12 planes para descubrir Sanabria y La Carballeda con niños

>:/, Destinos/12 planes para descubrir Sanabria y La Carballeda con niños

Hacía ya casi una década que, año tras año, escuchamos las anécdotas de verano de José y familia. De un pueblo perdido en la otra punta de España, en el norte de la provincia de Zamora (en Castilla y León), en la comarca de La Carballeda, tocando y también fundiéndose con Sanabria. De solo escuchar su nombre, volaba nuestra imaginación: Muelas de los Caballeros. Supongo que es porque nosotros somos de los que en vacaciones jamás nos quedamos quietos, pero siempre llevamos la melancolía de quien no puede dar un salto “al pueblo” Eso sí, nos dejamos adoptar con inmensa facilidad, así que finalmente este verano nos lanzamos a la aventura. El resultado fue un viaje inolvidable y, como no, también este post en el que te invitamos a conocer Sanabria y La Carballeda con niños, y en buena compañía.

Nos quedamos, cómo no, en Muelas de los Caballeros, muy cerquita de los amigos. A ritmo lento, refrescándonos a las horas de calor en aguas hermosas, y abrigándonos por la noche, cuando las temperaturas desafían al verano. Quedamos maravillados con toda la región de Sanabria y La Carballeda. y con ganas de compartir lo descubierto. ¡Vamos a ello!

Cómo llegar y dónde alojarse en Sanabria y La Carballeda con niños

Cabañas Vallecino

 Se trata de unas cabañas muy bien equipadas para grupos de 4 personas, con cocina completa, baño privado y TV. Están ubicadas en una finca con un bosque interior, así que los niños tendrán mucho que explorar. Además hay una zona de juego infantil y equipamientos para juegos en el exterior. Ofrecen barandillas protectoras para bebés. A solo 21 km de Puebla y con excelentes referencias de sus visitantes.

Las Hojas del Roble

Situado en un edificio del siglo VXII, está en pleno cetro de Puebla de Sanabria. Un lugar cálido, tranquilo y decorado con buen gusto. Las habitaciones son para dos personas (en una cama doble o dos sencillas) pero tienen camas y cunas supletorias para niños. Una buena opción para viajar con un bebe o un niño pequeño y disfrutar de la tranquilidad de Puebla, porque se trata de habitaciones insonorizadas.

Hotel las Treixas

 Hotel de 4 estrellas, ubicado en un edificio del siglo XIV, también en en centro de Puebla de Sanabria. Tiene un par de suites familiares para 6 personas, de dos plantas, y ofrecen camas y cunas supletorias para los niños en las habitaciones dobles. Baños súper completos, habitaciones insonorizadas y desayunos aplaudidos por muchos de sus huéspedes. Si crees que te mereces un buen regalo y tienes refuerzos, puedes escaparte al spa con baño de vapor.

Alojamiento Luz de Hadas

Si preferís alojaros en un apartamento, éstos pueden ser una buena opción. Tienen toda clase de comodidades, incluidos bañera de hidromasaje, sauna y zona de barbacoas, TV y cocinas bien equipadas. Paredes de piedra a la vista, grandes ventanales y mucha madera.

El Caserón de Linajeros

Una casa de capo sencilla, ubicada en Linarejos, en la Sierra de Culebra. Una opción menos fastuosa que otras, pero también más accesible económicamente hablando, con un entorno natural de primera y con referencias excelentes en lo que se refiere a servicios y atención. Se encuentra en una zona con la población de lobos más grande de toda Europa ¡así que hay que andar con los ojos bien abiertos!

1. Descubrir la región a través de sus pueblos

Pueblos que hablan de un pasado que ha quedado muy lejano, y que respiran tranquilidad, humildad y, desde luego, hospitalidad a chorros. Son la imagen de una España rural, que añora un pasado lleno de vida y que parece una caricia a nuestras mentes citadinas.

Unas grandes casas de paredes de roca maciza, con tejados de pizarra y hermosos balcones y corredores de madera finamente labrada (o hierro forjado en el caso de las familias más pudientes, por lo que nos contaron), representan la arquitectura típica de la región. Se alternan con huertas, higueras, y plazas tranquilas y arboladas. Pueblos que invitan a tomar asiento y mirar pasar las horas mientras los niños corren a sus anchas llenando el lugar de vida por unas semanas.

Desde luego, te invitamos a visitar Muelas de los Caballeros. Date un paseo para contemplar sus casas cargadas de historia y adivinar entre sus calles empedradas el pasado noble de muchas de sus grandes casas.

Muy cerca de Muelas se encuentra Vega del Castillo, un pequeñísimo pueblo que luce un “castillo” en lo alto, un río a sus pies y casas típicas que se defienden con esfuerzo del paso del tiempo. No dejes de ascender por sus callejuelas y subir las escaleras que llevan al campanario de la iglesia: ¡hasta podréis hacer sonar las campanas! Además, el premio de las vistas desde lo alto no es poca cosa.

Pueblos de zamora

Pueblos de zamora

Aunque con un pasado trágico y emotivo, también hay que conocer Ribadelago, un pueblo con vistas al lago de Sanabria. El 9 de enero de 1959, Ribadelago fue literalmente arrastrado por una ola de unos diez metros de altura que se formó tras la rotura de la presa de Vega de la Tera. 144 vecinos murieron, sorprendidos por la riada. En lo alto del pueblo, llamado Ribadelago Viejo, hay un emotivo monumento en memoria de las víctimas, que incluye una escultura de una madre con su hijo en brazos. A su alrededor, el pueblo que poco a poco se fue reconstruyendo. Hay un par de bares donde picotear sabores de la tierra antes de seguir la ruta.

Si disfrutas de tus vacaciones estivales en la región, seguramente tendrás la suerte de coincidir con las fiestas patronales de los pueblos de Sanabria. Casi todas se celebran entre agosto y septiembre, y son una buena ocasión para palpar el ambiente del pueblo en su mejor momento, buena comida y actividades para la familia. Consulta el calendario de fiestas y romerías de Sanabria.

2. Viajar a la Edad Media con Puebla de Sanabria

En el apartado de pueblos, mención aparte merece Puebla de Sanabria. Es el destino histórico más visitado de la región pero, por más que busquéis tranquilidad, está prohibido dejarlo fuera de la ruta. En lo alto de una roca de 960 metros de altura, se eleva, impresionante, una fortaleza medieval que custodia la ciudad. Es el Castillo de los Condes de Benavente, hoy reservado para actividades culturales.

Puebla de Sanabria desde la carretera. Imponente.

Puebla de Sanabria desde la carretera. Imponente.

Callejuelas intactas, vistas espectaculares al Valle de Sanabria y al río Tera, una Playa Mayor muy señorial y muchos lugares donde comer. Eso sí, si quieres gastar poco, te recomendamos que traigas comida de casa o compres productos autóctonos en las tiendas del pueblo y te montes tu pícnic familiar en el parque que se encuentra a orillas del río, justo a la entrada de la ciudad. Que ya es un planazo en un lugar precioso, por cierto.

Teatro medieval sanabria con niños

Será fácil imaginarse a caballeros y princesas recorriendo el interior de la ciudad, especialmente si coincides con el Mercado Medieval de Puebla, que es espectacular. Se celebra el fin de semana más próximo al 15 de agosto. Nosotros disfrutamos de una obra de teatro, de una “lucha de caballeros” y de un espectáculo de circo, todo en un escenario de ensueños.

A los niños les encantará este viaje en el tiempo, pero  hay que advertir que el comienzo no es lo más fácil: necesariamente hay que aparcar abajo, a nivel del río. Así que quedan dos opciones: subir las empinadísimas escalinatas con mucha calma o emprender la subida por la acera hasta superar el desnivel -que inevitablemente será tu opción si vas con cochecito.

También recomendamos hacer una visita al Museo de Gigantes y Cabezudos, que  hace gala de una tradición que data de mediados del siglo XIX.

3. Maravillarse en el Lago de Sanabria,
el lago de origen glaciar más grande de Europa

Pues sí. Es el más grande de origen glaciar de toda Europa, y el lago natural más grande de España. Y realmente impresiona. Una maravilla con mil rincones para descubrir y un paisaje de naturaleza desbordante. En verano, es obligatorio dar una vuelta al lago, parar en una de sus playas naturales y zambullirte en sus aguas mansas y cristalinas. Las más conocidas son Viquiella y Custa Llago, totalmente de arena. Más pequeñas, con arena, piedras y zonas arboladas, están  Los Enanos, El Folgoso, El Pato  y los Arenales de Vigo. Aunque lo confieso. Nosotros comenzamos por una playa pequeña pero en seguida comenzamos incursionar, y acabamos saliéndonos de toda ruta ¡Increíble!

Lago de Sanabria con niños

 

En de otoño a primavera, cuentan que es un remanso de paz, de una belleza apabullante. En toda la zona encontrarás la más variada oferta de alojamiento turístico, además de un amplio abanico de actividades, que van desde senderismo, hasta rutas a caballo, pasando por pesca, bicicleta y, si hay nieve, incluso esquí.

Es posible hacer un recorrido por el lago con un catamarán heólico-solar llamado Helios Cousteau, que sale desde el embarcadero de Custa Llago. Hace un recorrido de una hora y media en la que se puede aprender sobre el origen del lago, además de disfrutar de visión subacuática.

4. Hacer una excursión a la Laguna de los peces

Además del lago glaciar más grande de Europa, la sierra de la comarca de Sanabria está salpicada por decenas de lagunas, también glaciares.

La laguna de los peces

la laguna de los peces

Una de las más conocidas y de mayor tamaño es la Laguna de los peces, y los miradores que encontraremos en su ruta bien valen la ruta en coche que nos lleva hasta su encuentro. Hay que caminar un poco desde la zona de aparcamiento, pero no hay mucha pendiente y el itinerario está adaptado para la circulación de personas en sillas de ruedas y carritos. Los niños tendrán espacio de sobras para correr. Eso sí, advertimos, si ven un pez, ¡será todo un triunfo! Si seguís la senda más allá del muro de contención de la laguna, llegaréis a la Laguna de las Yeguas.

Un buen lugar que visitar en verano para disfrutar alejados de todos, vivir la naturaleza en estado puro y, en invierno, para disfrutar de la nieve a tu aire.

5. Hacer un picnic junto al Río Negro

Existe un pequeño merendero justo al pasar el Rio Negro en la carretera que une Mombuey con Donado. Es un refugio idóneo para las altas temperaturas. Un buen lugar para descubrir batracios, salamandras o quizás hasta alguna nutria (¡a ver si tenéis más suerte que nosotros!). Tiene una zona amplia de aparcamiento.

6. Perderse en el Jardín El Fenal, en Muelas de los caballeros.

En las afueras de Muelas de los caballeros, es imprescindible visitar el Jardín El Fenal. Un auténtico museo vegetal, que fue construido con paciencia durante las primeras dos décadas del siglo XX. Es obra de Maximiliano Santiago Prieto, un comerciante textil de Muelas. Cuentan que el comerciante fue plantando en su finca poco a poco esta inmensa diversidad de árboles, que traía de sus viajes de negocios.

Jardín del Fenal.

Entre las 500 especies de plantas que se encuentran el El Fenal, destacan las sequoyas gigantes, un sinsapo que tal vez es el más grande de España, una aucaria y un cedro de Líbano. Un bosque de ensueños en medio del cual encontraréis una vieja casa señorial, montada en lo alto de una enorme roca.

Bosque del Fenal

Para el momento en el que escribimos este artículo, El Fenal se mantiene cerrado gran parte del año así que te recomendamos contactar con la Asociación para el Desarrollo Integral de Sanabria y La Carballeda para que organices tu visita. Si no, prueba a preguntar a la gente del pueblo, ¡que tal vez tengáis suerte!

7.  Seguir el camino de Los Molinos

Si ya has llegado hasta Muelas para ver El Fenal, puedes aprovechar el viaje y completar el día con un paseo junto al Rio Fonritín  Sus aguas son heladas hasta en los peores días del verano, pero cuando el calor aprieta, ¡no queda más que lanzarse y disfrutar! Nosotros estuvimos atentos para poder observar nutrias. No las vimos. Son muy tímidas. En cambio pudimos ver entre los arboles a un joven ciervo. Encontraras viejas estructuras de molinos que aprovechaban la caída del agua.  Tened cuidado porque están muy deterioradas. Son “los molinos de los caballeros” que dieron nombre al pueblo (¡a que te pensabas que era un pueblo de dentistas, o algo así!).

Rio Fonritín, en la comarca de Carballeda

Rio Fonritín, en la comarca de La Carballeda

El trayecto baja lentamente hasta unirse a otro arroyo. Es un buen lugar para desandar lo caminado o subir en dirección a Muelas de los Caballeros. Y si tenéis muchas ganas de andar, se puede seguir caminando hasta el pueblo de Peque.

8. Vivir el otoño en los bosques de Sanabria y La Carballeda.

Cuando llega el otoño, los bosques se bañan de colores. Un escenario perfecto para paseos en familia, de esos que llenan los pulmones de aire puro y nos dejan plenos de energías.

Sotillo en otoño

Sotillo en otoño

Os podréis dar banquete recogiendo castañas y otros frutos de otoño. Es zona rica en setas pero también es una zona de aprovechamiento micológico regulado, así que probablemente necesitaréis un permiso para recolectar. Infórmate en el ayuntamiento sobre todo esto, y además de adquirir el permiso, tendréis acceso a una guía específica. También puede ser de mucha ayuda esta  Guía de Setas y rutas Micológicas.

9. Chapuzón en el embalse de Valparaíso

Aunque el pantano es enorme. la Playa de Valparaíso. este es el lugar mejor preparado para pasar las horas mas calurosas de verano. Mucho más concurrido al final de la tarde, después de la siesta, cuando la temperatura y sobre todo la radiación solar disminuyen. Pero siempre podrás conseguir sombra bajos los árboles.

Embalse de Valparaíso, en Sanabria

Embalse de Valparaíso, en Sanabria

También hay un pequeño kiosko donde comer algo sencillo y beber algo fresco. También hay alquiler de canoas, piraguas y otras embarcaciones de recreo.

10. Marcarse una aventura en las Cascadas de Sotillo

Partiendo de Sotillo de Sanabria, sale una ruta de unos 7 kilómetros de ida y vuelta, catalogada de dificultad media pero apta para disfrutarla con los niños.

El camino, en medio de un bosque tupido y con un desnivel de unos 400. al parecer bien vale la pena. La meta es unas cascadas naturales, las cascadas de Sotillo, que dicen que es uno de  los espacios naturales más hermosos de toda la región de Sanabria. A nosotros no nos han dado los días para llegar, pero te dejamos un enlace con más información sobre la ruta a las cascadas de Sotillo, porque se ve que es un lugar realmente impresionante.

Cascadas de sotillo

Y ahora actualizamos para dos extras gracias a la recomendación de una lectora de Familias en Ruta, porque nos han parecido dos grandes aciertos (¡Muchas gracias, Lupe!):

11. Perderse en el Bosque de Tejedelo

En Requejo de Sanabria se encuentra el bosque del Tejedelo: un bosque único, de tejos milenarios, que dicen que es el mejor conservado de toda la península. Un escenario único para hacer un poco de senderismo en familia: tiene que ser increíble ver esos enormes árboles, antiquísimos y con más de 8 metros de perímetro en algunos casos, y hasta 13 metros de altura.

Importante destacar que aunque sus rojo fruto es comestible, las hojas, ramas, flores e incluso las semillas de estos árboles son venenosos (y muy peligrosos). Hemos leído que  hay que quitar la semilla para comer el fruto. Nosotros, desde luego no nos animaríamos a hacerlo sin un experto local al lado.

12. Observar auténticos lobos ibéricos

Nos lo dejamos para el final, porque es una de las joyas de Sanabria: El Centro del lobo ibérico de Castilla y León. (Puebla de Sanabria, Robledo) es un centro especializado en la investigación y protección del lobo ibérico. Para visitarlo, reserva al menos 3 horas:.

Comenzaréis con una visita guiada por una exposición que os preparará para lo que viene. En ella conoceréis todo sobre el lobo, su naturaleza, su historia y su situación actual. Su ancestral relación con el hombre, los peligros a los que se enfrenta en nuestro días y la forma de preservarlo de ellos. La visita continúa con una caminata por la parte exterior del centro, para conocer su entorno natural, y acaba en un observatorio en el que ¡al fin! podréis observar de cerca, y con total discreción, a los lobos en situación de semilibertad.

Lobos en Semilibertad, en el Centro del Lobo Ibérico

Con Lobisome son apasionados naturalistas en la Sierra de la Culebra donde podréis salir a su encuentro para observar a esta esquiva especie en horas crepusculares en su medio siempre acompañados de sus expertos guías. No será fácil y nada asegura el éxito de la misión, pero seguro que de cualquier manera vale la pena y la experiencia es inolvidable.

¿Qué me dices? ¿Ya estáis preparados para descubrir la magia de las comarcas de La Carballeda y Sanabria?

¡Comparte con tus amigos y familiares!
By | 2018-01-19T13:41:58+00:00 3 / Nov / 2017|Categories: Consejos, Destinos|Tags: , , |2 Comments

About the Author:

2 Comentarios

  1. Lupe 08/11/2017 en 12:44 pm

    Hola, estupendo post.
    Os faltó visitar el Tejedelo, en Requejo de Sanabria, el bosque de tejos milenarios. Y también la Reserva del Lobo Ibérico, en Robledo: http://www.centrodellobo.es
    Sin duda la zona da para mucho!

  2. Yve Ramírez 12/11/2017 en 5:01 pm

    Lupe, ¡muchísimas gracias por la sugerencia! Es cierto, son otras de las cosas que nos faltaron por visitar y ya mismo estamos incluyéndolas 🙂 ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies