmósfera por el ahorro de combustible total que éste supone. La prueba es que cada vez existen un mayor número de líneas de ferries desde España que unen diferentes puertos de nuestra costa haciendo más accesibles las islas de todo el Mar Mediterráneo incluyendo el norte África. El ferry además es un transporte clave en las Islas Canarias.

Ferry con niños

Los ferries permiten recorrer numerosas islas del Mediterráneo

Por experiencia. Son varias las travesías en ferry con niños que forman parte indisociable de nuestro álbun viajero familiar. En ferry llegamos a Irlanda o Cerdeña y son varias las veces que hemos viajado en alguna de las líneas marinas que unen a las Islas Baleares con Barcelona.

Viajar en ferry con niños debería ser una opción a tener siempre en cuenta entre las familias. Entre sus ventajas destaca  poder llevar tu propio coche, furgo-cámper o autocaravana pudiendo dormir de noche y llegar de forma cómoda y descansada a destino. De esa manera nos ahorramos de paso cualquier peligro asociado a conducir de noche, algo a evitar siempre que sea posible.

En los ferrys hay cafetería, restaurante, aseos, zonas lúdicas incluyendo piscinas en algunos de ellos y es todo un placer poder ir en cubierta disfrutando de la brisa ante un paisaje azul de un horizonte sin fin de esos que nos dan ganas de gritar aquello de I’m the king of the world!.

La mayoría de las veces además resulta más económico viajar en ferry con niños que en avión  evitando los controles y protocolos de embarque que normalmente comportan los aeropuertos. Otras de sus ventajas es que en este medio de transporte, por sus grandes espacios, los niños pueden moverse con mayor libertad.

Ferry con niños

Esperando para embarcar de madrugada en el ferry en Porto Torres

Ferry con niños

En el ferry de vuelta de Cerdeña a Barcelona

Con o sin nuestro coche en los ferries no hay límites de equipaje en peso o tamaño. Así que también puede viajar con vosotros aquel patinete o esa almohada que tanto cariño le tienen los reyes de la casa. Además las familias con mascotas normalmente pueden llevarlas consigo pues también merecen unas vacaciones. Eso sí, conviene preguntarlo y notificarlo en el momento de hacer la reserva.

Hay decenas de combinaciones y trayectos de ferries. Sin salir de nuestro país podemos visitar ciudades costeras de como Barcelona, Almería, Algeciras, Málaga y sus alrededores. Desde Barcelona además de navegar directamente a Mallorca, Menorca e Ibiza, desde Dénia dar un salto marino a Ibiza o desde Huelva surcar los mares hacia Las Palmas.

También existen tentadoras lineas de ferries desde España a otros paises como a Civitavecchia (Roma), Genova, Porto Torres (Cerdeña), Nador o Tánger (Marruecos). Desde Santander podemos embarcar directos a Irlanda. Desde Alicante a Orán (Algeria). Desde Melilla se llega a Almería y Málaga y desde Algeciras podremos navegar hacia Ceuta.

Algunas recomendaciones para viajar en ferry con niños

 

  • Siempre recomendable acudir al puerto unos 90 minutos antes de la salida si viajáis con vuestro vehículo.

 

  • Documentación. Repasad la documentación necesaria en función del destino. Si es nacional o a un país del espacio Schengen con el DNI o libro de familia será suficiente. En otro caso, los menores deben llevar pasaporte.

 

  • Es interesante ir preparados con una bolsa de mano con el equipaje que vais a necesitar  durante el trayecto (ropitas, pañales, comida y bebidas, juguetes y entretenimientos) ya que por motivos de seguridad durante la travesía no se puede bajar al garaje donde están guardados los vehículos.

 

Yo creo que ya lo tenemos todo para viajar en ferry con niños. Ya solo falta seleccionar la ruta que más nos cuadre y avanti a toda vela que los siete mares nos están esperando.

 

Entrada patrocinada

 

¡Comparte con tus amigos y familiares!