No sé vosotros pero yo, en cuanto se alargan los días y empieza el buen tiempo, empiezo a sentir  los síntomas del virus viajero  y comienzo a soñar escapadas por aquí y por allá, más cerca o más lejos… y empiezo a mirar el calendario a ver si encuentro algún puente, me pongo a buscar vuelos… y a veces tengo la suerte de salirme con la mía y planificar alguna escapada en primavera, una época ideal para viajar. Y por si a vosotros os pasa lo mismo, aquí os traigo algunas propuestas perfectas para una escapada en familia para esta época.

Mitología e historia en Roma

Roma, Ciudad Eterna

Roma, Ciudad Eterna (Imágenes de Photoraised)

Roma, la Ciudad Eterna, es la ciudad niña de mis ojos, a la que guardo un cariño especial después de haber vivido allí durante una temporada muy importante en mi vida. Es un lugar al que siempre me encanta volver. Y os aseguro que los meses de primavera son ideales para conocerla: la plaza de España se llena de flores, no hace tanto calor como en verano –cuando es casi mejor no ir…- y las tardes son largas y agradables. Es un destino perfecto para los apasionados de la Antigua Roma de todas las edades: seguro que los peques disfrutarán imaginando a los gladiadores en el Coliseo, escuchando relatos de los mitos sobre dioses y héroes de la fundación de la ciudad en el Foro romano o imaginando carreras de cuadrigas por el Circo Máximo.

Pero Roma tiene mucho más que ofrecer: un picnic y un paseo en bici en Villa Borghese, (¡donde no os podéis perder el pequeño museo que recoge la maravillosa obra escultórica de Bernini!), un paseo por el río Tíber, pinceladas de arte en cualquier rincón de la ciudad (los Museos Vaticanos, el Moisés de San Pietro in Vincoli y toda la escultura repartida por las plazas y fuentes de la ciudad…) y, para acabar, una sesión de títeres en el Gianicolo, desde donde contemplar bonitas vistas de la ciudad. Y todo esto acompañado, por supuesto de rica comida que encantará a toda la familia.

La ilusión y la magia de Eurodisney

Visión general de Disneyland París

Visión general de Disneyland París

Siempre se vuelve a París. Cualquier momento es bueno para disfrutar en familia de la magia Disney y, exceptuando el Puente de Mayo (que al ser festivo en toda Europa atrae cada año a numerosos visitantes), la primavera es una época perfecta porque nos trae temperaturas templadas (aunque también probablemente algo de lluvia). Los peques disfrutarán como nunca de este destino que no olvidarán en mucho tiempo. Nosotros estuvimos hace dos años y las niñas todavía lo recuerdan con entusiasmo e ilusión: las atracciones –especialmente las montañas rusas-, los decorados, las princesas y demás personajes Disney, los espectáculos… son momentos muy especiales para compartir en familia. Aquí encontrarás 12 planes perfectos para no perderte en París con niños.

Marruecos, el exotismo cercano

Mausoleo Mulai Ismail con niños, Meknes

Mausoleo Mulai Ismail con niños, Meknes

La cercanía de Marruecos lo convierte en un destino perfecto para una escapada con niños de unos días, que supondrá todo un descubrimiento para toda la familia. Una posible ruta sería Chefchauen, el precioso pueblo azul de las montañas del Rif, y el precioso pueblo de Assilah, en la costa atlántica, donde las buenas temperaturas seguramente nos permitan darnos un baño en sus preciosas playas.

Otra opción sería ir a Fez y Meknes, donde descubrir el Marruecos más auténtico en la laberíntica Medina de Fes, que contrasta con la más manejera de la ciudad imperial de Meknes. Desde ahí se pueden hacer visitas a las ruinas romanas de Volubilis y al parque natural de Ifrane, donde viven los traviesos monos macacos.

Marruecos adora a lo niños: puedes consultar sobre los grupos especiales viajeros en familia (Semana Santa, Verano, Navidad) a Marruecos Ruta Norte y Ruta Sur.

Museos, tiendas y magia en Londres

Londres

No es difícil encontrar vuelos a buen precio a la ciudad de Londres, que tiene mucho que ofrecer para peques y grandes: el Museo de Historia Natural, los tesoros del British Museum, el arte de la National Gallery, espectáculos y musicales, tiendas de juguetes gigantes, palacios y cambios de guardia, grandes parques donde pasar el día si el tiempo acompaña, como Hyde Park o Regent’s Park. Y si vuestros peques son ya un poquito más grandes y se han dejado cautivar por el universo Harry Potter, no podéis dejar de visitar algunos de los lugares míticos donde se rodaron sus películas, como el andén 9 y ¾ de la Estación de King’s Cross o el callejón Diagon en el Mercado de Leadenhall, y visitar el Warner Bros, Studio Tour London para adentrarte ya en la magia de Harry Potter. Si os ha convencido, no dejéis de leer los consejos para viajar a Londres con niños, de Lucio Boggio.

Parques y rascacielos en Nueva York

Empire State y One World Center desde el Top of the Rock

Empire State y One World Center desde el Top of the Rock (Imagen de Photoraised)

Y si disponéis de algo más de tiempo (y de presupuesto) ¿por qué no una escapada a la Gran Manzana? Nueva York es –pese a lo que pueda parecer- una ciudad apta para familias, con muchos atractivos para viajar con niños. Empezamos por Central Park, el pulmón de la ciudad y el mayor atractivo para los peques: el zoo, los columpios, los lagos, las ardillas o un paseo en bici son algunos de sus encantos. Y en sus inmediaciones encontramos los dos museos más atractivos para la familia: el Museo Americano de Historia Natural con sus esqueletos y fósiles de dinosaurios, y el Metropolitan, con su colecciones que van del arte egipcio a los cuadros impresionistas de Monet, Van Gogh, Gauguin o Cezanne.

Continuamos, por supuesto, por los rascacielos (el Empire State Building o el One World Center) a los que se puede subir para admirar el resto de la arquitectura de la ciudad: el edificio Flatiron, la Estatua de la Libertad o el puente de Brooklyn. Y para terminar, sentarse y contemplar el bullicio de sus calles, la variedad de personas que pasan sin cesar, los taxis amarillos, los camiones de bomberos, los autobuses escolares y todo lo que hemos visto en miles de películas.