En este tercer post del libro “Nuestros hijos y nosotros” de Meredith F. Small no nos encontraremos con un surtido de recetas para saber qué hacer ante el llanto, la comida o el sueño de nuestro bebé. Si bien estas son las grandes preocupaciones de todas las madres y padres Meredith nos ofrece aspectos para reflexionar y acercarnos a nuestros instintos maternales con el fin de garantizar las necesidades biológicas de nuestros hij@s.

El paquete de crianza evoluciona a partir de la experiencia personal, los niveles de tolerancia y las expectativas; tradición y estilo basadas en la historia y la cultura dando lugar a una amplia variedad de estilos de crianza. No hay estilo de crianza que sea “correcto” o “incorrecto”. Es adecuado o inadecuado solo de acuerdo con la cultura.”

DORMIR

Muchas madres se preguntan ¿Hago bién si duermo con mi bebé? O ¿debería dejar a mi bebé que duerma solo?

Los padres asíáticos de India, Pakistan y Bangladesh continúan durmiendo con el bebé, aunque no sea el patrón aceptado ni aconsejado en medicina británica. Norteamericanos creen que es moralmente “correcto” para los infantes dormir solos así aprenden a ser independientes y autosuficientes. Que los padres duerman con los hijos les parece patológico y hasta pecaminoso. Aquellas culturas que duermen con el bebé piensan que la práctica occidental constituye una forma de descuido o irresponsabilidad de los padres. Para los mayas el sueño es una actividad social, por lo que dormir solo les parece penoso, mientras que para otras culturas lo consideran un tiempo para la intimidad, el sacrificio es compartir la cama”.

Meredith es rotunda y afirma que “la naturaleza ha determinado que el bebé duerma en compañía y por ende es lo que en verdad necesita”. Estudios del sueño infantil confirman que madre y bebé, cuando duermen juntos, estan extraordinariamente sincronizados. Los durmientes están fisiológicamente vinculados: los movimientos y la respiración de cada uno afecta al otro. Puesto que los bebés nacen tan incompletos en el aspecto neurológico, tiene sentido que el bebé necesite aprender a respirar y a dormir sin peligro toda la noche. Es bien sabido que el sueño en compañía origina una mayor atención. El bebé necesita estar en contacto, conectado, formando parte del sistema biológico de un adulto, en tanto se desarrolla y madura a su propio ritmo biológico.

LLANTO

¿Hasta cuando tengo que esperar para alzar a mi bebé que está llorando?

¿Como reaccionan las madres al llanto del bebé en distintos lugares del mundo?

El llanto es el estado más alto de excitación infantil. Llorar ejercita la capacidad pulmonar y el movimiento muscular. El llanto si funciona bien como señal, hará que los adultos brinden atención. El llanto comunica un desequilibrio, anuncian una necesidad y alguien debería hacer algo para devolver el equilibrio a bebé y su medio. Los bebés no lloran sin motivo, y la comunicación con el adulto es su objetivo. La señal solo resulta si afecta a quien la escucha y el adulto deberá descifrar si el llanto es de sueño, hambre, dolor, atención, entre otros. Desde la perspectiva de una adaptación evolutiva, la decisión de los padres de no prestar atención al llanto va contra la selección natural y contradice la función de la señal. Cuando se ignoran las señales, el bebé deja de darlas, se retrae, desvia la mirada, incluso puede llegar a desaparecer la diada de reciprocidad con el otro y adopta un estado de ánimo negativo.

Como ejemplo Meredith compara la atención al lloro en Corea y en Estados Unidos. “Mientras en Corea los bebés de un mes estan solos durante no más de dos horas, el 8,3% de su tiempo, los bebés norteamericanos pasan el 67,5% por ciento de su tiempo sin compañía. Los coreanos alzan a sus pequeños casi el doble de tiempo diario que los estadounidenses y responden inmediatamente a su llanto; las norteamericanas ignoran típicamente gran parte del tiempo. Presumiblemente, el estilo de crianza coreano justifica la menor cantidad de llanto y ausencia de cólicos”.

LACTANCIA

La alimentación del bebé es otro gran dilema para las madres.

Actualmente son reconocidos y documentados los beneficios de la lactancia tanto para la madre como pare el bebé. Además de ser una nutrición ideal para el bebé, previene enfermedades del bebé , disminuye el sangrado postparto, ayuda a retraer el útero, protege contra el cancer de mama, contribuye a una relación afectiva más directa y tierna,  pero…

lactancia

¿Hasta cuando necesita un bebé ser amamantado? Meredith expone tres posibles medidas de tiempo:

  1. Amamantar el mismo tiempo de gestación al igual que hacen las demás especies, en el caso de los humanos aproximadamente un año ya que nacen prematuros;
  2. Se podría destetar cuando el bebé alcanza el peso 3-4 veces lo que pesaba al nacer que resulta también alrededor del año;
  3. Cuando llegan a la madurez masticatoria al aparecer los dientes si pensamos en el primer molar podría ser hasta los 5 años.
  4. Si nos comparamos con otros primates destetan entre los 12 y los 7 años de edad, según tamaño corporal e intervalos entre un nacimiento y otro.

¿Cada cuanto hay que dar de mamar? Los Kung San, cazadores y recolectores, dan de mamar cada 13 minutos, a demanda. La tendencia actual en sociedades industriales es, afortunadamente, lactancia a demanda alejándonos de la recomendación ,no tan lejana, de dar de mamar cada tres horas a pesar del lloro del bebé para acostumbrarlo a un horario. Con el amplio panorama Meredith afirma que no existe una regla y las mujeres adoptan su estilo maternal a sus propias circunstancias y a las exigencias de la sociedad.

La lactancia además de las preguntas está envuelta de poderes simbólicos:

En el noreste de Túnez, el pueblo Khumir cree que la madre transfiere fuerza vital. Cada vez que el bebé está enfermo o se porta mal la gente cree que es la leche la responsable. En occidente se cree que si el bebé llora es porque la madre comió algo picante”.

El calostro está exquisitamente ideado para proteger al recién nacido. Lamentablemente, algunas poblaciones de la india consideran el calostro “leche sucia”, la extraen y la tiran ya que consideran que no es bueno para los bebés.

La leche materna tiene su desventaja para el bebé si la madre es HIV positiva. El virus de inmunodeficiencia humana (HIV) se transmite facilmente a través de la leche. En este caso el amamantamiento no es protector sinó mortal para el bebé.

Es interesante apuntar que el sindrome de insuficiencia láctea aparece solo en las naciones industrializadas de occidente. Los estilos de crianza de occidente dificultan mucho el amamantamiento, no sorprende que las madres de estos ambientes se den por vencidas. El biberón y el destete temprano liberan a las mujeres de las enormes exigencias de la crianza, permitiendo que el padre comparta la carga. Hay independencia si, pero también surge un incremento de las enfermedades, mayores proporciones de muerte en la cuna y mucho llanto”.

Y para terminar reflexionando con las afirmaciones que nos deja Meredith:

Despertar varias veces por la noche no es extraño: así están diseñados todos los bebés. Que requiera atención constante no es señal de que sea hiperactivo. Es lo que necesita como animal social. Y si usted, como padre o madre siente la necesidad de dormir con su bebé o darle pecho hasta los dos años, eso está bien. Hace millones de años, eso era exactamente lo que hacíamos. Los bebés siguen fieles a la biología del Pleistoceno a pesar de vivir en la era moderna.”

Nota: Meredith F. Small

Nuestros hijos y nosotros. Ediciones B. Argentina 1999

(yo lo conseguí en crianza natural)

links para ampliar información:

www.dormirsinllorar.com

www.dormirsinlagrimas.com

www.albalactanciamaterna.org

www.dardemamar.com

www.crianzanatural.com

¡Comparte con tus amigos y familiares!