Si estás pensando en viajar a Bogotá con niños vas por buen camino. La capital colombiana merece ser algo más que una escala técnica en cualquier tipo de viaje. El rugido cotidiano de sus 10 millones de habitantes no impide que esta metrópolis vital y trepidante albergue multitud de zonas verdes (la ciudad está rodeada por las montañas de la imponente Cordillera de los Andes) así como unas cuantas atracciones para todas las edades, por lo que es la mezcla perfecta entre urbanidad y naturaleza, pujante modernidad y apasionante historia.

Si bien las autoridades de Bogotá tienen algunas tareas pendientes que hacer en relación al turismo familiar esta capital americana imprescindible y de marcada personalidad bien merece ser disfrutada en todo momento.

Cómo llegar a Bogotá con niños

La ciudad de Bogotá cuenta con un aeropuerto internacional llamado Aeropuerto Internacional El Dorado – Luis Carlos Galán Sarmiento, que se encuentra a unos 15 km aproximadamente de la ciudad. El aeropuerto tiene dos terminales de pasajeros, la T1 y T2. En la T2, generalmente, solo se manejan vuelos de Avianca.

Consulta y compara aquí vuelos a Bogotá. Como en todas las grandes ciudades del mundo, para llegar del aeropuerto El Dorado al centro de la ciudad se puede tomar un taxi, que siempre recomendamos que sean oficiales y se contraten en el aeropuerto. No olviden pedirle al conductor que utilice el taxímetro. Igualmente, al precio que cueste el viaje le deberán sumar un “impuesto de aeropuerto” que ronda los 4000 pesos colombianos (pero puede cambiar). Para ver todo lo referido a taxis oficiales en la ciudad pueden mirar este enlace.

Además, desde el aeropuerto se puede llegar al centro de la ciudad con el sistema Transmilenio (lo explicamos en el próximo apartado), aunque en las horas pico suele estar realmente muy lleno y viajar con el equipaje puede ser toda una travesía.

Por otro lado Bogotá cuenta con dos terminales a donde llegan (y desde donde salen) buses a las demás ciudades del país. Una de ellas es la Terminal de Operaciones Satélite Sur (Terminal del Sur), que se ubica en el cruce de la Avenida Bosa con la Autopista NQS, al suroccidente de la capital. Y la otra terminal es la Terminal Salitre, ubicada en la localidad de Fontibón, en la Calle 22C #68.

Cómo moverse por Bogotá con niños

Una de las maneras más fáciles de moverse por la ciudad es en colectivo (bus) público tradicional. Debido al alto congestionamiento de tránsito, en el año 2000 se inauguró el Sistema de Transporte Masivo del Tercer Milenio, popularmente conocido como “transmilenio”. Es un sistema de autobuses de tránsito rápido, que cuenta con más de 140 estaciones en la ciudad y une los lugares más turísticos. Pueden ver un plano detallada en este link.

Hace unos año se inauguró el Sistema Integrado de Transporte de Bogotá, con el que hay que adquirir una tarjeta prepago, llamada Tu Llave, para acceder a todo el sistema. La Tarjeta TuLlave cuesta 3000 pesos colombianos (menos de 1 euro) y cada viaje unos 2000 pesos colombianos.

Además, Bogotá se caracteriza por ser una de las ciudades de Latinoamérica con mejor infraestructura para el transporte en bicicleta y, últimamente, el servicio de Uber también funciona muy bien. Para moverse en la ciudad en transporte público pueden utilizar la aplicación MOOVIT.

Tours, excursiones y visitas en Bogotá

Si vas con poco tiempo y quieres planificar para evitar colas e ir directo a lo que interesa consulta alguna de las excursiones y visitas de Bogotá de Civitatis

Estaciones Transmilenio

Cuándo viajar a Bogotá con niños

Bogotá es una ciudad que tiene relativamente buen clima todo el año, porque no tiene una diferencia muy marcada en cuanto a las temperaturas. Claro que, igualmente, tiene meses más fríos y otros más cálidos, pero lo más marcado son las precipitaciones. Los meses más lluviosos son de marzo a mayo y de octubre a noviembre. Los meses más secos son los restantes y son los mejores para conocer la ciudad.

Dónde alojarse en Bogotá con niños

Los mejores barrios para alojarse en Bogotá son los del norte de la ciudad, porque son los más seguros y los que tienen una mayor oferta de restaurantes, bares y centros comerciales. Otro barrio muy elegido para alojarse es el de La Candelaria, que es el barrio histórico.

Puedes ver y comparar aquí entre una gran oferta de hoteles en Bogotá o bien Apartamentos en Bogotá. Por nuestra parte te destacamos como opciones recomendadas para alojarse en Bogotá con niños:

Cora 127 Plenitud

Es uno de los apart hotel ideales para familias. Con cocina, sala de estar, habitaciones familiares, jardín y zona de juegos infantiles. Se ubica en Usaquén, uno de los barrios más elegidos para alojarse y más lindos.

Hotel 109 Suites

Este moderno hotel también se ubica en el barrio de Usaquén. Si bien queda algo lejos del centro, tiene muy lindo ambiente, decoración moderna, muy buen desayuno y habitaciones familiares.

The Click Clack Hotel

Este hotel se ubica en Chapinero, otro de los barrios más elegidos para alojarse debido a su movida cultural y gastronómica. Cuenta con habitaciones familiares, desayuno y una de las mejores vistas desde la terraza con bar.

Vista de un sector de Usaquen.

Qué ver y hacer en Bogotá con niños

1. Sumergirse en la época colonial en el barrio La Candelaria

Un must destacado. La Candelaria es el barrio colonial por excelencia de la capital y el lugar ideal para conocer su historia. Con construcciones coloniales, casas coloridas y pasajes repletos de graffitis y restaurantes internacionales es el barrio donde se mezcla el pasado con la actualidad. Además, hay ferias artesanales y cada vez más centros culturales donde siempre es bueno mirar qué actividades hay para hacer en Bogotá con niños. Pueden consultar en este enlace o en este enlace.

Uno de los puntos más emblemáticos es la pequeña plazoleta empedrada de El Chorro de Quevedo, donde se afirma que se fundó la ciudad de Bogotá en 1538. Además, en la zona se pueden conocer algunas de las principales iglesias, como La Candelaria y Santa Clara y los principales monumentos históricos como la Catedral y el Capitolio. Estos últimos alrededor de la linda Plaza Bolívar.

2. Encontrar las esculturas escondidas en las alturas

Porque viajar es jugar. En el barrio de La Candelaria podemos jugar a encontrar las esculturas que el artistas Jorge Olave realizó en fibra de vidrio y resina y que se “esconden” en los techos de las casas del barrio más pintoresco de la ciudad. Solo es necesario mirar hacia arriba y dejarse sorprender, aunque en la actualidad muchas de ellas están algo deterioradas.

La exposición original se hizo en 1996 y se conoció como “Los héroes del día a día” porque eran esculturas de personajes que vivían, paseaban o trabajan en el barrio: el turista, el pescador, el negro, etcétera. ¿Quién verá más esculturas?

3. Unirse al tour del Tejo

¿Aceptan el reto?. El Tejo es para muchos el auténtico deporte nacional de Colombia, que ya lo practicaban varios pueblos que habitaba el altiplano colombiano antes de la llegada de los españoles a América. El juego consiste en lanzar el tejo (un disco metálico) hacia unos triángulos con pólvora. Hay muchos lugares donde se practica este deporte en la ciudad, pero para los que prefieren un partido con instructor y todo, pueden contratar el tour del tejo por Bogotá.

4. Descubrir tesoros precolombinos en el Museo del Oro

Una de las tantas leyendas dice que cuando llegaron los conquistadores españoles los indígenas que habitaban América pensaban que éstos se alimentaban de oro por su obsesión en poseerlo. Una visita a este museo cuanta y muestra muchas historias sobre este preciado metal y a buen seguro disparará la imaginación de los niños en Bogotá.

El Museo del Oro es uno de museos más reconocidos de la ciudad y de Latinoamérica. Tiene la colección de piezas de oro precolombino más importante del mundo. Además de piezas de otros metales que, en total, suman más de 60.000. La exposición del museo de extiende en cinco salas que se recorren de manera circular, como la cosmovisión indígena.

Se empieza con el trabajo de los metales, donde se explican las distintas técnicas de la minería; se continúa con la utilizaciones de los metales en la organización política y social de las comunidades indígenas precolombinas y se muestra sis creencias y costumbres; luego se explora la cosmología y el simbolismo de estas culturas (posiblemente una de las salas más interesantes del museo); después se pasa a la sala de las ofendas, donde el público conoce de cerca cómo eran las ceremonias de ofrendas de estos pueblos y, finalmente, se llega a la sala interactiva donde los visitantes tienen una relación más estrecha con lo que muestra el museo.

5. Comer y divertirse en Andrés Carne de Res

No solo el nombre es divertido, sino que cenar en uno de los restaurantes más famosos de la ciudad lo es, porque ahí no solo se come. El lugar cuenta con espectáculos de magia, baile y música. Hay menú especial para los niños y talleres de baile, carpintería, zancos, etcétera.
Si bien queda en las afueras de la ciudad, cientos de personas van todos los días a divertirse y pasar un lindo momento. Además, solo vale la pena llegar para ver la decoración de los distintos ambientes, todo realizado con material reciclado.

Bogotá con niños

El Andres Carne de Res, una visita obligada que nunca deja indiferente

No puede dejar de formar parte de una selección de lo mejor en Bogotá con niños. No dejen de consultar las actividades y demás eventos en la web de Andrés Carne de Res.

6. Deslumbrarse con la ciencia y la tecnología en Maloka

Como toda gran capital que se precie de tal, Bogotá cuenta con su museo de ciencia. Maloka es un hermoso e interesante museo interactivo para que los chicos (y los adultos) descubran cómo la ciencia y la tecnología están en la vida cotidiana. Además de la exposición permanente, hay actividades y talleres extra para toda la familia. Es un lugar ideal para pasar varias horas en Bogotá con niños deslumbrándose y probando distintos experimentos. Pueden ver tarifas y horarios en el sitio web de Maloka.

Bogotá con niños

“Maloka: su nombre desciende y proviene de la maloca indígena, lugar utilizado por diferentes tribus y construidas por el Chamán como sitio para adquirir la sabiduría del universo. Centro de toma de decisiones políticas y actividades religiosas. Lugar de descanso y recreación; sitio de encuentro y enriquecimiento integral de la comunidad”.

7. Mirar la ciudad desde arriba en Monserrate

Una de las actividades que más suele gustarle a los niños (desde los 0 a los 99 años) es subir en teleférico y mirar la ciudad desde arriba. Por eso, si andan por Bogotá no dejen de hacer este hermoso paseo. En el Cerro de Monserrate se ubica un santuario que todos los años es objetivo de peregrinaje para miles de personas.

Teleférico de Monserrate, Bogotá, Colombia © Carl & Ann Purcell/CORBIS

Además de disfrutar de las vistas de la ciudad, se puede conocer el santuario, visitar la feria artesanal y comer en alguno de los restaurantes del complejo. Para los que se animen, se puede subir al cerro a pie y se tarda aproximadamente una hora.

8. Cazar graffitis

Si bien todos conocen a Medellín como la ciudad de los graffitis en Colombia, Bogotá no se queda atrás y desde hace unos años se pueden hacer tours guiados por los graffitis de la ciudad. Entre los lugares destacados se encuentra la Avenida El Dorado y los callejones que rodean al Chorro de Quevedo. Una de las actividades que pueden hacer en Bogotá con niños es jugar a identificar los temas que se expresan en esos graffitis. Algunos muestran temas de denuncia social y otros cuestiones de la identidad de los pueblos indígenas colombianos.

9. Jugar en el Parque Jaime Duque…

El Parque Jaime Duque es un parque de diversiones temático para toda la familia donde se puede pasar el día jugando. Tiene cinco zonas: el jardín de los monumentos, el paseo de la cultura, la plaza de juegos, el puerto caribe y el bioparque Wakatá. Hay un tren elevado que permite un recorrido general del parque durante 3,5 kilómetros, kayaks para recorrer los lagos, juegos mecánicos y muchas atracciones más.

10. …y respirar en el Parque Metropolitano Simón Bolivar

Entre los espacios verdes de la ciudad de Bogotá se destaca el Parque Metropolitano Simón Bolivar que está compuesto por varios parques aunque todos lo conocen como si fuera uno solo. Es el pulmón verde la ciudad y el lugar elegido por locales y visitantes para descansar al aire libre y realizar actividades recreativas. Entre los parques que lo conforman se encuentra el “de los Novios” donde hay lagos que se pueden recorrer en barcos a pedal o kayak. También hay zonas disponibles para hacer asados, pistas de bicicross, motocross y un sendero para peatones.

Parque Metropolitano Simón Bolivar, pulmón verde de Bogotá

Otro parque destacable es el Salitre Mágico, donde hay un parque de diversiones con atracciones mecánicas, entre las que se destaca la rueda panorámica (como la de Londres) desde la que se aprecia la ciudad.

11. Llevarse un recuerdo del Parque de los Artesanos

En el mismo parque Simón Bolivar hay un predio de 37.000 metros cuadrados donde se realizan ferias y exposiciones de todo tipo y donde funciona un espacio con muchos puestos de artesanos de las diferentes regiones del país. Allí, podrán elegir una artesanía original para llevarse de recuerdo. También hay cafés, restaurantes y la posibilidad de participar de algún evento que justo se lleve a cabo cuando andan de paseo por ahí.

12. Hacer shopping en el Mercado de pulgas de Usaquén

Usaquén es un pequeño poblado en las afueras de la ciudad (fue un poblado muisca en la época prehispánica), que se convirtió en una de las zonas más ricas de Bogotá, donde se instalaron numerosos bares, restaurantes y centros comerciales.

Mercado de las Pulgas Usaquen. Foto de Acholombianos.wordpress.com

Todos los domingos, en la calle principal del barrio, se organiza en Mercado de pulgas de Usaquen. En este mercado no solo venden antigüedades (como en los tradicionales mercados de pulgas) sino que hay artesanías locales, objetos de diseñadores independientes y la posibilidad de degustar la comida local al paso en los puestos que se suman a la feria. Otro famoso mercado en Bogotá es el Mercado de las pulgas de San Alejo

13. Descubrir su Jardín Botánico

Muchas veces los jardines botánicos quedan de lado en las recorridas por las ciudades, pero si a los integrantes de la familia les gusta las ciencias naturales no dejen de conocer este hermoso espacio verde de Bogotá. Se puede observa una cascada, una colección de palmeras de cincuenta especies, la recreación de un bosque andino, un rosedal, un herbal (donde se exhiben más de cien especies de plantas medicinales), una colección de plantas exóticas y un robledal, entre otros espacios. Los fines de semana hay actividades para la familia y recorridos guiados.

14. Viajar al pasado en el Tren de la Sabana

Todos los sábados, domingos y feriados se puede recorrer en un tren clásico con antiguas locomotoras restauradas la sabana de Bogotá. Sale desde la Estación La Sabana, en la Calle 13, número 18-24, en Bogotá y llega a la Estación Zipaquirá (desde donde se pueden recorrer las Minas de Sal). Para ver más sobre el recorrido, los horarios y las tarifas pueden consultar en su web.

15. Más ideas cerca de Bogotá con niños 


Catedral de Sal de Zipaquirá

En la localidad de Zipaquirá, a 29 kilómetros al norte de Bogotá, se ubica una construcción que llamará la atención de grandes y chicos. En el interior de una mina de sal se construyó una Catedral de Sal con esculturas de sal y mármol. Si bien la catedral es el principal atractivo, a su alrededor se formó un parque temático relacionado con la sal y la minería en general. En el Parque de la Sal se puede visitar el Museo de la Salmuera, seguir la Ruta del Minero para vivir de cerca cómo es su trabajo y aprender de geología, asombrarse en el Espejo de Agua y sumarse a la Caminata de las Huellas de la Sal, para conocer las principales atracciones del poblado. En el parque hay espacios para comer y descansar. Pueden pasar varias horas allí. Para consultar precios y horarios consultar en este enlace.


Laguna de Guataviva

A unos 75 kilómetros de Bogotá se ubica la Laguna de Guataviva, que no solo vale la pena visitarla por su belleza, sino también por su leyenda. La laguna tiene unos 700 metros de diámetro y se ubica a 3100 metros sobre el nivel del mar. Se puede ir en auto o en transporte público.

Relacionado:

Visitas y excursiones en Bogotá

Turismo Bogotá

Destinos en América para familias en ruta

Buenos Aires con niños

 

¡Comparte con tus amigos y familiares!