Visitar Toledo con niños es una gran idea. Conocida como la ciudad de las tres culturas, cristiana, judía y musulmana, en Toledo es difícil aburrirse. Esta es una ciudad imprescindible llena de arte e historia, declarada Patrimonio de la Humanidad, resulta perfecta para disfrutar en familia…y está un paso de Madrid.

Toledo fue una capital imperial durante el reinado de Carlos V. Simplemente pasear por sus calles llenas de leyendas y misterios es ya toda una experiencia imprescindible para asomarse de una forma divertida a la complejidad y riqueza de la historia de España.

Un destino urbano ideal para una escapada de un dia -como fue nuestro caso- o mejor alguno más para poder apreciar con calma los mucho y bueno que ofrece Toledo con niños!

Toledo con niños

Preciosa estampa del Alcazar de Toledo al amanecer. Fuente 123RF / Sean Pavone

Ojalá te resulte tan útil como inspiradora esta completa y cuidada selección de planes para disfrutar de Toledo con niños que hemos preparado para ti acompañada de un práctico mapa que encontrarás más abajo.

Apartamentos y hoteles en Toledo con niños

Toledo es uno de los destinos turísticos más visitados de España, por eso para ir tranquilos es bueno reservar con tiempo para elegir entre mayor oferta y mejores precios. Una buena opción familiar son los apartamentos en Toledo. También puedes consultar este útil comparador de hoteles en Toledo. Nuestra selección de alojamientos destacados en Toledo con niños es:

Hotel Hacienda del Cardenal

Rodeado de una muralla del SXI el Hotel Hacienda del Cardenal tiene una ubicación excelente para visitar Toledo con niños. Este hotel, situado muy cerquita de la Puerta de Alfonso VI y a pocos metros de las escaleras mecánicas que llevan al centro ocupa un antiguo palacio del SXVIII y cuenta con terrazas con vistas espectaculares, una pequeña piscina y el jardín.

Hotel Hesperia Toledo

Toledo con niños

El hotel Hesperia Toledo se encuentra frente a la Plaza de Toros y muy cerca del casco histórico. Sus habitaciones Junior Suit son perfectas para familias pues tienen un sofá cama y cuentan con cunas para los más cuiquitines.

Hotel Cigarral del Bosque

Toledo con niños

El Hotel Cigarral del Bosque está un poco más alejado del centro de Toledo pero sin duda las vistas desde su piscina y desde sus habitaciones valen la pena. Además, está ubicado en una finca de más de 10 hectáreas repleta de olivos, pinos, cipreses y lavanda.

Hotel Carlos V

Toledo en familia

El emblemático Hotel Carlos V está situado junto al Alcázar muy cerca de la Catedral y cuenta con habitaciones familiares. Catherine Deneuve o Johnny Depp se encuentran entre sus distinguidos huéspedes. Como curiosidad, una parte del hotel se reserva para los artistas que representan las funciones del cercano Teatro Rojas. Y para rematar este maravilloso hotel está su azotea en la quinta planta con unas vistas preciosas de Toledo.

De compras por Toledo con niños

Dada su impresionante legado medieval en las muchas tiendas de souvenirs toledanas veréis sus afamadas espadas y dagas, armaduras y réplicas de armas históricas utilizadas en diversas películas. Algo así como la barra energética de toda la vida que os dará fuerzas para caminar: el dulce típico que no hay que perderse en Toledo es su mazapán que, aunque navideño, se puede comprar en cualquier época del año especialmente en algunos conventos de la ciudad.

La Toledo Card

Escapada a Toledo

Toledo es una ciudad repleta de museos. Para evitar colas lo más práctico es reservar antes una Toledo Card que incluye la visita a la Catedral Primada de Santa María (o simplemente Catedral de Toledo), joya del gótico español, la Iglesia de Santo Tomé, donde se encuentra la célebre obra de El Greco El entierro del señor de Orgaz, la Sinagoga de Santa María la Blanca y el Monasterio de San Juan de los Reyes. Con ella los niños menores de 11 años entran gratis a los museos y a las visitas de los monumentos de Toledo.

Cosas que ver y hacer en Toledo con niños

1. Hacer un tour gratuito por lo mejor de Toledo

Recorrer sus calles en sí mismo es ya es una gozada. Toledo es célebre por su entramado laberíntico de calles y callejuelas repletas de tanta historia como leyenda. Algo bastante interesante para las familias es que la mayor parte del amplio casco viejo de Toledo es peatonal. Por otra parte hay numerosas calles adoquinadas y con pendiente así que mejor llevar calzado cómodo, un carrito y/o mochila portabebé y todos disfrutaréis mucho más.

Para empezar vuestra visita a Toledo con el mejor pie y situarnos bien la primera recomendación sería apuntarse a este Tour gratuito por el centro de Toledo.

La primera parada para empezar ese recorrido imprescindible podría empezar perfectamente en la plaza del Zocodover, el centro estratégico de la ciudad en el que se existió un antiguo mercado hispano-musulmán conocida también como Plaza Mayor.

Toledo en familia

Recordando con cariño nuestro paso por Toledo

Toledo con niños

La Plaza Zocodover, centro neurálgico de Toledo. Fuente: Civitatis

Toledo con niños

En la Calle del Comercio, una de las más largas del centro de Toldeo

Desde allí la primera etapa es el bello e icónico Alcázar, situado en un área que tuvo fines defensivos desde el tiempo de los romanos que alberga hasta cuatro estilos arquitectónicos diferentes.

Muy cerca puede contemplarse la imponente Catedral de Toledo, edificada en el SXIII en un lugar que ya fue usado para el culto por visigodos y hispano-musulmanes. Desde allí es perfecto adentrarse en la preciosas calles de la judería toledana que fue en la época uno de los barrios sefarditas más importantes de España.

Así que, ideal para entrar con el mejor pie y aprender de forma amena no solo sobre la Historia sino de las…historias de Toledo. No olvidéis reservar vuestro tour gratis.

Tours en autobús o tren turístico

Tren turístico de Toledo. Fuente: Civitatis

El tour en autobús es una manera fácil y cómoda de visitar Toledo con niños. El recorrido dura aproximadamente 50 minutos pero si prefieres hacerlo  a tu ritmo, tiene 9 paradas en las que podrás subir y bajar durante las siguientes 24 horas tras la compra del billete. Los peques disfrutarán mucho viajando en un autobús de dos pisos y recorriendo las zonas más destacadas de Toledo como la Puerta de Bisagra, el Alcázar o el Hospital de Tavera.

Iglesia Santiago del Arrabal junto a la Puerta Nueva de Bisagra

Otra ruta que le encantará a tus hijos es el tour en tren sale de la Plaza de Zocodover y recorre las callejuelas del centro histórico de Toledo y llega al Mirador del Valle desde donde las vistas son absolutamente espectaculares. La audioguía está pensada para que los peques aprendan un montón de cosas y se lo pasen en grande.

Y después de caminar por Toledo con niños, te mereces un descanso con las mejores vistas. Toledo tiene magníficas terrazas en las que tomarte algo y al mismo tiempo disfrutar de una panorámica espectacular. No te pierdas la terraza del Hotel Carlos V entre el Alcázar y Catedral, la terraza del Miradero en la que podrás picar algo para recuperar fuerzas y si tienes suerte, escuchar música en directo; otras terrazas con unas vistas de quitar el hipo son la del Hotel Cigarral Caravantes, muy famosa entre los toledanos y la de Kiosko-Base, en pleno Valle.

2. Dejarse sorprender por sus museos

Uno de los que suscitan más interés para los peques el Museo del Ejército. La entrada es gratuita para los menores de 18 años y cuesta 5 euros para los adultos. Los domingos la entrada es gratuita para todo el mundo. Además, cualquier día de la semana se pueden visitar de manera gratuita las exposiciones temporales, los jardines, la biblioteca, la sala “Los ejércitos antes del Ejército” y los restos arqueológicos.

La exposición permanente del Museo del Ejército se encuentra en el interior del Alcázar y cuenta con más de 20 salas en las que se exponen colecciones específicas y se hace un recorrido por la Historia militar española.

Museo del Ejército de Toledo. Fuente: I Love Toledo

Tus hijos disfrutarán contemplando los uniformes y armaduras (flipantes!) de los soldados del ejército desde el siglo XV hasta la actualidad, fotografías de soldados del siglo XIX, contemplando la evolución de la bandera española desde el siglo XVIII o las más de 5.000 armas que acoge el museo. Pero sin duda, lo que más disfrutarán son las más de 40.000 figuras en miniatura muchas de las cuales se exponen en formaciones militares y escenas históricas.

Un sábado al mes, en el Museo del Ejército se lleva a cabo una actividad específica para niños de 8 a 12 años que tiene una duración de una hora y que ayuda a los peques a descubrir el museo y todos sus secretos. Los domingos, durante media hora, los objetos del museo son protagonistas de un cuento que llevará a los niños a descubrir tiempos pasados. Además, el último domingo del mes hay sesiones de teatro guiños destinadas al público familiar.

El Museo Sefardí tiene como finalidad dar a conocer la historia de los judíos en España hasta su expulsión por parte de los Reyes Católicos o la persecución de la Inquisición. Sin duda, lo más espectacular de este museo es su propia sede, la Sinagoga del Tránsito considerada como la sinagoga medieval conservada más bella del mundo. Si vas a visitar este museo con tus hijos no te olvides de pasarte por su página web previamente, pues organizan talleres familiares e infantiles muy interesantes relacionados con la cultura sefardí y sus costumbres.

La visita a la Iglesia de Santo Tomé no te llevará mucho tiempo si lo haces entre las 14.00 y las 15.00 horas cuando todos los turistas están comiendo. Lo más destacado de la iglesia es que en su capilla se encuentra la famosa obra de El Greco, El entierro del Conde Orgaz.

Si quieres aprender un poco más sobre El Greco puedes visitar la Casa Museo de El Greco que es el único museo de nuestro país dedicado al pintor. La entrada general cuesta 3 euros y los menores de edad no pagan; además, la entrada es gratuita los sábados a partir de las 14.00 horas, los domingos y días concretos el resto del año. No dejes de consultar su agenda para poder asistir a los talleres infantiles y familiares que hacen a lo largo del año.

3. Viajar por la historia en Puy du Fou

Tomando como referente su versión original francesa la franquicia Puy du Fou está presente en la ciudad imperial desde 2019 y la verdad es que pocos lugares en España tan indicados para hacerlo. Un parque temático diferente, sin atracciones mecánicas ni montañas rusas que basa su interés en la recreación de la historia con espectáculos durante todo el año.

Como mayor obra destaca el Sueño de Toledo, la representación más espectacular del parque que recrea algunos de los pasajes clave de la historia española. Tiene lugar en un escenario al aire libre que ocupa 5ha con una duración de 70 minutos. Totalmente recomendable para las familias con niños más grandecitos.

 

Toledo con niños

El parque permite recorrer cuatro pueblos y aldeas estupendamente recreados. Hay 23 restaurantes, bares y terrazas para elegir comer así como una docena de talleres y tiendas de artesanías.

Para asegurar vuestra presencia y evitar colas, si estais interesados en asistir a Puy du Fou coincidiendo con vuestra visita a Toledo con niños te recomendamos reservar vuestra entrada con antelación.

4. Adentrarse en el misterio de las brujas

Toledo está repleta de misterios y leyendas. Y hasta dicen que las brujas moraron aquí. Nos las imaginamos rodeadas de gatos negros, calderos burbujeantes brebajes, sapos y risas en mitad de las noches de luna llena. Las brujas, que fueron víctimas de la persecución y el escarnio de la autoridad eclesiales, forman parte tanto de la historia como del imaginario popular de Europa desde hace siglos y Toledo no es una excepción. Si bien…¿realmente existieron? ¿eran tan temibles estas mujeres?.

Toledo familias

Entre los casos históricos de la ciudad fuero muy sonados los de Leonor de Barganza, Catalina Tapia, Claudia y María, cuatro supuestas hechiceras que vivieron en sus propias carnes la crudeza de la caza de brujas del siglo XVI.

Partiendo cada tarde a las 20.00h desde la plaza del ayuntamiento y con dos horas de duración. Además es gratis para los niños menores de 9 años. Nada para descubrir la verdad y aprender de manera entretenida la historia como apuntarse a este tour por las leyendas de brujas de Toledo.

5. Disfrutar de una noche toledana

Y es que Toledo si día es bonita de noche lo es aún más. Si vas a Toledo con niños, el atardecer y la noche son muy buenos momentos para darse un paseo. Después de una buena siesta y cuando cae el sol (si la visitas en verano) te dará otra visión de la Ciudad Imperial.

Toledo de noche. Fuente: 123FR/ Sean Pavone

Piérdete por la Judería y por sus sinuosas callejuelas. Acércate a ver la Sinagoga de Santa María la Blancay la Sinagoga del Tránsito, la única construida en Castilla en el siglo XIV, cuando ya estaba prohibido construirlas. En la Travesía de la Judería te encontrarás con la casa de un rico judío que se dice que fue quien financió los viajes de Colón.

Anima a tus hijos a que busquen alguno de los 500 azulejos que hay escondidos en la judería y que tienen 3 símbolos diferentes: el de la Red de Juderías de España que tiene la forma de la Península Ibérica, la palabra “vida” en hebreo y la menorá, el candelabro judío de 7 brazos.

Otro de los atractivos de la noche en Toledo es poder disfrutar de su espectáculo de Luz y Sonido que cada año tiene un temática diferente. Los principales monumentos de Toledo se convierte en este espectáculo en lienzo en el que se proyectan imágenes, envolviendo Toledo de luz y sonido.

Si a ti y a tu familia os gustan las historias de fantasmas y las leyendas, haced un tour nocturno para descubrir el Callejón del Diablo, la Posada de la Hermandad o las mazmorras que utilizaban los inquisidores. Y si os apasiona la historia de los templarios podréis conocer el origen de la Orden del Temple y descubrir las leyendas en torno a estos caballeros medievales.

6. Gozar de las mejores vistas de Toledo

Una de las capitales de provincia de España merece ser tan bien vista como fotografiada. En ese sentido en Toledo hay muchas maneras de quedar embelesado desde el cielo:

Muralla y torres

Si antes te animábamos a descubrir el subsuelo de Toledo con niños ahora le toca a las alturas. Las murallas de Toledo se construyeron en época romana y fueron reconstruidas en época del rey Wamba en el año 674.  Las murallas que llegan a nuestros días son practicamente en su conjunto de origen musulmán.

Para subir a las antiguas Murallas de Toledo es imprescindible hacerlo con guía y desde ellas podrás descubrir las diferentes puertas de la ciudad tan espectaculares como la de Alfonso VI, la Puerta del Sol, la de Alarcones, la de Bisagra, la del Cambrón o la del Vado.

Toledo esconde maravillosas atalayas desde los que podrás disfrutar de unas vistas maravillosas.

La torre de la Iglesia de San Román está situada en la zona más alta de la ciudad y además, al estar un tanto alejada de los monumentos más destacados de Toledo, es una desconocida para la mayoría de turistas. A esta torre se accede desde en interior de la iglesia y su visita te va a permitir conocer las características históricas de las torres mudéjares toledanas.

La tradición dice que la Iglesia de los Jesuitas está levantada sobre la tumba de San Ildefonso, patrón de Toledo. Sea como sea, a tus hijos lo que más les va a entusiasmar es subir a sus torres que tienen más de 50 metros de altura y que ofrecen una de las vistas más privilegiadas de la Catedral Primada.

La torre de la Catedral Primada de Toledo tiene nada menos que 90 metros. En esta torre se encuentra una de las campanas más grandes del mundo con un peso de más 7.500 kg. La Campana Gorda, como se la conoce, se fundió en una casa de la Cuesta de San Justo, muy cerca de la catedral y fue subida al lugar en el que se encuentra ahora por 22 marineros llegados desde Cartagena.

Cuenta la leyenda que la primera vez que sonó la campana, se oyó a varios kilómetros de distancia, que muchas ventanas de Toledo se rompieron por la vibración, y que varias mujeres embarazadas se pusieron de parto del susto. Pero lo que sí es cierto es que al hacerla sonar y debido, probablemente, a un defecto de fabricación se empezó a abrir una grieta en la campana que llegó a alcanzar el metro y medio que tiene en la actualidad.

Otras torres que puedes visitar si vas a Toledo con niños son la de San Miguel Alto relacionada con los caballeros templarios, la Torre de San Andrés, el torreón del Baño de la Cava de origen árabe o la Torre del Hierro donde se pagaban los impuestos de mercancías.

Miradores

Cruzando el Río Tajo se haya la Ermita de la Virgen del Valle junto al cual se encuentra el Mirador del Valle desde donde para muchos se pueden disfrutar de las mejores vistas y hacer algunas de las mejores fotos. Si vas a utilizar el autobús turístico, una de sus paradas justamente es este mirador.

Toledo desde el Mirador del Valle. Fuente: 123RF / Sean Pavone

Si visitas Toledo con niños hay otros miradores en los que disfrutar de las vistas de la ciudad desde diferentes ángulos. Si te acercas al Monastero de San Juan de los Reyes encontrarás un espacio ajardinado rodeado por las almenas de la muralla que están junto al Torreón del Puente de San Martín. Tiene diferentes alturas y muchas vegetación que varía en sus colores de un estación a otra. Las vistas desde aquí son inmejorables, así que no te lo puedes perder.

Otros miradores interesantes son el Mirador de Santa Ana, el Mirador del Corralillo de San Miguel cerca del Alcázar, el Mirador del Cerro de la Virgen de Gracia y el Mirador del Castillo de San Servando.

Si quieres darle un poco más de emoción a tu visita a Toledo con niños también puedes darte un paseo en globo por Toledo. Durante el recorrido podréis disfrutar de una vistas espectaculares de la ciudad, sus calles y monumentos. Además, al finalizar el vuelo os darán un diploma acreditativo. Esta actividad es para niños mayores de 6 años.

7. Descubrir las entrañas de Toledo con niños

Toledo es una ciudad repleta en su superficie de monumentos y museos pero sorprendentemente, también su subsuelo guarda grandes secretos en forma de aljibes, criptas, pasadizos y pozos. Y afortunadamente, algunas de estas zonas se pueden visitar. Si visitas Toledo con niños, hacer una ruta subterránea va a ser toda una aventura.

Baños del Cenizal. Los Baños Islámicos del Cenizal se encuentran en la Bajada del Colegio Infantes 14, muy cerca de la plaza del Ayuntamiento. La visita se centra en dos de las salas de hamman: la sala de ingreso y la sala fría.

Pozo del Salvador. Este pozo se descubrió cuando el Ayuntamiento intentaba colocar contenedores subterráneos. En la excavación se descubrieron unas escaleras y varias salas, así como el pozo que aún contiene agua hoy en día.

Sótanos del Museo de El Greco. Si en tu visita a Toledo con niños tienes pensado acercarte al museo de El Greco no te puedes perder sus sótanos, unas cuevas medievales que guardan historias de brujos y hechiceros. Aunque no se pueden visitar en su totalidad, la zona abierta al público te permite hacerte una idea de cómo es todo lo demás.

Éstos son solo algunos ejemplos de lo que te puedes encontrar en el subsuelo de Toledo, pero la ciudad guarda muchos más secretos como el Pozo del Salvador, las termas de Amador de los Ríos, los Baños del Ángel o los sótanos de la tienda de antigüedades Linares y no dejéis de preguntar por la fascinante leyenda de la Cueva de Hércules.

8. Lanzarse desde la tirolina urbana más alta de Europa

Algo que entusiasmará a las familias más intrépidas. Junto al puente de San Martín, uno de los más importantes de Toledo, encontraréis Fly Toledo. Esta tirolina es la mayor tirolina urbana de Europa; en 30 segundos recorrerás 180 metros de longitud, sobrevolando el río Tajo.

Para poder lanzarse desde esta tirolina hay que pesar como mínimo 20 kg y como máximo 140, aunque el cable por el que te vas a deslizar, resiste más de 10 toneladas. Para poder subirte te darán un equipo de protección y te darán un curso de seguridad en el que aprenderás las normas de uso de la tirolina. Y para que te lleves un recuerdo podrás comprar la foto o el video de tu salto.

9. Pasear por la Senda Ecológica de Toledo

Esta senda bordea Toledo a orillas del río Tajo y combina sendero con tramos pavimentados durante unos 5 kilómetros. La Senda Ecológica es perfecta para hacerla con niños, pues no tiene casi pendiente, no hay coches y está perfectamente señalizada.

La ruta comienza en el Baño de la Cava junto al Puente de San Martín y llega al Puente de Alcántara, aunque también puedes hacerla en sentido contrario.

Senda ecológica. Fuente: I Love Toledo

Durante el recorrido podrás tener una vista diferente de Toledo y de cómo la rodea el río Tajo, el más largo de la Península, con más 1.000 km de longitud.

Si te gustan las aves, prepárate los prismáticos pues  encontrarás alguna plataforma con sombra para poder hacer algún avistamiento tranquilamente. Si tienes suerte podrás disfrutar de los martinetes, las garzas o las fochas.

10. Viajar la época romana de Toledo

Si visitas Toledo con niños, no te puedes perder los restos romanos que encontrarás en la ciudad. ¿Qué os parece si jugamos a descubrir las huellas de la importante presencia romana en Toledo?

Las legiones romanas llegaron a Toledo allá por el año 192 a.C. y con ellos se construyeron grandes edificios, un acueducto, se creó un sistema de cloacas y hasta nos dejaron un circo romano.

Vistas del Alcázar de Toledo con el Puente de Alcántara de origen romano a sus pies. Fuente: Civitatis

En el circo romano de Toledo no se celebraban luchas de gladiadores sino carreras de caballos en las que había que dar siete vueltas a la pista. Tenía más de 420 metros de longitud y fue el circo más grande de la Península después de el de Mérida. Actualmente el circo está dividido por la Avenida de Carlos III. A nuestros días han llegado algunas bóvedas que sujetaban las gradas y parte del hemiciclo.

En la Plaza Amador de los Ríos se encuentran los restos de las termas y unas bóvedas que formaban parte del sistema de la distribución del agua en Toletum. Observando estos sistemas constructivos de podemos suponer la revolución que supusieron para la Hispania de la época. A partir del año 1500, los toledanos no dudaron en utilizar piedras de estas termas para construir sus propias casas lo que se puede comprobar si nos finjamos en algunas viviendas de los alrededores que aún tienen mármoles o esculturas de las antiguas termas.

La entrada para visitar las termas es gratuita y si te quedas con ganas de ver más, en algunas tiendas de alrededor tienen zonas con suelo de cristal en donde se pueden ver más tramos.

De época romana son también las bóvedas y muros que se ven en los sótanos de la calle Nuncio Viejo y los restos que se encuentran en el espacio que se conoce como Los sótanos de Hacienda que se supone que forman parte de las Termas de Amador de los Ríos.

Los restos del acueducto se encuentran cerca del Puente de Alcántara. Por la altura, los investigadores creen que este acueducto aprovechaba la fuerza de la gravedad y el agua llegaba a Toledo desde la sierra, recorriendo aproximadamente 40 km. Lo que podemos ver en la actualidad son los estribos de los arcos que salvaban el cañón del río.

11. Cruzar el río Tajo en La Barca de Pasaje

Todos los años, el 1 de mayo se celebra en Toledo la Romería del Valle, una de las fiestas más importantes para lo toledanos. La celebración empieza la noche previa, cuando algunos ciudadanos van de acampada a la zona cercana a la Ermita de la Virgen del Valle desde donde se disfrutan las mejores vistas de Toledo.

No te olvides de jugar a la quínola, comer rosca y por supuesto tocar la campana de la ermita. El día de la romería es el día que más gente se acerca hasta el Valle, el resto del año es una zona algo más tranquila. Si vas a utilizar el autobús turístico, una de sus paradas es este Mirador del Valle. Sin duda las vistas de Toledo desde este mirador son las más fotografiadas y las más conocidas.

Para llegar a esta ermita es necesario cruzar el río Tajo. Antiguamente se podía cruzar en una barca de pasaje una posibilidad que se ha recuperado en nuestros días y que se puede utilizar gratis (solo funciona en primavera y verano). Pregunta por el embarcadero y los horarios a los locales o en la oficina de turismo.

12. Jugar en sus parques

Qué sería de un viaje con niños sin pasarse por un parque a jugar! En Toledo con niños, no va a ser menos. Después de una visita a la catedral o al Alcázar, es buen momento para jugar durante un buen rato.

El Parque de las Tres Culturas es la zona verde más grande de Toledo. La mayor parte del espacio de este parque son jardines, pero aún queda mucho sitio para poder pasear, sentarse junto a los lagos artificiales y las fuentes, merendar en su zona de pic-nic o jugar en cualquiera de las 3 áreas infantiles que posee y que están divididas por franjas de edad.

El Parque del Circo Romano tiene tres entradas, por la Avenida de Carlos III, por el Paseo del Circo Romano y por la Avenida de la Reconquista. En este parque vas a a encontrar los restos del antiguo circo romano de Toledo pero también es un parque para darte un agradable paseo y por supuesto para jugar en sus columpios.

El Paseo del Tránsito es un mirador ubicado en pleno barrio de la judería. En el parque hay una zona de columpios y tiene baños públicos, lo que es de agradecer. No te olvides de acercarte al monumento al El Greco.

El Paseo de Merchán tiene accesos desde la Avenida Cardenal Tavera, la calle Alfonso VI y la calle Duque de Lerma. Además de la zona inflantil, en este parque podrás disfrutar de bonitos paseos con árboles centenarios y una preciosa rosaleda.

Otro de los parques más conocidos de Toledo es el del Paseo de Recaredo que discurre junto a la muralla desde las escaleras mecánicas que van desde la Puerta de Bisagra hasta la Puerta del Cambrón.

BONUS EXTRA

 Recorrer los castillos de Toledo con niños

Si visitas Toledo con niños no te puedes perder hacer una ruta buscando los castillos más impresionantes que te puedas imaginar. Muchos de estos castillos han sido declarados Bien de Interés Cultural, así que ponte tu traje de caballero medieval y lánzate a descubrir las maravillosas fortificaciones de la provincia de Toledo.

Castillo de Guadamur. Fuente: Turismo Castilla La Mancha

Toledo Castillo de Guadamur

El Castillo de San Servando se encuentra en la misma ciudad de Toledo. Este castillo que actualmente es un albergue se construyó en el siglo XI y a lo largo de la Historia ha sufrido multitud de ataques. Este castillo es tan famoso que incluso se hace referencia a él en el Cantar de Mío Cid. Y como todos los castillos medievales, también tiene su propio fantasma: un caballero de importante estatura que se paseaba por las almenas.

Solo se puede visitar su parte exterior, aunque también te puedes animar y pasar una noche con tu familia en una de sus habitaciones y tus hijos estáran encantados de haber dormido en un auténtico castillo medieval.

El Castillo de Barcience se encuentra en la localidad que tiene el mismo nombre y a unos 26 km de la ciudad de Toledo. El edificio está bastante bien conservado, sobre todo su torre del homenaje en la que podrás ver la silueta de un gran león. Por dentro está vacío así que se puede visitar libremente. Esta será una gran aventura si visitas Toledo co niños.

Una recomendación especial para el imponente Castillo de Consuegra (o Castillo de la Muela) que uno de los que mejor se conserva de toda Castilla La Mancha. Está perfectamente restaurado y se puede visitar por fuera y por dentro donde se conservan armas y mobiliario. En la puerta del castillo se ve el escudo del Prior de la Orden Militar de Jerusalén.No te pierdas los espectáculos y recreaciones históricas para toda la familia de Vitela Teatro.

Además, ya que estás en Consuegra tienes como visita obligada la visita a los molinos de viento que lo redean: Clavileño, Espartero, Rucio o Chispas.

Otros castillos interesante de visitar por la provincia de Toledo con niños son el de San Silvestre, el de la Vela, el de Malpica de Tajo y por supuesto el precioso Castillo de Guadamur, de inspiracion italiana y uno de los mejores conservados de Castilla La Mancha.

Disfrutar de un parque multiaventura

Bernuy Aventuras

Bernuy Aventuras es un conocido parque de multiaventuras que ofrece actividades para niños desde los 4 años. Se encuentra en Malpica de Tajo, muy cerquita de la ciudad de Toledo y en él se puede gozar de multitud de deportes de aventura como escalada, piragüismo, tiro con arco, paseos a caballo o paint ball. También se pueden hacer actividades de orientación con la yuda de mapas, brújulas para localizar los puntos que aparecen en un plano y realizando pruebas de destreza, cooperación o conocimientos.

Texto: Maria Fernández de La Furgoteta

ENTRADAS Y VISITAS GUIADAS EN TOLEDO

 

MAPA DE TOLEDO CON NIÑOS

Oficinas de Turismo de Toledo

En Toledo hay varias Oficinas de Turismo en las que te ayudarán a planificar tu visita y solucionarán todas las dudas que te puedan surgir. Concretamente hay seis oficinas: la de la Oficina Provincial de Turismo de Toledo, la Oficina Municipal de Turismo de la estación de la estación de ferrocarril AVE, Oficina Municipal del Ayuntamiento situada en los arcos del Ayuntamiento frente a la Catedral, la  Oficina de Puerta de Bisagra y la Oficina de la plaza de  Zocodover. Si visitas Toledo con niños no te olvides de pedir en las oficinas de turismo el juego Descubrir la Ciudad con Thiago.

+ info Toledo con niños

I Love Toledo

Entradas y visitas guiadas por Toledo

Más planes con niños en Castilla la Mancha

 

 

¡Comparte con tus amigos y familiares!