Sabemos que Londres es la ciudad más visitada de Europa, y la parisina Torre Eiffel es el monumento más fotografiado, pero el patrimonio natural de un país también es un atractivo turístico importante y hoy queríamos hablar de la que es conocida por ser la montaña más fotografiada del mundo.

Montaña del matterhorn

No es la cima más alta del mundo, ni siquiera de su continente o país. Lo que la hace inconfundible es su particular forma piramidal.

Estamos hablando del Matterhorn, o Monte Cervino. Situado en la frontera entre Suiza e Italia, el Matterhorn es una de las diez cimas más difíciles de escalar de los Alpes y es una de las montañas más mortales de la zona. Desde que su cima fue conquistada por primera vez en 1865, más de 500 personas han muerto en ella, entre ellas cuatro de los siete alpinistas británicos que la escalaron por primera vez. Nunca llegaron a celebrarlo pues perecieron en el glaciar de Zermatt, cuando iban de bajada.

MatterhormHoy en día sin embargo, no solo intrépidos alpinistas se acercan a las faldas de esta montaña. Turistas de todas las edades y orígenes quieren ver con sus propios ojos este mítico paisaje alpino.

La manera más popular de acceder a estas maravillosas vistas es desplazándose hasta Zermatt, un pequeño pueblo situado en la falda del Matterhorn en el lado suizo de la montaña. Esta localidad encantadora, repleta de flores en verano y de nieve en invierno, está cerrada a los vehículos de motor y sólo se puede acceder en tren. Una vez en Zermatt, vehículos eléctricos se encargan de los desplazamientos locales.

Avistar la silueta del Matterhorn

Con sus 4678 metros de altitud, no es la montaña más alta de la zona, pero su entorno despejado le da un aspecto magnífico. No hay ninguna otra montaña lo suficientemente cerca como para hacerle sombra.

Su característica forma piramidal, presente en millones de cajas de chocolates y panfletos publicitarios suizos, destaca contra un cielo limpio, o se intuye detrás de escurridizas nubes. Las diferentes condiciones climáticas, la luz en diferentes horas del día y variedad de ángulos desde los que esta magnífica montaña puede ser avistada la convierten en una fuente inagotable de inspiración para los amantes de la fotografía.

Fotografiar el Matterhorn

Es difícil conseguir una fotografía original de esta montaña conocida como la más fotografiada del mundo. Excelentes estampas son usadas inagotablemente por el departamento de turismo suizo y en todo tipo de merchandising. Por ello, cuando armados con nuestra cámara digital, nos dispongamos a sacar nuestra propia instantánea de este monumento natural, conviene centrarnos en obtener una bella imagen o en personalizar la fotografía.

Puedes intentar incluir primeros planos de flores o personas en la imagen, lo cual evitará que nuestra fotografía se parezca demasiado a una postal comercial.

Por otro lado, en vez de frustrarnos cuando masas de nubes se crucen en nuestro camino, intentemos sacar partido de todas las condiciones climáticas pues la interacción del paisaje con las nubes cambiantes puede dar resultados espectaculares y muy originales.

 

¡Comparte con tus amigos y familiares!