Viajar a Nueva York con niños es una oportunidad para disfrutar con los cinco sentidos. Su particular mezcla de arte, multi-culturalidad, naturaleza y caos hacen de ella uno de los destinos turísticos más deseados, todo un must. Nueva York, la mítica big apple, ofrece posibilidades para aprender y disfrutar para toda la familia. El secreto para una visita exitosa está en una buena organización de la jornada, que pueda alternar los lugares bulliciosos con esos oasis más tranquilos.

Nueva York con niños

Nueva York, una ciudad de cine!

Nueva York, ciudad de película, es una especie de “selva urbana” en la que os encantará perderos y en la que tendréis que aprender a regular su desbordante energía. Puede ser también toda una sorpresa para quienes lo imaginaran como un “un lugar-inhabitable-de-rascacielos-inadecuado-para-niños”. Descubriréis, en su dimensión humana, una ciudad de contradicciones pero también plural; una especie de torre de Babel de gente de paso que llega para nutrirse de su esencia, tal vez en busca de un sueño de mejora personal.

Bienvenidos a Nueva York con niños, una de las capitales del planeta con emociones a flor de piel aseguradas. Para que no os perdáis en la telaraña de su complejidad os invitamos a pasear por los secretos del Nueva York más familiar y saludable . ¿Os atrevéis a descubrirla?. Si lo hacemos con niños mayores de 7 años no os olvidéis llevar en la mochila Mi Primera Lonely Planet Nueva York

Guia de Nueva York con niños

Cómo llegar a Nueva York con niños

Con los pasaportes de toda la familia en regla antes de viajar a los Estados Unidos hay que tramitar la visa turista en la web oficial de autorización electrónica ESTA donde siguiendo unos sencillos pasos se se obtiene la visa para turistas con para estancias inferiores a 90 días.  Si tienes cualquier duda o caso particular y necesitas asistencia te recomendamos esta otra web solicitar tu visado a los EE.UU.

En Estados Unidos la sanidad es muy cara así que cualquier contratiempo en ese aspecto te puede estropear el viaje económicamente hablando Por eso es un destino para el que es especialmente recomendable tener un seguro médico de viaje. Por su precio y prestaciones nosotros recomendamos este seguro de viaje especial familias.

Reserva de entradas y visitas en Nueva York con niños

Para que engañarnos, Nueva York no es un destino precisamente barato. Para ahorrar tiempo y dinero no olvidéis consulta la tarjeta Nueva York Explorer Pass donde hay un montón de atracciones reunidas.

Para empezar a tomarle el pulso a la ciudad es reserva tu Free Tour por Nueva York en español (2,5 horas) donde tú pones el precio.

Dónde alojarse en Nueva York con niños

Nu Hotel

Habitaciones con hamaca en el Nu Hotel de Brooklyn

Nueva York no duerme nunca así que tú tampoco te duermas. Reservar con suficiente antelación tiene premio. Puedes ver y comparar aquí hoteles en Nueva York o si lo prefieres otra estupenda opción puede ser alquilar apartamentos en Nueva York. A continuación algunas recomendaciones de alojamientos familiares:

Omni Berkshire Place – Midtown East

Si viajas con adolescentes a Nueva York el Hotel el Omni es vuestra opción. Situado a tiro de piedra de las principales atracciones turísticas como el Rockefeller Center, Top of the Rock, Radio City Music Hall y las tiendas de gama alta de la Quinta Avenida, este hotel cuenta con su propio conserje adolescente: el hijo del director, que vive aquí y ayuda a los clientes jóvenes a tomar la la mayor parte de su tiempo en Nueva York.

Staybridge Suites Times Square – Midtown West

Estas amplias suites están equipadas con cocina americana y un espacio de trabajo, por lo que es una opción para familias que con estancias de algunos días o semanas. El hotel está a un corto paseo desde el corazón de Times Square, y también ofrece conexión WiFi, recepciones nocturnas gratuitas y un gimnasio.

Hotel Wales – Upper East Side

Otra estupenda opción para viajar a Nueva York con niños. Este hotel del viejo mundo se encuentra en el tranquilo Carnegie Hill a sólo una manzana de Central Park. Hay muchas escuelas privadas en el área, por lo que las familias pueden echar un vistazo a como es una infancia en el Upper East Side. El hotel cuenta con un amplio salón en el segundo piso. El local de comida confort, Sarabeth, está situado al lado del vestíbulo. Una apuesta segura si os interesa visitar los cercanos Museo Mile, instituciones de clase mundial como el Guggenheim, el Museo Metropolitano de Arte y el Museo de la Ciudad de Nueva York.

Aloft Harlem – Harlem

Situado cerca del histórico Teatro Apollo. Este moderno hotel se encuentra justo-DAB en el centro de un barrio vibrante y de gran riqueza cultural como es el Harlem. Las habitaciones son elegantes con instalaciones de alta tecnología y conexión Wi-Fi gratuita, y los espacios públicos están invitando y animan a los huéspedes a relacionarse.  Encontrará pequeñas boutiques y la cadena de tiendas a una manzana de la calle 125, y un montón de restaurantes familiares cercanos, como emblemático lugar de comida alma de Sylvia. ¿Quieres ver Times Square? Os queda a sólo a 15 minutos en metro.

The James – Soho

El Soho es un barrio de diversión perfecto para explorar con niños. El ambiente creativo del area llega hasta el mismo Hotel The James, con su galería de arte en el lugar, que muestra las obras de artistas locales e internacionales. El hotel está dirigido a los niños con una gran variedad de comodidades como una sociedad con los juguetes creativos Kiwi, leche y galletas antes de acostarse  y una oferta de libros para niños, juegos de mesa clásicos, libros para colorear y materiales de arte.

Una piscina en la azotea con juguetes inflables está abierta en los meses más cálidos. El hotel dispone de una amplia configuración suite familiar, también, pero que le costará. Además, su restaurante, el David Burke Kitchen, sirve el mejor brunch de familia en Nueva York.

Nu Hotel – Boerum Hill

Indicado para vivir como una familia local en este barrio de bolsillo de Brooklyn. Situado cerca de cuatro zonas de Nueva York de lo más familiares: Downtown Brooklyn, Boerum Hill, Carroll Gardens y Cobble Hill, el Nu Hotel ofrece a sus huéspedes una experiencia auténtica ciudad de Nueva York. Por cierto, no pasarás hambre ya que la zona está repleta de restaurantes kids friendly. Además, el hotel está cerca de las líneas de metro A, C, F y G, por lo que puede llegar a Manhattan (o Queens!) en un santiamén. Habitaciones con hamacas, desayuno gratuito y Wi-Fi, los iPads de préstamo gratuito, bicicletas hacen del Nu Hotel una de las mejores opciones para familias.

Z NYC Hotel – Long Island CIty

Este hotel boutique de moda en Long Island City, Queens cuenta con 100 habitaciones y vistas panorámicas del horizonte de Manhattan desde el salón de la azotea. Hay una galería de arte en el lugar y es sólo una parada de metro del centro de Manhattan, o puede probar el servicio de coche de cortesía. Queens es más diverso barrio de la ciudad, madura para la exploración, y el hotel está a poca distancia de algunas atracciones turísticas finas como Socrates Sculpture Park, el Museo de la Imagen en Movimiento, el Museo Noguchi y el MoMA PS1.

 

Que ver y hacer en Nueva York con niños

1. Jugar a ser arqueólogos en la “Discovery Room” del American Museum of Natural History

Este gigantesco museo en sí mismo todo un espectáculo, un espacio que no puede dejar nunca indiferente, os gusten o no las ciencias naturales, capaz de cubrir todas las necesidades de la familia. La “Discovery room” es una sala del museo destinada a los niños, totalmente “hands-on”, es decir, diseñada para ser tocada. En ella, entre otras muchas propuestas educativas, hay una reproducción de un esqueleto de animal prehistórico que puede ser “desenterrado” de la arena con el fin de que los niños jueguen a paleontólogos.

Un  aspecto a considerar a la hora de pagar una entrada para un museo en general es informarse antes del precio. Tenéis que mirar la taquilla si el precio es sugerido con un mínimo, o con precio fijo. Si es sugerido podéis dejar lo que queráis. Por otro lado, os recomiendo informaros acerca de los días en que el museo tiene entrada  gratuita. Sin embargo, valorad los pros y contras de visitarlo durante el día gratuito: hay mucha más cola y está mucho más lleno.

2. Hacer un picnic en la Great Hill del Central Park

Nueva York con niños

La Great Hill es una pequeña colina en el interior del Central Park cerca de Upper West Side muy tranquila. Se trata de una explanada un poco elevada en la que muchas familias aprovechan para poder hacer picnic en las cálidas tardes veraniegas o para jugar en los días festivos. Con suerte, si viajáis a Nueva York en verano, podréis incluso disfrutar allí mismo de un concierto de la serie “A Clearing in the Forest.

3. Alquilar una bici para recorrer el Riverside Park

Una de las mejores cosas de visitar Nueva York con niños es la gran cantidad de parques que hay y lo distintos que son entre sí. El Riverside Park es una estrecha franja verde de unos 6 kilométros que acompaña una parte del curso del rio Hudson. En distintos puntos de su recorrido se pueden encontrar parques para niños, y a la vez es muy agradable para ser atravesado con una bicicleta de alquiler en familia.

El Riverside es un lugar fantástico para ir en bicileta, pasear o ir en patines  por su horizontalidad. Contiene maravillosos playgrounds también con nombres temáticos como “Hippo”, “Dino”, etc.

Los de la zona Sur y Central son muy grandes y completos, concretamente os recomiendo visitar el 76, 83, 91 y 97. Pero podéis ir encontrando pequeños también entre la 100 y  la 122 St.

4. Visitar el Museo de los Niños de Manhattan

El concepto de “museo de los niños” para quien no lo conozca es realmente sorprendente. Se trata de una peculiar mezcla entre una especie de parque de juegos interior, una ludoteca, una biblioteca o un museo.

El Children’s Museum of Manhattan está hecho a prueba de niños y garantiza movimiento, exploración y juego sin necesidad de conocer un determinado idioma. Juego y aprendizaje van de la mano es estos espacios que hacen las delicias de los niños de cualquier edad. Os aconsejo preparar primero la visita y orientarla según la edad de los niños para dar prioridad a sus intereses, y que no se cansen antes de hora. ¡En Nueva York todo es talla XL!

5. Relajarse en el Conservatory Garden del Central Park

Se trata de uno de los secretos escondidos dentro del Central Park. El Conservatory Garden es un jardín dividido en tres pequeños jardines, con estilos distintos: italiano, francés e inglés. Un descanso en medio de las visitas a la ciudad, y todo un placer para los sentidos. Está situado entre la 5th Avenue y la 105th Street.

6. Comer o hacer la compra en un Whole Foods

Los Whole Foods son supermercados biológicos con una amplia oferta de comida para llevar, y también con un espacio que permite degustar su buffet. Allí mismo, y que es absolutamente child-friendly. Los platos son compostables y la variedad de comida es realmente amplia, y puede ir desde un sencillo arroz con verduras o una ensalada a platos más sofisticados o con un toque multicultural. Podéis encontrar una de estas tiendas en Columbus Circle, cerca del Central Park, pero hay muchos más en Manhattan.

7. Bajar por el gran tobogán del Billy Johnson’s Playground de Central Park.

El  Billy Johnson’s playground está situado dentro del Central Park, a la altura de East Side at 67th Street, y destaca por estar realizado con materiales naturales y estructuras de madera distribuidas en pequeños rincones de juego. Una de sus principales atracciones es, sin duda, su gran tobogán de granito, rodeado de plantas y piedras. Algunos niños prefieren tirarse por él con un cartón debajo para coger más velocidad como podéis ver:

8. Hacer un viaje en el tiempo a través de las salas del Metropolitan Museum of Art

El “Met” como popularmente se conoce el Museo de Arte Metropolitan, debido a su tamaño y cantidad total de obras, requeriría muchísimos días para ser visitado en su totalidad. Por ello, si vais en familia, es mejor que planifiquéis un poco la visita con antelación, pensando en los intereses de vuestros hijos. En la web del museo encontraréis el apartado “MetKids” con un montón de obras seleccionadas y comentadas para poder ser descubiertas con niños sobretodo de edad escolar. Podéis basar vuestro recorrido en una época histórica, tema o país.

Normalmente a los niños no les gusta ir a comprar, ver calles o museos todo el tiempo. Sobre todo a edades muy tempranas lo que necesitan es moverse y explorar. Por tanto si organizais vuestras actividades  de adulto con otro familiar o con otro miembro de la pareja cerca de un playground podréis cubrir las necesidades de todos, grandes y pequeños y pasar extraordinarias jornadas con un final de picnic en el parque juntos explicándos vuestras aventuras y que los niños no acaben irritados por la sobre-estimulación visual (y os aseguro que NYC puede ser estresante para un niño).

9. Disfrutar de los juegos de agua en el Ancient Playground o el Hecksher Playground del Central Park

Uno de los grandes atractivos de viajar a Nueva York con niños durante el verano son sin duda sus parques, convertidos en muchos casos en verdaderos parques acuáticos. Justo al lado del Metropolitan encontraréis el Ancient playground, cuya ubicación lo hace excelente para poder permitir incluso que uno de los padres que quede en el museo mientras el otro juega con los niños en el parque, en el caso de que estén cansados, o sean demasiado pequeños para una visita larga.

Playground en Central Park

Otro parque un poco más al sur del Central Park es el Hecksher, cuyas estructuras en forma de castillos y puentes, combinadas con los surtidores de agua, hacen volar la imaginación de los más pequeños, a la vez que les permiten refrescarse en los cálidos días del verano neoyorkino. Y asi aún necesitáis refrescaros un poco más, podéis disfrutar de un delicioso helado italiano en la heladería Grom en Broadway cerca del Central Park.

Os aconsejamos consultar la todos los playgrounds del Central Park. Los espacios de juego suelen estar cerca del perimetro del parque, muy accesible desde fuera.Tener la guía de playgrounds del Central os irá muy bien para poder organizar vuestras visitas por Manhattan. Aquí encontrarás  25 playgrounds en para disfrutar de Nueva York con niños recomendados por Time Out 

10. Leer libros en familia en una biblioteca pública

Las bibliotecas, al igual que en nuestra propia ciudad, son un recurso excelente para la vida con niños, así como un lugar imprescindible para refugiarse del frío o calor extremos. Probablemente no viajaremos con muchos libros, y los niños agradecerán el momento de cercanía, descanso y familiaridad que conlleva la lectura en familia. Las bibliotecas de Nueva York cuentan siempre con un espacio infantil que suele estar acompañado con mesas pequeñas, o alfombras.

Preguntad a la bibliotecaria, siempre encontraréis una pequeña sección en español. En la web de la red del ayuntamiento de NY encontraréis toda la red. De especial interés la sucursal especializada en literatura infantil llamada “The Children’s Center“, en la calle 42.

11. Hacer bird-watching en el bosque The Ramble de Central Park

The Ramble es un espacio verde situado en el interior del Central Park que tiene todo el aspecto de un jardín salvaje. Fue diseñado y pensado para que los visitantes pudieran escapar de la ciudad y tener la sensación de perderse en la naturaleza. Este espacio es también uno de los preferidos de muchos pájaros, por lo que el espacio es ideal para ser visitado con los niños. La observación de pájaros -o bird-watching- , con o sin prismáticos, es una actividad totalmente respetuosa con la fauna del parque y que permite a los niños a acercarse con respeto a los animales y aprender de modo vivencial cosas sobre ellos.

12. Ver un helicóptero de cerca en el MOMA

El MOMA es uno de los museos interesantes para visitar en Nueva York con niños, especialmente por su medida mucho más humana. Como museo de arte Moderno sus obras no se limitan a las dos dimensiones ni a las técnicas tradicionales. En él podéis encontrar un helicóptero muy especial colgado de la entrada principal que llamará sin duda la atención de vuestros hijos. Tiene una cafetería estupenda, un espacio infantil, y una programación de actividades en familia muy interesante. Para los niños disponéis además una audioguía infantil.

El MOMA es ideal para visitar con niños pequeños porque además dispone de un jardín exterior donde los niños pueden descansar un poco y moverse, especialmente si son muy pequeños. Es aconsejable ser realista con la edad de los niños a la hora de elegir los museos para poder cubrir las necesidades de todos.

¿No os conformáis con solo ver el helicóptero? Las familias más intrépidas también podéis atreveros con uno de esos tours de ensueño en Nueva York como es sobrevolar la ciudad de los rascacielos en helicóptero.

13. Pasear por una antigua vía de tren convertida en jardín: el “Highline”

Se trata sin duda de uno de los jardines urbanos más emblemáticos de Nueva York. El Highline es todo un símbolo de lo que la creatividad puede hacer cuando se pone al servicio de la ecología. Durante sus dos kilómetros de parque se pueden ver los restos de la vía de tren sobre la que se construyó, pobladas en la actualidad de numerosas especies de plantas formando preciosos rincones con bancos para sentarse y contemplar la vida pasar.

Adornado con plantas, asientos, piedras, saltos de agua, escaleras, desniveles y terrazas, su paseo es toda una aventura. Llevad una pala y un cubo, zapatos de agua y vuestros hijos pueden ponerse a jugar en cualquier rincón convirtiendo el paseo en una exploración del entorno y sus gentes donde desarrollar la socialización y el juego libre, sensorial y psicomotriz. Se puede acceder a él en tres puntos diferentes del recorrido.

14. Tirar una moneda en la cascada interior del Mercado del barrio de Chelsea

El Chelsea Market o Mercado de Chelsea es uno de los lugares más interesantes para visitar en Nueva York con niños. Su originalidad recae no solamente en la gran oferta de comida para comprar, llevar o consumir allí, sino también en su particular arquitectura y puesta en escena. En medio del mercado se puede ver una pequeña cascada con luces de colores que van cambiando, en la que se pueden lanzar monedas para la buena suerte que hará las delicias de los más pequeños. El espacio incluye siempre alguna exposición de arte entre sus paredes, e incluso se puede asistir a algún concierto. Y si aún os quedan más ganas de arte, podéis dar un paseo el barrio de Chelsea, conocido por ser una de las zonas más importantes de galerías de arte en Nueva York, con artistas de primer nivel internacional.

15. Comer en la cafetería del Museo Rubin

Si os gustan los restaurantes exóticos, y buscáis un lugar tranquilo, la cafetería del museo Rubin es vuestro lugar. El Museo Rubin es uno de los museos desconocidos para los turistas de Nueva York. Situado también en el barrio de Chelsea, es un museo en el que podéis encontrar Arte del Himalaya y de regiones vecinas como la India. Su objetivo es presentar las obras en un modo en que provoquen un diálogo intercultural. Es un lugar extremadamente relajante, no sólo por el tipo de obras que alberga, sino también porque no siendo tan conocido por el gran público, no está nunca lleno.

16. Escuchar música en directo en la plaza de Union Square

Union Square es una de las plazas con más vida de la ciudad. En ellas podéis encontrar desde un mercado de KM0 hasta conciertos de música en directo. Muy cerca de ella, podéis encontrar también una librería de la cadena Barnes & Noble, conocida por ser la más grande de NY, donde os podéis cobijar en caso de lluvia o frío por algunos minutos. También tiene un parque infantil, y está rodeada de distintas propuestas para comer.

17. Coger el Ferry de Staten Island

¿Quién dijo que todo en Nueva York cuesta dinero? El trayecto hacia Staten Island con el Ferry  gratuito es una actividad en sí misma. La vista desde el Ferry, es una experiencia para toda la familia a tener muy en cuenta si visitáis Nueva York con niños. Consultad antes los horarios y disfrutad de la preciosa vista del Skyline de Manhattan.

18. Sentarse en una hamaca en la Governor’s Island

Otra de las atracciones, en este caso estivas, de Nueva York para las familias es otro oasis verde al que también se accede con un ferry: la Governor’s Island. Antiguamente era la sede de la Armada Americana, más tarde fue el hogar de antiguos soldados, hasta que en 1995 terminó su papel militar y se convirtió en un espacio publico.

Hoy en día este es uno de los lugares preferidos de recreación para las familias que viven o que visitan Nueva York, por la originalidad de las propuestas de ocio que allí se encuentran y la particularidad de su paisaje. Podréis encontrar desde juegos de agua, un minigolf gratuito, exposiciones, hasta clases de compostaje para niños. Podéis alquilar una bicicleta para visitarla o hacerlo a pie. Encontréis muchos lugares para comer, pero es un lugar ideal para hacer picnic e incluso hacer una siesta en una de sus hamacas gigantes.

19. Jugar con bloques gigantes en el Imagination Playground en la zona del South Seaport

La zona del South Seaport es uno de los barrios más antiguos de la ciudad. En él podréis encontrar diversas atracciones: la visita al Museo del Seaport, subir a un barco antiguo, o jugar con unos bloques gigantes en el parque que se encuentra justo en frente del puerto, llamado Imagination Playground. En verano, como en casi todos los parques de NY, los niños pueden remojarse en el agua de los surtidores del parque para refrescarse. Si vuestro presupuesto es mayor, también tenéis la posibilidad de contratar un paseo en barco por el puerto.

20. Buscar unicornios en el museo de The Cloisters

Nueva York en familia

Nunca dirías que estás en Nueva York. El Museo de The Cloisters, situado en el norte de Manhattan, pertenece al Metropolitan, y está dedicado al arte y la arquitectura medieval Europea. Situado al lado de un precioso parque, el Fort Tryon Park, ofrece unas vistas del río Hudson maravillosas. Todo un oasis en Manhattan que os permitirá acercar a los niños al arte a través de todo el imaginario medieval repleto de castillos, caballeros, reyes y unicornios.

21. Conducir un autobús en el New York Transit Museum

El Transit Museum es una opción estupenda para ser visitada con niños especialmente de edad preescolar. En él no sólo se pueden ver en la misma estación de metro reproducciones de algunos vagones de los últimos años, sino que también es posible “conducir” una reproducción de una parte de un autobús a tamaño real. El museo cuenta con un espacio para comer con mesas y sillas donde es posible llevarse la comida de casa.

22. Descubrir el barrio y la gastronomía del Chinatown.

Se trata de uno de los barrios más populares de NYC, el cual además ofrece grandes oportunidades para los niños. Lo interesante del barrio de Chinatown es que está lleno de personas que realmente viven allí, y que le dan vida. Dejaros sorprender por la gran cantidad de colores, aromas y sonidos que allí se entremezclan. Si os gusta probar nuevos sabores, tenéis mil y una oportunidades de conocer la cocina china, también en versión vegetariana. Y si tenéis la ocasión de visitar  el barrio durante el año nuevo Chino, no os perdáis la celebración del  Chinese New Year Parade, es todo un espectáculo cultural y una muestra de la belleza de las tradiciones.

23. Atravesar a pie o en bici el puente de Brooklyn o Brooklyn Bridge

Otro de los grandes emblemas de NY es el Puente de Brooklyn. Se trata de una actividad gratuita, y que puede ser interesante en una época del año ni demasiado cálida ni demasiado fría. El carril para los visitantes ofrece la posibilidad de hacer el trayecto a pie o en bicicleta, y se puede acceder a él desde Manhattan o Brooklyn. Si os conformáis con poder ver el puente de cerca, podéis elegir situaros en algua de las zonas que ofrecen una mejor visión, como por ejemplo desde el Brooklyn Bridge Park o el paseo Brooklyn Hights Promenade.

24. Nueva York en Navidad: patinar pista del Rockefeller Center en Manhattan

Patinar en Nueva York en familia

Todo un clásico. Situada en Midtown, a dos pasos del bullicioso Times Square, visitar la pista de patinaje del Rockefeller Center es una de las tradiciones navideñas de Nueva York con niños que no os podéis perder. Sin embargo, no es la única pista que podéis encontrar en la ciudad. Aquí tenéis una selección de diez pistas donde poder disfrutar de esta preciosa tradición del patinaje para grandes y pequeños.

25. Y si os quedáis hasta fin de año: Tomar las uvas a la hora española en el Centro Español la Nacional

Seáis españoles o hispanohablantes, os encantará conocer este histórico centro social en Manhattan, el centro español más antiguo de la ciudad de Nueva York, el cual fue fundado en 1868, acogiendo a personajes tan importantes como Buñuel o García Lorca. En el Centro Español la Nacional se organizan todo tipo de eventos, como música, clases, o cocina española. Si vais a Nueva York en Navidad, tenéis la oportunidad de tomar las uvas el 31 de diciembre a la hora española, esto es, durante la tarde. Un horario perfecto para que los niños disfruten de la fiesta, en compañía de otras familias de españoles o hispano-americanos y … ¡de una buena paella o fideuá! Y si no visitáis NY por Navidad, no os perdáis igualmente su restaurante de comida típica española. En él podréis comer como en casa a precios razonables.

Tours guiados y entradas en Nueva York con niños

 

+ info EE.UU con niños

The Official Guide to New York City

Top planes en Miami con niños

Top planes en Orlando con niños

 

 

 

 

¡Comparte con tus amigos y familiares!