Cantabria con niños en 20 planes para no perderse


Última modificación:

Bienvenida a Cantabria con niños!

Dicen sobre ella que es infinita y no les falta razón. Esta pequeña comunidad autónoma del norte español donde se combina el mar y la montaña como en pocos destinos, se encuentra salpicado de bellos pueblos y conserva una naturaleza mágica y divertida que invita a ser explorada.

Cantabria con niños ofrece grandes posibilidades para disfrutar de múltiples rutas por sus paisajes cambiantes, hermosas playas y rincones paradisiacos, cuevas prehistóricas, valles pasiegos y altas montañas además de ofrecer un rico patrimonio cultural acompañado de una deliciosa gastronomía que hará las delicias de grandes y pequeños viajeros.

Campamento familiar en Cantabria

Nuestros campamentos la Anjana y sus amigos son una propuesta de vacaciones en familia en Cantabria, un destino ideal para huir de la calor en verano.

Cantabria con niños en 20 planes para no perderse

Este campamento para todas las edades se celebra cada Semana Santa y verano. Cargado de propuestas de actividades y mucha imaginación transcurre entre mar y montaña, entre los paisajes del Parque Natural de las marismas de Santoña, Victoria y Joyel uno de los rincones más bellos de la costa cántabra. Descubre más sobre estos campamentos en este enlace.

COSAS QUE VER Y HACER EN CANTABRIA CON NIÑOS

1. Pasear por Santander y su bahía

Vale la pena dedicar al menos un día a conocer lo que la capital cántabra ofrece. Santander es inseparable de su bahía, la más extensa del Cantábrico, y todo un símbolo de una ciudad que vive respirando y mirando a su frente marítimo.

Centro de Santander

El gran incendio de 1941 devastó la parte más antigua de la ciudad y hoy solo quedan algunos vestigios, no existiendo un casco histórico como tal. Las calles peatonales están comiendo terreno al asfalto y es posible recorrer gran parte del centro por ellas.

Santander con niños Cantabria

Centro urbano de Santander. Fuente: Depoisitphotos 

Descubriendo Santander caminando. Dejando el mar a la espalda e internándose en la ciudad, la Plaza Pombo, Cañadío y la Plaza Porticada, destacan por conservar el espíritu del juego en la calle, estando siempre repletas de niños y niñas.

Mercado Esperanza Santander

Productos de proximidad en el mercado de la Esperanza (Santander)

El Mercado de la Esperanza es un hervidero de los productos frescos y conservas de Cantabria, destacando la primera planta dedicada a los pescados. Junto al mercado veréis multitud de bares donde detenerse a degustar la tapa cántabra por excelencia: las rabas, tiras de calamar rebozadas. No existe niño o niña al que no le gusten!

A cinco minutos caminando del mercado, en el Río de la Pila, se puede subir en el funicular que salva un imponente desnivel ofreciendo unas espectaculares vistas de Santander.

Puerto y paseo marítimo de Santander

En el paseo marÍtmo de la Bahía de Santander salen durante todo el año barcos que cruzan desde la ciudad hasta Somo y, durante el verano lineas que ofrecen recorridos turísticos ofrecidos por Los Reginas y Santander Bahía Tours.

Santander ferries

Museo marítimo y acuario

Por medio de la visita al Museo Marítimo del Cantábrico, ubicado a orillas de la bahía de Santander, puede conocerse la vida en sus aguas. En sus tres plantas muestra una exhaustiva descripción del mar desde diferentes puntos de vista. Dispuestas entre multitud de objetos y textos, destacan las maquetas y reproducciones repletas de detalles.

Cantabria con niños en 20 planes para no perderse

Museo Marítimo del Cantábrico

No os perdáis la visita a las diferentes peceras del acuario donde se encuentran muchos de los seres que habitan la mar cántabra. Todos los domingos por la tarde es gratis. La entrada es gratis si coméis en el restaurante del museo. Cada día a las 12:30 se puede ver como alimentan a los animales.

La península de la Magdalena

Muy popular entre las familias de Santander, la Península de la Magdalena posee multitud de posibilidades para disfrutar en Cantabria con niños. La primera - si sois amantes de los zoos- visitar unas algo anticuadas instalaciones que albergan pingüinos, focas y leones marinos.

Todos los días, a las 12:00 y a las 17:00, les dan de comer y se muestran más activos. Cerca de aquí, un pequeño paseo conduce a diferentes embarcaciones usadas por el aventurero cántabro Vital Alsar en sus travesías por el Atlántico y el Pacífico.

Cantabria con niños en 20 planes para no perderse

Parque infantil en la Península de la Magdalena

La carretera de ascenso conduce hasta el punto más alto de la península, donde se encuentra el palacio de la Magdalena. Rodeado de bellos jardines, ofrece unas vistas excepcionales de la costa cantábrica. Puede accederse a él a través de varios caminos y senderos desde los que se observan objetos y elementos naturales tallados en algunos tocones.

La senda Mataleñas

Santander con niños

Senda de las Mataleñas. Fuente: Turismo de Observación

El sendero panorámico de Mataleñas transcurre a través de un cómodo itinerario que se va asomando al Cantábrico ofrece unas notables vistas de los acantilados y las coquetas playas de la Santander.

A mitad de este paseo circular, existe la posibilidad de llegar al faro de Cabo Mayor, un bonito lugar desde el que se contempla gran parte de la costa de Cantabria. Si se viaja con mascotas, cerca existe un parque dedicado a ellas.

Forestal Park

Tirolinas Go Santander Forestal Park

Tirolinas Go Santander Forestal Park

Otra opción de turismo activo y divertido para las familias más intrépidas es visitar el Tirolina Go!-Forestal Park el parque de arbolismo de Santander por excelencia que cuenta con circuito familiar y niveles adaptados a diversas edades. Lo tienes situado junto con el resto de recomendaciones en el mapa de más abajo.

2. Visitar el parque faunístico de Cabárceno

El Parque de Cabárceno, constituye un peculiar paisaje siendo hoy el hogar de más de cien especies de animales procedentes de los cinco continentes siendo la atracción turística más visitada en Cantabria con niños.

Muy diferente a la idea del típico zoo, la gran extensión y orografía que ocupa este parque único en la península ibérica hace que los recintos sean amplios –incluso en algunos pueden convivir más de una especie– permitiendo que los animales vivan en régimen de semi-libertad.

Cantabria con niños

Los elefantes son una de las grandes estrellas del Parque de la Naturaleza de Cabárceno

La visita toma una intensa mañana o incluso toda una jornada. Se puede realizarse en coche particular o bicicleta a través de más de los 20 kilómetros de pistas que atraviesan el parque y los aparcamientos habilitados para contemplar las especies. Los animales también se pueden observar desde el aire, a bordo de las telecabinas que sobrevuelan algunos recintos.

  • La entrada incluye una exhibición de cetrería con aves rapaces
  • Mejor empezar la visita temprano cuando hay menos gente y los animales están más activos.

Dada la alta afluencia en ciertas fechas conviene asegurar vuestra visita al parque de Cabárceno con una reserva de entrada.

3. Alojarse en un apartamento hotel familiar

Balneario de Solares 

Este hotel balneario de 4 estrellas no está orientado exclusivamente a familias, pero han sabido ofrecer alternativas para los más pequeños, de manera que sus padres puedan relajarse y disfrutar de sus excelentes instalaciones y servicios.

El hotel, que ocupa un edificio histórico de estilo clásico, está rodeado de un gran parque de árboles centenarios y situado 15 minutos en coche de las playas cantábricas.

Balneario Infantil Castilla Termal de Cantabria

Balneario Infantil Castilla Termal de Cantabria

Sus aguas termales brotan a 29.8ºC y el centro de la vida del balneario es su gran Piscina Termal, donde los niños de 0 a 12 años pueden acceder todos los días en horario de mañana y tarde. El hotel cuenta con un servicio de ludoteca infantil. Además, los niños de 3 a 12 años disfrutarán de Balnea Infantil una Zona Recreativa con piscinas y juegos donde con la compañía de un adulto pueden realizar ejercicios dirigidos por un monitor.

Uno de los secretos para gozar de la mejor escapada a Cantabria con niños es gozar de una base de operaciones ya sea casa, hotel rural o albergue donde las familias nos sintamos bienvenidas.

Albergue Paradiso

Cantabria con niños

Situado en Hinojedo a tan solo 20 minutos de Santander este alojamiento es otra de las opciones estrella en Cantabria con niños. Además de las amplias las zonas de juego el circuito de tirolinas y el rocódromo de sus instalaciones pueden encontrarse talleres, granja escuela y picadero donde los niños se pueden iniciar en el mundo de la equitación con sus caballos y ponis.

4. Subir a los Picos de Europa con el funicular de Fuente Dé

El Parque Nacional de los Picos de Europa es un lugar mágico y emblemático de la Cordillera Cantábrica que comparten las comunidades de Asturias y Cantabria. Acceder a su corazón es sencillo a través del muy espectacular y popular teleférico de Fuente Dé que, en menos de cinco minutos llega a los casi 2.000 metros de altura, desde donde quedaréis alucinados con su impresionante vista.

Cantabria familias

Teleférico de Fuente De. Foto: Wikipedia

Se pueden reservar los tickets sin colas del teleférico de Fuente Dé en este enlace.

Desde el lugar al que llega, llamado el Cable, parten diversas rutas señalizadas de las que dos resultan muy atractivas para realizar en familia. Ambas toman dirección norte hasta la Horcadina de Covarrobres.

Desde allí puede tomarse la pista que desciende hacia los puertos de Áliva (PR-PNPE-24), pasar cerca del Chalet Real y llegar al Hotel-Refugio de Áliva para, si se quiere, volver a la estación superior del teleférico, deshaciendo el camino, o bien seguir descendiendo hasta regresar al punto de inicio.

Vista del Naranjo de Bulnes. La alternativa, con algo más de dificultad, consultando la previsión del tiempo y siempre bien equipados, es mantener el rumbo norte siguiendo la señalización del PR-PNPE-23 y que conduce al collado de Horcados Rojos, un impresionante mirador del Naranjo de Bulnes (o Picu Urriellu en Asturiano)

Para ir más seguros diversas empresas ofrecen el servicio de guías-intérpretes del Parque Nacional realizando excursiones que discurren por lo más destacado de los Picos de Europa con recorridos adaptados a familias. Conviene reservar con tiempo a través de este enlace.

5. Adentrarse en la prehistoria cántabra

El subsuelo de Cantabria es como un queso gruyere, algo que bien sabían nuestros antepasados. La historia de la Humanidad está dibujada en las paredes y techos de sus cuevas donde pueden observarse una enorme variedad de animales y manos, ya sean pintados o grabados.

Visitar la Cueva del Soplao

La Cueva del Soplao es, además de un centro cultural y de conciertos, una de las maravillas geológicas Cántabras. Antigua fábrica minera hoy se pude disfrutar como atracción turística y recorrer sus distintas galerías con un trenecito que lleva hasta la entrada.

Está considerada como una cueva única a nivel mundial por la calidad y cantidad de formaciones geológicas a lo largo de sus 18 kilómetros, aunque solo 4 de ellos son se pueden visitar.

Cantabria en familias

Visita a la Cueva del Soplao. Foto: Turismo Cantabria

Dentro de la cueva (sillitas no permitidas, facilitan portabebés) se pueden contemplar gran cantidad de estalactitas, estalagmitas, columnas, cristales de calcita o formaciones rocosas. Finalmente merece la pena acercarse al Mirador de Tina Menor en Pechón desde donde se divisa un paisaje natural impresionante con vistas al estuario de la ría Menor.

6. Bañarse en las playas más familiares de Cantabria

Ideales para escapar de los tórridos veranos del litoral mediterráneo, viajando por Cantabria con niños encontraréis una infinidad de playas donde pueden realizarse actividades en verano tan variadas como jugar a las palas, iniciarse en el buceo o construir castillos de arena.

  • Luaña (Cóbreces). Las zonas próximas a los acantilados resultan muy interesantes para bucear y observar la vida submarina. Un aparcamiento próximo facilita el acceso a la playa.
Playas familias Cantabria

Playa Trengandin (Noja)

  • San Juan de la Canal (Santa Cruz de Bezana). La subida y bajada de la marea genera numerosos recovecos y pozas para jugar a salvo del oleaje. La zona intermareal es perfecta para descubrir la animada fauna que allí vive.
  • Virgen del Mar (Santander). En marea alta la arena seca escasea, pero se genera una ensenada ideal para bañarse y cuevas perfectas para refugiarse del viento. En las inmediaciones hay una amplia zona verde y un pequeño parque infantil.
Playas familias Cantabria

Playa del Sardinero (Santander)

  • El Sardinero (Santander). La más grande y popular de Santander, va desde la Península de la Magdalena a Mataleñas siendo en realidad 4 playas que en la bajamar se unen formando una única playa de unos 2 kilómetros donde quedan pequeñas piscinas naturales entre las rocas  en las que los peques se lo pasan en grande buscando criaturillas marinas.
  • La Arnía (Piélagos). Situada en la población de Liencres. No es una playa urbana ni especialmente accesible o familiar pero vale la pena por sus aguas limpias y ser un paraje de gran belleza así que aprovechad la bajamar. El oleaje suele ser suave y no suele estar muy concurrida.
  • La Canal (Galizano) y Los Tranquilos (Loredo). En ambas playas es frecuente que se generen varias pozas y piscinas naturales que resultan lugares tranquilos para el baño de los niños y niñas más pequeñas.
  • El Sable (Isla). Además de disfrutar de la propia playa, un sendero conduce a unas piscinas naturales, antiguos viveros de langostas, a las que se puede saltar en marea alta, convirtiéndose en una pequeña gran aventura para la familia.
Playas Cantabria

Playa de Somo

  • Brazomar (Castro Urdiales). La alta ocupación veraniega de la ciudad hace más recomendable su visita fuera de la temporada estival, ofreciendo muchas posibilidades en primavera y otoño.
  • Oyambre, Somo, Berria, Trengadín y La Salvé. Son grandes arenales que disponen de espacio para realizar múltiples actividades durante todo el año.

7. Ascender al paraíso de la anchoa

El señor ese con bigote que sale en la tele tiene razón. No hay otro lugar en el mundo como este. El paraíso de los amantes de la anchoa (y en general del bonito y otras delicias marineras) existe y se encuentra en Santoña.

Santoña Cantabria con niños

Situada en la zona oriental de Cantabria, Santoña, villa natal del gran navegante y cartógrafo español Juan de la Cosa, es una de las localidades costeras cántabras más visitadas en verano.

Alli os espera con diversas propuestas para toda la familia como bañarse en sus playas (Berria o San Martín) y salir a navegar por su bahía hasta el precioso faro del Caballo (reservar aquí).

Pero volviendo al tema de la gastronomía popular. Santoña incita a tapear y/o comer de maravilla en su auténtico, peatonal y muy animado centro histórico (os recomendamos el bar Peralvillo y a 5 kms el restaurante la Barca de Treto con un menú de auténtica cocina cántabra para chuparse los dedos.

Conservas Emilia Cantabria familias

Es alucinante la devoción anchoil que se respira (literal) en sus calles y la cantidad de tiendas y de pequeñas conserveras artesanales algunas de las cuales se pueden visitar como Conservas Emilia. No digo más: ñam!

8. Cabalgar sobre las olas: surf en familia

El mar Cantábrico es excepcional para la práctica de este deporte y es posible iniciarse en familia siguiendo los consejos del personal experto de muchas escuelas de surf que hay por toda la costa. Más sencillo resulta practicar el paddle surf, una alternativa para disfrutar de una forma agradable del mar.

Surf Cantabria

Numerosas empresas organizan campamentos familiares en los que iniciarse en la práctica de estos deportes acuáticos y muchos además incluyen alojamiento y visitas culturales por el territorio de Cantabria.

Algunas de ellas son: Bio Surf Camp y Star Surf o también os podéis alojar en el hostel HAND (Langre) donde organizan cursos de surf para todas ls edades.

9.Visitar más pueblos marineros de Cantabria

A orillas del Cantábrico se ubican unos cuantos pueblos marineros en los que puede comprobarse la intensa actividad de sus puertos y conocer más sobre los productos que entran por ellos.

  • San Vicente de la Barquera. Es posible estar en la playa y contemplar al fondo los Picos de Europa, nevados gran parte del año. En su punto más alto se encuentra el Castillo del Rey desde el que se tienen vistas espectaculares de la zona occidental de Cantabria.
viajar a Cantabria

Ría de San Vicente de la Barquera

  • Comillas. Considerado por muchos como el pueblo más bonito de Cantabria. Su casco urbano destaca por conservar edificios modernistas, como el Capricho del Gaudí, cuya visita resulta imprescindible. Con la entrada se entrega material didáctico a los niños para hacer el recorrido más ameno. Al lado de la playa se ubica su coqueto puerto, con un mirador desde el que se ofrecen buenas vistas del Cantábrico.
  • Castro Urdiales. El conjunto que ofrece el castillo-faro, la iglesia y el puente medieval resulta una bella estampa desde cualquier punto de vista. En su entorno, el barrio de pescadores y las pequeñas embarcaciones del puerto, permiten imaginar la vida de este lugar antes de su explosivo crecimiento.

10. Visitar la Casa de las Mareas

Ocupando un rincón natural excepcional. La Casa de las Mareas da cobijo a una exposición con elementos interactivos, entre los que destaca una mesa de luz para dibujar diferentes aves y un pequeño acuario. Sobre el agua, con el suelo transparente, se encuentra una sala habilitada para disfrutar de las vistas, especialmente durante la migración de las aves, con mesas, sofás y alfombras.

Cantabria con niños en 20 planes para no perderse

Vistas aéreas de La Casa de las Mareas y su marisma

Desde este centro se organizan visitas al cercano Molino de Santa Olaja, si bien dependen de las mareas por lo que resulta necesario contactar y reservar de manera previa para asegurarse la visita.

11. Descubrir la riqueza natural cántabra

Para valorar algo y poder preservarlo primero hay que conocerlo. No hay nada como descubrir la fauna autóctona acercándose de forma respetuosa para observarla en libertad.

Aves Cantabricas

Uno de nuestros mejores experiencias y plan que recomendamos para gozar de Cantabria con niños de manera diferente más allá de los diferentes atractivos turísticos es apuntarse en alguna de las demandadas actividades de Aves Cantábricas.

Aves Cantábricas

Aves cantábricas

Fundada por Alejandro Garcia este pequeña empresa de ecoturismo ha convertido su pasión animal por el mundo natural en la manera de que podamos acercarnos a observarla y entenderla mejor. A destacar, entre otras, las actividades de avistamiento de aves que desarrolla durante el verano y el otoño en el Parque Natural de las marismas de Santoña, Victoria y Joyel.

12. Saber más sobre la vida secreta de las vacas

Cantabria es inimaginable sin sus vacas. Existen diferentes empresas ganaderas que organizan visitas a sus instalaciones y a los lugares donde pastan sus vacas. Cualquiera de ellas resulta una increíble vivencia para disfrutar con niños en Cantabria.

Cantabria con niños en 20 planes para no perderse

En éstas granjas es posible realizar actividades como visitas guiadas o amamantar a las terneras destacando la Granja Cudaña (Labarces) o la Ganadería Val de Mazo(Cañedo).

13. Respirar el aire puro de sus bosques

  • Hayal de Aloños. El silencio y la sombra reinan bajo las copas de las hayas, produciendo una imagen de fantasía en el que, tras cada tronco, parecen esconderse trasgus y trentis. El paisaje se transforma con cada estación, descubriendo nuevos elementos en cada visita. En Aloños os podeis alojar en El Hayal, además de centro de educación e interpretación ambiental se puede dormir en cabañas en los árboles o probar el glamping.
  • Monte Hijedo. Desde el pueblo de Riopanero pueden seguirse varios caminos para adentrarse en este magnífico robledal. El camino es sencillo, sin grandes desniveles y apto para ir con carrito (al menos, gran parte del recorrido puede hacerse cómodamente con él).

Si bien la ruta continúa, se recomienda caminar una hora y volver al punto de inicio. Pueden conocerse más datos sobre este lugar en el centro de visitantes del Monte Hijedo.

Cantabria con niños en 20 planes para no perderse

Monte Aa

  • Ruta de Brez - Puerto de Edes. Se trata de un cómodo itinerario, de trazado circular, en el que se van siguiendo los pasos de un antiguo camino minero. Conduce hasta la entrada de la canal de las Arredondas, uno de los accesos al macizo oriental de los Picos de Europa. Esta ruta transcurre ofreciendo espectaculares vistas y es ideal para ver la fauna en su medio al transitar por bosques y prados de siega.
  • Monumento Natural de las Secuoyas del Monte Cabezón Declarado Monumento Natural en 2003, algunas de las secuoyas miden hasta 36 metros y su hoja perenne hace posible que puedan contemplarse en cualquier época del año.

El bosque está situado en el municipio de Cabezón de la Sal en Cantabria, que ya de por si se merece una visita. Con una superficie de 2,47 hectáreas, en el bosque encontramos 848 sequoyas sempervirens y 25 Pinus radiara. La característica que convierte a este bosque en algo excepcional, es que se tratan de especies no habituales en Cantabria, siendo un bosque único en España.

14. Descubrir sus pueblos más bellos del interior

Cantabria se encuentra salpicada de muchos núcleos rurales en un buen estado de conservación, ideales para conocer ejemplos de la arquitectura montañesa.

Cantabria con niños en 20 planes para no perderse

El pueblo de Potes, entre los más bellos de Cantabria

La villa de Potes se encuentra rodeada de las mayores alturas de la Cordillera Cantábrica, lo que genera un clima excepcional con más días de sol al año que el resto de la región. Su barrio más coqueto y bonito bien hace referencia a ello, y pasear por el “Barrio del Sol” resulta delicioso.

Cerca de aquí, puede visitarse Cahecho que cuenta con una ubicación excepcional para disfrutar de unas vistas impresionantes de los Picos de Europa y de las cumbres más altas de la Cordillera Cantábrica.

Las calles empedradas del núcleo histórico de Santillana del Mar, flanqueadas de palacios y casonas de piedra, son una belleza pero una tortura para llevar carritos, así que es mejor dejarlo en el coche. Los cántabros dicen que este es el pueblo de las tres mentiras porque ni es santa, ni es llana ni tiene mar. La visita a este pueblo medieval resulta más agradable fuera de la época estival.

Puente Mayor y Molino de Liérganes

Puente Mayor y Molino de Liérganes

A orillas del río Miera, Liérganes conserva bonitos y fotogénicos rincones, además de un buen número de propuestas a realizar durante todo el año en familia: pasear por su casco antiguo, cruzar por el ‘puente romano’, hacerse una foto con el hombre pez o visitar el pequeño museo Fluviarium son algunas de ellas.

En el corazón del Parque Natural Saja-Besaya, merece la pena visitar Bárcena Mayor. Desde aquí parten varias rutas hacia los bosques cercanos y a solo un kilómetro siguiendo el curso del río se encuentra el área recreativa de Llano Castrillo, con parque incluido, perfecta para disfrutar del entorno natural.

El Camino Real atraviesa Cartes y Riocorvo, dos pueblos  que compiten en belleza. Flanqueadas por casonas de piedra, portaladas y balcones, atravesar sus calles se convierte en toda una experiencia visual.

Al visitar el sur de Cantabria con niños, merece la pena detenerse en Aldea de Ebro, La Puente del Valle o Reocín de los Molinos. A orillas del Ebro, los dos primeros, y del río Polla el último, se erigen estos tres bellos pueblos que ofrecen una agradable visita para conocer buenos ejemplos de arquitectura tradicional.

Mazcuerras se ubica en la mies del Saja y cuenta con bonitas estampas de sus casas de piedra, balcones y portaladas.

15. Buscar la salida del laberinto de Villapresente

El más grande de España y otro clásico de Cantabria con niños, un escape room al aire lire!. Al traspasar la entrada, y durante la próxima hora, lo único que se ve es el camino, el verde de los árboles –las paredes del laberinto– y las caras de la gente que se cruza en el interior, algunas muchas veces.

Cantabria en familia

Laberintode Villapresente

Para evitar que los pequeños acompañantes se impacienten, es recomendable llevar impresa la imagen aérea del laberinto o sacar una foto en el cartel de la entrada. Sin duda, es una de las experiencias más divertidas para realizar en Cantabria con niños.

  • Evitad los meses de verano y semana santa, hay demasiada gente.
  • Hay personas dentro y algunos carteles que ayudan a encontrar la salida.
  • En el centro del laberinto hay una zona de descanso con bancos.

16. Descubrir la mitología cántabra

Algo fascinante para los niños. La rica mitología cántabra puede conocerse en el pueblo de Barriopalacio de Anievas a través de la visita a su centro de interpretación. En él se exponen diversos personajes y se cuentan las peculiaridades de cada uno de ellos.

El pueblo se vuelca con la celebración, a principios de agosto, de una fiesta centrada en la mitología. Las calles y alrededores del pueblo son tomadas por multitud de personajes como anjanas, trentis, pecus y otros muchos seres que pueden verse encaramados a algunas casas o en los bosques y ríos cercanos.

Mitología cántabra

Muchos son los personajes mitológicos que perduran en la memoria colectiva y que salen a relucir especialmente cuando las familias se adentran en los bosques de Cantabria.

Estos seres pueden verse representados en el coqueto Parque de Mina Pepita (Solares), hoy restaurada y cubierta por una frondosa vegetación, que ofrece un singular espacio a recorrer a través de sus senderos. Entre ellos personajes de la mitología cántabra, como el ojáncano de la entrada, o el musgoso que invita a sentarse en su regazo.

17. Recorrer la ruta cántabra de los faros

Los faros fascinan a los niños así que en Cantabria estamos de suerte porque especialmente situados en su costa oriental donde elegir. Desde Castro Urdiales, donde se haya el Faro de Santa Ana, hasta San Vicente de la Barquera, situado a tan solo tres kilómetros del Faro de Punta de Silla.

Cantabria en familia

El muy artístico Faro del Ajo, es más pop de toda la cosa cántabra. Fuente Diario Montañés

Lo mejor de todo es que junto a cada faro normalmente hay un buen paseo para hacer senderismo con vistas a acantilados como en los del Faro del Pescador y el Faro del Caballo muy cerca del pueblo de Santoña, uno de los mejores enclaves donde saborear la deliciosa gastronomía marinera cántabra. Este faro está situado en un enclave espectacular; para las familias más intrépidas las vistas que se dominan desde allí serán la mejor recompensa tras subir sus 700 escalones.

En el mismo Santander capital se encuentra el Faro del Cabo Mayor justo al lado hay un mirador y el ya comentado parque de arborismo. Desde allí hay un paseo hasta el Paseo de Mataleñas y la Playa del Sardinero.

Otro faro cercano es el Faro de Punta Cerda, situado en la península santanderina donde está el Palacio de la Magdalena.

Excursiones guiadas y entradas en Cantabria con niños

Mapa de planes Cantabria con niños

+ info Cantabria con niños:

Cantabria mágica: Lanjana y sus amigos

Agenda infantil Cantabria

Turismo Cantabria

Oficina de Turismo de Santander

Portada del ebook 101 lugares divertidos para viajar con niñ@s por Europa

Aventuras Familiares Únicas

Viaja a través de castillos de cuentos y parques temáticos mágicos con nuestra guía + 101 lugares divertidos para viajar con niños.

Portada del ebook 101 llocs divertits per a viajar amb nens per Europa

Aventures Familiars Úniques

Viatja a través de castells de contes i parcs temàtics màgics amb la nostra guia +101 Llocs Divertits per a Viajar amb Nens.

Max López

Organiza tu viaje

Artículos relacionados

crossmenuchevron-down