Si te estás planteando una escapada o vacaciones a la Costa Brava con niños vas por buen camino. Basada en nuestra propia experiencia aquí encontrarás una completa e inspiradora guía sobre un destino que conocemos bien con un montón de planes para que te montes tu propio viaje y le saques todo el partido. Para tu comodidad puedes verlos todos localizados en un mapa que encontrarás más abajo.

La costa nororiental catalana que enlaza de sur a norte las poblaciones de Blanes y Portbou fue bautizada como “brava” hace ya más de un siglo en alusión a su carácter salvaje, escarpado, accidentado y trufado de pinos y acantilados.

En la actualidad la deliciosa franja de mar y montaña que engloba las comarcas de L’Alt y el Baix Empordá y la Selva se ha convertido en un destino familiar de primera reconocido con multitud de sellos distintivos de destino de turismo familiar DTF por la Generalitat de Cataluña.

Porque la Costa Brava, además de un paisaje de leyenda esculpido por la tramuntana, alberga una cantidad proverbial de preciosas calas que, más o menos accesibles o recónditas, se alternan con multitud de playas familiares de arena fina dotadas con todos los servicios.

Costa Brava niños

Vistas de Cadaqués desde el velero Sant Isidre

Costa Brava con niños

Saboreando delicias junto al mar en el Restaurante Albamar en Playa Santa Cristina (LLoret de Mar)

Playas vivas! Pequeños grandes Tesoros de Mediterráneo en Llançà

Tierra catalana marinera, de profundas raices y viñas que miran al mar. Escenario de leyendas de sirenas que habitan secretamente sus cuevas y de historias que rememoran los tiempos en que los piratas que la asolaron.

La Costa Brava es un destino turístico de primera donde además de un mar de aguas cristalinas vais a encontrar alojamientos familiares, preciosos pueblos de pescadores y medievales, patrimonio cultural, la ruta del genio Dalí, destacados jardines botánicos y multitud de posibilidades de turismo activo además de una de las más portentosas gastronomías de Cataluña que sabe combinar como pocas los ricos sabores de mar y montaña.

Campings y hoteles en la Costa Brava con niños

Camping Solmar (Blanes)

Camping Somar Blanes

Zona acuática del Camping Solmar

En Blanes nos alojamos en el Camping Solmar, muy grande, con parcelas y bungalows, muy cuidado, de ambiente muy familiar y con más de 50 años de de experiencia donde conviven tanto las familias locales como no pocas alemanas y holandesas y donde destaca su estupenda zonas de aguas y un parque aquasplash tan hermoso como se ve en la foto. En él nos sorprendieron muy agradablemente las delicias que preparan en su restaurante.

Otros campings muy familiares más de Blanes son el Camping Blanc y el Camping La Masia.

Camping Sénia Riu (Sant Pere Pescador)

Situado a orillas del río Fluviá y a 1,5 km de una de las playas más salvajes de la Costa Brava con 6 kms de dunas. El Camping Sénia Riu alberga una gran gama de facilidades y propuestas de ocio (solárium, bañera de hidromasaje, gimnasio, pista de pádel, alquiler de bicicletas, kayaks y paddle surf ).

Dispone de tiendas de campaña estilo glamping, mobil-homes y bungalows y un muelle privado, lo que permite a los huéspedes amarrar su propio barco o alquilar kayaks y recorrer el río hasta el mar. Muy cerca de otros campings familiares de primera como son el Camping La Ballena Alegre, el Camping L’Amfora o el Camping Las Palmeras.

Alberg Costa Brava (Llançà)

Costa Braba con niños

Jardín del Alberg Costa Brava, un alojamiento kids friendly en Llançà

Un rincón encantador. El Albergue Costa Brava es por experiencia propio uno de nuestros favoritos. Un alojamiento muy kids friendly y con con una relación precio-calidad imbatible, buen ambiente y una estupenda atención.

Situado en Llançà, junto a la estación de tren de la Renfe el albergue ofrece habitaciones familiares y acceso a cocina comunitaria. Alberga un espléndido jardín con hamacas y conexión Wi-Fi en todas sus instalaciones. Salón de juegos, buen desayuno bufet y aparcamiento público gratuito en las inmediaciones.

Hotel Guitart Gold Central Park (LLoret de Mar)

Otro de los clásicos en la Costa Brava con niños. Muy bien situado en el centro de LLoret de Mar a menos de 10 minutos a pie de la playa y el centro. El Guitart Gold Central Park ofrece habitaciones familiares Junior Suites. Destacan sus opciones de ocio como 3 piscinas (una de ellas infantil), splash park, salas de juegos y una área lúdica además Mini Club con animación.

Mediterráneo Park (Roses)

El hotel Mediterráneo Park está situado a 200 metros de la playa de Santa Margarida. Diseñado para las vacaciones en familia con habitaciones triples, familia y junior familiar. Además ofrece piscina infantil, 10.000 m2 de amplios jardines, zona deportiva y parque infantil. Espléndida zona de Spa con circuito de agua, bañera de hidromasaje y sauna. En verano Mini Club y animación para niños entre 4 y 10 años.

Cosas que ver y hacer en la Costa Brava con niños

1. Gozar en sus playas más familiares

Sus célebres playas y calas mediterráneas son todo un imán y están consideradas entre las más bellas de todo el Mediteráneo. Con un total de 214 kms hay mucho y bueno para elegir. Como playas más adecuadas en la Costa Brava con niños destacamos de entrada aquellas certificadas con el distintivo destino de turismo familiar DTF por ser más accesibles y contar con numerosos servicios de uso público y gratuito como áreas de juego y Mini Club durante casi todo el verano.

Playas de Blanes desde el fabuloso mirador de la ermita de Sant Joan

Las tranquilas aguas de la bahía de Roses albergan algunas de las mejores playas urbanas, faciliades y servicios familiares de toda la Costa Brava. Entre ellas la Platja Nova que cuenta con un Club Infantil para niños de 4 a 10 años. También a menos de 10 minutos en coche la Platja de Canyelles Petites es muy coqueta y familiar.

Todo un playazo el de Sant Pere Pescador, único de la Costa Brava con 6,3 km de arena fina y dunas vírgenes. Entre las mejores de Cataluña para practicar vela, surf y kite-surf. A destacar sus numerosos campings familiares muy cerca del Parque Natural dels Aiguamolls de l’Empordà.

En L’Estartit frente a las Islas Medes destaca la Platja Gran con Mini Beach Club y Biblioplaya. con la ventaja de que al contrario que la mayoría de playas de la Costa Brava tarda muchos metros en hacerse profunda.  Más al sur se encuentra la Platja de la Gola del Ter uno de las más solitarias y vírgenes que quedan en la Costa Brava con un pequeño frente dunar y junto al chiringuito Ukelele.

El pequeño y coqueto núcleo de Sant Antoni de Calonge situado junto a Palamós también dispone de sello de Destino Turístico Familiar. Su Club Infantil os espera en el espigón del medio situado en su playa principal.

Más en Castell Platja d’Aro se encuentra la Platja Gran donde los niños pueden gozar de otro Mini Club gratuito con multiples actividades. Desde allí se puede ir llegar andando por el Camí de Ronda a otra estupenda playa familiar de este municipio: Sant Pol de s’Agaró.

.

Con cinco banderas azules en LLoret de Mar con niños destacan dos playas amplias, céntricas y de arena con todos los servicios. En la Playa de Lloret: miniclub y talleres, biblioplaya, espacio para bebés, actividades deportivas de voley-playa por la tarde) y en la Playa de Fenals: miniclub y talleres infantiles así como una fiesta de la espuma en ambas playas una vez a la semana. Otra playa familiar diez en LLoret de Mar es la Platja de Santa Cristina.

La costa de Blanes por su parte ofrece cuatro kilómetros de playas con tres banderas azules. En verano la Platja del Centre alberga multitud de actividades infantiles y Mini-Club. Abrigada del viento y con chiringuito incluido.

Costa Brava con niños

En la Platja Gran de Tossa Mar con su emblemático Castillo de fondo

Tossa de Mar y sus playas es otra de las joyas de la Costa Brava que no podemos dejar de señalar. Entre sus playas más familiares destacan la Platja Mar Menuda de Tossa y tocando a ella Junto una pequeña cala de aguas muy tranquilas llamada Sa Banyera de Ses Dones (La Bañera de las Mujeres).

2. Descubrir vuestra cala perfecta

No te pierdas por nada sus preciosas y míticas calas de aguas cristalinas donde alteran las rocas con la arena porque son el sello distintivo de la Costa Brava. Coquetas y salvajes, de arena o de guijarros. No os olvidéis vuestro equipo de snorkel pues sus bellezas subacuáticas son uno de sus mayores encantos.

La mayoría son accesibles andando tras un paseo así que conviene preparar la mochila porta-bebés. Cuanto más orientadas al sur más resguardadas del viento y de más horas de sol gozan. Aquí una selección pero hay muchas más. Encontrar la cala perfecta es todo un arte: ¿Cual será la vuestra?

En el Cap de Creus la Cala Montjoi (con chiringuito) es una opción perfecta. Desde allí se puede llegar caminando en pocos minutos a la estupenda Cala Joncols también con hotel y restaurante-chiringuito.

Costa Brava con niños

En LLançà se encuentran dos joyitas familiares como son las Playa del Grifeu y sus 170 metros de arena fina y dorada así como la más tranquila y no urbanizada Playa del Garbet.

Siguiendo hacia el sur en Begur destacan calas o pequeñas playas que enamoran como las de Aiguafreda, Fornells, Sa Tuna, Sa Riera, Illa Roja o la Cala Cap Roig, (en Sant Antoni de Calonge), todas ellas entre las más emblemáticas de la Costa Brava.

En L’Escala destaca la Cala Montgó un pequeño paraiso de arena fina, tranquila y reodeada de un paisaje muy mediterráneo. La Cala Senyor Ramón de Santa Cristina d’Aro es otro tesoro y un buen sitio para hacer nudismo.

Una de nuestras favoritas ever. En Palamós la Platja del Castell es todo un símbolo salvado por una campaña ciudadana de las garras de depredación urbanística. Virgen, de fácil aparcamiento y con un chiringuito. Las dos casas que la flanquean alojaron personalidades como Marlene Dietrich o Salvador Dalí. Si os apetece una excursión al sur os esperan dos joyas como la Cala s’Alguer al sur y Cala Estreta al norte.

En plano corazón de la Costa Brava se encuentran tres playas y a su vez pueblos de esencia pescadora imprescindibles pertenecientes al municipio de Palafrugell como son las de Calella, Llafranc y Tamariu.

En LLoret de Mar la Cala Boadella es una pura delicia. Muy cerca también la Playa Cristina es de lo más recomendable para familias. En Blanes la Cala Bona (o Cala sant Francesc) es el mejor secreto guardado por las familias locales…con chiringuito incluido.

Playa santa Cristina de LLoret de Mar. El equilibrio perfecto entre cala encantadora y playa familiar.

Cala Boadella

Vistas de la preciosa Cala Boadella (LLoret de Mar) desde Los Jardines de Santa Clotilde

Las tres calas de postal, cualquiera de ellas inolvidable. Tal vez la Cala Tamariu sea algo más familiar por estar más resguardada del viento y ser más tranquila y algo menos profunda. Desde allí siguiendo el Camí de Ronda se puede hacer una una excursión a pie con porta-bebés a una de las más bellas y recónditas de la Costa Brava: Aigua Xelida.

3. Seguir el Camí de Ronda

Aquellos con bebés y niños más pequeños venid preparados con nuestra portabebés. Desde su incio en hasta su final en la manera de más sana, ecológica y recomendable de moverse entre la mayoría de las más bellas playas y calas de la Costa Brava es hacerlo a través del sendero GR 92 más conocido como Camí de Ronda.

Costa Brava con niños

El Camí de Ronda a su paso por Cala Xelida (Palafrugell)

Antiguamente transitado por la població local para conectar las torres de vigía anti-piratas y luego por carabineros para controlar el contrabando actualmente cuenta con mumerosos miradores y ha sido recuperado para uso público y mantenido en estupendas condiciones. Un proyecto que es un referente del turismo más sostenible. Se puede hacer siguiendo tramos por libre o contratar un pack de 2, 3 u 8 días con alojamientos concertados. Podéis encontrar abundante y actualizada información a través de su web

4.  Hacer una ruta por sus pueblos más bonitos

O dos o tres rutas…porque es toda una tentación alternar las playas con recorrer la Costa Brava con niños acercándose a conocer pueblos que conservan su esencia esencia marinera y medieval. En este apartado una selección de los pueblos más bonitos y auténticos de la Costa Brava que podéis conocer formando parte de esta ruta.

Pueblos bonitos en el interior de la Costa Brava

Si queréis salir un poco del bullicio de la costa el Empordanet es el lugar ideal. A medio camino entre la ciudad de Girona y las poblaciones costeras de la Costa Brava, a los pies del Espacio de Interés Natural de las Gavarres, os esperan pequeños pueblos medievales con encanto. Siendo la esencia y el ritmo vital del auténtico Ampurdán con sus plazas porticadas, propuestas artesanas, casas de piedra y niños que juegan en la calle.

Pueblos de gran belleza como Monells, Cruïlles, Corçà, Ullastret y Ultramort. También como Peralada que es mucho más que el castillo que lleva su nombre. Un pueblo claramente medieval que parece sacado de un cuento y con una dilatada tradición vinícola pues ocupa el corazón de la DO Empordà-Costa Brava. Declarada conjunto historico-artístico está asentada sobre una gran y es reconocido por su oferta gastronòmica y artesanal. Pasear por sus calles es todo un viaje a través del túnel del tiempo. La vecina Peratallada es otra joya medieval imprescindible donde parece que el tiempo se haya detenido.

Con 10.000 habitantes Castellón de Empúries todavía conserva buena parte de la arquitectura de su época de esplendor. En centro histórico con un trazado amplio y muy bien conservado en el que descaca la Basílica de Santa Maria, conocida también como la catedral de l’Empordà, claro exponente del gótico catalàn. En sus calles tiene lugar una de las mejores ferias medievales de Cataluña.

Los pueblos marineros más bonitos de la Costa Brava

Con ecos bohemios y residencia de intelectuales y artistas. Cádaques es la perla del Cap de Creus. Como sacado de una postal, gracias a su aislamiento secular este un pueblo que conserva como ninguno su sabor es para muchos el pueblo costero catalán más bonito (tal vez junto a Cotlliure, en la Cataluña francesa).

La Ruta Dalí

Costa Brava en familia

 

Cadaqués fue el paisaje de su infancia que Dalí inmortalizó en muchos de sus cuadros más célebres. Muy cerca de Cadaqués, en Port LLigat, se puede visitar la Casa de Salvador Dalí, que fuera residencia del genio universal. Subrealismo pero del bueno: para completar una buena ruta de Dalí no os perdais por nada el Teatro-Museo de Dalí en Figueres, el segundo más visitado de toda Cataluña.

Más pueblos imprescindibles con cascos calles peatonales por los que vale la pena pasear son:

En Begur y sus casas coloniales contruidas por indianos. No os perdais las increibles vistas que se dominan desde su castillo.

Cala s’Alguer. Un secreto solo para iniciados. Descubrir este rincón de la costa de Palamós con sus casetas de pescadores y botes amarrados es una toda una experiencia.

Pals (famoso también por el cultivo de arroz) es el pueblo medieval con presencia de románico, barroco y gótico considerado el mejor conservado de la Costa Brava. Resulta espléndido en primavera y verano cuando sus calles se llenan de flores que nos dan la bienvenida.

Calella de Palafrugell y sus pequeñas calas, el antiguo pueblo de pescadores donde cada verano resuenan la tradición de las típicas havaneras y el ron cremat traido por los indianos de Cuba.

Más al sur Tossa de Mar enamoró en su día a Ava Gardner y sigue enamorando a cualquiera que visite su núcleo antiguo. Un pueblo pintoresco que conserva la mayor parte de las murallas que lo protegían de los piratas con su característico palacio sobre el mar monumento historico-artístic nacional además de unas calas alucinantes.

5. Sentir la Tramuntana en el Cap de Creus

Una Costa Brava alucinante y todavía indómita. El Cap de Creus es el punto más nororiental de la Península Ibérica. Situado al norte del golfo de Roses constituye un promontorio abrupto y rocoso de 682 m de altitud que se eleva sobre mar. Con un clima seco y un paisaje lunar esculpido por la tramontana. El Cap de Creus es zona natural protegida desde 1998.

Vistas que quitan el aliento desde el Faro del Cap de Creus

Una zona muy querida por los senderistas ideal para recorrerse caminando en primavera y otoño. Las familias más intrépidas pueden acceder caminando a algunas de las calas más puras y solitarias (muchas de ellas nudistas) de la Costa Brava como son: Cala Pelosa, (con un fantástico chiringuito), Cala Jugadora y la preciosa Cala Tavallera del Port de la Selva además de las ya comentadas Cala Joncols y Cala Montjoi.

Además de visitar Cadaqués, el pueblo marinero más bonito y con más sabor de toda la Costa Brava, no perderos por nada del mundo una visita al Faro del Cap de Creus con mirador y un restaurante que ocupa una antiguo cuartel de la Guardia Civil donde se comen los mejores arroces caldosos de pescado con unas vistas míticas. Otras excursiones visitas recomendables por la zona en familia son el Monasterio de Sant Pere de Rodes y el Centro Reproducción de Tortugas de l’Albera, el mejor de su género de Cataluña..

Y más! Porque no hay como vivir la Costa Brava desde el mar. Aparte de hacerlo navegando en un precioso llagut, la pequeñas y tradionales barcas de vela latina o remo catalanas, la manera encantadora de hacerlo es a bordo del crucero a bordo del Sant Isidre.

Vistas a la salida de Cadaqués desde el barco Sant Isidre

Partiendo desde Cadaqués y llegando al Faro del Cap de Creus el crucero de este precioso velero contruido en Mallorca en 1925 antiguamente dedicado a la pesca. Durante el trayecto es muy posible que dejen a tus pequeños grumetes tomar el timón. La salida tiene una duración de entre 2 horas e incluye una parada para bañarse.

6. Contemplar el mar desde el Monasterio de Sant Pere de Rodes

Un plan que vale la pena destacar dentro del Cap de Creus es la visita al Monasterio de Sant Pere de Rodes, una de las mayores joyas del románico catalán situada a 560 metros de altitud en una cima de la Sierra de Rodes, municipio del Port de la Selva. Sus orígenes están envueltos por la leyenda que hablan de la presencia del cuerpo o de las reliquias, de San Pedro y de otros santos depositadas en este lugar desde la antigüedad. Fue abadia benedigtina independiente desde el SX hasta su abandono en el SXIX.

Monastir de Sant Pere de Rodes

Un lugar donde la imaginación se mezcla con la realidad. Nos divirtió pasear su claustro y por esos laberínticos pasadizos desde la que nos contemplaban más de mil año de historia. Cuenta con una sala de audiovisuales y restaurante. A destacar las increibles vistas del Cap de Creus que se divisan desde aquí. Como plan complementario  destaca una visita al precioso puerto pesquero y bonito pueblo del Port de la Selva.

7. Visitar Roses y su bahía

Una base perfecta para combinar las visitas al cercano Cap de Creus es Roses, una población Destino de Turismo Familiar. Además de sus ya comentadas playas y su Club Infantil en la playa en la Oficina de Turismo de Roses encontraréis las pulseras identificativas y la guía de turismo familiar que incluye el juego de pistas Roses Passport con un regalo como premio al completarlo.

Costa Brava familias

Vistas a Roses y su bahía. Foto: Wikipedia

Otro plan familiar para no perderse en Rosas es una excursión a bordo del Tren Roses Express que tras recorrer el frente marítimo se adentra por las montañas para comtemplar la preciosa combinación de verdes intensos y diversas tonalidades de azules hasta llegar al Puig Rom, una cima en los límites del Parque Natural de Cap de Creus desde la que se dominan preciosas vistas.

Una nueva atracción que merece la pena visitar es  el Museo del Castell de la Trinitat una impresionante fortaleza militar del SXI rehabilitada cargada de historia que incluye proyecciones, una instalación interactiva y es uno de los mejores miradores sobre la Costa Brava.

8. Zarpar de Palamós tras la estela del pirata Barba Roja

Más al sur con base en Palamós existe una segunda opción para navegar en un auténtico velero. Se trata de los cruceros con Rafael”, una barca de Mitjana construida en el año 1915 que organiza desde Junio a Septiembre la empresa Tela Marinera. Los cruceros salen desde Palamós para recorrer en 3.30 horas la costa de Calella de Palafrugell y les Islas Formigues. Como premio final el barco acostumbra a fondear en la Cala Castell para hace un baño.

Embarcació de vela latina “Rafael” de 1915 Foto © Tela Marinera

Costa Brava con niños

Crucero tras el rastro de Barba Roja. Palamós. Foto © Tela Marinera

También ofrecido por la misma compañía con salida desde Palamós y a bordo de la misma embarcación la ruta del pirata de Barba Roja es un crucero más corto (1.30 horas) y tea es que sigue los rastros del ataque de este pirata a Palamós en 1543 que llega hasta la Torre Valentina erigida en el SXVI con fines defensivos en una época donde los ataques de piratas abundaban.

Como complemento vale la pena visitar el Puerto pesquero de Palamós y su lonja de venta del pescado que tiene lugar cada tarde así como el Museu de la Pesca, el más activo y destacado en su género de toda Cataluña.

.

9. Enamorarse de Torroella de Mongrí y las Islas Medes

Otro de los planes imprescindibles en la Costa Brava con niños. Las Islas Medes son un pequeño archipiélago de 7 islotes con 21,6 hectáreas de superficie. Una de las mayores joyas naturales de fauna y flora marina no solo de la Costa Brava sino de todo el Mediterráneo. En él abundan la manada, el coral rojo, las posidonias o meros de un tamaño descomunal que desgraciadamente ya no se encuentra en otras partes.

Costa Brava amb nens

Vistas de las Islas Medes desde el Castell de Torroella de Montgrí. Foto Wikipedia Commons

Multitud de empresas ofrecen salidas de buceo y el snorkeling ya que sus fondos marinos son de una gran belleza, un espacio marino protegido y declarado Reserva natura en 1990.

Las islas Medes estan situadas a una milla de la costa de Torroella de Montgrí y del Estartit. Desde esa poblacion zarpa a diario el Nautilus una estupenda manera de recorrer las Islas Medes ya que cuenta con una cabina de visión submarina. Otra empresa que ofrece excursiones con grupos más pequeños en barca tradicional es Barca Núria.

Torroella de Montgrí, que cuenta con el Sello de Destinación Familiar, es uno de los pueblos más bonitos de la Costa Brava. Además de perderse por sus calles podremos visitar el Museo de la Mediterránea o hacer una excursión molona con guías especializados a recorrer en ckayak y obervar aves en la desembocadura del Ter a través de este enlace.

Costa Brava en familia

Visión submarina de las Islas Medes desde el Nautillus

Se puede llegar fácilmente caminando en una excursión familiar clásica. Dado su privilegiado emplazamiento desde el rehabilitado Castillo de Montgrí donde tienen lugar frecuentes eventos y celebraciones. Construido en el SXIII es un mirador perfecto donde contemplar una de las mejores vistas de la Costa Brava sobre el mar que incluyen la bahía de Roses, el Canigó, el Montseny, les Gavarres, el Baix Ter y las islas Medes en cuyas cuevas submarinas, según cuentan los pescadores, viven las sirenas.

.

10. Cicloturistear por el El Carrilet

Viniendo desde la comarca de La Garrotxa hasta Girona (Carrilet I) y luego desde esta ciudad hasta Sant Feliu de Guíxols (Carrilet II) discurre la vía verde cuyo segundo tramo discurre por la Costa Brava atravesando tres comarcas y doce pueblos.

La vía sigue el trazado del antiguo tren de vía estrecha que era la manera de transporte de muchos gerundenses para acercarse a las playas de Sant Feli de Guixols. Hoy todas las familias ciclistas y senderistas pueden disfrutar de sus 39 km de recorrido con una dificultad mínina y un desnivel de apenas el 0,5% y una altitud máxima de 155 metros.

http://www.dexcursio.net

La vía puede hacerse de forma parcial. Una de las excursiones más familiares es hacerla desde Castell d’Aro y Platja d’Aro hasta Sant Feliu de Guíxols (de 7 kms perfecta para hacerse en 30 minutos) donde a vuestra llegada os podéis recompensar del esfuerzo en La Gàbia dels Mussols, uno de los mejores chiringuitos en la Costa Brava con niños. Más información útil en Bici carril y Vies Verdes.

11. Recorrer los Aiguamolls Empordà

Entre las desembocaduras de los ríos Fluviá y Muga, muy cerca de la preciosa población de trazado medieval de Castelló d’Empúries se encuentran los Aiguamolls de l’Empordà con 4.729 hectáreas, la segunda zona de marismas más extensa de Cataluña tras el Delta del Ebro.

Declarado Parque Natural en 1983 este es un lugar que atrae a muchas familias pues es ideal para hacer excursiones fáciles y planas rodeados de la presencia de hasta más de 300 tipos diferentes de aves entre las que destacan numerosas cigüeñas además de algunas colonias de nutrias.

Costa Brava Girona

Puesta de sol sobre los aiguamolls del Empordà. Foto: Wkimedia Commons

Existen varias excursiones a pie posibles entre las que destaca una de las más familiares y mejor señalizadas que va de Des de El Cortalet fins al Mas del Matà desde allí a la Playa de les Llaunes.

Los caminos trascurren entre estanques y prados de pastos rodeados por canales de drenaje, bordeados de árboles de ribera como los olmos, fresnos, álamos y alisos. Hay diferentes tramos con sombra, zona de pic nic y varios miradores adaptados que hacen el paseo entre estanques más agradable y más fácil la observación de los pájaros.

No olvidéis vuestros prismáticos y como siempre que se sale de excursión calzado cómodo, agua, comida y repelente anti-mosquitos. Tampoco olvidéis una cesta pues en verano abundan las moras. Consulta información práctica y un montón de rutas en Google Maps en este enlace. Es interesante saber que los Aiguamolls de l’Empordà también ofrece muchas rutas para pedalear así como para recorrerse en kayak.

12. Iniciarse en el submarinismo

Este es uno de los planes más especiales y que más ilusión nos hizo en la Costa Brava con niños. ¿Te llama la atención el buceo con botella y te gustaría poder practicarlo junto a tus hijos? Para estar seguro y saber como te puedes sentir nada como experimentarlo de verdad así que allá nos lanzamos y…nos sumergimos!

Blanes y concretamente el centro de submarinismo Blanes Sub, situado a pocos metros del mar, es uno de los centros de buceo más tradicionales y con los puntos de inmersión más conocidos de la Costa Brava, una condición privilegiada de la que goza al ser el punto buceable de referencia más cercano a la ciudad de Barcelona.

Cualquier persona mayor de 8 años en buen estado de salud puede hacer un bautismo. Acompañados en todo momento por dos monitores nos enfundamos los trajes de neopreno y todo el equipo reglamentario para disfrutar de una sesión con unos 45 minutos donde se alcanzan profundidades máximas de entre seis y ocho metros.

Toda una maravilla sentir que a pesar de la bombona de aire (o más bien gracias a ella) te deslizas ingrávido y se puede contemplar la fauna. Una auténtica gozada de experiencia de iniciación que no olvidaremos.

Otros centros de bautismo de buceo en la Costa Brava son el Diving Center Ictinio (Platja d’Aro) y el Roses Sub. También puedes reservar y asegurar tu plaza de bautismo de buceo en Tossa de Mar a través de este enlace.

13. Pasear por espléndidos jardines junto al mar

La Costa Brava alberga algunos jardines más que remarcables ideales para pasear en familia.

El Jardín Botánico del Cap Roig se encuentra muy cerca del centro de Calella de Palafrugell. Combina botànica, història, paisaje y arte con más de 1000 especies vegetales provinentes de todas les regiones con clima mediterraneo del mundo. Ofrece visitas guiadas por sus terrazas que descienden paulatinamente hasta llegar al mar. Un de los símbolos mas conocidos de este espacio es su castillo escenario del Festival de Cap Roig, el mayor acontecimiento musical del año en la Costa Brava.

Es un patrón muy frecuente del pasado SXX en muchos puntos de la Costa Brava: Industrial o científico con posibles procedente del norte de Europa descubre esta costa catalana llena de belleza y biodiversidad mediterránea, se queda prendado y funda un jardín de ahí te espero con unas vistas sobre el mar…que quitan el hipo.

En Blanes el Jardín Botánico Marimurtra uno de los jardines más fotogénicos de la Costa Brava, un rincón paisajístico de excepción y por ello localización frecuente de producciones cinematográficas y producciones de video.

Jardó Botànic Marimurtra

Vistas que alimentan el alma desde el Jardí Botànic Marimurtra

Ideal para que los niños se acerquen de una forma divertida a un rico tesoro natural. El espléndido jardín botánico de Marimurtra incluye la arquitectura barroca de diversas pérgolas, miradores y una torre panorámica. El espacio comprende 16 hectareas situadas unos acantilados que bordean el mar donde se pudimos divisar algunas de las vistas panorámicas más espectaculares de la Costa Brava.

LLoret de Mar tampoco le va a ala zaga. Los Jardines de Santa Clotilde, desconocidos para tantos turistas que equivocadamente piensan que LLoret de Mar se acaba en sus playas o en su bullicioso centro comercial, este es uno de los espacios más emblemáticos y queridos por la población local.

LLoret de Mar con niños

Los Jardines de Santa Clotilde, un extenso laberinto verde en LLoret de Mar

LLenos de escalinatas, pasillos y laberintos formados por plantas y rincones para reposar. Dominando una preciosa panorámica de la playa de Sa Boadella, los Jardines Santa Clotilde son ideales para pasear…y jugar!

El Parque de las Mariposas de Empuriabrava es un  jardín tropical de 1.000 metros cuadrados con sus variadas especies de fauna y flora. Desde tortugas a loros y desde iguanas a exóticas mariposas en un ambiente tropical de 28 grados centígrados y un nivel de humedad del 80%.
.
El Parc de Sa Riera. A 500 metros de su núcleo urbano, es el pulmón verde de Tossa de Mar con 5 hectáreas de terreno con una variada flora con encinas, pinos, robles y vegetación de ribera. Cuenta con mesas y bancos para disfrutar de un día de picnic al aire libre, además de varias zonas de juegos infantiles y pistas deportivas. Un lugar perfecto para pasear, descansar y dejar que los niños se diviertan.
.

14. Darse un buen chapuzón en la Costa Brava con niños

No es uno más sino uno de los mejores de toda Europa, uno de los planes imprescindibles de la Costa Brava con niños. El parque acuático Water Word de Lloret de Mar es un lugar ideal para toda la familia desde el momento en que la calor aprieta. Para empezar llama la atención el verdor de su ubicación y el hecho de que ofrece cero atracciones mecánicas y mil toboganes y columpios.

LLoret con niños

LLoret con niños

Un festival de diversión acuática para los niños en el Water World

Recomendable a partir de los tres años. Ofrece un pack de entrada especial familias. Nos encantó el hecho de que hay multitud de zonas y atracciones e instalaciones para todos los niveles de acción y todas las edades. Vale la pena entrar temprano y aprovechar todo el día y comiendo de picnic (también hay opciones de comida rápida). Un día inolvidable asegurado.

El Aquabrava de Roses es otro famoso parque acuático de la Costa Brava, con hasta 21 diferentes atracciones como toboganes de vértigo, piscinas, ríos artificiales en bajada. También areas de juego para los peques con cascadas y mini toboganes.

El Aquadiver de Platja d’Aro ofrece atracciones para todas las edades con una piscina de olas, hidromasajes, piscina infantil, zonas de juegos y area de picnic. Además alquila tumbonas y cuenta con duchas y restaurante. Abierto en verano, desde principios de junio hasta principios de septiembre.

.

15. Caminar entre árboles

Otro punto de referencia en la Costa Brava con niños. Desde fuera parece más pequeño pero vez entras en el Gnomo Park de LLoret de Mar te das cuenta de que los niños tienen muuuucho para divertirse en este centro lúdico dotado de bar-restaurante con terraza.

LLoret de Mar con niños

En uno de los circuitos de la Troll Aventura (LLoret de Mar)

Los circuitos de arbolismo están ambientados en la temática de los gnomos y los trolls son abolutamente destacables por su longitud, cantidad de niveles de dificultad (a partir de 1,10 cms) y facilidad para completarlos con seguridad.

Además en el mismo recinto se encuentran otras atracciones como camas elásticas, zona acuática y mini-circuito de cars entre algunos más. Un centro de ocio que dio de sí y nos permitió pasar una tarde bien entretenida y echar unas risas compartidas entre toda la familia.

.

Tanto en Pals como en la Platja d’Aró se encuentra el Parc Aventura Costa Brava con más de 75 actividades y estructuras suspendidas en los troncos de los árboles, tirolinas, cuerdas, redes, puentes ctibetanos, túneles o lianas. A descacar que los dos centros cuentan con atracciones para todas las edades e, incluso, y una zona de juegos dedicada a peques de entre 1 y 5 años.
.
MAPA DE PLANES EN LA COSTA BRAVA CON NIÑOS

.

.

+ info Costa Brava con niños

 Planes en Blanes y LLoret de Mar con niños

Una ruta por los albergues de la Costa Brava

Una escapada familiar a Cala Montjoi

Turismo Costa Brava

Visit Empordanet

 

¡Comparte con tus amigos y familiares!