Sierra Nevada con niños


Última modificación:

Disfrutar de Sierra Nevada ¡también en verano!

Sierra Nevada es la famosísima estación de esquí de Granada. Los amantes de la nieve tienen cita obligada en los meses más fríos para disfrutar del deporte o, sencillamente, para darse un buen "baño de nieve" (si no os apetece o no sabéis esquiar)

Cómo llegar a Sierra Nevada

Existen dos opciones para llegar a Sierra Nevada: en vehículo propio o en transporte público.

Si elegís la primera opción, el vehículo particular, mi consejo es ¡madrugad! Especialmente si vais en fin de semana o festivo. La comunicación por la carretera A395 es buena, pero la intensa afluencia de visitantes genera atascos importantes en las horas punta de subida y bajada de la estación.  Los escasos 30 minutos (apenas 31 km) que separan la nieve de la capital pueden convertirse en muchos más... Una vez allí, tendréis que dejar vuestro vehículo en el Parking subterráneo, ya que no existe otra zona de aparcamiento posible.

Otra opción para llegar a la estación es elegir el transporte público. El autobús tarda unos 45 minutos y sale de la Estación de autobuses de Granada, aunque también tiene una parada en el centro de la ciudad (Junto al Palacio de Congresos).

Esquiar con niños en Sierra Nevada

Para disfrutar de un completo día de esquí con niños en Sierra Nevada necesitaremos, además de una buena equipación (que puede alquilarse en la propia estación de esquí o en los pueblos cercanos) y algunos conocimientos (que también se pueden adquirir allí, contratando clases privadas), comprar un forfait, es decir, la posibilidad de utilizar los remontes que llevan desde Pradollano hasta las pistas.

Los forfaits se pueden comprar on line (lo más cómodo) o en la misma estación, y tienen diferentes precios, que incluyen uno infantil, uno familiar (a partir de 3 miembros) y un descuento especial para familias numerosas. Por supuesto, también hay opciones para pasar uno o más días esquiando.

Para pequeños esquiadores hay tres espacios súper atractivos: Kidspark (para una iniciación), la Pista del Bosque (también de aprendizaje) y la Pista del mar (todo un guiño a la Costa Tropical, ya que está decorada con motivos marinos)

Disfrutar de la nieve (sin esquiar)

Si lo vuestro no es el esquí, pero os apetece un día de nieve, basta con dirigiros a la zona de la Hoya de la Mora. Allí se pueden alquilar trineos con los que disfrutar durante un buen rato ¡tanto como vuestras piernas subiendo y bajando las cuestas os permitan! También cuenta con un pequeño kiosko en el que comprar bebidas y comida.

Ojo, en temporada alta y especialmente en fines de semana y festivos la zona se colapsa rápidamente, así que de nuevo ¡madruga!

Sierra Nevada con niños

Si la idea es ver nieve y punto (con su clásica batalla de bolas o la construcción del imprescindible muñeco de nieve), y quieres evitar los posibles colapsos de las zonas más altas, siempre cabe la opción de dejar el coche aparcado en la cuneta de la carretera ¡la nieve está ahí mismo! Eso sí, vigila que está bien aparcado y no entorpece el tráfico y, no te arriesgues caminando demasiado lejos (la seguridad no está garantizada).

Sierra Nevada en verano

Hay muchos motivos para visitar Sierra Nevada con niños también en verano ¡y no todos son escapar del tórrido calor de la capital!  A 2100 m. de altitud el aire corre más fresco y las actividades para disfrutar en familia son muchas.

Por ejemplo, darlo todo en el Área Mirlo Blanco. Este pequeño parque de actividades se encuentra ubicado a pocos metros de Pradollano y justo al final de la pista de El Río.

Hay diferentes packs de actividades para disfrutar en familia, que incluyen planes "descarga-adrenalina" como los roscos deslizantes, la tirolina infantil, las camas elásticas... Pero sin lugar a dudas, la más atractiva de todas es el trineo ruso: diversión garantizada en trineos de dos plazas que circulan por raíles a toda velocidad... Tranquilos, porque se puede controlar individualmente la velocidad del trineo y además cuenta con todas las medidas de seguridad posibles.

En verano se puede planificar todo un día completo en Sierra Nevada sumándole a las actividades del Área Mirlo Blanco la entrada en la piscina (ubicada en el Club Deportivo Montebajo). Se trata de una piscina climatizada que en verano abre su techo retráctil y que está rodeada de una estupenda zona de césped donde relajarse y descansar. La entrada es gratuita para los menores de cinco años y se puede comprar en pack con el almuerzo, las actividades de la zona Mirlo Blanco, los remontes... ¡hay muchas opciones y tarifas diferentes!

Y si sois una familia rockera, merece mucho la pena alojarse en Sierra Nevada en agosto, ya que se celebra el singular Festival de Rock Sierra Nevada por todo lo Alto, en el que no se olvidan de las actividades para niños: talleres de guitarra, batería ¡e incluso un concierto para bebés!

Mucho más que una estación de esquí

Sierra Nevada es mucho más que una estación de esquí, también es un Parque Natural y un Parque Nacional ¡tal es su importancia desde el punto de vista ambiental!. Un entorno natural extraordinario que se puede disfrutar en familia realizando senderismo o visitando el Centro de Visitantes El Dornajo, auténtica puerta de entrada para conocer mejor este espacio natural único y auténtico santuario de la biodiversidad, también desde un punto de vista etnográfico.

Y si lo vuestro son las plantas, tenéis otra parada obligada en el Jardín Botánico Hoya de Pedraza (muy cerca del Centro de Visitantes), donde podréis ver algunas especies endémicas (propias y únicas de la zona), algunas de ellas amenazadas y muy protegidas.

 

Familias en Ruta
El blog y la comunidad virtual de viajes con niños y turismo responsable en familia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Organiza tu viaje

Artículos relacionados

crossmenuchevron-down