Prepárate porque hay mucho que disfrutar en Montserrat en familia en sus tres vertientes: montaña, abadía y santuario. Montserrat es uno de las visitas imprescindibles de Cataluña y, gracias a su conexión ferroviaria que la sitúa a menos de una hora del centro de Barcelona, una escapada clásica tan accesible como recomendable.

 

Mágica y sagrada. Situada en el corazón geográfico de Cataluña, conocida como la montaña de las cien cimas. Sus características formas (Montserrat significa en catalán monte serrado) parecen la obra de un caprichoso arquitecto/a de la Naturaleza. Al margen de nuestras creencias religiosas no podemos irnos sin haber pasado a visitar a la Verge de Monserrat conocida popularmente como la moreneta, patrona de Cataluña y una de las vírgenes negras más célebres del Mediterráneo.

Nos atrevemos a afirmar que el complejo arquitectónico que comprende el Monasterio, Basílica y Abadía de Montserrat así como el macizo en el que está enclavado es uno de aquellos 100 o 500 (no vamos a discutir) puntos del planeta que hay que conocer antes de morirse (ahí queda) y así lo podemos confirmar nosotros tras nuestra visita del pasado verano en mano a mano padre-hijo a partir del cual te compartimos unas cuantas recomendaciones.

Los primeros vestigios como centro religioso del Monasterio de Santa Maria de Montserrat (su nombre completo) parten de la leyenda habla del hallazgo de la imagen de la Virgen de Montserrat hacia el año 880. El culto documentado a la Moreneta se materializó posteriormente en cuatro primeras ermitas construidas a partir del siglo IX.

Lugar de culto, pelegrinación y catalanidad. Su historia está plagada de anécdotas. Entre las más curiosos durante la II Guerra Mundial fue visitada por el mismísimo jerarca nazi Heinrich Himmler buscando el Santo Grial. Es difícil encontrar lugares en Cataluña donde realidad y ficción se confundan con tal intensidad. Montserrat es considerado por muchos como un centro energético y para otros lugar habitual de concentración para avistar OVNIS…¿qué mejor lugar donde dejarse ver?

La comunidad actual de Montserrat está compuesta por unos 85 monjes benedictinos lo que la convierte en una de las congregaciones más importantes del mundo. Además, en el monasterio viven los niños que componen la prestigiosa Escolanía de Montserrat, la escuela de canto de más antigüedad de todo Occidente fundada en el SXIII.

Cómo llegar y visitar Montserrat

Para una visita en clave familiar para olvidaros de agobios y atascos os recomendamos dejar el coche y acceder con el tren cremallera de Montserrat que parte desde la estación de Monistrol de Montserrat. Este cremallera es uno de los trenes turísticos más destacados de toda Europa tanto por su emblemático recorrido como por sus espectaculares vistas.

Montserrat en familia

Una opción de lo más interesante para visitar Montserrat en familia es adquirir el billete integrado TOT MONTSERRAT para ascender a Montserrat ya sea desde la estación de Monistrol que cuenta on un amplio parking gratuito o bien desde el mismo centro de Barcelona en menos de una hora.

Ese billete incluye no solo la entrada al audiovisual, el Museo y el fenicular sino además un menú buffet para comer al mediodía que realmente nos sorprendió por su amplitud, variedad y abundancia de propuestas.

Billete Tot Montserrat

Estación de postres en el buffet en Montserrat incluido con el billete Tot Montserrat

Cualquier época del año es buena para una visita a Montserrat. Un día es tiempo suficiente para gozar de todos sus atractivos. Eso sí, os recomendamos ascender a la montaña lo más temprano posible en la mañana y tener en cuenta que fuera de los fines de semana y fechas señaladas podremos gozar de mayor tranquilidad.

Ah! No os olvidéis de calzado cómodo, mochila, agua y algo para picar porque como verás el lugar es también un centro de excursiones por lo que conviene consultar antes el tiempo previsto.

Qué hacer en Monserrat con niños

Las maravillas de Montserrat empiezan antes de poner un pie. De hecho la forma de acceder, si lo hacemos con el tren cremallera, es ya un atractivo en sí mismo

El cremallera de Montserrat fue el primero que se inauguró en el Estado Español. El antiguo cremallera funcionó desde 1892 hasta 1957, cuando fue retirado tras sufrir un aparatoso accidente. Desde el año 2003, el nuevo ferrocarril se ha convertido en la mejor opción para descongestionar de vehículos una de las montañas mas visitadas de Europa, aportando un interés turístico y panorámico a la subida al Monasterio que solo un tren puede ofrecer.

Al llegar a Montserrat y sus 720 metros de altitud nos sentiremos realmente en otro mundo, dominando unas vistas de las que quitan el hipo desde el centro de Cataluña de toda la comarca del Bages y más allá hasta llegar casi mar.

En Montserrat contemplamos y nos contemplan más de mil años de historia, este es un escenario natural que impresiona y no deja indiferente a nadie.

En primer lugar (gratuito con la tarjeta integrada) podemos asistir al audiovisual de presentación de Monserrat de unos 10 minutos de duración que se ofrece en pase continuo en una sala interior de la librería donde además de recuerdos varios podremos encontrar un montón de libros y literatura infantil y juvenil evidentemente mucha de la cual relacionada con Montserrat.

Junto a la librería se encuentra un mercadillo de artesanías y productos frescos de productores locales (no os perdáis la miel y entre los quesos frescos el mató, ambas especialidades de la comarca que combinadas son la base del delicioso postre catalán mel i mató)

Otro atractivo estrella (que a menudo pasa injustamente por alto) es la visita al Museo de Montserrat. Si bien Montserrat perdió casi todo su patrimonio durante la Guerra Napoleónica, desde la restauración de su Monasterio en 1844 ha reunido un conjunto de obras (orfebrería, pinturas y esculturas) que lo sitúan entre los más destacados de Cataluña.

Museo de Montserrat

Se pueden contemplar pinturas de pintores de la talla de Picasso y Dalí así como obras de Monet o Degas, Sorolla, Julio Romero de Torres i Zuloaga. Los autores representados hacen que el Museo de Montserrat tenga una de las mejores pinacotecas de Cataluña relativas a la pintura modernista catalana y al impresionismo francés.

Evidentemente no puede faltar la visita a la magna basílica que se comenzó a construir en el siglo XVI y fue reconstruida por completo en el siglo XIX (año 1811) después de la destrucción en la Guerra de la Independencia. Justo encima del altar mayor se sitúa el camarín de la venerada Virgen de Montserrat al que se puede acceder tras guardar cola.

Montserrat es un auténtico museo al aire libre. En la parte exterior se distribuyen diversas plazas que sirven para articular el conjunto de edificios en la orografía escarpada de la montaña. A este espacio exterior se le han añadido diversas obras escultóricas.

Por ejemplo la plaza de Santa María es la plaza más importante y la que da acceso al monasterio es obra del arquitecto Puig i Cadafalch. Tras la seriedad de la visita al interior de la basílica estas explanadas resultan providenciales y se convierten en improvisados espacios de juego donde los peques pueden corretear a su aire. Una de las mejores cosas de Monserrat en familia es que casi toda el área es peatonal.

Prepara la cámara el móvil para hacer fotos porque los vas a necesitar. El billete combinado TOT MONTSERRAT también incluye el acceso sin colas al funicular (construido en 1918 y modernizado en 1997) que conecta el conjunto de Montserrat con Sant Joan desde donde obtendremos las mejores panorámicas del Monasterio y de toda la montaña a vista de pájaro. Es un trayecto sencillamente inolvidable.


En la estación superior de Sant Joan se puede visitar el Aula de Natura donde conocer la historia de la montaña, clima, fauna y flora.

Además de una visita a la cercana ermita de Sant Joan desde este hermoso lugar se pueden hacer algunas excursiones señalizadas y de diferente duración y nivel de dificultad que forman parte de los clásicos del excursionismo catalán.

El segundo funicular, de la Santa Cova, se encuentra fuera de servicio.

Cuando hablamos de Montserrat también podríamos hacerlo en sentido territorial más amplio del Parc Natural de Montserrat paraíso del excursionismo y la escalada que comprende municipios como Olesa de Montserrat, Esparreguera, Collbató, el Bruc, Vacarisses i Castellbell i el Vilar. Un mundo de posibilidades que daría para unas cuantas entradas monográficas.

En conclusión, Montserrat en familia es una escapada que nunca decepciona. Su carácter sagrado, toda su historia y el espectacular enclave natural y paisajístico la convierten en uno de los centros de interés turístico más importantes de Cataluña y todo un must see también para ir con niños pues combina una divertida manera de acceder en su tren cremallera con una auténtica clase divertida de arte, historia, tradición…y naturaleza.

Más sobre Montserrat en familia:

Cremallera Montserrat

Abadia de Montserrat

 

NOTA: Agradecemos a los Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya – FGC las facilidades prestadas para poder elaborar esta información.

 

¡Comparte con tus amigos y familiares!