Visitar Ávila con niños es una oportunidad como pocas para aprender y disfrutar en familia. Adentrarse en la célebre ciudad amurallada, recorrer las calles de su casco histórico, encontrarnos con bonitos palacios y toparnos con la preciosa catedral, nos teletransporta a la Edad Media, cual princesa o príncipe del medievo, a una de las capitales de provincia más bellas del país.

¿Y qué me dices de la provincia? Más allá de la capital recorrer la provincia de Ávila con niños supone conectar con la naturaleza. Desde la llanura castellana al norte, a las montañas abulenses al sur. Y el espectacular parque natural de la Sierra de Gredos. Encontraremos pequeños pueblos con encanto, donde se respira una paz increíble. Todo ello con disfrutar de una rica gastronomía en cualquier rincón de la provincia.

Vistas de Ávila desde el mirador de los 4 postes

Ávila con niños

Buscando setas por la sierra abulense, una actividad genial para hacer con niños

Cosas que ver y hacer en Ávila con niños

1. Recorrer la muralla de Ávila

La muralla de Ávila es absolutamente única, no es de extrañar que sea el emblema de la ciudad. Todo el gran conjunto formado por la muralla y el casco antiguo de la ciudad que protege fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985 por ser la muralla urbana completa más larga y uno de los recintos amurallados mejor conservados del mundo.

La espectacular muralla de Ávila

La muralla de Ávila tiene un perímetro de 2.516 metros ,87 torreones y 9 puertas para acceder a la ciudad. Por la parte exterior se puede admirar al completo, pero desde el adarve (la parte transitable superior) solo son visitables 1.700 metros ya que parte de ella coincide con edificios de la ciudad, lo que nos impide recorrerla por completo por arriba.

La visita por la parte superior comienza en la Casa de Carnicerías, edificio donde se decidía el precio de la carne, ahora una de las oficinas de turismo de la ciudad. Con la entrada recibes un QR que podemos escanear para escuchar la audioguía de la visita en nuestro móvil. Una de las versiones de esta audioguía está pensada para los más peques, ideal para involucrar a los niños en la visita. Una jovencita Teresa de Ávila nos contará todos los secretos que esconde este increíble monumento.

Podremos subir a los torreones desde donde hay unas vistas espectaculares de la ciudad. Si no queremos realizar todo el recorrido hay dos salidas intercaladas.

Recorrido por el adarve de la muralla

Ahora a causa del protocolo anti-Covid el recorrido es menor. Son 1.300 metros y se realiza en una única dirección.

2. Hacer un tour guiado gratuito por su centro monumental

Esta ciudad medieval tiene un patrimonio artístico espectacular. Paseando por sus calles es normal encontrarse con iglesias, conventos, palacios, plazas.

Para sacarle todo el partido resulta de lo más recomendable hacer un tour gratis a Ávila tal y como hicimos nosotros. Una divertida clase al aire libre para toda la familia donde aprendemos un montón de cosas mientras paseamos a ritmo lento con un recorrido tranquilo por calles peatonales.

Siempre que podemos intentamos hacer alguna en familia, la fórmula de tour gratuito (en el que nosotros ponemos el precio) nos parece un gran invento porque creemos que es la mejor manera de que adultos y pequeños aprendamos sobre el lugar que visitamos y en Ávila con niños no iba a ser menos.

Puerta de San Vicente

Catedral de Ávila

Ponernos en manos de guías profesionales es genial para conocer cómo una construcción, como la muralla de Ávila, ha llegado a nuestros días, aprender todos los detalles sobre la maravillosa catedral de Ávila, las historias que se han vivido en la basílica de San Vicente, anécdotas sobre la vida de Santa Teresa de Jesús, o incluso historias de amor del medievo al más puro estilo Romeo y Julieta.  Para asegurar vuestra plaza no te olvides de reservar antes vuestro tour gratuito por Ávila.

3. Descubrir Ávila a través de sus leyendas

Como te podrás imaginar en una ciudad con la historia de Ávila lo es también de innumerables historias, de esas donde la verdad se mezcla con la imaginación y que cuando empiezas a escucharlas no puedes desconectar…

Historias…y misterios, como la del Rey Niño, San Pedro del Barco enterrado en la basílica de San Vicente, la historia de amor de D. Alvar Dávila y Dña. Guiomar de Zúñiga, el fantasma que se pasea por el palacio de D. Blasco Núñez Vela, e incluso anécdotas de rodajes de Hollywood como “Orgullo y Pasión” son algunas de las leyendas que tienen a la ciudad de Ávila como protagonista.

Plaza de la Santa

El tour gratis por las leyendas de Ávila se realiza cuando cae la noche. Esto incrementa el ambiente de misterio, además de tener la oportunidad de ver las murallas y los edificios iluminados.

4. Dormir en un palacio

Los palacios de Ávila son parte de su patrimonio y nos dan idea del esplendor de la ciudad hace unos siglos. Eran las viviendas de las familias abulenses que se encontraban agrupadas según el linaje de cada una. La gran mayoría se encuentran en intramuros, casi siempre pegados a la muralla y cerca de las puertas de acceso a la ciudad, como si se tratase de un segundo cinturón defensivo. Suelen tener una imagen sobria y distinguida,  más que un palacio parece un castillo. Pero ¿te imaginas dormir en uno de ellos?

Torreón de los Guzmanes, uno de los palacios más emblemáticos de Ávila

En Ávila muchos de estos palacios son actualmente edificios municipales o provinciales como, por ejemplo, el Torreón de los Guzmanes, actual sede de la Diputación de Ávila. Otros se han convertido en bonitos hoteles, una experiencia muy chula si visitas y te alojas en Ávila con niños.

Habitación familiar, con otra estancia comunicada con ésta.

Nosotros nos alojamos en el precioso y señorial Palacio de Monjaraz un edificio noble construido nada menos que en el SXVI donde se conserva muchas cosas del palacio original, como la estructura y el mobiliario. Para nuestra alegría este hotel con solera dispone de grandes habitaciones para toda la familia, con distintas  estancias comunicadas y un buen desayuno en un salón precioso.

5. Recorrer Ávila montado en un tranvía

Seguro que a los peques de la casa les encantará la idea de recorrer la ciudad en tranvía. Una manera cómoda y muy divertida de conocer Ávila con niños.

El tranvía turístico de Ávila nos llevará por intra y extramuros explicándonos con una locución todos los lugares destacados de la ciudad por los que pasaremos. Hay posibilidad de elegir la locución y escucharla con auriculares, como por ejemplo una versión para niños. 

Parada de El Tranvía de Ávila en el mirador de los 4 Postes

El recorrido comienza en la puerta de San Vicente y dura aproximadamente 45 minutos. Tan solo hace una parada, en el mirador de los 4 Postes, desde donde tenemos unas vistas de todo Ávila y su muralla impresionantes. Bajaremos para hacer alguna foto y continuaremos la ruta. Los billetes se pueden reservar online comprar online desde la web o en la misma parada. Ten en cuenta que hay tarifa familiar.

6. Disfrutar de la gastronomía abulense

Nadie puede negar que en Ávila se come… ¡cómo se come! En toda la provincia hay una materia prima de primerísima calidad, lo que se traduce en unos platos exquisitos.

¿Quién puede decir que no a un buen chuletón de Ávila, a unas judías del Barco, unas patatas revolconas o unas yemas de Santa Teresa? Este es el menú feudal del restaurante El Viejo Marqués. Situado en la misma muralla, junto a la puerta de San Vicente, dispone de un salón pequeño pero muy acogedor. La comida y el trato son exquisitos.

Judías del Barco

Chuletón de Ávila

La oferta para comer en Ávila es amplia y seguro que quedarás muy satisfecho.

Si prefieres algo más informal, el restaurante De Cine puede ser una buena opción. Aquí encontraremos, además de los típicos platos del lugar, hamburguesas, ensaladas, pizzas, e incluso menú para niños. El restaurante hace referencia al mundo del cine con fotos de películas, murales, y fotos de famosos.

7. Adentrarse en bosques centenarios

Uno de los rincones más especiales del sur de la provincia de Ávila, sobre todo en otoño, es el castañar de El Tiemblo. En esta época todo se tiñe de marrones, ocres y amarillos, por lo que adentrarte en el bosque es todo un espectáculo.

La ruta del castañar es muy fácil, adecuada para toda la familia. Es un recorrido circular de 4,3 kilómetros. Comienza en el área recreativa de El Regajo donde encontraremos paneles informativos de la ruta y de toda la zona. En nuestro camino nos encontraremos enclaves que nos llamarán la atención, como el refugio de Majaravilla, “el Abuelo”, un castaño muy peculiar que dicen que tendrá unos 500 años, o los castaños del Resecadal, los típicos castaños de tronco fuerte y ramas largas y paralelas al suelo..

“El Abuelo”, el castaño más famoso del castañar de El Tiemblo

Desde octubre a diciembre, temporada alta en El Castañar, el acceso está regulado, teniendo que pagar una tarifa por vehículo y persona. Recomendamos evitar los fines de semana de otoño por acumulación de gente o madrugar mucho para acceder al parking. El Castañar de El Tiemblo en otoño es mágico pero es igual de espectacular en cualquier época del año. Descubre aquí un montón más de bosques encantados para difrutar del otoño en familia.

8. Conocer a los animales más antiguos de Ávila

Muy cerquita, a unos 8 kms de El Castañar de El Tiemblo se encuentra un conjunto escultórico digno de ver. Se trata de los Toros de Guisando, cuatro esculturas de granito que representan unos toros o cerdos de la época vetona, que datan de los siglo IV y III antes de Cristo. 

Una de las versiones sobre su función es que se esculpieron para favorecer la fertilidad y proteger a los rebaños ya que la ganadería era parte fundamental en la vida del pueblo vetón. Otra versión dice que se utilizaban como hitos para marcar las distintas zonas de pastos. Aunque lo que más predomina es la creencia de que tengan relación con la mitología o religión.

Como anécdota, aquí firmaron Enrique IV y su hermanastra la futura Isabel “la Católica” el tratado de los Toros de Guisando, donde Isabel era proclamada princesa de Asturias y futura reina de Castilla.

Este conjunto escultórico está considerado como una de las mejores obras prerromanas que se conserva en España. La información de horarios para visitarlos la tenéis aquí.

9. Escuchar el silencio en el valle de Iruelas

La Reserva Natural del valle de Iruelas es un lugar donde la naturaleza se desborda. Es un paisaje repleto de lugares únicos desde la parte más oriental de Gredos hasta el embalse de Burguillo, lugar ideal para realizar actividades acuáticas en los meses de más calor.

Además de haber muchísimas rutas de senderismo, es un lugar privilegiado para la observación de aves ya que es zona de especial protección (ZEPA).

Ávila con niños

Aprendiendo sobre la fauna del lugar

Museo de la Naturaleza Valle del Alberche en El Barraco

Si queréis conocer más sobre esta zona os recomendamos acercaros a El Barraco donde se encuentra el Museo de la Naturaleza Valle del Alberche, donde aprenderemos muchos sobre la fauna y flora del entorno en el que nos encontramos.

10. Adentrarnos en una cueva milenaria

En la ladera sur de la Sierra de Gredos, podemos conocer las maravillas que esconde el subsuelo del valle del Tiétar adentrándonos en las preciosas cuevas del Águila, muy cerca de Arenas de San Pedro. En estas cuevas de origen kárstico podemos contemplar estalactitas, estalagmitas, columnas y muchas formaciones de una antigüedad de 500 mil a un millón de años.

Interior de la Cueva del Águila

La cueva tiene una profundidad de 50 metros  y la visita recorre unos 1000 metros. Se realiza a pie acompañados por un guía que nos explicará todos los secretos de la cueva. Para tu información, dentro de la cueva hay una temperatura de unos 16-17º, a tenerlo en cuenta si la visitas en verano. Para más información visita su web.

Muy cerca de allí se encuentra Arenas de San Pedro, la capital de la comarca. Bien merece un paseo por sus calles. Por su lugar privilegiado y su clima esta población estaba muy bien vista por el clero y la nobleza. Por eso es normal encontrarse con palacios, templos religiosos y el castillo de Condestable Dávalos. Y ¿sabes lo que siempre hacemos cuando vamos a Arenas de San Pedro? Es comprar, cerca de la plaza de la iglesia, en la pastelería Delicias de Gredos, palmeras de chocolate. ¡Están de muerte!

11. Hacer una ruta por el valle de Tormes

La Sierra de Gredos es, sin duda, uno de los enclaves naturales más importante de toda Ávila. Y recorrer el valle de Tormes, ladera norte de la sierra, es disfrutar de sus montañas desde cualquier ángulo. 

Desde este a oeste nos encontramos con pueblos con mucho encanto en los que merece la pena hacer una parada, como Hoyo del Espino, Navarredonda de Gredos o Navalperal de Tormes. 

El Barco de Ávila también se encuentra en el valle. Declarado conjunto histórico-artístico te invita a recorrer el casco y descubrir parte de su patrimonio. Todavía conserva parte de su muralla con la Puerta del Ahorcado. Enclaves importantes que hay que ver son el puente románico, la plaza Mayor, la Casa del Reloj o el castillo de Valdecorneja. Como curiosidad podemos visitar el museo de la Judía, el producto estrella de El Barco de Ávila. Aquí aprenderemos como, a través de los años, la judía de aquí se ha convertido en un símbolo para la comarca.

El encantador pueblo de El Barco de Ávila

Muy cerca de allí, adentrándonos en Gredos, se encuentra un pequeño pueblo, Navalonguilla, donde existe un museo que merece mucho la pena visitar: el museo de la Trashumancia. El pastoreo ha sido parte importante de toda esta zona. La tarea de llevar al ganado a pastar a lugares no tan fríos en invierno como Extremadura y volver a tierras abulenses para la primavera se lleva desarrollando desde hace miles de años.

Este este museo es un precioso homenaje a una profesión en peligro de extinción y una manera de darnos a entender lo importante que es el pastoreo y la trashumancia.

Museo de la Trashumancia en Navalonguilla

Otra cosa importante dentro del turismo de naturaleza es que todo el norte de la sierra de Gredos tiene el certificado Starlight por la calidad de sus cielos. La ausencia de contaminación lumínica hace que echar la mirada al cielo en una noche oscura en el parque natural de Gredos sea una experiencia única. Otra razón para visitar Ávila con niños.

12. Hacer la ruta estrella de Sierra de Gredos

Si quieres que tu familia se embarque en una aventura y así conocer el corazón del parque natural Sierra de Gredos hay una ruta chulísima, fácil aunque algo exigente, que os plantará en el mismo Circo de Gredos: ruta a la Laguna Grande.

Podrás imaginar que hay muchísimas rutas de senderismo por toda la sierra abulense pero con ésta podemos acercarnos a las montañas más altas del Sistema Central y ver este espectacular entorno.

La ruta son unos 14 kilómetros ida y vuelta, más o menos 5 horas. Comienza en la Plataforma (1.765 m.), el aparcamiento donde dejaremos nuestro vehículo. Para llegar hasta aquí lo haremos desde Hoyos del Espino o Navalperal de Tormes. Para acceder hay que abonar entrada ya que está regulado.

Una vez que dejamos el coche, cruzamos el aparcamiento para comenzar la ruta. Está perfectamente señalizada por lo que desorientarse es imposible. Es importante mirar a nuestro alrededor mientras caminamos porque es muy fácil ver cabras montesas.

La primera parte es prácticamente subida hasta que llegamos al Alto de los Barrerones (2.190 m.) desde donde tenemos unas vistas de todo el Circo de Gredos espectacular. Desde aquí ya es bajada hasta la Laguna Grande (1.940 m.). Al otro lado de la laguna podemos ver el refugio de montaña Laguna Grande y detrás el pico Almanzor (2.592 m.), la montaña más alta de toda la cordillera. Si queremos acercarnos al refugio hay que continuar el camino por el lado izquierdo de la laguna.

Parque Natural de Sierra de Gredos

Casas rurales y hoteles en Ávila con niños

Para visitar Ávila en familia podemos encontrar mucha variedad de alojamientos, para todos los gustos y precios. Esta es nuestra selección:

Santa Suites

Apartamentos Santa Suites

Los Santa Suites son unos modernos apartamentos ubicados en pleno centro del casco histórico, con vistas a la ciudad. Dispone de todas las comodidades que una familia pueda necesitar. Dos habitaciones con sofá-cama en el salón, pequeña cocina, ubicado en un edificio histórico pero construidos y decorados de diseño. Está adaptado para personas con movilidad reducida, sin barreras arquitectónicas. Incluso puedes reservar parking gratuito.

Hostal Le Vintage

Ávila con niños

Este hostal Le Vintage se encuentra muy cerca de la conocida plaza del Mercado Chico, en el centro histórico de Ávila. Tiene una decoración sencilla y moderna y cómodas habitaciones familiares.

Hotel Mirador de Santa Ana

Habitación familiar. Hotel Mirador de Santa Ana

El Hotel Mirador Santa Ana se encuentra ubicado en extramuros, muy cerca de la estación de autobuses y tren, a unos 10 minutos de la muralla, ideal si llegáis a Ávila en transporte público. Dispone de habitaciones cuádruples para alojar a la familia junta.

La Quinta del Chocolatero

En Navatejares, a 4 kilómetros al sur de El Barco de Ávila, se encuentra este conjunto de apartamentos rurales con mucho encanto, La Quinta del Chocolatero. Ubicados alrededor de un patio común, podemos encontrar varios alojamientos completos con distintas capacidades, según nuestras necesidades.

Apartamentos rurales La Quinta del Chocolatero

Los apartamentos están decorados con mucho gusto. Todos disponen de chimenea e incluso uno de ellos tiene jacuzzi. En la parte de atrás hay un bonito jardín ideal para que los peques correteen sin ningún peligro.

Posada el Canchal

Habitación familiar. Posada rural El Canchal

La posada rural de el Canchal se encuentra en el mismo Arenas de San Pedro. Dispone de habitación familiar. Todas las habitaciones presentan una decoración rústica con paredes de piedras o vigas de madera vistas. El alojamiento incluye el desayuno.

Albergue El Pilar de Gredos

Ávila en familia

Albergue Pilar de Gredos

En la falda sur del parque natural de la Sierra de Gredos, en El Arenal, se encuentra este encantador albergue rural. Es perfecto para pasar unos días en familia. Dispone de habitaciones de 2, 4, 6 y 10 personas, todas con baño privado. Además disponen de un chozo tradicional reformado como alojamiento. Con servicio de comedor.

El Camping de Gredos

En la ribera del río Tormes y junto a un área recreativa, muy cerca de Hoyos del Espino, se ubica el Camping de Gredos. Este sencillo y agradable camping se encuentra en plena naturaleza por lo que invita a realizar muchas actividades de lo más variadas, como por ejemplo, rutas de senderismo, circuito de aventuras o bañarse en la piscina natural que se encuentra al lado del camping.

Además junto a este camping se encuentra cada mes de julio el festival Músicos en la Naturaleza, ideal para disfrutar con la familia al completo.

Área de autocaravanas AparkArea

Si visitas Ávila con niños en autocaravana o camper la nueva área de autocaravanas de Ávila es ideal para pernoctar y dejar nuestro vehículo mientras la visitamos. Dispone de todos los servicios de agua potable, desagüe para aguas grises y negras y electricidad. Lo que la hace diferente es que dispone de baños con ducha, lavadora y secadora, wifi incluido en precio de pernocta, máquina de vending, y la posibilidad de dormir casi a pie de la muralla.

Castilla y León

+ info Ávila con niños:

Excursiones con niños por Castilla y León

Muralla de Ávila

Ávila Turismo

Turismo de Ávila 

Más planes en Castilla y León con niños

 

¡Comparte con tus amigos y familiares!