Escaparte a Cuenca con niños te puedo asegurar que es una buena idea. Una ciudad bien comunicada y muy asequible para poder descubrirla con toda la familia. A medio camino entre Madrid y Valencia, Cuenca te sorprenderá con su arquitectura y con sus curiosos paisajes.

Cuenca con niños

Fuente. Turismo Castilla-La Mancha

Cuenca fue fundada por los árabes en el siglo VIII y de hecho aún conserva sus murallas y sus características calles estrechas y empinadas. No ha de extrañar que la ciudad sea Patrimonio de la Humanidad. Cuenca tiene un clima Mediterráneo templado que ofrece unas temperaturas muy cómodas para poder visitar la provincia en familia.

He tenido la suerte de poder visitar Cuenca en varias ocasiones y en distintas épocas del año y te puedo asegurar que en cada estación podrás disfrutar de todas las peculiaridades de la zona. No te lo creerás, pero en la temporada veraniega podrás disfrutar hasta de una playa.

Con esta pequeña guía esperamos que te animes a visitar Cuenca con niños y para que no te pierdas nada, te dejamos al final del post un mapa con todos los planes y lugares de interés localizados.

Apartamentos y hoteles en Cuenca con niños

Hay muchas opciones para alojarte en Cuenca con niños, pero te recomiendo que seas previsor y que no lo dejes para el último momento. Si reservas con antelación será una preocupación menos y así podrás disfrutar de organizar tu escapada a Cuenca con toda la tranquilidad del mundo.

Hotel Resort Cueva del Fraile.

Cuenca con niños

A 10 minutos en coche de la ciudad de Cuenca el Hotel Resort Cueva del Fraile se encuentra en un antiguo monasterio del siglo XVI pero con todas las comodidades del siglo XXI.  Cuenta con amplias habitaciones familiares, piscina exterior y unos impresionantes jardines de más de 25.000 metros. El establecimiento tiene aparcamiento gratuito. Sin duda es un alojamiento perfecto para familias , pues cuenta con zona de juegos para niños, piscina para niños, club infantil, y buffet y menú especial para niños.

Green River Hostel

El Green River Hostel tiene vistas al río y todas las habitaciones cuentan con balcón y zona de estar. Las habitaciones familiares están divididas en dos plantas y cuentan con baño privado. En el establecimiento cuentan con cocina compartida completamente equipada. También han pensado en los niños poniendo a tu disposición barandillas de protección, canales de televisión infantiles, juegos, libros y zona de juegos interior. En las inmediaciones hay aparcamiento privado por 12 euros al día.

La Villa Don Quijote

No podrás escoger mejor lugar para alojarte si visitas Cuenca con niños que La Villa Don Quijote, pues en este hotel cuentan con nada menos que un bosque privado. Los apartamentos cuentan con todo lo necesario para que te sientas como en casa. Este hotel tiene piscinas exteriores, una de ellas infantil, cuentos y juegos para niños y si te apetece hacerte una ruta en bicicleta tiene un servicio de préstamo gratuito. El aparcamiento es gratuito.

Cuenca Loft el Mirador del Gallo

Situado a la puertas del casco histórico de Cuenca, el Cuenca Loft el Mirador del Gallo está a 11 minutos a pie de la catedral y a 1 km de las Casas Colgadas. Se trata de un amplio apartamento con tres dormitorios y dos baños privado. La cocina está perfectamente equipada con lavavajillas, microondas y horno.  Sin duda, su ubicación te va a permitir explorar Cuenca con niños con toda la comodidad del mundo.

Camping Caravaning Cuenca

Si lo tuyo es la naturaleza no puedes perder la oportunidad de alojarte en el Camping Caravaning Cuenca con sus cabañas rodeadas de árboles. Algunos de los alojamientos son hasta para 10 personas y están divididas en dos niveles y cuentan con dos baños, sala de juegos para los niños, cocina equipada y salón. Sin duda es buena oportunidad para tus cenas familiares en sus terrazas exteriores pero también para hacer deportes como equitación, piragüismo o ciclismo.  En temporada hay animación para niños y adultos.

COSAS QUE VER Y HACER EN CUENCA CON NIÑOS

1. Descubrir y disfrutar del centro de la ciudad

Cuenca con niños

Fuente: El Confidencial

Y qué mejor manera de hacerlo que con una visita guiada por Cuenca con niños. En un par de horas podrás recorrer el centro histórico de la ciudad y descubrir mil y un curiosidades. La ciudad de Cuenca tiene un montón de rincones curiosos y edificios históricos que te harán colar al pasado.

Entre las dos hoces, en lo alto de la ciudad te encontrarás con el Castillo de Cuenca. Poco queda de él, apenas un par de construcciones, restos de la antigua muralla y un arco. Al lado del castillo se encuentra el imponente edificio del Archivo Histórico Provincial que fue utilizado como cárcel en la época de la Inquisición.

Acercándote al mirador de Florencio Cañas te encontrarás con un curioso pasadizo que se conoce, precisamente, como “el Cristo del pasadizo” y que como no podía ser de otra manera, cuenta con su propia leyenda de amores y desamores, duelos a la luz de la luna y trágicas muertes.

Si vas a Cuenca con niños, sin duda una de las zonas que más te va a sorprender es la curiosa Plaza Mayor, una plaza irregular presidida por el imponente edificio barroco en el que se encuentra el Ayuntamiento. Las viviendas de vivos colores son otro de los rasgos curiosos de esta plaza, así como la incónica catedral de Santa María.

Cuenca con niños

Fuente: El Mirador de la Serranía

La catedral de Cuenca tiene mucho para ofrecer. El edificio, que se inició con el arte románico, ha tenido que ser restaurado en varias ocasiones. En el año 1902 se hundió la torre de las campanas por la caida de un rayo y en 1910 se le dio su aspecto actual con una fachada de estilo neogótico. Aún así, como podrás comprobar, el edificio quedó inconcluso.

Si algo llama la atención de la catedral de Cuenca son sus vidrieras abstractas que representan elementos tan curiosos como las hélices del ADN que simbolizan la aparición de la vida. En las vidrieras de la Capilla Mayor se refleja la historia de la Salvación mediante la representación de la tierra, el aire, el fuego y el agua así como del Big Bang.

Una opción muy curiosa de visitar la catedral es hacerlo al anochecer. Esta visita nocturna te llevará por el Coro de la catedral y por todas las estancias de este imponente edificio como el claustro, la capilla de los caballeros o la girola.

Cuando visites Cuenca con niños no te olvides acercarte al Puente de San Pablo desde donde tendrás unas vistas magníficas del río Huécar y de las famosas Casas Colgadas. Estos edificios civiles con sus balcones voladizos, datan nada menos que del siglo XIII y en ellos se encuentra el Museo de Arte Abstracto Español.

2. Recorrer la ciudad en el tren turístico

Cuenca con niños

Fuente: Civitatis

Si visitas Cuenca con niños, una manera fácil y cómoda de recorrer y descubrir la ciudad es en su tren turístico. En él recorrerás los principales monumentos de la ciudad y pasarás por sus calles más representativas.

El recorrido dura aproximadamente una hora y podrás conocer muchísimos detalles curiosos con la audioguía. El tren turístico sale del castillo de Cuenca y te llevará por las zonas más características de la ciudad como la Plaza Mayor, el Auditorio, el Parque de San Julián o la Plaza del Trabuco.

A la hora de reservar el tren turístico, puedes hacerlo de dos maneras: reservar el billete de un viaje con el que harás el recorrido entero de una vez o reservar el billete de un día que te permitirá subir y bajar del tren tantas veces como quieras en el día escogido. Esta, sin duda, es una manera sencilla de recorrer Cuenca con niños, pues podrás ir a tu ritmo y visitar lo que más te interese.

3. Visitar un refugio antiaéreo

Cuenca con niños

Fuente. Ocio Cuenca

La ciudad de Cuenca está recorrida por túneles, la mayoría de ellos de la Edad Media. Actualmente son dos los que están abiertos: el túnel de Alfonso VIII y el túnel Calderón de la Barca. El primero está situado en la calle Alfonso VIII y tiene 90 metros de longitud. La visita no es demasiado larga pero lo justo para hacerte una idea de sus funciones y además, así a los niños no se les hace pesado. Durante la Guerra Civil este túnel fue un refugio antiaéreo y en él se pueden ver las marcas de las barrenas, el tendido eléctrico de aquella época, las fusileras y la enfermería.

La parte alta de Cuenca está recorrida por infinidad de túneles que esconden curiosas leyendas como que en ellos está escondido el Santo Grial, que en ellos se llevaban a cabo encuentros entre los religiosos de los distintos conventos o que fueron utilizados durante la Inquisición para encerrar y torturar a los que caían en desgracia tildados de herejes.

El túnel de la calle Calderón de la Barca es más grande que el de Alfonso VIII. A lo largo del recorrido hay paneles explicativos sobre la función que tuvo este espacio durante el conflicto civil que sufrió nuestro país a finales de los años 30 del siglo XX. Puedes hacer una visita guiada o una visita teatralizada. En cualquier caso, las entradas tienes que reservarlas en la Oficina de Turismo.

4. Hipnotizarte bajo la mirada de los ojos de la mora

La ciudad de Cuenca se encuentra entre dos hoces, la del Júcar y la del Huécar. Si paseando por la ciudad, con la hoz del Júcar al fondo te sientes observado por la montaña, no te asustes. Se trata de los ojos de la mora. Por supuesto, algo tan curioso como esto no puede existir sin una leyenda.

Cuenca con niños

Fuente: Casa el Elscalerón

Cuando los cristianos reconquistaron la ciudad de Cuenca, algunos musulmanes decidieron quedarse y como no podía ser de otra manera, el amor surgió entre una bella musulmana y un soldado cristiano. Se trataba, cómo no, de un amor prohibido y no tenían más remedio que citarse a escondidas. El padre de la muchacha decidió en aquella época desposarla con un musulmán, que fue rechazado. El musulmán, herido en su orgullo decidió entonces seguir a la joven para encontrar la razón por la que se había negado a su proposición. Los dos amantes, dispuestos a continuar con su amor y que nadie le pudiese separar, decidieron casarse en secreto.

Cuando el reloj de la torre Mangana sonara, irían a buscar a un sacerdote que les casara, pero conocedor de los planes, el joven musulmán agraviado fue en busca del soldado cristiano y le mató. La joven mora le esperó en la montaña durante horas y cuando se enteró del fatal desenlace no pudo hacer otra cosa que morir de amor. Desde entonces, los ojos de la mora miran a la ciudad de Cuenca buscando aún a su amado.

5. Descubrir los museos de Cuenca con niños

Cuenca es una ciudad para pasear y asomarte a sus paisajes pero sin duda, en tu escapada a Cuenca con niños no puedes dejar de visitar alguno de sus curiosos museos.

Cuenca con niños

Museo de Ciencias Castilla-La Mancha. Fuente: Turismo Castilla-La Mancha

Museo del Ciencias de Castilla la Mancha. Este museo que se encuentra en pleno centro histórico de Cuenca te va a permitir descubrir a lo largo de sus salas los misterios de la Evolución y la vida. En la exposición permanente te vas a encontrar con astronautas, descubrirás los secretos de la meteorología, la importancia de las energías renovables o detalles de la exploración de Marte. Un robot industrial, un viaje en 3D por el Universo, una sala de Astronomía o un Planetario son solo algunas de las sorpresas que te esperan.

Museo paleontológico de Castilla-La Mancha. En este impresionante museo podrás conocer el apasionante mundo de los dinosaurios. En el recorrido de sus salas encontrarás espectaculares reproducciones de dinsaurios y muchos restos de los yacimientos de la comunidad autónoma que llegan hasta más de 550 millones de años. Se pueden hacer visitas guiadas de la mano del simpático dinosaurio Pepito y visitas temáticas con talleres. Y si tus hijos están entusiasmados con el tema de los dinosaurios, podéis hacer la Ruta de los Dinosaurios.

Museo de la Semana Santa. En la sede de la  Junta de Cofradías podrás descubrir mediante un montaje multimedia te verás envuelto en los ritmos y las sensaciones que produce la Semana Santa a los habitantes de Cuenca. Documentos antiguos, bocetos de imagineros, túnicas y capas son algunos de los tesoros que podrás encontrar en el museo.

6. Pasar un día en la playa

Cuenca con niños

Fuente: El Español

Aunque no te lo creas, Cuenca tiene playa y además en un entorno muy agradable para pasar una jornada en familia. Sin duda, esta playa es un aliciente si visitas Cuenca con niños. El precio de la entrada te da derecho a bañarte no solamente en la playa sino también en las piscinas.

Lo cierto es que parece que estés una playa caribeña con sus sombrillas de paja y sus hamacas. Además, las vistas desde la arena son realmente bonitas. Si te apetece darte un capricho, puedes comer en el Restaurante la Playa.

7. Dejarte embrujar por la Ciudad Encantada

Cuenca con niños

Fuente: Ciudad Encantada

Si vas a Cuenca con niños este plan no te lo puedes perder. Es visita obligada. Situado en pleno Parque Natural de la Serranía de Cuenca, la Ciudad Encantada se remonta a hace más de 90 millones de años. La acción erosiva del agua, el viento y el hielo ha conformado un entorno que sin duda no pasa desapercibido.

Se trata de un recorrido circular de 3 kilómetros perfectamente señalizado y que se tarda en recorrer aproximadamente una hora y media. A lo largo del recorrido podrás contemplar las caprichosas formas de las rocas a las que se ha puesto nombre. La tortuga, los osos, la lucha del elefante y el cocodrilo o la foca te esperan para que dejes volar tu imaginación. Y si te animas, puedes hacer una visita guiada.

8. Pasear por el nacimiento del Río Cuervo

Cuenca en familia

Nacimiento del Río Cuervo. Fuente: Turismo Castilla La Mancha

Si hay una palabra que defina al nacimiento del río Cuervo es belleza. Mires a donde mires todo es bonito. Si vas a  visitar este enclave que se encuentra a más de 1400 metros de altura tienes que tener en cuenta la época del año en que lo haces. Al ser el nacimiento de un río, la cantidad de agua que arrastre depende de la estación del año, así que si quieres asegurarte un buen espectáculo, hazlo en primavera o en invierno.

La ruta hasta la base de la casacada es cortita, un kilómetro y medio por una pasarela de madera y unas pistas de empedrado, lo que hace bastante sencillo el recorrido. Cuando llegues a la cascada tendrás tu recompensa porque la estampa es preciosa. Y si haces la visita en invierno, el hielo y la nieve todavía lo hacen más espectacular.

9. Sorprenderte con la Ruta de las Caras

La Ruta de las Caras se encuentra junto la Pantano de Buendía y la visita es gratuita. En las rocas del pantano podrás contemplar 18 caras esculpidas por varios autores y pueden llegar a medir 8 metros de altura. La ruta es sencillita, de más o menos una hora de duración y desde esta zona, además, podréis hacer otras rutas para descubrir la naturaleza y el entorno.

10. Disfrutar de las Lagunas de Cañada del Hoyo

El Monumento Natural Lagunas de Cañada del Hoyo está formado por siete lagunas permanentes y cuatro torcas que llegan a tener hasta 32 metros de profundidaz y 200 metros de ancho.

Cuenca con niños

Fuente: El Mundo

Todas las lagunas tienen nombres poéticos como La Gitana, la Laguna de la Cruz o la Laguna de las Tortugas. Debido a los organismos que habitan en estas lagunas el color de sus aguas varía entre preciosos tonos azules y el más oscuro negro. En estas lagunas podrás contemplar anfibios  y reptiles tan característicos como el galápago europeo.

 

+Información Cuenca con niños

Más planes en Castilla La Mancha con niños

Turismo Ciudad de Cuenca

Turismo Provincia de Cuenca

Turismo Castilla-La Mancha

 

¡Comparte con tus amigos y familiares!