Viajar a Amsterdam con niños es una auténtica delicia. Estamos hablando de una de las capitales europeas más child friendy, acaso la que más. Al igual que Londres, París o Roma necesitarías bastantes días para descubrir todo lo que ofrece. Siempre hay motivos para volver a esta ciudad sin igual que se sale de la norma y nunca deja indiferente. Nos encanta ¿se nota?.

Por su laberíntica red de más de 160 canales de unos 100 kilómetros de recorrido, atravesados por puentes muchos de ellos adoquinados, surcados por embarcaciones de todo tipo Amsterdam es a menudo conocido como la Venecia del norte.

008-IMG_0061

Exceptuando su centro tutístico Amsterdam parece más un pueblo que una gran capital ofreciendo un ritmo tranquilo, canales y ríos navegables. Parques y zonas de juego exterior e interior sensacionales, mini-granjas, atractivos museos, ricos dulces y una fisionomía plana que invitan a pasear, navegar o pedalear con niños. Bienvenidos carritos, patinetes, porta-bebés y…bicicletas.

Girasoles, hermosos escaparates, bicicletas vintage por doquier. Fascina su aire clásico-medieval y los nombres de sus calles como jeroglíficos, largos y germánicamente impronunciables para el oido latino, lo que le otorga aún mayor halo de misterio si cabe.

Amsterdam, que fuera antigua meca del hippismo y del movimiento squater en los 70’s y 80’s, conserva un aire siempre cool y liberal en una sociedad que es cada vez más conservadora. En su amplio casco viejo se combinan casas majestuosas de antiguos mercaderes y nuevos ricos con estilizados tejados en punta mientras en su parte nueva la ciudad exibe auténticos prodigios de arquitectura moderna.

Amsterdam es muy representativa de los Paises Bajos, una sociedad considerada entre las más avanzadas del mundo que ama y cuida de forma especial a los niños. La capital holandesa tiene un aire de cuento de hadas. Algo así como una ciudad donde todos los niños (incluidos los adultos claro) ya hemos estado antes aunque nunca hayamos puesto un pie y ser en realidad Hamelin y de su puerto haber partido Gulliver en busca de tierras ignotas por explorar.

Amsterdam con niños

100% Amsterda. Bicicletas, barcos y canales

Amsterdam en familia

El momento ideal para conocer Amsterdam y poder disfrutar con plenitud de todos sus atractivos es la primavera (cuando florecen sus tulipanes y todo tipo de flores) y el verano. Durante el periodo de otoño e invierno la ciudad es más fría y lluviosa. Eso no significa que no valga la pena visitarla durante esos meses pues también ofrece estupendos planes de interior y uno de los ambientes navideños más encantadores de Europa.

Basado en nuestras dos escapadas a Amsterdam con niños te dejamos con un montón de plenes recomendados. Al final de todo encontrarás un mapa con todos ellos localizados.

Apartamentos y hoteles en Ámsterdam con niños

Así que Amsterdam está on fire. Por tanto te recomendamos reservar alojamiento lo antes posible. Puedes consultar y comparar las mejores opciones de hoteles así como apartamentos en Amsterdam. Entre los alojamientos para Ámsterdam con niños te destacamos:

Hostel Stay Okay

Una estupenda opción familiar económica y muy céntrica junto al Vondelpark y a 8 minutos a pie del Museo Van Gogh. Este albergue dispone de habitaciones compartidas con literas y habitaciones privadas.

Todas las habitaciones incluyen baño y taquillas con cerradura. Cada mañana se sirve un desayuno por un suplemento. Servicio de de alquiler de bicicletas y tres líneas de tranvías junto a la puerta comunicando directamente con la plaza Dam y la estación central de Amsterdam.

MEININGER Hotel Amsterdam City West

Amsterdam con niños

Otra joya para alojarse en Amsterdam con niños. El MEININGER Hotel está situado en una zona peatonal a pocos metros de la estación de Sloterdijk, a 5m en tren del centro de Amsterdam. Todas las habitaciones tienen baño, son luminosas y acogedoras con suelo de madera. Cocina de uso libre, bar y opción de desayuno incluido. Junto a la recepción hay un área de juegos y un espacioso vestíbulo decorado con las pinturas más famosas del arte holandés.

Cocomama hostel

Jardín  privado, proyecciones de cine, sala de estar compartida y cocina equipada en esta estupenda opción con buena precio-calidad para presupuestos más ajustados.

Este premiado hostel ofrece habitaciones de estilo holandés limpias, recién amuebladas desde privadas dobles y familiares hasta dormitorios de 6 camas. Céntrica situación junto a De Pijp el distrito bohemio muy cerca del Albert Cuyp Market.

Hotel The Bridge

Un aparta-hotel de precio moderado ideal para familias. Habitaciones luminosas con cocina equipada, vistas al río Amstel y con camas grandes para hasta cuatro personas.

Desayuno holandés incluido. Zona tranquila y a la vez a menos de 5 minutos a pie de la plaza Rembrandt y de la plaza de Waterloo, así como de numerosos lugares para comer o tomar una copa. Consulta aquí otros hoteles en el precioso y cool barrio de Jordaan.

Cómo llegar y moverse por Amsterdam con niños

El aeropuerto de referencia es el Ámsterdam Schiphol el más grande del país y de referencia internacional. Puedes ver y ver y comparar precios de vuelos a Amsterdam.

Desde el aeropuerto salen trenes cada 15 minutos hacia la Centraal Station de Amsterdam a la que se tarda tan solo 20 minutos en llegar. Si vais muy cargados, sois cuatro o más o llegais a horas intempestivas vale la pena reservar el traslado directo al alojamiento.

Transporte público: Amsterdam City Card

Especialmente para los que venimos del sur el tranvía es otro de los elementos más definitorios y encantadores de Amsterdam. Cómodos, amplios, rápidos y silenciosos ofrecen unas estupendas vistas de la ciudad. Vale la pena tomarlo en algún momento.

Viajar a Amsterdam

El fantástico museo de la ciencia Nemo está incluido en Amsterdam City Card

La I Amsterdam City Card ofrece a los visitantes es una interesante opción. Puede comprarse para un o varios días e incluye transporte ilimitado en metro, bus y tranvía por la ciudad, una hora de viaje en barco por los canales, un detallado mapa de la ciudad, entrada gratuita a las mejores atracciones y museo de Amsterdam y descuentos en tiendas y museos. Es recomendable comprarla online con antelación y recogerla al llegar ya que suele agotarse en verano.

Cosas que ver y hacer en Amsterdam con niños

1. Recorrer los imperdibles de su centro histórico

Para conocer la historia y las historias que esconden sus edificios más emblemáticos la mejor manera de empezar con buen pie vuestra escapada a Amsterdam es apuntarse a una visita guiada gratuita en español. Reserva con tiempo pues ten en cuenta que en verano van muy solicitados.

La plaza Dam

Plaza Dam

Este tour, de tres horas de duración incluyendo descansos, da comienzo muy cerca de su famosa estación Amsterdam Centraal. Desde allí sigue hasta la Plaza Dam, lugar el punto desde donde empezó a originarse la ciudad a finales del siglo XIII. Aquí se pueden ver y se comentan los monumentos que nos hablan de la historia de Ámsterdam, desde su Palacio Real y su Iglesia Nueva, pasando por el obelisco en recuerdo a los caidos de la Segunda Guerra Mundial que tuvo un gran impacto en la ciudad.

Paseando por la calle Zeedijk, donde un día estaba el antiguo puerto, el tour se encamina a la zona más antigua de Amsterdam donde destaca la iglesia Oudekerk, la primera de la capital y llega (sin adentrarse) al inicio de su barrio rojo pasando luego al barrio chino y sus colores y olores que nos hablan del lejano oriente.

La siguiente parada de rincones imprescindibles es Nieuwmarkt, la plaza donde existía la principal puerta de la antigua muralla, De Waag, convertida hoy en uno de los restaurantes más cool de Ámsterdam. Tal y como nos explicarán este lugar fue el escenario de algunos de los hechos históricos más decisivos para el arte y la cultura de los Paises Bajos.

Amsterdam con niños

El barrio judío también forma parte del tour descacando en él la Casa-museo de Rembrandt. Finalmente el paseo sigue hacia el mercado alternativo más conocido de Amsterdam Waterlooplein Market para llegar después al más bonito, Bloemenmarkt, su mercado de las flores, siempre animado y lleno color.

2. Jugar en sus parques infantiles

Una pasada. Para nosotros uno de los grandes atractivos de esta ciudad que ofrece más de 30 parques cada uno con su propia personalidad. La mayoría con playgrounds (zonas de juego) atractivos y originales, bien cuidados y perfectamente integrados en el paisaje urbano combinados con zonas de agua, bancos y prados para hacer picnic si el tiempo lo permite así como terrazas tomar algo o comer. Solo hemos visto algo así en Berlín o Copenhagen.

Vondelpark

Un clásico, el más grande de los parques céntricos. Todo un respiro cerca de las zonas comerciales más congestionadas. Un lugar ideal para hacer un picnic junto a otras familias holandesas. A nosotros nos encantó, cuenta con amplias zonas de césped, un mini-parque acuático para los más pequeños y un espectacular playground de madera además de  Kinderkookafé, un animado bar child frienly con zona interior y exterior

.Vonderparkárboles en Vonderpark

Durante el verano en este parque hay programación continua de conciertos y actuaciones gratuitas muchas de ellas pensadas para público infantil.

Oosterpark

Otra delicia de parque. Con zona de juego infantil y mini parque acuático. Muy frecuentado por las familias holandesas para hacer una barbacoa. A destacar sus grandes lagunas con multitud de patos y que está junto al Tropenmusseum con interesantes exposiciones temporales y programación de actividades infantiles en verano.

Amsterdam en familia

E Oosterpark ofrece piscinas de agua y numerosos playgrounds

En Oosterpark también es posible ver conejos silvestres, que van sueltos por ahí, en especial en la zona del prado que rodea la piscina. Cuando hay menos gente se dejan ver con más facilidad.

Flevopark

Situado en la zona noreste de la ciudad algo escorado fuera del centro de la ciudad pero muy bien comunicado en tranvía. Además de un estupendo parque de juegos infantil es una zona verde extensa, tranquila y encantadora combinando grandes extensiones de cuidado césped, con lagos y zonas boscosas.

Flevoparkbad

El Flevopark tiene además dos recomendables alicientes. Uno es Flevoparkbad, un complejo de piscinas pública con precios populares y juegos de agua para todas las edades que se pierden casi todos los turistas. Como podéis observar en la foto nosotros no nos pudimos resistir y fue uno de nuestros mejores descubrimientos.

Jeugland 2

Maakland Amsterdam

Espléndido en verano, Maakland (antiguo Jeugdland) es un paraíso del juego libre

Otro de los motivos para visitar Flevopark es que en uno de sus extremos incluye Jeugdland. Se trata de un increible espacio al aire libre de acceso gratuito pensado para que los niños jueguen en contacto con la naturaleza. Cuenta con una mini-granja, bar con terraza, instalaciones de juego destacando una tirolina que atraviesa un canal y una zona donde los niños pueden pedir herramientas y construir sus propias estructuras con tablones de madera. Es posible llevarse comida de casa y hacer picnic.

Noorderpark

Se llega fácilmente a través de un ferry gratuito. El Noorderpark es otra maravilla que pasa desapercibida para la mayoría de los turistas ya que está situado en Amsterdam Noord una de las zonas históricamente más deprimidas de Amsterdam lo cual paradójicamente ha servido para que mantenga un aire holandés tradicional en muchas de sus calles y ofrezca junto a ellas uno de las parques más bellos y tranquilos de la ciudad.

Chiringuito Pompet de Noorderpark

Mini parque acuático en Noorderpark

El chiringuito del parque Pompet, nos enamoró por ser de lo más child friendly (creo la foto da buena cuenta). Los fines de semana de verano hay actuaciones gratuitas. Muy lindo su playground.

Westerpark

granjas para ir con niños en Amsterdam

Granja de animales en el Westerpark

Situado junto al céntrico barrio del Jordaan. A nosotros nos decepcionó un tanto bien puede ser que no escogiéramos bien el dia. Es frecuente sede de grandes conciertos y eventos de envergadura que a veces implica que gran parte del parque quede cerrado. En ese parque existe una mini-granja donde pudimos entrar a saludar a las cabritas

Amsterdamse Bos

Situado en las afueras de Amsterdam y es un bosque natural de más de 1.000 hectáreas, con prados, lagunas, piscinas para niños, granjas de animales, senderos por todas partes. Es un lugar increíble, por su tamaño y por lo frondoso que es el bosque en algunas zonas.

Lo ideal es ir con las bicis, porque desplazarse caminando una vez allí requeriría mucho tiempo. Para ello, se puede llegar al lugar en metro o tren, que permiten cargar las bicis (eso no es posible en tranvía y autobús).

En su mini-granja de animales Geitenboerderij los niños pueden acariciar sus cabras y darles de comer pasto y ¡hasta el biberón! Hay gallinas, cerdos, vacas, caballos, ponies, una fabrica de quesos. También hay zona de juegos, un laberinto, bar y venta de productos orgánicos. En la entrada principal del parque está Fun Forest, un circuito de arbolismo árboles para diferentes edades.

Sarphatipark

Por su ubicación, es ideal para hacer el picnic en alguno de sus prados antes o durante la visita al Albert Cuyp Market, el mercadillo callejero más grande y famoso de Amsterdam y un lugar de visita obligada. En la zona del parque que hace esquina con la calle Eerste Jan Steenstraat hay juegos para chicos y mesas para comer, aunque todos los holandeses tienden la manta en la hierba que está al lado y comen allí.

La lista de parques sería interminable, aquí tan solo los más destacados e imperdibles de la ciudad ¿Cual será vuestro parque preferido?

2. Bicicletear y navegar por sus canales

Como molan las bicicletas Bakfiest, las típicas con un cajón delante para portear niños tan usadas aquí. Amsterdam es divertida, empezando por su forma de moverse. La bicicleta es la manera más simple y barata de moverse, porque los carriles bicis están en casi todas las calles, no son algo excepcional. Nos habían comentado que a veces para los extranjeros el tráfico de bicis puede ser un poco agresivo porque los locales van muy rápido, pero no nos pareció que fuera así.

Nuestro viaje a Amsterdam en familia

Eso sí siempre intentando entender y respetar las normas de paso y prioridad. Los carriles bicis son anchos y es posible desplazarse despacio por la derecha sin bloquear a nadie. Se distinguen porque son rojos. A veces están integrados en la calle y otras en la acera, lo cual es un poco riesgoso para los foráneos, que no tenemos la costumbre de mirar cuando caminamos por la acera.

Así que despacito y buena letra que aquí se viene a disfrutar. Amsterdam es todo un ejemplo a seguir sobre movilidad sostenible y uso de la bicicleta. Un aprendizaje para todos.

Existe una amplísima oferta de alquiler de bicicletas modernas y a la vez con ese regusto vintage que las hace..irresistibles. Puedes consultar aquí un tour guiado de Amsterdam en bicicleta. En cualquier momento también puedes hacerlo por tu cuenta y alquilar tu bicicleta en Bike City

Toda holanda es una fiesta del agua. De hecho gran parte del país es territorio ganado al mar dándose el caso de tierras por debajo del nivel del mismo. Canales, diques y presas, sistemas de irrigación…¿por qué no aprovechar todo este fabuloso sistema para disfrutar de Amsterdam con niños?

3. Divertirse en el Nemo

Una auténtica pasada de museo de ciencia y tecnología divertido donde te puedes pasar casi todo un día. Nemo es el centro para aprender ciencia jugando y experimentando enfocado a niños y jóvenes aunque los adultos también la pueden pasar muy bien.

El mismo edificio obra de Renzo Piano ya es un emblema arquitectónico de la ciudad, por su forma tan particular. Tiene cinco plantas y la complejidad de sus juegos y experimentos va subiendo a la vez que su altura. Los más pequeños lo pasarán mejor en la primera planta y la última ya es más que nada para adolescentes.

Amsterdam con niños

En el centro Nemo

Amsterdam con niños

Centro Nemo

Nemo en su conjunto está muy bien y los niños lo pasan genial, pero hay que decir que para niños menores de seis tal vez no hay tantas cosas interesantes, aunque con la primera planta ya tienen un buen rato para entretenerse.

Con niños menores de cuatro, tal vez lo mejor sea no entrar y subir directamente a la terraza del edificio, que es gratuita, con bar, mesas al aire libre y unos juegos con agua y piscinita que si hace calor (como nos tocó a nosotros) los niños se lo pasan genial. Además, hay buenas vistas del centro y el puerto.

4. Disfrutar de su biblioteca central

Ideal para tomarse un respito. Este es un plan perfecto público y gratuito en cualquier momento en Amsterdam con niños y/o muy si el tiempo se pone tonto. La Bibliotheek Central de Ámsterdam. A medio camino entre la Central Station y el Nemo. Un impresionante y moderno edificio en cuya planta baja encontraréis una zona de lectura infantil donde pasar un rato tranquilos rodeados de miles de libros y alguna exposición.

5. Acariciar sus mini granjas

Ya hemos algunas, pero hay más! En Amsterdam existen un total de 12 y en toda Holanda un total de 40 kinderboerderijenuna red pública de mini-granjas de acceso gratuito para escolares y familias individuales que a menudo están situadas en los mismos parques o junto a ellos.granjas para ir con niños en Amsterdam

Estas mini-granjas  que pensadas como espacios donde los niños pueden entrar en contacto con los animales y con algunos elementos de la vida tradicional en el campo también son accesibles para los turistas.

6. Visitar originales museos

Vivo y siempre con multitud de continuas propuestas sorprendentes y de calidad. El Tropenmusseum, poca broma, uno de los más destacados del mundo dedicado a la antropología y la sociedad humana así como al mundo natural (con especial énfasis en la fauna y flora tropical). Organiza actividades para niños encuadradas en su programa Tropenmusseum Junior. Además está junto al parque Oosterpark ya comentado más arriba una combinación para una mañana perfecta en Amsterdam con niños.

Tropenmusseum

Entre los puntos más visitados de Amsterdam. El Museo de Ana Frank ocupa la casa donde la niña estuvo escondida y escribió el famoso diario que hoy son un símbolo contra la barbarie nazi.  Los menores de 9 años entran gratis.

Una visita complementaria o alternativa a la anterior para hablar de la II Guerra Mundial es el modesto pero recomendable Museo de la Resistencia holandesa y alguna de sus acertadas recreaciones históricas dedicado a lo que combatieron contra la ocupación nazi. Incluida con la I Amsterdam City Card.

Ocupa uno de los edificios más icónicos de la ciudad y es toda una referencia mudial para los enamorados del arte pictórico. El Rijksmuseum es un museo poco más formal pero vale la pena para ver los maestros de renombre mundial de la pintura de los Países Bajos como Rembrandt y su famoso cuadro Night Watch. El museo ofrece actividades especiales dirigidas a niños como un tour familiar guiado o un juego de misterio en el pintarán sus propias postales. La entrada a este museo es gratis para menores de 18 años. Puedes reservar vuestra entrada sin colas aquí.

Amsterdam con niños

Tour para niños en el Rijks Museum Fuente: Amsterdamtoursforkids.com

Dedicado a la obra y figura de uno de los grandes pintores entre los grandes. El Museo Van Gogh atesora la mayor colección de pinturas del genial artista y es una perfecta introducción para los peques en su obra. Para niños entre los 6 y los 12 años hay una guia familiar multimedia así como juegos de pistas para entretenerse en el museo (pregunta en el mostrador). También disponibles talleres en lengua inglesa sujeta a reserva anterior.

Otro de los divertidos y coquetos es el Museo de la casa-barcoNada más y nada menos que un bote, o más bien barquito, típico holandés amarrado en uno de sus canales y ambientado según cómo se vivía antaño ahí adentro. Está bien montado para niños porque hay un espacio con juegos de mesa, lápices y hojas para colorear. Está ubicado justo debajo del barrio Joordan y al lado de las The 9 streets, así que queda de paso.

Otro museo que puede hacer las delicias de toda la familia es el museo de cera de Madame Tussauds.

Y por último no podemos dejar de hablar del Museo Marítimo (Scheepvaart Museum) uno de los símbolos de una ciudad que una potencia marítima que se comunicaba con sus colonias de ultramar. Este museo está muy cerca del Nemo y justo junto a otras de las jozas para descubrir en Amsterdam con niños y su visita se ofrece combinada junto a otro must see de Amsterdam con niños. Si quieres saber más sigue leyendo para…

7. Embarcarse en la época colonial

Formando parte del Scheepvaart Museum se encuentra, anclado en el embarcadero, la réplica del buque VOC, el famoso barco Amsterdam, de la Compañía de las Indias Orientales, que se hundió durante su primer viaje en 1749 y que reproduce con bastante acierto detalles y escenas de la vida a bordo en la época.

Scheepvaartmuseum

Una visita que permitirán dejar volar la imaginación de toda la familia. El buque recrea de forma super realista las condiciones de vida del barco. Muy recomendable también por su emplazamiento. Nosotros nos lo pasamos de lo lindo y además por suerte los piratas ni se presentaron.

8. Acerarse a la fauna del Artis Zoo

No somos especialmente aficionados a los zoos y de hecho era la primera vez que ibamos a uno con nuestros hijos. Por su accesibilidad, comodidades y el cuidado tanto de sus moradores como de las instalaciones probablemente el Artis sea uno de los mejores zoos de toda Europa y en Holanda es todo un plan clásico entre las familias cuyo recorrido completo da para una jornada completa

Acuario Artis Zoo

Tras casi seis horas de una reposada visita salimos con una sensación contrariada. A uno le cuesta entender que tiene de educativo exhibir enjaulados a las especies de homínidos. Con sinceridad, también da pena ver majestuosos felinos como pumas o tigres solos y recluidos a miles de kilómetros de sus hábitats enclaustrados en espacios absolutamente ridículos para sus capacidades así como pena da ver a un gran oso solitario con evidentes signos en su comportamiento de estar volviéndose loco.

Otra imagen triste es contemplar a los loros y otras hermosas y coloridas aves traidas del trópico y suponemos que cazadas legalmente para estar eternamente recluidas en tupidas jaulas.

Mariposario

Otras áreas del zoo nos parecieron de lo más interesante y con perfecta cabida en un concepto de un zoo para el SXXI como es el caso del notable mariposario de ambientación tropical donde puedes tocar y dar de comer a estos fascinantes insectos. A destacar un gigantesco playground hecho en exclusiva de madera y redes donde los niños se lo pasaban en grande.

9. Pasárselo bien aunque llueva

TunFun es un espacio de juegos bajo techo pensado para niños de 0 a 12 años. Nos lo había recomendado una familia holandesa, diciéndonos que ellos iban cuando el tiempo estaba muy lluvioso. Nosotros fuimos en un día que prometía lluvia, pero finalmente hubo sol, y casi todos los que estaban ahí eran holandeses. Quiero decir que no está montado para turistas.

Tun Fun Amsterdam..un mega chiquipark

Son 4.000 metros cuadrados. El lugar no es especialmente atractivo, ya que se trata de un antiguo parking. Pero los niños se lo pasan bomba. Bebés y adultos entran gratis. Puedes estar todo el tiempo que quieras y los juegos cubren todas las edades. Hay de todo: inflables, toboganes, peloteros, y mucho más. Hay zona de comidas, lavabos, sofás, wifi gratis y revistas, para que los padres puedan aprovechar el tiempo. Su ubicación es muy buena, pegado al mercadillo de Waterlooplein. Abierto todos los días desde las 10 a las 19.00 horas.

Otros espacios interiores en Amsterdam muy frecuentados por las familias locales para saltar y desfogarse jugando son el Bounz y el Vrog así como el Ballorig

Last but not least en Holanda existen las conocidas como piscinas subtropicales muy molonas a menudo con toboganes, palmeras y siempre con juegos de agua para los niños. En Ámsterdam encontraréis De Mirandabad una super piscina hasta con olas!

10. Tomarse algo y salir de compras por Amsterdam con niños

Si existe el shooping con criterio una de sus capitales europeas es con toda seguridad Amsterdam. Seguramente fruto de esa atención preferente que dan los holandeses a los niños en la ciudad de los canales se pueden encontrar originales propuestas y diseños de multitud de diseñadores y empresas en tentadores boutiques-shops y otras delicatessen que hacen que comprar sea mucho más que adquirir productos.

Amsterdam con niños

Súper céntrica e ideal para triunfar en Amsterdam con niños. Tony’s Chocolonely es una tienda (y marca) de cocholate alucinante. Además de poder elegir entre decenas de deliciosos sabores con divertidas envolturas podréis diseñar y encargar vuestro propio chocolate y ver como lo elaboran!. Y lo mejor de todo es que se trata de un chocolate de comercio justo.

En el área del canal Scheldestraat hay algunas tiendas tiendas infantiles. El famoso personaje holandés Miffy tiene su propia tienda aquí. Por su parte Teuntje ha sido nombrada como la mejor tienda de ropa infantil de Amsterdam.

También encontrarás Koter & Co para ropa y accesorios, Meys & Co para zapatos. De compras por el barrio de Jordaan tienes las The 9 streets un complejo de calles con tiendas encantadoras y cafés perfectos para tomar algo en Ámsterdam con niños donde se encuentra Mini Mark donde los niños pueden elaborar y comerse sus propias cupcakes.

Amsterdam con niños

Blender-Concept-Store-cafe

Una tienda-café que no puede faltar en esta selección es el Blender una combinación que ofrece un espacio grande con un montón de juguetes, aparcamiento para cochecitos y ricos menús pensados para los peques.

Como sabemos que haces bondad y ni tú ni tus hijos coméis nunca más azúcar de la cuenta os podéis permitir el lujo de probar alguno de los increíbles caramelos de Papa Bubble

Sin olvidar el mercado al aire libre Albert Cuyp Market, el más molón y de visita más que de recomendable de Amsterdam del que te hemos hablado más arriba.

El Amsterdam Roest es un un mercado-playa-restaurante super cool y de aire underground que no os podéis perder, una visita ideal para el domingo por la mañana. Ocupa una serie de naves industriales rehabilitadas con arte urbano y ofrece un montón de propuestas y eventos especiales durante todo el año donde no faltan areneros y áreas de juegos para los niños.

Un lugar super original donde comer es en el Pancake Boat que ofrece un crucero alrededor de Amsterdam donde podéis comer tantos pankakes como os apetezca (y para cenar mejor un yogur). Se puede elegir entre un tour de una hora o dos y media. Cada miércoles por la tarde fiesta infantil. Lo de combinar cafés y pancakes como espacios familiares es toda una fiebre en Amsterdam, aquí encontrarás cinco restaurantes pancake para comer en Amsterdam con niños.

11. Escaparse a Zaanse Schans,Volendam o Marken

Zaanse Schans es un pueblo súper pintoresco y típico situado al norte de Amsterdam, a 20 minutos en tren. En realidad, son cinco o seis casas, museos, tiendas, talleres, una granja y varios molinos.

Aunque por momentos parece un decorado para una película, o bien para turistas, no deja de ser muy bonito. Aconsejamos no ir en fin de semana, porque a partir de las 10h llegan las masas de turistas arreados en autocar desde Amsterdam y hay que hacer cola hasta hasta para cruzar los puentes. Por suerte, nosotros habíamos llegado en tren muy temprano y pudimos pasear tranquilos al menos durante una hora.

Casas típicas en Zaanse Schans.

Lo más interesante para nosotros fue: el taller-museo del Sueco donde se puede ver en directo cómo se fabrican, además de recibir una explicación de la historia de este particular calzado; la granja-quesería, no tanto por los animales o el proceso de elaboración del queso -que no está mal pero es pequeño-, sino por la tienda de degustación y venta de quesos, así como de otros productos típicos; y la visita a uno de los molinos en funcionamiento, en la que se puede ver el interior y subir a la parte de arriba exterior.

Una interesante opción es dejarse llevar y disfrutar de completo día en familia es apuntarse a reservar este tour que combina la visita a Zaanse Schans,Volendam, Marken y sus molinos de viento e incluye un crucero gratis de 1h.

12. Vivir la Navidad en Ámsterdam con niños

En Amsterdam con niños la Navidad ofrece una estampa típica, suele estar nevada por estas fechas, en casas y calles no faltan los árboles decorados con sus luces, una atmósfera de lo más entrañable.

Pero además, si vienes a Amsterdam por Navidad podrás disfrutar del encanto de sus canales iluminados!. Durante el periodo navideño se celebra el Amsterdam Light Festival, en el que artistas holandeses e internacionales participan con instalaciones de arte en los canales del centro de la ciudad y el río Amstel. Estas obras se pueden ver en un recorrido a pie o en barco, en este último caso se pueden reservar las entradas del crucero que recorre los canales donde se encuentran las mismas.

Otra de las atracciones que no os podéis perder es patinar sobre una pista de hielo, en todas las ciudades holandesas hay una y Amsterdam no iba a ser menos!. La más céntrica, colorida y navideña es la pista del ICE Amsterdam. Eso sí, llevaros ropa de abrigo, una muda por si se mojan y unos buenos guantes para que no se os queden congeladas las manos con el hielo.

Y después de tanto ejercicio, os puede apetecer probar los Oliebollen, dulce típico navideño holandés, que se vende en unos puestos ambulantes, que encontraréis en las zonas más concurridas de la ciudad. Se parecen a los buñuelos, ya que prácticamente la receta es la misma, solo que con pasas y cubiertos generosamente con azúcar glass. También hay variedades deliciosas rellenas de manzana o de crema

BONUS EXTRA

Alojarse en un barco en Amsterdam

Claro! Lo puedes ver en este video Un barco vivienda (house boat) puede ser la sorpresa perfecta para triunfar con tu familia. Con un encanto irresistible los niños fliparán. Ámsterdam es una de las mejores ciudades del mundo para hacerlo. Nosotros estuvimos alojados en uno los 15 días de nuestra estancia.

Se puede reservar entre los muchos barcos vivienda de Ámsterdam. Más abajo en el bonus extra te contamos más sobre nuestra experiencia sobre como pasar unos días viviendo en un barco en Amsterdam.

Amsterdam era y sigue siendo en buena medida una ciudad cosmopolita y joven donde según tu nivel de inglés te puedes comunicar con casi todo el mundo. Un destino dorado para muchos estudiantes Erasmus y jóvenes mochileros europeos donde entrar a tomarse una auténtica Heineken de presión en uno de sus brown coffies, asistir a alguno de sus clubs de música electrónica de baile, comer el tradicional pescado crudo holandés, pasear por el el Barrio rojo entre fragancias de kebabs y patatas fritas o entrar en alguno de sus célebres Coffe Shops (donde se respiran otro tipo de fragancias) forma parte de la liturgia iniciática de esta ciudad dotada de una personalidad absolutamente  única.

.Amsterdam underground 2Calles de Amsterdam

Viajando a Amsterdam con niños la ciudad se me ha revelado mágica, llena de encantos y con multiud de posibilidades para disfrutarla con niños, con los que tenemos y con ese que aún seguramente somos porque con Rilke siento a cada momento que la infancia es la verdadera patria de cada uno de nosotros. Cada día parten barcos a descubrir mundos nuevos.

A la hora de planificar el viaje decidimos que íbamos para quince días. ¿No serán demasiados?. A toro pasado os podemos decir que definitivamente no. En primer lugar está la cuestión de si el destino tiene los suficientes atractivos y la respuesta ya os adelanto que es afirmativa y que una estancia de tantos días te permite hasta descansar de hacer turismo y tomarse las cosas con calma, algo que con niños se agradece tanto.

El estilo de viajar sin prisas- eso que se llama ahora slow travel – se adapta perfectamente a nosotros teniendo en cuenta que viajamos con un bebé que toma pecho, take easy baby que la prisa mata, olvídate de las carreras y de hacer colas, busca lugares donde los niños puedan correr y saltar seguros y sin peligros, olvídate de cenar tranquilo en el interior de la inmensa mayoría de los restaurantes o una terracita junto a los canales.

La lactancia, esa gran aliada de los viajes, que tiene prioridad sobre cualquier supuesta obligación deba tener un turista. No vamos a ser nosotros quienes digamos que viajar con niños no sea posible, pero nadie dijo que fuera fácil!, sobre todo en esas edades que trascurren entre que dan sus primeros pasos hasta alrededor de los tres años. Es por eso que la opción de tener casa nos resultó tan adecuada.

Vivir en un barco en Amsterdam.Interior de un barco de Amsterdam.Intercambio de casas Amsterdam

La verdad es que nuestra hija , a la que no se lo habíamos dicho para que fuera una sorpresa total, alucinó con nuestra vivienda y a estas alturas ya puede decir que ha vivido en un barco…y sus papás también. Dejadme decir por otra parte que si bien vivir en un barco tiene el marchamo de estilo alternativo los precios de compra y alquiler son tan prohibitivos como el resto de vivienda tal y como podéis consultar esta web especializada.

+ info sobre Amsterdam con niños

Visita guiada gratis en español por Amsterdam

Amsterdam Tours for Kids

7 razones para viajar a Holanda con niños

 

¡Comparte con tus amigos y familiares!