En la Cataluña francesa,  pasada la frontera al norte de Puigcerdà (Girona), se encuentran los baños de Saint Tomas, un  lugar  perfecto para disfrutar de una estupenda sesión de termoludismo con niñ@s. Conste que hacemos esta recomendación suponiendo que va a ser seguida por algunas familias, no por centenares. Nos sentiríamos entonces responsables de perturbar el encanto  de poder pasar una mañana o tarde completa en estas termas  de titularidad pública y aguas naturales situadas al aire libre en plena naturaleza. ( tarifa de temporada alta 5 euros por persona y 4,5 niñ@s de 4 a 11 años. Niños de 0 a 4 no pagan).

En cuanto a las aguas son sulfuradas, bicarbonatadas, ricas en fluor y en oligoelementos, silicio lo que hace que resulten suaves para la piel…puedo dar fe de ello. Según consta en au web este agua posee una acción analgésica, relajante, antialérgica y cicatrizante. Ahí es ná.

En verano cuando las tardes refrescan o aparecen las lluvias ocasionales o bien en el frío invierno montañero agradeceremos en cuerpo y alma poder sumergirnos en sus aguas calientes (alrededor de 37Cº).  Y si nieva… mejor! Es un placer estar ahí sumergido mientras contemplas la nieve caer sobre las montañas. Admiten a niños a partir de 6 meses y ofrecen gratis manguitos y bañadores-pañales. Anexo a las termas existe una tienda de cosmética natural y la posibilidad de tomar masajes, baños de arcilla o hammam (sauna húmeda). Eso si,  recomiendo llegar con el bocata o bien comer luego en Mont Louis a 10 minutos en coche porque al chiringuito que está antes de entrar a los baños digamos que le falta bastante para tener una estrella Michelin y en el bar de las termas sirven poco más que cafés y refrescos.

Otras cosas que hacer por la zona

Por la zona, comarca de la Cerdaña francesa, hay al menos otras dos propuestas muy recomendables si estamos más de un día. Visitar y comer por ejemplo una buena galette (los auténticos crêpes salados bretones) en Mont-Louis, pueblo fortificado declarado patrimonio Universal de la Humanidad o pasar una buena jornada en tal vez el mejor parque de animales de La Cataluña Norte, el Parc Animalier de les Angles donde destaca la posibilidad de ver con los peques a parte de otros, animales la posibilidad de observar lobos en semi-libertad.

Otra variante ideal para dedicar un día estupendo en la naturaleza con niños:una excursión de duración, y dificultad graduable para cada familia a Les Bulloses, un precioso paraje natural de alta montaña fácilmente accesible (el último tramo solo a través de bus) donde pasear entre decenas de lagos y preciosos caballos .

Si queréis impresionar a sus hijos y de paso impresionaros a vosotros mismos podeis comer en uno de las pizzerías más creativas y reconocidas internacionalmente y que, quien lo iba a decir, se encuentra en Llívia, un pequeño municipio catalán rodeado de territorio francés. Se trata del Restaurant Taller de Fabian Martín.  En Llívia además se puede dar un paseo por el pueblo medieval, disfrutar del solecito en una terraza de su área peatonal y visitar la farmacia más antigua de Europa convertida ahora en un museo.

Un lugar que os recomiendo si os gusta el turismo rural donde los niños son bienvenidos. Nosotros nos alojamos allí un fin de semana de invierno y quedamos muy contentos: L’Orri de les Planes . Ellos se anuncian como casa rural ecológica. Está situada en un bonito pueblo y a tres minutos de una pequeña estación de esquí donde en temporada alquilan trineos. La pareja que lo regenta os atenderán en catalán, francés, castellano o inglés, (como para no entenderse!) y os pueden informar bastante de cosas que hacer por la zona. Es un lugar de construcción robusta y espacios confortables de madera, con una pequeña biblioteca y con una reconfortante chimenea. Todos los alojados comen en una única una gran mesa. La comida es biológica y/o de productores de la zona. No faltará una buena tabla de quesos en la cena y el desayuno es super completo.