Nueva bienvenida a nuestra sección de las familias viajeras. Nosaltres 4 Viatgem es el proyecto viajero hecho realidad de la familia valenciana compuesta por Myriam y Pau y sus hijos Ernest y Ferràn que recientemente acaba de regresar un viaje que les ha llevado a recorrer toda la costa Pacífica de América del Sur desde la Tierra del Fuego hasta las Islas Galápagos. Seis intensos meses de estrecha convivencia familiar y toda experiencia vital tranformadora cargada de vivencias y no pocas reflexiones que agradacemos hayan querido compartir de primera mano con todas las Familias en Ruta a través de esta entrevista, el video y las preciosas fotos de su álbum familiar que la acompañan.

Los geiseres Tatioen la Tierra del Fuego

Los geiseres Tatio en la Tierra del Fuego

FICHA

Familia viajera: Nosaltres 4 Viatgem

Nombre y edad de los viajeros: Myriam (38), Pau (35), Ernest (4) y Ferran (2)

Países del mundo visitados en pareja: Italia, Estados Unidos, Portugal, Francia, Holanda, Chile, Argentina y Ecuador

Países el mundo visitados con vuestro hijo: Italia, Holanda, Chile, Argentina y Ecuador

Países a los que proyectáis viajar: todos están en nuestro horizonte

Blog viajero: nosaltres4viatgem.blogspot.com.es y llir-entre-cards.blogspot.com.es

ENTREVISTA:

Contesta a las preguntas: Myriam y Pau.

FnRuta.- Con lo a gustito que se está en casa. Cómo surgió la idea de un recorrido con vuestros hijos por toda la costa pacífica suramericana?

Todo empezó tras el nacimiento de Ernest, nuestro hijo mayor. La lectura del Diario de un naturalista de Darwin nos espoleó a tratar de hacer realidad algo que por entonces no era más que un sueño. Sin embargo, aún tuvimos que esperar hasta que Ferran, nuestro segundo hijo, cumpliese los dos años para ponernos en marcha. Además, deseábamos vivir una experiencia intensa y estimulante con nuestros pequeños, como despedida de esta primera etapa de crianza tan especial que se vive con los hijos y que, según dicen los abuelos, pasa tan rápido y se olvida con mayor rapidez aún. En fin, queríamos guardar en la memoria, con un grato recuerdo, esta etapa de la vida que nos ha brindado tanta felicidad e ilusiones.

Canal Beagle desde Cerro Bandera

Canal Beagle desde Cerro Bandera

FnRuta.- ¿Qué miedos tuvisteis que vencer si es el caso? ¿cuándo os creéis de verdad que el viaje va en serio?

La verdad es que no hemos tenido miedos… Tal vez preocupaciones, pero teníamos tanta ilusión que nunca llegaron a abrumarnos. Nuestra confianza ha sido absoluta. Un presentimiento positivo, fundado sobre todo en nuestra experiencia cotidiana con nuestros hijos, nos acompañó en todo momento y nos otorgaba la seguridad de estar en “el buen camino”. Nada grave podía ocurrir… nada que no hubiese podido ocurrir también en casa. Por lo tanto, nuestra ansiedad era mínima.

FnRuta.- ¿Como hicisteis compatible este viaje vuestra vida laboral y el colegio de los niños?.

Ambos somos profesores y teníamos la posibilidad de pedir una excedencia para cuidar a nuestro hijo pequeño antes de que cumpliese los tres años. Los niños, al ser menores de seis años, no tienen obligación de acudir a la escuela y además, habíamos ahorrado el dinero necesario para llevar a la práctica esta aventura. Todo estaba a nuestro favor, y por tanto, sólo teníamos que aprovechar la oportunidad.

Buscándonos la vida hacia Tenaun Chiloe

Buscándonos la vida hacia Tenaun Chiloe

Pero, a nuestro juicio, lo relevante a la hora de emprender una aventura de este tipo no son las circunstancias personales, sino la manera como se orienta la propia vida. Muchas personas tienen circunstancias similares a las nuestras pero nunca se deciden o ni tan si quiera se plantean qué sueños desearían realizar. Hay muchas ocasiones, para quien sabe verlas, de dejar a un lado el trabajo o la escuela. Por norma general, no hay mejor escuela que la vida, ni trabajo más importante que el de ser feliz.

FnRuta.- Cuál ha sido la vivencia de vuestras familias, amigos y conocidos ante vuestro viaje?

Lo han vivido con mucho interés y entusiasmo gracias al permanente contacto mantenido a través del blog. Algo que nos llama la atención es la manera en que manifiestan extrañeza y admiración cuando les describimos nuestro viaje o las aventuras de otras familias viajeras que están llevando a cabo proyectos similares. Realmente se sienten abrumados ante el hecho de que viajemos con niños tan pequeños y hayamos sido capaces de afrontar las complicaciones que supuestamente se siguen de ello. En el fondo, tenemos la impresión de que nuestra experiencia ha abierto los ojos de algunas personas de nuestro entorno que tenían una visión convencional y poco flexible respecto a lo que es posible hacer con los niños y lo que no es. Animamos a todo aquel que esté pensando en hacerlo a lanzarse a la aventura… El mundo nos está esperando.

Excelentes vistas del Canal Beagle

Excelentes vistas del Canal Beagle

 FnRuta.- ¿Qué tipo de trasporte y alojamientos elegisteis y por qué razones?

Escogimos aquellos que, a nuestro juicio, mejor se adaptaban a las circunstancias de nuestro periplo y a las necesidades de nuestros hijos. Sin duda acertamos al buscar lugares tranquilos y familiares, puesto que ayudó mucho a que los niños se sintiesen como en casa. Respecto al transporte fuimos lo más conservadores que pudimos, dadas las circunstancias, procurando no cargar a nuestros hijos con desplazamientos largos y agotadores. Sobre la marcha descubrimos que los pequeños se adaptaban mejor de lo previsto y que estaban dispuestos “a darse grandes palizas” con buen humor y alegría.

 FnRuta.- Hablemos del vil metal ¿ cuál era vuestro presupuesto total / diario?

A nuestro juicio, el dinero no tiene nada de malo y el hecho de invertirlo en algo que valoramos no nos parece vergonzoso, en absoluto. Inicialmente proyectamos gastar unos 60 € diarios, sin incluir los gastos de transporte. El transporte nos iba a suponer otro tanto. Pero pronto constatamos que el nivel de vida en Chile, y sobretodo Argentina, era superior a lo que esperábamos, debido a la inflación. Sin embargo, desde las primeras semanas, nuestro gasto se estabilizó en unos 80 € diarios, lo cual no excedía nuestras posibilidades presupuestarias, y rehicimos nuestro presupuesto sobre esta base. Al final nuestra inversión diaria fue de unos 170 € (incluyendo aviones y traslados).

Vistas del Volcan Licancabur desde el Salar Atacama

Vistas del Volcan Licancabur desde el Salar Atacama

FnRuta.- De los países visitados. ¿Cuales os han sorprendido positivamente y recomendáis para viajar en familia?

Más que un país, recomendamos un lugar: las Islas Galápagos. Allí el contacto con la naturaleza es tan directo e inmediato que resulta sencillamente fascinante. Ningún niño o niña del mundo debiera crecer sin la oportunidad de conocer un espacio natural salvaje. Dado que nuestro entorno natural está cada día más degradado y esto es cada vez más difícil sería deseable, en la medida de lo posible, que al menos los que puedan participen de esta experiencia y la incorporen a sus vidas como algo valioso. Sin lugar a dudas, para nosotros, cualquier lugar que ofrezca un contacto directo con la naturaleza es un destino mucho más enriquecedor que Disneyworld y, para eso, no es necesario ir muy lejos.

FnRuta.- Ahora que no nos lee nadie. Algo que viajando con niños os resulta de los más pesado…

Viajar con niños tiene limitaciones. Especialmente porque hay muchas cosas que no puedes plantearte… Infinidad de planes que hubieras pensado al viajar sin ellos quedan simplemente descartados. Sin embargo, lo cierto es que surgen muchos otros planes al viajar con ellos y que habrían sino impensables en el caso de viajar sin su compañía. A los que nos preguntaban si es difícil viajar con niños, nosotros siempre les decíamos lo mismo: tanto -o tan poco- como vivir con ellos.

Valle del Elqui

Valle del Elqui

En realidad, una de las cosas más cargantes de viajar con niños pequeños es la insistencia de todos aquellos que te repiten la idea de que es una lástima que los niños, con el paso de los años, seguramente olvidarán esta maravillosa experiencia. A parte de ser un comentario muy desafortunado -propio de un auténtico aguafiestas-, pone de manifiesto un profundo desconocimiento de la naturaleza de los niños, de su desarrollo y enriquecimiento personal, basado en una noción equivocada del aprendizaje asociada, principalmente, a la memoria y el recuerdo. Para nosotros, lo importante, son las vivencias que pasarán a formar parte de nuestro bagaje personal, de nuestra identidad y que marcaran nuestra personalidad, consciente e inconscientemente.

FnRuta.- Uno o dos de vuestros trucos infalibles para que vuestros hijos viajen con vosotros tan ricamente es…

Por ofrecer un contraste: la imaginación y la televisión. Todo es más fácil con imaginación: un desplazamiento que parece hacerse eterno, una agotadora caminata, un tedioso día de lluvia… Estas situaciones son sobrellevadas mucho mejor por los niños con un buen relato inventado sobre la marcha por nosotros o por ellos mismos o con unos pocos lápices de colores y unas pocas hojas en blanco sobre los que desplegar su creatividad (la arena o la sal de los saladares pueden ser también espacios adecuados para esta forma de expresión plástica), improvisar disfraces o cabañas… Cualquier actividad que despierte el “duende juguetón” que llevan dentro los niños y que les mueve a curiosear, jugar, divertirse, imaginar o soñar. En el otro extremo está la televisión, por sus efectos adormecedores. No es bueno abusar. Pero no nos parece que sea perniciosa, necesariamente. En ocasiones, en los niños predomina su “duende dormilón”, entonces puede ser procedente una “dosis homeopática” de dibujos animados, administrada con mesura y criterio, en lo que se refiere a contenidos y ritmo.

En Ushuaia. Glaciar Martial

En Ushuaia. Glaciar Martial

FnRuta.- Pensáis que esta experiencia os ha transformado de alguna manera?. Qué os ha aportado como pareja, familia y de cara a la crianza de vuestros hijos?

Mucho. Aunque intuimos que la mayor parte de ello aún está por ver. Cuando uno afronta una experiencia así con espíritu abierto las repercusiones sobre su vida pueden ser inmensas. Por el momento podemos empezar a vislumbrar el horizonte hacia el que nos empuja esta experiencia, pero tal vez el auténtico viaje empieza una vez llegados a casa. Principalmente hemos vuelto con la firme convicción que nuestra vida personal, como pareja y como familia, no debe estar limitada por ideas fijas ni dadas de antemano. Nuestra vida está en nuestras manos y no hay reglas prescritas. Debemos ser nosotros mismos quienes definamos, con la mayor libertad posible, hacia dónde queremos ir y a qué ritmo. Nuestra meta está clara: la felicidad.

FnRuta.- No sé si va a ser fácil volver a la rutina de vuestra vida cotidiana anterior…

Es mucho más fácil irse que volver… A la vuelta todos hemos experimentado nuestra pequeña crisis personal. Es algo natural: lo importante es que sea una crisis de crecimiento. Lo mejor es que no volvemos a “nuestra vida cotidiana anterior”. Antes del viaje estábamos de “crianza”: uno de nosotros trabajaba y el otro “cuidaba del nido”. Ahora empezamos otra etapa: “todos a la escuela”, los niños a la suya y nosotros a la nuestra, como profesores. Iniciamos, por tanto, un período de expansión, tras el recogimiento de los últimos años. Es la hora de desplegar y “hacer crecer” la experiencia vivida.

FnRuta.- ¿Cual es el accesorio/s de viaje que no puede faltar en vuestra maleta?

Sin lugar a dudas, un cuaderno y unos pocos lápices de colores. A pesar de los medios electrónicos disponibles hoy en día, la hoja en blanco continua siendo el mejor medio para alumbrar todo lo que maduramos interiormente. Nosotros, a través de la escritura -sobretodo-, y los niños, a través del dibujo, hemos disfrutado de las infinitas oportunidades que ofrece una simple hoja de papel. En el fondo, escribir y dibujar son formas de apropiarnos la realidad, y al apropiarnos de ella y convertirla en objeto para nuestra mente ampliamos las facultades de nuestro pensamiento y profundizamos en el placer asociado a nuestra experiencia de la realidad. Toda educación, tanto en los adultos como en los niños, pretende favorecer este enriquecimiento intelectual y emocional. Dado el carácter “formativo” que se supone en toda experiencia viajera, nos parece que éste -el papel y los lápices- es un recurso de inestimable ayuda.

En la Isla Magdalena Magallanes

En la Isla Magdalena Magallanes

FnRuta.- Uno o varios hermosos momentos que no olvidaréis nunca pasados viajando en familia

Un par de experiencias sencillas con los niños, que demuestran su infinita sabiduría, frente a la obcecada estupidez de los adultos. A nuestra llegada a Puerto Williams, en Tierra del Fuego, nos esperaba una mujer que nos había ofrecido una casita para pasar allí un par de semanas. Era medianoche, llovía y un frío viento antártico arreciaba sobre el muelle en el que desembarcamos del Ferry Yaghán. La casita estaba justo frente al puerto. Pero nuestra sorpresa fue descubrir que el lugar era totalmente inadecuado. Cuando nos quedamos solos, Ernest, nuestro hijo mayor, dijo sin tapujos: “¡Esta casa es apestosa!” Lo dijo con aprensión y, a continuación, añadió, acongojado: “¿No nos vamos a quedar aquí, verdad?” Aquella mujer había sido incapaz de ver lo que era tan evidente para nuestro hijo de sólo cuatro años.

Otra anécdota ocurrió en los Andes, en la frontera entre Argentina y Chile. El control de productos biológicos chileno es muy estricto. Así que, llegados al puesto de control, un guardia subió al bus con un perro adiestrado que de inmediato localizó las uvas pasas que comía, con tanto deleite, nuestro pequeño Ferran. Resignado, se las dio al guardia. Durante días recordó aquello con muestras de absoluta incomprensión y cada vez que iniciábamos un nuevo viaje preguntaba preocupado si teníamos que pasar de nuevo un control fronterizo.

Lo bueno, por suerte, supera con creces estos episodios de triste recuerdo. Como ejemplo, los inolvidables gestos de admiración y alegría de los niños ante los miles de pingüinos en la Isla Magdalena, en el estrecho de Magallanes o nuestros baños en las Islas Galápagos junto a los lobos marinos.

FnRuta.- Lo mejor de viajar con niños es…

El hecho de viajar “pensando en ellos”. A veces nos preguntamos cómo sería el mundo si estuviese diseñado “pensando en los niños” y el simple hecho de imaginarlo nos resulta placentero y muy fascinante. Sin duda alguna, nuestro mundo sería mucho mejor. Cuando hacemos el esfuerzo de ofrecer a nuestros hijos un entorno agradable y estimulante -y viajar con niños te fuerza a ello, necesariamente-, la vida se nos presenta como más humana y más valiosa.

En la Isla Isabela, archipiélago de las Galapagos. Ecuador

En la Isla Isabela, archipiélago de las Galapagos. Ecuador

 

Ellos aman apasionadamente la naturaleza, creen y confían en las personas, se comportan con auténtica espontaneidad, dicen lo que piensan y piensan lo que dicen (sin que una cosa vicie a la otra), imaginan explicaciones increíblemente originales y conciben sueños que para cualquiera de nosotros son sencillamente insuperables. En realidad, son los mejores compañeros de viaje y diariamente nos plantean el difícil reto de averiguar si nosotros estamos a su altura, como tales. Sin duda, lo mejor de viajar, es poder estar juntos “con mayúsculas”.

FnRuta.- Ahora me diréis que no pensáis en eso y bla bla bla, pero, en serio, ¿cual es vuestro próximo viaje soñado?

Nuestro hijo mayor suele hablar sobre la posibilidad de dar la vuelta al mundo. Es una opción sugerente. Pero está por ver el momento y el proyecto adecuados. Por el momento tenemos “proyectos viajeros” menos ambiciosos.