Continuando con nuestra primera parte de “Que es el método Montessori y cómo aplicarlo en casa (1/2)” he querido ampliar una de las características más importantes del método Montessori basándome en lecturas de libros y blogs educativos así como en mi propia experiencia tanto familiar y profesional al frente del proyecto Montessori Vivo. En esta ocasión me gustaría compartir con vosotros algo realmente importante para comprender toda la potencialidad del método Montessori como es el ambiente preparado para ver de qué forma podemos adaptarlo a nuestro hogar.

Método Montessori

¿QUÉ ES UN AMBIENTE PREPARADO?

Cálido y acogedor, es cómo se describe un ambiente Montessori. Es un ambiente que gusta tanto a los niños como a los adultos.  Cuando hablamos de un aula Montessori nos referimos a un “ambiente preparado”. Se trata de un laboratorio de aprendizaje creado con la intención de animar al niño a explorar, descubrir y ser creativo. Un ambiente preparado se trata de un espacio donde una comunidad de niños aprende las habilidades sociales y académicas a la vez que se desarrollan como seres independientes.

María Montessori se dio cuenta de la única manera en la que los niños aprenden y así entiende la noción de la mente absorbente del niño: “Al darse cuenta de la naturaleza absorbente de la mente del niño, ha preparado para él un ambiente especial, y después, colocando al niño en su seno, le ha dado la libertad para vivir en él, absorbiendo lo que encuentra allí” (Standing, 1998 , p . 265) .

Característico del ambiente preparado es su abundancia de orden, la belleza, la accesibilidad y la disponibilidad de los materiales reales en lugar de juguetes. Un aula Montessori está llena de una gran variedad de actividades de aprendizaje secuenciales conocidas como Materiales Montessori. Se muestra en estanterías abiertas, en orden y cada objeto tiene un propósito y una ubicación especial. Los niños adquieren independencia dentro del ambiente preparado al moverse sobre la elección de su propio trabajo y tomar sus propias decisiones. Se trata de un lugar en el que puede hacer las cosas por sí mismos – vivir su propia vida – sin ayuda inmediata de los adultos. De esta manera, el niño se hace consciente de su propio poder.

Montessori construccion mosaicos

Los Materiales Montessori son herramientas para estimular al niño en el pensamiento lógico y el descubrimiento. Son provocativos, atractivos y simples. Cada pieza de material presenta un concepto o una idea a la vez y tiene lo que se conoce como “control de error”. Si el niño ha hecho algo mal, será evidente: la forma geométrica, por ejemplo, no encaja en el agujero, el agua se derramará sobre la mesa o la última etiqueta no coincidirá con la última imagen. Ser capaz de ver su propio error permite al niño trabajar en forma independiente.

La estructura y el orden del ambiente preparado juega un papel importante en el aprendizaje y desarrollo de los niños.: “además de objetos cuidadosamente pensados que facilitan la independencia del niño y que ayudan ofreciendo un sentido del orden al niño, el guía Montessori organiza el salón de clases de una forma lógica”. Por otra parte, un salón de clases de la primera infancia tendrá “áreas para la Vida Práctica, Materiales Sensoriales, Matemáticas, Geografía, Lengua, etc. Dentro de ese orden, cada objeto tiene su lugar en un estante. Los guías rotan lo que está disponible, según el lugar donde los niños en la clase se encuentran en las secuencias de los materiales, y lo que les interesa ” (Lillard, 2007, p. 309).

“Orden significa que en el niño tiene asegurada la posibilidad de un ciclo completo de actividad en el uso de los materiales. Se va a encontrar todas las piezas necesarias para el ejercicio que elija… Él devolverá los materiales al lugar – y la condición en la que los encontró… el niño se convierte en un socio integral en el mantenimiento del orden de las aulas ” (Paula Polk Lillard en Lillard , 2007 , p . 309-310)

Una de las primeras tareas que el guía Montessori tiene es meticulosamente preparar el ambiente. Por ejemplo, todos los materiales y aparatos deben estar en perfecto estado, completos y en sus lugares apropiados. El maestro Montessori asegura constantemente que todos los elementos en el aula están listos para su uso. Ella debe estudiar sus propias acciones y movimientos con el fin de que una sensación de calma y paz puede penetrar a través del ambiente. Montessori decía: “cuidado de la propia persona debe formar parte del entorno en el que vive el niño, el propio guía es la parte más vital de este mundo” (Montessori, 1967, p 271.)

Montessori 4

La influencia del ambiente prepara en el entorno Montessori es lo que permite que los niños se sientan orgullosos de sus descubrimientos y constituye la base de toda una vida de aprendizaje.

PRINCIPIOS DE UN AMBIENTE PREPARADO

El ambiente preparado está totalmente orientado a maximizar el aprendizaje y la exploración de los niños. Teniendo en cuenta los planes de aprendizaje individualizado, los niños pueden elegir lo que quieren trabajar, con quien les gustaría trabajar y donde les gustaría trabajar, y pueden hacerlo a su propio ritmo. El medio ambiente, que incluye tanto el espacio físico y las agrupaciones de clases de edades múltiples, da forma directa a la experiencia de los niños y su capacidad de tener éxito.

LOS SIETE ELEMENTOS CLAVE DE UN AMBIENTE PREPARADO

 1. Libertad y disciplina

Un principio central de la pedagogía y la filosofía de Montessori sostiene que los niños deben tener la libertad de seguir sus intereses naturales, dando lugar a oportunidades para desarrollar su potencial y aumentar su conocimiento del mundo.

Sólo en un ambiente de libertad puede el niño revelarse a nosotros.  Montessori creía que el niño posee dentro de sí mismo el modelo para su propio desarrollo, éste guía interior debe permitir dirigir el crecimiento del niño.   Dentro del ambiente preparado, el niño debe experimentar la libertad en un número de maneras, incluyendo: el movimiento, la exploración, la capacidad de interactuar socialmente, y la libertad de aprender y crecer sin la interferencia de otros. Esta libertad en última instancia conduce a una mayor libertad: la libertad de elección.

 2. Estructura y Orden

En la superficie, la estructura y el orden puede parecer en contradicción con la importancia de la libertad en el ambiente preparado. El ambiente preparado está destinado a reflejar el sentido de la estructura y el orden en el universo y presenta un sistema organizado que los niños deben aprender a entender con el fin de dar sentido a su entorno y, en última instancia, al mundo. Al utilizar el ambiente del aula Montessori como un microcosmos del Universo, el niño comienza a interiorizar el orden que le rodea, lo que da sentido al mundo en que vive. El entorno ordenado apoya la capacidad de los niños para razonar y proporciona oportunidades consistentes en validar sus expectativas y las interacciones con el mundo que les rodea en formas predecibles y consistentes.

Orden en el medio ambiente le da al niño una sensación de seguridad por lo que pronto aprende a confiar en su entorno e interactuar con él de una manera creativa. El orden asegura la posibilidad de una actividad con propósito:

-Los materiales mismos están siempre ordenados

-El niño los puede encontrar fácilmente.

-De acuerdo con el interés que tenga

-En la secuencia con respecto a su dificultad o grado de complicación

-Con respecto a los sentidos o habilidades que están diseñadas para desarrollar.

Montessori afirmó que hay un período sensible para éste fin que se produce entre las edades de uno y tres años de edad. Esto es cuando el niño comienza a sacar conclusiones del mundo que le rodea. Si no hay orden en su entorno, el sentido puede quedar inactivo, ya que no será capaz de validar sus conclusiones.

Esto no quiere decir que las rutinas o configuración del aula o formas de hacer las cosas no puedan cambiar. Sin embargo, sí significa que el cambio se debe considerar cuidadosamente. ¿Es este cambio por el bien de los hijos? Si es así, debe hacerse con cuidado y sus secuelas se deben observar para asegurarse de que es beneficioso para los niños.

Montessori 9

 3. La realidad y la Naturaleza

Montessori tenía un profundo respeto y reverencia por la naturaleza. Ella cree que deberíamos usar la naturaleza para inspirar a los niños. Continuamente sugirió que los maestros Montessori lleven los niños a salir a la naturaleza, en lugar de mantenerlos confinados en el aula. Esto es por lo qué se prefieren los materiales naturales en el ambiente preparado. Madera real, cañas, bambú, metal, algodón, y el vidrio se prefieren a los sintéticos o plásticos.

El mobiliario escolar, aparatos y materiales están diseñados para llevar al niño en contacto más estrecho con la realidad. Las mesas y sillas son de peso ligero y de tamaño adecuado. Es aquí donde los objetos reales de tamaño infantil entran en juego. Los muebles deben ser de tamaño infantil para que el niño no sea dependiente del adulto para su movimiento. Rastrillos, azadas, jarras, pinzas, palas deberían ser adaptados a manos y la altura de todos los niños aptos para que el trabajo sea fácil, lo que garantiza el uso adecuado y la terminación de la obra sin que aparezca la frustración. Los materiales de la vida práctica son reales y funcionan de tal manera que:

-Auténtica comida es preparada y servida.

-Un verdadero cuchillo se utiliza para pelar y cortar frutas y verduras.

-Se usan jarras de cristal, que pueden caerse y romperse.

-Los objetos de plata y de bronce se obscurecen (oxidan) y deben ser pulidos.

-Así como en el mundo real, el niño aprende a esperar su turno, porque sólo hay un elemento de cada tipo en la habitación.

El niño, que “aún pertenece a la naturaleza”, aprende acerca de la naturaleza de una manera creativa mediante el cuidado de las plantas y los animales.

 4. La simplicidad y la belleza

Ambientes Montessori son bellos. La simplicidad del diseño y la armonía, son cualidades esenciales de los materiales y aparatos utilizados en el aula. Ordenado y bien cuidado, el ambiente debe reflejar la paz y la tranquilidad. Los materiales, de colores brillantes y bellamente diseñados, invitan al niño a tenerlos en sus manos y que los utilicen. Montessori creía que la necesidad de belleza llamaba constantemente el poder del niño para responder a la vida. Ella observó que la calidad estética de los objetos y en el medio ambiente eran un “gran estímulo para la actividad del niño”, haciéndole redoblar sus esfuerzos. Montessori habló también del profesor como hermoso, limpio, bien vestido y de olor dulce.

Materiales Montessori

El papel del material Montessori es una parte importante del ambiente, a la que a menudo hizo hincapié María Montessori- en relación con los otros elementos del ambiente preparado. El propósito del material es a menudo mal entendido. Los materiales no son ” dispositivos de aprendizaje ” en el sentido convencional. Ni son tus juguetes para jugar con ellos. Ellos no tienen un objetivo externo de desarrollar habilidades o enseñar conceptos a los niños que los utilizan correctamente. El material tiene un propósito interno, para ayudar al niño en su propia auto- construcción y en su desarrollo físico, psicológico, intelectual y social.

Montessori 10

El material proporciona el estímulo que captura la imaginación del niño y le ayuda a iniciar y ampliar el proceso de concentración. Esto significa que, si los materiales han de ser eficaces, deben estar debidamente presentados al niño en el momento oportuno en este desarrollo. El material es limitado en cantidad y sólo hay uno de cada uno de los materiales en el aula.

 5. Entorno Social

Las agrupaciones de aula de edades múltiples proporcionan un gran beneficio a los niños como parte del ambiente preparado. Los beneficios aumentan en los niños como resultado de aprendizaje dentro del entorno social Montessori. La oportunidad de ser el niño más joven, medio o de mayor en edad, ofrece a éstos niños perspectivas y experiencias únicas en cada etapa. En diferentes momentos pueden recibir ayuda de los niños mayores de esa edad o aspirar a hacer las cosas que los niños de más edad hacen, sirven como modelos y mentores para los niños más pequeños y tienen oportunidades regulares para desarrollar la compasión y la empatía hacia los demás. Además, la capacidad de los niños para trabajar y jugar en una variedad de configuraciones de grupo es apoyado explícitamente por el entorno social que se crea intencionalmente como parte de la metodología Montessori.

 6. Medio Ambiente Intelectual

Si no se reconocen los aspectos anteriores, el ambiente intelectual no alcanzará su propósito. El propósito del ambiente Montessori es el desarrollo de toda la personalidad del niño, no sólo su intelecto. Al guiar a los niños a través de las cinco áreas del currículo Montessori (Vida Práctica, Sensorial, Lenguaje, Matemáticas y temas culturales), el niño tiene la estructura que se encuentra a la vanguardia del trabajo creativo en un aula Montessori.

Una gran cantidad de tiempo y esfuerzo supone la creación de un aula Montessori preparada, que está diseñada para satisfacer las necesidades individuales de todos los niños. A través de éste ambiente apropiado para el desarrollo de material y sensorial el niño se mueve de forma jerárquica de lo simple a lo complejo y de concreto a lo abstracto, a los niños se les da la libertad para desarrollar plenamente su potencial único a través de un ambiente de aprendizaje cuidadosamente preparado.

Un ambiente preparado para el niño no sólo le permite ser más productivo en su aprendizaje y la exploración, sino que le dice al niño que él es importante. Sus necesidades y capacidades se han tomado en consideración y que vivir y trabajar en un lugar donde puedan tener éxito, no sólo en sus actividades escolares, sino en aquellas actividades que son prácticas para la vida cotidiana.

 7. La Guía Montessori

El guía Montessori es un ingrediente indispensable que hace que el ambiente preparado sea posible. Todos los elementos mencionados del ambiente preparado se crean y ordenan siguiendo el modelo presentado, promovido o guiado por el trabajo creativo de un adulto sensible, el guía se convierte en el vínculo dinámico entre el niño y el medio ambiente que ha preparado. (Paula Polk Lilliard , ‘ Montessori, un enfoque moderno ” , pp 50-90 ) .

En su breve ensayo, El Niño, escrito en Adyar, Madras, India, la Dra. María Montessori resume sus pensamientos acerca de la importancia del medio ambiente preparada con estas palabras:

“darle libertad al niño no significa abandonarlo a sus propios recursos. La ayuda que le damos al alma del niño no debe ser pasiva indiferencia a todas las dificultades de su desarrollo. Más bien, debemos guiarnos con la prudencia y el cuidado cariñoso. Sin embargo, incluso con sólo preparar con mucho cuidado el entorno de los niños, habremos hecho ya una gran tarea, porque la creación de un nuevo mundo, un mundo de los niños, no es una tarea fácil.”

Montessori en casa

LAS PRIMERAS AULAS MONTESSORI COMO INSPIRACIÓN

El ambiente de aprendizaje cuidadosamente preparado que la Dra. María Montessori creó para sus estudiantes en la primera “Casa dei Bambini” en el distrito de San Lorenzo de Roma era notablemente diferente de las aulas de la escuela a las que los niños acuden en el cambio de siglo. Las escuelas públicas de ese tiempo eran siempre aulas frías, obscuras, mal ventiladas y decoradas fúnebremente, donde los pisos y la mitad de las paredes estaban pintadas de negro, por lo que la suciedad de las pequeñas manos y los pies no se mostrara.

Por el contrario, las aulas de Montessori estaban impecablemente limpias, al igual que una sala de operaciones, bien ventiladas y llenas de luz del sol. En lugar de las tradicionales mesas atornilladas al suelo en largas filas , los niños de las Casas de Montessori disponían de estanterías bajas y pequeñas, de tamaño infantil mesas y sillas en tonos claros , para que los niños pudieran ver cuando llegaron con polvo o suciedad y, por tanto , podrían tener la oportunidad limpiar el polvo y lavar como un ejercicio en el desarrollo motor, que se convirtió en una parte rutinaria de su cuidado diario de su propio medio ambiente.

Aula Montessori antigua

Las mesas y las sillas eran de peso ligero para que los propios niños puedan transportarlos y para que pudieran moverse y hacer ruido raspando el suelo, si un niño sin cuidado tropezaba con él o se chocaba con uno de ellos. Montessori llamó a esto “control de error”.

Los niños eligen libremente el trabajo en el aula, en respuesta a las necesidades internas y de trabajar de forma individual en su mayor parte. Trabajo individual fomenta la independencia, una vez que a un niño le ha sido presentada una lección, ellos son libres de usar el material cuando lo desean (si no está siendo utilizado por otro niño).

Se alienta a los niños a repetir las lecciones tantas veces como el niño desee, por lo que el concepto es completamente absorbido. Un niño no necesariamente va a recibir una nueva lección cada día, el tiempo y la repetición, así como la concentración, la observación y la discusión, son esenciales para la creación completa del niño.

Se anima a los niños a respetar el trabajo de los demás, no tocar, distraer o perturbar a otros niños que están trabajando. Tener sólo una unidad de cada material de cada lección en el aula ayuda a los niños a respetar el trabajo de los demás, sean pacientes y estén orgullosos de sus propios logros.

Se espera de los niños a que respeten su entorno. Se les muestra donde las lecciones (materiales) se encuentran en el estante y cómo usarlos y retornarlos en la forma correcta. Los niños más grandes ayudan a reponer los suministros en las estanterías y limpiar al final del día.

Cuidamos la forma en que mostramos el trabajo de los niños en el entorno. Se puede crear malos sentimientos / competencia entre los niños, y alentar a los niños para completar el trabajo por el bien de alabanza y reconocimiento por parte de los adultos y compañeros. Es crucial para ayudar a los niños darse cuenta de que el proceso es lo importante, no el producto final.

El trabajo realizado por el niño es para el niño y no para los padres. El ambiente Montessori se crea para que el niño trabaje de acuerdo a sus necesidades internas, para la construcción de sí mismos.

Los niños son animados a vestirse por sí mismos y ser responsables de sus propias pertenencias. Los niños deben usar ropa que puedan gestionar con el fin de que puedan ser independientes.

Pedir permiso para ir al baño, a la fuente de agua, o para repetir una lección no es necesario.

Así, Montessori diseñó un entorno en el que todos los muebles, cada pieza de material, todas las cualidades y características se consideran y se presentan sólo si sirve a los mejores intereses del niño. El aula pública, con sus tarima y gran escritorio de la maestra al frente, todavía están pensadas para servir al maestro. En el aula Montessori, el maestro no dispone de propiedad personal, pues la clase pertenece a los niño.

LAS AULAS MONTESSORI EN EL SIGLO XXI

Hoy en día, el aula Montessori sigue siendo un ambiente de aprendizaje cuidadosamente preparado y diseñado para servir y pertenecer a los niños. Se trata de un entorno en el que cada niño tenga la oportunidad de descubrir las relaciones íntimas entre la libertad y la responsabilidad, entre el orden de un aprendizaje y entre las obras y la alegría. Es en este ambiente que cada niño tiene la oportunidad de desarrollar a su máximo potencial, a través de un proceso de actividades individualizadas que se ajustan a sus propias necesidades personales y la tasa de desarrollo. Y todo esto se logra en un ambiente de grupo dentro del que haya una vida social en armonía, rica y con propósito.

En el ambiente preparado, hay una variedad de actividades, así como una gran cantidad de movimiento. En un aula de preescolar, por ejemplo, un niño de tres años de edad, se puede lavar la ropa a mano, mientras que un niño de cuatro años de edad, en las inmediaciones, se encuentra componiendo palabras y frases con letras conocidas como el alfabeto movible, y un niño de cinco años de edad, está realizando multiplicaciones utilizando un conjunto especialmente diseñado de cuentas. En un aula de primaria, un pequeño grupo de niños de seis a nueve años de edad, puede estar utilizando una línea de tiempo para aprender acerca de los animales extintos, mientras que otro niño decide trabajar solo, el análisis de un poema usando símbolos especiales de gramática. A veces, una clase entera puede estar involucrada en una actividad de grupo, tales como contar cuentos, cantar, o el movimiento.

Hay ambientes preparados para niños en cada plano del desarrollo sucesivo. Estos entornos permiten a los niños a asumir la responsabilidad de su propia educación, dándoles la oportunidad de convertirse en seres humanos capaces de funcionar de manera independiente y por lo tanto de manera interdependiente.

EL AMBIENTE PREPARADO EN CASA

El medio ambiente debe ser cuidadosamente preparado para el niño por un adulto informado y sensible.  El adulto debe ser un participante en la vida y el crecimiento del niño en el ambiente preparado.

Montessori en casa

Aunque los principios anteriores se describen mediante un ajuste de la escuela, todos ellos se pueden aplicar a una escuela en casa, con la excepción de la ratio estudiante / maestro. La mayoría de las familias que se introducen en Montessori consideran que comienzan a aplicar los principios dentro de sus expectativas de vida en casa y de la familia, incluso si no educan en el hogar.

Un ambiente preparado será diferente con cada familia sobre la base de las necesidades y el desarrollo propios del niño, así como las prácticas de la familia y la casa en sí.

¿Cómo incorporar las ideas de un ambiente preparado en su casa? A su propio ritmo. Ellos experimentan una mezcla de libertad y auto-disciplina en un lugar especialmente diseñado para satisfacer sus necesidades de desarrollo.

Citas sobre ambientes preparados:

“El primer objetivo de la ambiente preparado es, en la medida en que sea posible, hacer que el niño crezca independiente del adulto. ”

María Montessori, El secreto de la infancia (267)

“El primer elemento esencial para el desarrollo del niño es la concentración. Necesita toda la base de su carácter y comportamiento social. Tiene que encontrar la manera de concentrarse, y para ello necesita cosas en las que concentrarse. Esto demuestra la importancia de su entorno, pero nadie que actúe en el niño desde fuera puede causar que se concentre”.

La Mente Absorbente p 202, Cap. 22

“… la realización de la naturaleza absorbente peculiar de la mente del niño, que ha preparado para él un ambiente especial, y, a continuación, colocando al niño en su seno, le ha dado la libertad de vivir en ella, absorbiendo lo que encuentra allí. ”

María Montessori: Su Vida y Obra p 265, Cap. XVI

“El primer objetivo del ambiente preparado es, en la medida de lo posible , hacer que el crecimiento del niño sea independiente del adulto , es decir, se trata de un lugar en el que puede hacer las cosas por sí mismo – . Vivir su propia vida – sin la inmediata ayuda de los adultos”. Ibid p 267, Cap. XVI

“… viviendo de esta manera, libremente en un ambiente preparado, el niño entra en comunicación vital con este entorno, y trata del amor. Éste amor por el medio ambiente no excluye su amor para el adulto, excluye la dependencia. ” Ibid p 267, Cap. XVI

“En este entorno sólo las cosas que pueden estar presentes serán las que ayudarán al desarrollo. Fuera se debe mantener todo lo que actuaría como un obstáculo, no menos si un adulto también quiere interferir. Incluso cosas que son neutrales o irrelevantes deben ser rigurosamente excluidas. La energía psíquica constructiva concedida por la naturaleza a los niños para la construcción de su personalidad es limitada , por lo que tenemos que hacer todo lo posible para ver que no se encuentra dispersa en las actividades de la clase equivocada ” . Ibid p. 26, Cap. XVI

“Hay una constante interacción entre el individuo y el medio ambiente, el uso de las cosas da forma a hombre, y el hombre da forma a las cosas Este intercambio recíproco es una manifestación del amor del hombre por su entorno -interacción armoniosa – . Cuando existe, como en el niño, representa la relación normal que debe existir entre el individuo y su entorno y esta relación es de amor”. Educación y Paz p 57, cap. 7

Bibliografía:

Lillard , A.S. ( 2007 ) . Montessori: La ciencia detrás de la genialidad. Nueva York , Nueva York: Oxford University Press, Inc.

Montessori. M. ( 1967 ) . La mente absorbente. Nueva York, NY: Dell Publishing Company .

Montessori , M. ( 2007 ) . Educación para un mundo nuevo. Amsterdam , Países Bajos : Montessori – Pierson Publishing Company .

De pie , E. M. ( 1998 ) . María Montessori : Su vida y su obra . Nueva York, NY : Penguin Putnam, Inc.

Cuevas, Eduardo ( 1997 ) ” El ambiente preparado ” , NAMTA Journal, v22 , n2, p107 -110 , Spring

Cusack, Ginny ; Stencel , Marsha ( 1999 ) ‘ Cambiando el Paradigma de Ambientes preparados : la experiencia Princeton Montessori School ‘ , Montessori Vida, v11 , n3, p22 -23 , Verano

Nelson, Greg ( 1999 ) ‘ La “otra ” ambiente preparado ” , Montessori Vida, v11 , n3 , p38 -39 , Verano

Turner , J ( 1999 ) Los niños y Medio Ambiente : Una entrevista con Roger Hart, Montessori Vida, v11 , n3, p26 – 30 , Verano

Boyd, W (1917 ) A partir de Locke a Montessori , George Harrap & Co Londres.

Culverwell , E ( 1913 ) Los Principios y Práctica de Montessori , G.Bell & Sons , London .

Kilpatrick, W (1915 ) Montessori Examinado , Constable, London .

Lilliard , Paula Polk, ‘ Montessori , un enfoque moderno : New York: Schocken Books , 1973

Montessori , Maria , el Método Montessori : Cambridge, Mass., Robert Bently , Inc., 1964

Feland L. Meadows , Ph.D. Pan American Montessori Society