PLAYAS SALVAJES

Evidentemente la naturaleza no sólo se expresaba alrededor de nuestra casa. El simple hecho de ir a alguna de las playas ya puede significar un encuentro en el camino con una manada de monos congo especialmente activos por la tarde buscando frutos entre los muchos árboles que las jalonan.

Las aguas del Caribe costaricense tiene un marcado carácter atlántico y está lejos de esa mansa quietud de postal que puede adoptar por ejemplo en Cuba o La República Dominicana. En los ocho kilómetros que distan desde Puerto Viejo hasta Manzanillo se suceden las playas Negra, Brava, Cocles, Chiquita, Uva o las de Manzanillo. Sin lugar a duda aquí se encuentran algunas de las playas más espectaculares de Costa Rica, cada una con su personalidad pero todas tienen en común ser playas con carácter y aguas con marcadas corrientes.

Especialmente Playa Brava es el centro surfero de Puerto Viejo donde hay afición y un campeonato que se celebra anualmente (Puerto viejo opoen pro). Así que hay que extremar la prudencia; algunos carteles y banderas rojas indican los puntos más peligrosos. Algunos puntos de Playa Cocles y Playa Chiquita son contrariamente bastante más indicados para ir con niños pequeños y resulta perfecto aprovechar la desembocadora de algún riachuelo o las piscinas naturales que ofrecen las rocas y los corales.

Incluso en época alta y a excepción de las más cercanas a al núcleo de Puerto Viejo, las playas aparecen salvajes y poco frecuentadas y son un verdadero regalo para el alma para que cada poro de nuestra piel se sienta como un elemento más del ciclo planetario de la vida.

En estas playas no faltarán curiosos pececillos de colores o cantidad de caracoles o cangrejos hermitaños. Los que han tenido la suerte de poder hacer snorkel en estas playas – los meses de marzo y abril son los más indicados- nos hablan de sus auténticos tesoros marinos vivientes.

Sin embargo hay que advertir para que toda esa belleza no nos haga olvidar que aunque muchas zonas de playa cuenten con vilgilancia, no son pocos los casos referidos de hurtos a bañistas, así que conviene ir atentos y evitar en lo posible llevar objetos de valor.


COSAS QUE HACER EN PUERTO VIEJO Y ALREDEDORES

La noche de Puerto Viejo ofrece variados atractivos en formas de restaurantes y bares musicales. Digamos que como papis en ejercicio este mundo noctámbulo no fue precisamente el centro de nuestra atención. Además de visitar diversas playas y de dar algunos paseos por caminos que se adentran más en la selva (las lianas pueden convertirse en improvisados columpios) existe por la zona de Puerto Viejo y alrededores una serie de interesantes atractivos perfectos para visitar en familia, para nosotros los más destacados y que podemos recomendar son:

El ChocoArt:

Puerto Viejo fue un enclave donde el cacao fue un importante cultivo hasta su sustitución por la banana. En la finca ChocoArt están empeñados en la recuperación de este cultivo. Se trata de un centro regentado por una pareja suiza que no es demasiado publicitado pero que organiza una visita sin prisas  y con explicaciones en inglés, español y/o alemán (adultos 22 USD). La visita dura unas 3 horas y empieza con un paseo por un cacaotal (campo de cultivo del cacao). A continuación se pasa a conocer la zona de la finca dedicada a secar y fermentar el cacao y por último asistimos a la elaboración artesanal del chocolate a partir del tostado y mezcla de las pepitas de cacao con azucar de caña. La culminación, os podéis imaginar, consiste en una degustación. Ummmm. ChocoArt fabrica y vende chocolates artesanos y orgánicos de diferentes sabores (puro, canela, jenjibre, cacahuete, menta, café o coco) por toda Costa Rica.

Exite también Choco Trail, un centro similar situado entre Puerto Viejo y Cahuita más anunciado en las guías y que funciona con grupos más amplios y visitas más cortas.

Centro Jaguart de Rescate de animales

El Centro de recate de animales Jaguart Rescue está situado en Playa Chiquita y es regentado por una pareja italo-española de biólogos. Este centro  pretende hacer compatible su labor de rescate y reintroducción de animales en la natutaleza con una labor de concienciación para el respeto de la fauna.

Ofrecen una visita guiada en grupos por una exposición de multitud de impresionantes serpientes y arácnidos donde no pueden faltar algunas tarántulas. También se concoce y puede incluso tocarse a osos parezosos y monos congos. Bajo la atenta mitada de una multitud de tucanes a los que se está tratando de reintroducir en su medio al final se conoce también a la estrella del Centro, un jaguart o gato salvaje

Centro Iguana Verde.

Se trata de una fundación  cuya misión principal es la cría y reproducción de iguanas verdes, una especie propia del lugar pero con poblaciones menguantes ya que su carne es comestible y es objetivo de caza ilegal. Ver a todas las iguanas reunidas es todo un espectáculo. En Iguana Verde  se puede disfrutar también de una visita a su amplio jardín tropical.

El Parque Nacional de Cahuita.

Estuvimos allí. El Parque Nacional de Cahuita es el único parque nacional tico donde la entrada tiene un precio voluntario. Se trata de un parque ideal para visitar con niños, a primeras horas de la mañana o últimas de la tarde es cuando se pueden hacer más avistamientos aunque con un mínimo de atención éstos son frecuentes durante todo el día: monos congo y carita blanca, mapaches, iguanas verdes o alguna rana. El recorrido del parque completo del Parque Nacional de Cahuita puede durar hasta tres horas, aunque la parte más interesante es la que va desde la entrada en Cahuita hasta Punta Cahuita. El camino es amplio y transcurre paralelo a algunas preciosas playas que combinan las arenas blancas, el arrecife y el mangle y en las que podemos parar para bañarnos. La fauna marina de este parque es increible. Existen mesas para hacer picnic y los guías suelen ser bastante amables y nos pueden guiar para ir a observar fuera del camino a alguna serpiente venenosa oropel. Un lugar más que recomendable para pasar en familia un día completo o incluso repetir visita.

Refugio de Vida Silvestre Gandoca-Manzanillo

Manzanillo es un pequeño pueblo costero situado siete kilómtros al sur de Puerto Viejo, para muchos el más auténtico. En Manzanillo merece la pena adentrarse en el Refugio Gandoca-Manzanillo el más extenso y salvaje del Caribe tico juntamente con el Parque Nacional Tortuguero.  Con un guía contratado se puede hacer un tour guiado por su interior de varias horas de duración (30 USD ); así que la familia tiene que estar bien dispuesta y en forma. Nosotros fuimos por nuestra cuenta y bastante más tranquilos. Se puede acceder con un pequeño paseo de media hora atravesando bosque y se llega a unas playas brutalmente fotogénicas aunque con poco espacio para bañarse cómodamente. Las playas del pueblo son más recomendables para ello, más plácidas y con con una entrada al mar más progresiva.

En Manzanillo tal vez después se puede comer exquisitas especialidades caribeñas de pescado en el Maxi’s, uno de los restaurantes con mejor buena onda de todo el país.

Avistaniento de cetáceos

Los padres lo sabemos bien: todo no puede ser; así que nos lo perdimos. Snifm bueno, tampoco lo regalan: el tour sale por unos 40USD. Nos referimos a una excursión en barco para avistamiento de cetáceos, delfines y ballenas. En el Caribe Sur de Costa Rica esa actividad es bastante reciente y por fortuna no está masificada. Las familias que viven en Puerto viejo nos recomendaron los tour de avistamiento que ofrecen en Manzanillo la pequeña empresa Bacalao Tours.

Parque Nacional Tortuguero

Junto con Monteverde el Parque nacional de Tortuguero es un destino preferente de ecoturismo en Costa Rica, sin duda uno de los parques naturales más impresionantes no solo de Centroamérica sino de todo el continente americano. Este espacio de alta biodiversidad está siempre intentando mantener el equilibrio entre su riqueza natural y los miles de visitantes que recorren sus canales cada año.

Existen tours en barcazas que van demasiado rápidas y donde viaja demasiada gente. Un consejo es contratar la excursión en Puerto Viejo en la agencia local conservacionista Atec. Llegando por propios medios a Mohín como punto de embarque y por 140 USD por persona su tour incluye dos visitas con guias locales en petit comité,  sin prisas y con una noche de alojamiento con cena y desayuno incluidos. Preparad bien los binóculos, la cámara de fotos echará humo. Con esta agencia están casi aseguradas unos avistamientos que os aseguro que permanecen en la memoria y que pueden incluir diveras especies de monos, aves, ranas, iguanas, peces o cocodrilos. Entre los meses de julio y octubre se puede asistir por la noche al famoso desove en las playas de las tortugas (verde, baula, carey y caballera) que dan nombre al parque.

 

Más información:

www.puertoviejosatellite.com

www.costaricaguide.info

www.costaricaway.net