Unas vistas con la irresistible cama elástica en primer plano

Hace ya algo más de una semana  que nos encontramos en el Valle de Tumbaco a unos 30 kms al  noreste de Quito en el Proyecto Integral León Dormido (León Dormido en adelante) heredero del célebre centro Pestalozzi ( el Pesta) de Rebeca Wild y su marido Mauricio que estuvo durante 27 años abierto en otra ubicación  de este mismo valle. Una curiosidad: existen al menos dos lugares geográficos más con nombre León Dormido en Ecuador y otro más en Perú. Otra curiosidad más: cada vez que se accede al León Dormido se atraviesa a pocos metros lo que llaman la  linea, esa raya ideal dibujada aquí sobre el terreno que separa el mundo en los hemisferios Sur y Norte.

A pesar de su cercanía a la capital el entorno y la vida aquí son muy diferentes. En esta zona se respira una cultura más rural aunque cada vez la extensión metropolitana de Quito ruge más cerca. El clima es completamente impredecible en el mismo día y tan variable que decidir el momento de tender o destender la ropa es una ciencia imposible. La noche es fría y amanece con escarcha. Las vistas desde este lugar son absolutamente privilegiadas ya que este punto es como un mirador natural sobre el propio Valle de Tumbaco, la zona exclusiva de Cumbaya y más allá la zona de edificios y toda la extensión hacia el norte de Quito que puede observarse a los pies del imponente Pichincha. Más hacía el sur y especialmente por las mañanas se divisa completa la silueta nevada del volcán Cotopaxi con sus 5.897 metros  el más alto en activo del mundo y situados hacia su occidente los volcanes gemelos del Iliniza Norte y Sur. El estruendo de algún avión lejano apenas logra sacudir el silencio de este entorno fertil rodeado de pastos y de bosques replantados de eucaliptos. Por la noche la inmensa alfombra de puntos iluminados del Quito metropolitano ofrece una panorámica tan espectacular como inquietante.

A los ojos del recien llegado esta pequeña comunidad aparece bastante pulcra, bien organizada y más próspera que la generalidad de la zona. Tanto estos espacios como las viviendas de las familias son en todos los casos bellas y armónicas con su entorno y rodeadas cada una de jardín y algunas plantaciones. El lugar ofrece una cierta imagen de postal bucólica. Se diría en ese aspecto parece  un pedazo de Centroeuropa traspuesto en medio del Ecuador. El  León Dormido consta del conjunto de casas de la docena de  familias que lo habitan y de otros edificios dedicados a los servicios comunes. Los más destacados son los llamados CEPAS (Centro para Actividades Autónomas) unas construcciones de arquitectura geométrica con base de hormigón, desarrollo de madera y numerosas ventanas que albergan los espacios dedicados a la crianza de los niños del lugar. Junto  al  CEPA 1 dedicado a los niños de entre 3 y 12 años de edad hay una zona de prado con juegos infantiles de madera entre los que destaca una moderna cama elástica. Junto al CEPA 2, dedicado a las actividades para niños a partir de 12 años y adultos se encuentra una pista polivalente de baloncesto y fútbol. En El León Dormido también existen un espacio común para comidas y eventos sociales. Las casas son para el uso privado exlusivo de las familias pero la propiedad es de la comunidad. Sus gentes son discretas y tranquilas, se acuestan temprano y se levantan más temprano todavía, eso claro, si no se organiza alguna fiesta porque entonces tardan poco en sacer las guitarras y encender la hoguera. A destacar también a la más ecológica de las figuras del lugar, una chancha (cerda) que recicla los desechos orgánicos de todo el poblado para convertirlos en la alegría para la mesa del mañana. También tienen gallinas, vacas y cuys.

Exterior del edificio que ocupa el CEPA1

Otra destacada construcción con la arquitectura de los CEPAS es el Tambo, un espacio amplio y confortable que ocupamos  los primeros días en exclusiva. El Tambo está dedicado a alojar tanto a las pasantías (estancias ocasionales de visitas) como a los alumnos de la llamada activación, una capacitación dirigida por la propia Rebeca Wild sobre las bases de sus enseñanzas de educación activa dirigida principalmente a padres y madres pero que atrae mayoritariamente a muchas personas interesados en la educación.

El León Dormido no hace proselitismo de nada pero sí busca la complicidad de otras comunidades de base del país y forma parte activa de una red formada por unas cuarenta comunidades más de Ecuador, la red de ECOSIMIA, un sistema que propone por una parte un alto grado de autosuficiencia económica para las  comunidades y por la otra intercambios de bienes y servicios entre estas al margen del dólar mediante un sistema propio de papel moneda. Esta comunidad tiene también un conjunto de normas de convivencia y funcionamiento propias y muy definidas que son tratadas y aprovadas en asambleas semanales y libremente cumplidas por todos sus miembros. Con la misma libertad el no conforme puede abandonar la convivencia. Según Edgar, un miembro de referencia de la comunidad que hace las veces de cicerón, “la comunidad no define ni impone nada al individuo”. Aquí todos aportan algo de su trabajo al margen del que puedan desarrollar fuera y se benefícian a la vez del de los demás. No ocultan la existencia del conflicto pero creen que la cooperación entre todos los miembros es la forma en que todos sacan  más provecho. Según nos comentan, en el León Dormido aspiran a “alimentarse sin dólares, curarse sin médicos y educarse sin maestros”

Nosotros llegamos unos días antes de que empezara la activación que va a seguir Susagna por dos semanas y media lo cual nos ha dado la oportunidad de ir conociendo con calma a las gentes y  diferentes posibilidades del lugar. Lluna ya ha empezado a formar parte como otra niña más del CEPA 1, la práctica de la educación activa que se cultiva en este lugar. Hace dos días que también llegó desde España todo el grupo que va a participar en la activación, un total de diecisiete personas con claro predominio catalán. Sentimos expectación y hay ganas por empezar, ya llevamos más de una semana aquí, se han producido anécdotas y vamos recibiendo sensaciones.

A partir de este enlace de Vimeo se pueden ver un par de buenos documentales sobre el León Dormido, su organización y la filosofía de educación y vida que hay detrás.

Más información:

Amigos Fundación Pestalozzi