Muy cerca de la capital, otro mundo. La Sierra de Madrid norte con niños siempre ha sido el lugar elegido para tantas familias de escapar del estrés de la gran ciudad, cambiar de aires cuando no queremos realizar muchos kilómetros, para sentirnos como en casa a la vez que disfrutamos de la naturaleza en la mejor compañía. Es lo bueno de nuestra sierra, que a tan solo una hora de Madrid, siempre podemos acudir a ella cuando nos lo pide el cuerpo.

La sierra de Guadarrama, compartida entre Madrid, Ávila y Segovia, ofrece tantos rincones, tantas experiencias, que nunca se agotan aunque volvamos una y otra vez. Hoy te quiero hablar de uno de nuestros lugares favoritos de este enclave natural y cultural para recorrer y no perderse en la Sierra Norte de Madrid con niños.

La Sierra Norte de Madrid es una comarca al norte de la comunidad, comparte parte del Parque Nacional Sierra de Guadarrama, Sierra de Ayllón, Sierra del Rincón y de los valles del Lozoya y Jarama.

 

Senderismo por Sierra Norte de Madrid con niños

Conformada total de 42 municipios los que conviven entre bosques de robles, encinas y pinos, ésta es la comarca más natural de Madrid, la más desconocida, con rincones aún poco turísticos, donde se respira paz por los cuatro costados en el que se integra la naturaleza con pequeños pueblos a cual más encantador, rutas de senderismo con tradiciones milenarias.

Un territorio ideal para familias donde los más peques (y adultos) podemos llenar la mochila de experiencias inolvidables que no podía faltar en Familias en Ruta.

Dónde alojarse en la Sierra Norte con niños

Camping Monte Holiday

En Gargantilla del Lozoya, en pleno valle del Lozoya, se encuentran las cabañas en los árboles de Monte Holiday. Son bonitas cabañas que se encuentran a una altura de 4 y 7 metros con vistas al valle. Además disponen de otros alojamientos como bungalows o ecolodges. También puedes acampar con tu tienda de campaña o tu autocaravana o camper.

Sierra Norte con niños

Belleza y sensibilidad ecológica en las cabañas del Monte Holiday

Dispone de piscina y animación para los peques los fines de semana y en temporada alta. Además ofrece varias actividades de pago como visita teatralizada a la granja y circuito de multiaventuras.

Casas rurales el Bulín

El Bullín son unas casa rurales con encanto situadas en algunos de los pueblos más pintorescos que se encuentran en Sierra Norte. Las  casas del Bulin tienen distintas capacidades que disponen todo lo necesario para una estancia agradable y cómoda. Disponen de cuna de viaje y bañera para bebés, chimenea, televisor con Netflix, información turística y en muchos casos patio o jardín. Por los alrededores se puede realizar senderismo e incluso disponen de servicio de alquiler de bicicletas.

Sierra de Madrid con niños

Casa rural el Bulín de Robregordo

Podéis alojaros en las Casas rurales el Bulín en Robregordo, Horcajuelo de la Sierra, Prádena del Rincón, La Hiruela, Paredes de Buitrago, Piñuecar y Braojos.

Hotel rural El Valle 

El hotel rural del Valle está situado a las afueras de Rascafría, dispone de apartamentos con dos  habitaciones, cocina y baño completos. Se encuentra a 5 minutos andando del centro de Rascafría, se encuentra a 3 km de Alameda del Valle y a 1 hora en coche de Madrid.

Sierra Norte de Madrid con niños

Vistas de la Sierra Norte de Madrid desde Rascafría

Ciclolodge El Nevero

En Lozoya, este alojamiento tipo albergue es ideal para los amantes de las bicicletas. Dispone de habitaciones y apartamentos (sin cocina) independientes con baño y wifi. Ofrecen box individuales para guardar las bicicletas, así como herramientas para autoreparación y lava-bicis.

El Ciclolodge el Nevero también dispone de gimnasio, aparcamiento privado y spa (de pago). Ofrecen distintos packs de alojamiento más actividades como el alquiler de bicis, o de invierno, como raquetas.

El Encanto del Valle del Lozoya

Sierra Norte con niños

A menos de 1 hora de Madrid entorno ideal para disfrutar en familia rodeado de los paisajes del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. Se trata de un conjunto de 15 cómodos apartamentos de estilo rústico (madera y piedra) con una estupenda piscina climatizada de agua salada gratuita para todos los clientes y zonas comunes con jardín.

Hotel Sara de Ur

El hotel con encanto Sara de Ur  está ubicado en La Cabrera dispone de amplias habitaciones y apartamentos dúplex familiares con vistas estupendas vistas a la sierra y a los jardines que rodean el alojamiento. También tiene piscina exterior para los meses de más calor.

Qué ver y hacer en la Sierra Norte con niños

1. Peñalara y su laguna

Comenzamos con una ruta de senderismo preciosa, ideal si visitas Sierra Norte de Madrid con niños. Hablar de Sierra Norte supone hablar de la montaña más alta de toda la Sierra de Guadarrama y la Comunidad de Madrid: Peñalara. Dentro del Parque Nacional Sierra de Guadarrama, con 2.428 metros, corona el macizo con el mismo nombre. En sus faldas se encuentra una de las joyas de esta sierra, sus lagunas de origen glaciar. Una bonita excursión es llegar desde el puerto de Cotos hasta la Laguna Grande de Peñalara.

Panorámica de La Cuerda Larga y Peñalara

La ruta comienza en el centro de visitantes de Peñalara. El primer tramo discurre por un bosque de pinos que nos llevará hasta el mirador de “La gitana” desde donde tendremos unas vistas impresionantes de “La Cuerda Larga”, una cadena montañosa donde se encuentran las montañas más altas de la Sierra de Guadarrama como las Cabezas de Hierro (2381 m.) y el Alto de las Guarramillas (2265 m.), más conocido como “la Bola del Mundo”.

A mitad de camino encontraremos una bifurcación hacia la derecha que indica la Laguna de los Pájaros, otra de las lagunas glaciares. Desde aquí una pasarela de madera y ya casi sin pendiente nos dejará en la misma laguna Grande. Las vistas de las moles graníticas que levantan Peñalara desde aquí son increíbles.

2. El Bosque finlandés de Rascafría

El Bosque finlandés es uno de los lugares más coquetos y encantadores de Sierra Norte y de toda la sierra de Madrid. Es un rinconcito que se encuentra a las afueras de Rascafría. No es más que un pequeño lago alimentado por el río Lozoya rodeado de abedules, chopos, álamos.

En la orilla del lago hay un embarcadero acompañado de una cabaña que se utilizó como sauna, igual que los auténticos paisajes finlandeses y otros países escandinavos. De ahí su nombre.

El Bosque Finlandés, un lugar con mucho encanto en Rascafría

Para llegar allí lo ideal es dejar el coche en Rascafría. Daremos un bonito paseo paralelo al río Lozoya, dirección al monasterio de Santa María de El Paular, una preciosa cartuja del siglo XIV ubicada en un lugar espectacular. A unos dos kilómetros dejaremos la cartuja a la derecha y giraremos hacia la izquierda entrando por el centro de visitantes del Valle de El Paular. Cruzaremos el puente del Perdón y una vez que lo hayamos cruzado giraremos a la izquierda continuando por el camino natural Valle del Lozoya.

A unos 400 metros, a la izquierda, encontraremos la cabaña y el lago entre el frondoso bosque. El camino de vuelta a Rascafría podemos hacerlo continuando por este camino que nos llevará a la zona sur del pueblo, pasando por el antiguo molino de papel de Los Batanes.

Puente del Perdón y al fondo el monasterio de El Paular

Como curiosidad sobre el Puente del Perdón, del siglo XVIII, parece ser que éste lo cruzaban los reos hacia la horca. El juicio se realizaba junto al puente y al cruzarlo solicitaban el perdón para poder salvar sus vidas.

3. La cascada del Purgatorio

Esta ruta nos lleva a una de las cascadas más bonitas de Madrid, y también una de las más conocidas en pleno valle del Paular, en el Alto Lozoya; la cascada del Purgatorio

Cascada del Purgatorio

La ruta comienza en el monasterio de El Paular. Cruzando el puente del Perdón y continuando recto entre robles llegaremos a las Presillas, unas piscinas naturales ideales para los días calurosos de verano. 

Llegaremos a un cruce de caminos. Podemos coger el de la izquierda para volver por el de la derecha. Éste nos llevará por un sendero dentro de un bosque de pinos silvestres. Llegaremos a un portalón donde veremos un puente de madera que cruza el río. Este será el camino de vuelta, pero seguimos rectos remontando el río.

El siguiente tramo es muy bonito. Paralelo al arroyo Aguilón, casi en penumbra por la vegetación, nos deja unas estampas preciosas. En los últimos metros debemos trepar por unas rocas, que seguro les encantará a los más peques, para poder acceder al mirador de este salto de agua tan especial. La ruta son unos 12 kilómetros ida y vuelta y un desnivel positivo de 264 metros.  

4. El Valle de los Neandertales

Hace miles y miles de años por el valle del Lozoya se paseaban animales que hoy en día nos cuesta imaginar como hienas, leones, osos o rinocerontes. Estos convivían con el hombre de Neandertal que eligió estos parajes como morada. Para saber más de ellos podemos acercarnos al Valle de los Neandertales, un parque arqueo-paleontólogo ubicado en Pinilla del Valle, donde se han encontrado restos de animales y seres humanos datados entre 300.000 y 40.000 años antes de la actualidad.

Entrada a los yacimientos de El Valle de los Neandertales

Los yacimientos del Calvero de la Higuera se encuentran a orillas del embalse de Pinilla en un entorno espectacular. Para conocer un poco más sobre la labor que arqueólogos y paleontólogos desarrollan aquí lo mejor es reservar una visita guiada que seguro os resultará muy interesante.

El punto de partida será el mismo pueblo de Pinilla del Valle. Mientras caminamos hacia los yacimientos con nuestros guía, éste nos va explicando el entorno y las condiciones que se dieron para que animales y Neandertales se asentasen en este lugar.

Ya en los yacimientos del Calvero de la Higuera y después de una introducción sobre los Neandertales comenzaremos un recorrido por los distintos yacimientos. 

Yacimientos con Pinilla del Valle al fondo.

Tanto la Cueva del Camino como la Cueva de la Buena Pinta fueron cubiles de hienas. El Abrigo de Navalmaillo ha resultado ser un campamento neandertal por los restos de actividades que se encontraron aquí, como restos de hogueras y herramientas de cuarzo como cuchillos. En el Abrigo del Ocelano se han encontrado restos de distintos animales predominando los de hiena. El último yacimiento descubierto ha sido una serie de galerías comunicadas entre sí en su día pero que se hundieron y quedaron cubiertas por sedimentos. Aquí se encontró cuatro dientes de leche de la que se ha bautizado “la niña de Lozoya”, lo que podría ser el primer enterramiento infantil documentado en Europa.

La visita al Valle de los Neandertales es una manera perfecta para conocer lo que se coció hace muchísimos años en Sierra Norte.

Más cosas interesantes por la zona. El embalse de Pinilla se puede navegar en kayac y junto al que se encuentra el parque de aventuras y arbolismo Meridiano Raid (en Barruecos). Muy cerca en la Garganta de los Montes, podéis visitar y/o alojaros en Agroturismo el Capriolo en el que organizan paseos en burro y rutas panorámicas por la sierra en 4×4, otro de los mejores planes en la Sierra de Guadarrama con niños

.

5. Visita a la villa medieval de Buitrago del Lozoya

Circulando por la A-1, a unos 75 kilómetros de Madrid, pocas son las personas que no se percatan de esta ciudad amurallada que se alza en la cima de un promontorio y rodeada por las aguas del río Lozoya. Buitrago del Lozoya es un imperdible en Sierra Norte de Madrid.

Buitrago tiene un conjunto histórico-artístico digno de visitar. El casco histórico está rodeado de una muralla, 800 metros visitables, que hacen de la villa uno de los recintos amurallados mejor conservados de toda la Comunidad de Madrid. 

Buitrago del Lozoya

Resalta el castillo de los Mendozas que fue residencia del marqués de Santillana. De planta cuadrada, está fortificado por 7 torres todas diferentes.

Otros lugares a destacar en Buitrago del Lozoya son la Torre del Reloj, la iglesia de Santa María del Castillo o el puente del Arrabal. Para conocer mucho mejor la villa podemos realizar alguna de las visitas teatralizadas que ofrece.

Con este escenario no es de extrañar que Buitrago tenga una increíble agenda cultural durante todo el año. En Navidad todo el pueblo representa un Belén viviente que ha sido declarado Fiesta de Interés Turístico Regional por la Comunidad de Madrid. En julio se celebra el Festival de Música y teatro Marqués de Santillana. El primer fin de semana de septiembre se desarrolla la Feria Medieval en el recinto amurallado.

No podemos olvidar el Museo de Picasso, una colección que Eugenio Arias regaló a su pueblo natal. Éste fue el barbero de Picasso en el exilio. El pintor le regaló parte de su obra la cual acabó donándola a Buitrago de Lozoya. Esta villa medieval es una excursión perfecta para pasar un día estupendo en la Sierra Norte con niños.

6.  Reserva de la Biosfera de la Sierra del Rincón

En el noreste de la provincia de Madrid se encuentra uno de los lugares más auténticos de toda la comunidad. Fue nombrada Reserva de la Biosfera por la Unesco por la capacidad de conservar el medio natural junto con usos tradicionales.

La integran cinco municipios: La Hiruela, Montejo de la Sierra, Horcajuelo de la Sierra, Prádena del Rincón y La Puebla de la Sierra. Merece la pena perderse por cualquiera de ellos, ya sea entre sus calles conservadas como antaño o por su espectacular entorno natural.

La Hiruela

De lo que puede presumir Sierra del Rincón es del patrimonio natural y cultural que tiene. El hayedo de Montejo, por ejemplo, es el único bosque de hayas de la provincia y uno de los más meridionales de Europa. Para visitarlo necesitamos reservar aquí.

Sobre el patrimonio cultural podemos decir que estos pueblos son un libro abierto donde podemos aprender cómo era la vida rural antiguamente. Molinos, fraguas, potro para herrar, colmenas,… son algunos de los elementos que podremos ver paseando por la Sierra del Rincón, en Sierra Norte.

En La Hiruela, además de visitar este precioso pueblo, encontraremos una senda temática ideal para ir con niños que se llama Los Oficios de la Vida. En un recorrido circular de 2,5 kilómetros podremos contemplar un molino harinero, un colmenar tradicional y una carbonera.

Colmenar tradicional en La Hiruela

Pero no todo es tradición en Sierra del Rincón. Puebla de la Sierra, por ejemplo, dispone de un parque de esculturas contemporáneas que se integran a la arquitectura tradicional de la zona. Estas 113 obras repartidas por toda la localidad es lo que se llama El Valle de los Sueños.

7. Ruta la Chorrera de San Mamés

La Chorrera de San Mamés es una de las cascadas más bonitas de Sierra Norte, además de ser una ruta muy sencilla para hacerla con niños.

La ruta comienza en la preciosa iglesia de San Mamés. En frente de ella, al otro lado de la carretera, surge un camino con indicaciones a una quesería, donde también podemos dejar el coche si queremos que nuestra ruta sea algo más corta. Merece la pena hacer una parada en la quesería y comprar alguno de estos quesos riquísimos.

El primer tramo se realiza por parte de una vía pecuaria. Es una pista ancha y cómoda que va ascendiendo muy ligeramente. Desde aquí podemos contemplar el valle con prados verdes a ambos lados del río del Arroyo. Aquí la sombra está casi ausente. Según avanzamos podemos contemplar un gran pinar a lo lejos e incluso ya se aprecia la chorrera.

Más o menos a mitad de camino llegamos al pinar. Continuamos cruzando una puerta que se encuentra junto a una antigua casa forestal, ahora abandonada. El camino sigue siendo muy cómodo. Llega un momento en que éste se estrecha e incluso pasa por rocas por lo que no es apto para carritos de bebés.

Como a un kilómetro más o menos y después de subir una cuesta algo más pronunciada, llegamos a la Chorrera de San Mamés, de 30 metros de altura, una de las más altas de Madrid.

Son unos 7 kilómetros aproximadamente, ida y vuelta. Es una ruta muy sencilla y muy bonita, ideal si visitas Sierra Norte de Madrid con niños. 

8. Pontón de la Oliva y Patones

Sé que no soy muy objetiva hablando de este lugar porque ha sido nuestro lugar de escapada de siempre, donde hemos disfrutado a tope como te contamos aquí. Pero quiero compartir con vosotros este lugar tan curioso como encantador.

El Pontón de la Oliva es una presa en desuso que se construyó en 1850 con la intención de embalsar el agua del río Lozoya para poder abastecer a la ciudad de Madrid. Después de las duras condiciones de trabajo y una inauguración a la que acudió la propia Isabel II, el terreno comenzó a sufrir filtraciones por lo que se decidió construir la presa de El Atazar algo más arriba.

Hoy en día podemos ver la presa y un largo valle protegido por unas altas paredes que son la delicia de muchos escaladores.

Pontón de la Oliva

Alrededor de la presa hay una ruta guiada a través de paneles explicativos que cuentan todo lo referente a la historia de la presa y los alrededores. Otra excursión muy cerca de allí son las Cárcavas, una zona donde el territorio ha sido erosionado por el efecto del agua. Merece mucho la pena acercarse y verlo de cerca.

No nos podemos ir de aquí sin ver uno de los pueblos más encantadores de Sierra Norte, Patones de Arriba. Este pequeño pueblo parece que se ha quedado anclado en el tiempo con sus calles empedradas, las casas de piedra y pizarra, las eras en la parte de arriba donde se trillaba el cereal o los tinados y arrenes para recoger a los rebaños. Y todo en un entorno espectacular.

9. Sierra de la Cabrera

La Sierra de la Cabrera es un icono de la sierra madrileña. Este macizo granítico, coletazo de La Cuerda Larga, no pasa desapercibido. Es un lugar donde acuden muchos senderistas y escaladores. Además aquí se asienta una de las colonias más numerosas de buitre leonado en toda la Comunidad de Madrid.

Sierra de La Cabrera

La Sierra de la Cabrera invita a recorrer sus caminos y escalar sus promontorios rocosos. Los picos más conocidos son Cancho Gordo (1.564m) y Pico de la Miel (1.392m) donde es muy fácil encontrar colgado algún intrépido escalador en su pared casi vertical. 

Aunque la actividad principal de la sierra sea el senderismo también hay lugares muy interesantes alrededor como el convento de San Antonio, de estilo románico, o la necrópolis visigoda “la Tumba del Moro” en el Cerro de la Cabeza.

En La Cabrera se encuentra el Centro de Innovación Turística de Sierra Norte Villa San Roque. Además de ser oficina de turismo, se encargan de promocionar los recursos turísticos de la comarca. Si nos acercamos por aquí también tendremos la oportunidad de ver el jardín botánico que dispone el centro.

10. Realizar alguna actividad de multiaventura y cultural

Si visitamos Sierra Norte de Madrid con niños no solo nos vamos a dedicar a hacer rutas de senderismo porque si no llegará el momento en que nuestras niñas y niños se declararán en huelga. Lo decimos por experiencia.

Ruta en bici por el embalse de Pinilla

Por eso, otra manera de disfrutar y aprender toda la familia junta es realizando alguna actividad divertida y que fomente la curiosidad a los peques. Pues he de decir que en Sierra Norte encontraremos todo tipo de planes en familia.

Podremos encontrar actividades deportivas y muy divertidas como parques de aventura, rutas a caballo, actividades acuáticas como piraguas o paddle surf en cualquiera de los embalses que encontramos aquí. Muy recomendable la experiencia de barranquismo en el río Duratón en Somosierra.

Parque de aventuras Monte Holiday

Podemos tener alguna experiencia de inmersión en la vida rural como ser apicultor por un día o acompañar a un rebaño cual pastor de Sierra Norte. También hay muchas actividades relacionadas con educación ambiental como anillamiento de aves o rutas guiadas por el monte.

Apicultor por un día, con SAT El Jabardo

Como ves hay actividades y experiencias para todos los gustos. La web de Sierra Norte de Madrid recopila muchas de ellas para que podamos elegir la que más nos guste.

Visitar Sierra Norte de Madrid con niños es una manera genial de disfrutar de la naturaleza con los más peques, pero también aprender sobre oficios y tradiciones de tiempo atrás.  Hay infinitas rutas de senderismo, rincones preciosos fuera de los lugares más turísticos, todo en un entorno increíble. ¿Te lo vas a perder?

Guía recomendada:

Sierra Norte de Madrid con niños

Antes de ir a a sierra…

La sierra de Guadarrama supera los 2000 metros de altitud en muchos puntos, por lo que puede ser traicionera y nos la puede jugar en cualquier momento. Por eso hay que ser precavidos y ser conscientes de dónde vamos y tener en cuenta ciertos aspectos. Seguro que así disfrutaremos de Sierra de Guadarrama con niños con seguridad y garantía.

  • En la montaña debemos improvisar lo justo. Preparad la ruta que vayáis a hacer y “estudiarla” antes de salir de casa y si podemos descargarnos el track mucho mejor. Hay webs como Wikiloc que podremos utilizar para ello.
  • Comprobad la meteorología que va a hacer el día que queremos ir.
  • Llevad ropa adecuada para el senderismo como unas botas o zapatillas de trekking y ropa de montaña.
  • En verano llevad siempre algo de abrigo en la mochila porque en la montaña bajan las temperaturas en cuanto se esconde el sol.
  • Llevad algo de comida y agua suficiente.
  • Pensad que si la cosa se está poniendo fea, darse la vuelta siempre es un acierto.

 

+ info:

Sierra de Guadarrama con niños

Sierra Norte de Madrid

Sierra del Rincón

Parque Nacional Sierra de Guadarrama

Sierra Norte de Madrid: un lugar para ir, disfrutar y quedarse

 

 

 

 

¡Comparte con tus amigos y familiares!