¿Te vienes? Hoy nos escapamos con el Tren del Ciment a un precioso rincón del Prepirineo catalán, provincia de Barcelona. Un plan original para toda la familia (o con la escuela) perfecto para un día completo que combina patrimonio industrial, arte, naturaleza y turismo rural con la diversión de un tren con mucha historia. Esta fue nuestra experiencia y nos gustaría compartirla contigo junto a alguna que otra recomendación.

Tren del ciment familias

El Tren del Ciment es una una propuesta de turismo industrial única que recorre una antigua fábrica de cemento pionera en todo el Estado Español, un museo que incluye una visita por la fábrica y un paseo por una de las obras más desconocidas del genial arquitecto catalán Antoni Gaudí. Un tres en uno para pasar una intensa mañana que podemos completar idealmente con una visita a los preciosos pueblos montañeros de La Pobla de l’Illet o a Castellar de n’Hug así como a ls Fuentes del LLobregat (Fonts del LLobregat).


.
Para situarnos, el Tren del Ciment (o Ferrocarril Turístico del Alto Llobregat) es una antigua linea de ferrocarril que se puso en servicio en Julio d e 2005. Gestionado por Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya – FGC sigue parte de antiguo trazado de 3,5 kilómetros de recorrido paralelo al río LLobregat que dura en total algo más de 20 minutos.

La estación inicial está situada a las afueras de La Pobla de Lillet a pié de la carretera de Guardiola de Berguedà, pasando luego por el pueblo de La Pobla de Lillet.  A continuación para en los Jardines de Artigas y como punto final, ya en el término municipal de Castellar de n’Nug, el tren para en el Clot del Moro donde empezó a funcionar en el año 1904 la impresionante para la época fábrica de cementos Asland.

Junto a los restos visitables de la fábrica existe un museo que tras la breve proyección de una película rodada en la época explica el origen de la fábrica, su enorme impacto económico y social en la comarca así como la historia y manera actual de fabricar el cemento.

En la estación de salida existe una exposición con fotos y verdaderas locomotoras antiguas  y diversos vehículos de transporte que por desgracia estaba cerrada el día que fuimos.

Cuando llega el convoy es toda una delicia, algo así como un tren en miniatura pero tamaño gigante.La estación es vintage total y la locomotora resulta bella y entrañable. Todo tiene el sabor de principios del Siglo pasado, un mundo cuyo progreso industrial y social estuvo absolutamente marcado por el ferrocarril. No falta el Jefe de Estación y el revisor…una profesión en vías de extinción que tal vez tengáis que explicar a vuestros peques.

Los Jardines de Artigas

Silbato inicial, salimos!. Pasando por un túnel y un sinuoso recorrido entre bosques se pasa por el apeadero del pueblo de la Pobla del Lillet (donde tienen parada solo los trenes que bajan) para alcanzar la primera estación: los jardines de Artigas, obra de Antoni Gaudí.

Tren del Ciment familias

Y es que resulta que en 1905 Gaudí estuvo en La Pobla de Lillet para proyectar el chalet de Catllaràs, un cercano refugio de montaña hoy en restauración pensado para los ingenieros de las minas del carbón que se usaba en la fábrica de cemento Asland que eran propiedad de Eusebi Güell, un rico burgués industrial que fue el principal mecenas de Gaudí al que le encargó la Colonia Güellde Santa Coloma de Cervelló a un paso de Barcelona.

Gaudí se alojó en casa del industrial textil Joan Artigas i Alart, el cual tenía unas tierras en la llamada Fuente de la Magnesia, en el cauce del río LLobregat por donde pasaba la linea de tren. En agradecimiento por su hospitalidad Gaudí diseñó los Jardines de Artigas que son algo así como la versión en miniatura del Parc Güell de Barcelona.

Esta y otras curiosidades las podréis descubrir en los Jardines de Artigas leyendo las diferentes explicaciones en un paseo encantador entre esculturas, puentes, cuevas, una pérgola mirador y fuentes rodeadas de un bello paraje del río LLobregat todavía salvaje e inmaculado.

El Museo y la fábrica de cemento Asland

Otra vez de vuelta al tren, serpenteando y gozando de la vista sobre algunas de las cascadas que nutren el caudal del LLobregat llegamos a la estación final del Clot del Moro donde se encuentran los restos en buena parte intactos de la gran fábrica de cemento Asland.

Guau! Y vuestros peques y vosotros mismos os preguntaréis ¿Por qué vinieron tan lejos a construir esta enorme fábrica a un lugar tan inaccesible? ¿Cómo funcionaba la fábrica y cómo se hacía el cemento? ¿es muy diferente de cómo se hace hoy en día el cemento? ¿cómo era la vida de las personas que trabajaban y vivían aquí?

Tren del Ciment

Glups…que no cunda el pánico. Para ayudarnos a responder a todas estas preguntas está el Museo del Cemento en cuya entrada os espera un corto documental en el blanco y negro de la época así como el recorrido por una exposición con abundantes fotos y plafones informativos. Y como eso forma en gran medida parte de la magia del Tren del Ciment no os revelaré las respuestas aquí sino que tendréis que irlas a descubrir vosotros mismos…

Resultado de la ambición empresarial y emprendedora esta fábrica de cemento fue una de las más avanzadas de Europa puesto que fue ideada tomando como modelo las factorías que existían en ese momento en los Estados Unidos.

Tras la visita al museo nos ponemos el casco y ya podemos hacer un recorrido por los intestinos de la antigua fábrica. Pasillos llenos de maquinaria, grandes naves y un antiguo laboratorio. La factoría tiene un valor arquitectónico de estilo modernista caracterizado por el uso de bóvedas catalanas y estructuras de hierro forjado.

Nos parece estar en una película de ficción retro-futurista, como aterrizados en una realidad de otra época que de alguna manera no deja de formar parte de la nuestra.

Como siempre el progreso humano económico y social tiene sus contradicciones y plantea preguntas. Sobrecoge cerrar los ojos y es fácil dejarse llevar y viajar en el tiempo y pensar que fueron miles las personas de la comarca y emigradas las que trabajaron en unas condiciones de dureza que hoy consideraríamos inaceptables. Enfrentando duros inviernos y con tareas de gran dureza física, durante extenuantes turnos en unas condiciones de seguridad en el trabajo prácticamente nulas.

Pero cuantas historias dentro de las historia podemos imaginar de familias que podría ser la nuestra en otro tiempo y lugar no tan lejano pues la fábrica permaneció abierta hasta 1975.

Llega la hora de tomar el tren de vuelta pero, espera! porque además de disfrutar del camino de vuelta a nuestro plan todavía le quedan otras paradas…

La Pobla de Lillet y Castellar de n’Hug

Tras una intensa mañana por la ruta del Tren del Ciment y como colofón perfecto para que el plan del día sea completo nada como combinarlo con una comida y paseo por los pueblos de la Pobla de Lillet y/o Castellar de n’Hug.

La Pobla de Lillet ofrece unos cuantos atractivos turísticos. Vale la pena callejear por su trazado de calles sin circulación de coches y cruzar su el Puente Viejo, el más antiguo de los que cruzan el río Llobregat. En a parte vieja se encuentra el Monasterio románico de Santa María de Lillet (SXII). Un juego de lo más divertido es descubrir e ir numerando cada una de las doce de fuentes repartidas por todo el pueblo (y es que si alguna cosa no falta aquí es el agua). La cercana Sierra de Catllaràs es un espacio ideal para pasear. Una excursión perfecta es subir al Santuario de Falgars.

Tren del Ciment

La Pobla de Lillet

Castellar de n’Hug es otro auténtico pueblo catalán de montaña cercano al Tren del Ciment y al que merece la pena (y mucho) acercarse con niños. El núcleo urbano de Castellar de n’Hug se reúne en torno a la iglesia de Santa María, de origen románico.

Es un pueblo con gran tipismo, lo que ha hecho que surja una infraestructura turística que es una de las bases económicas de este pueblo de casas y calles empedradas… tan bonito y tan bien cuidado que parece sacado de de un pesebre. Para muchos Castellar de n’Hug se encuentra entre los pueblos medievales más bonitos de Catalunya y de toda España

Encaramado a una colina, está rodeado de montañas y se pueden observar preciosas vistas (y una puesta de sol) que quita el hipo la silueta esculpida de las montañas de la comarca del Berguedà. Desde el pueblo existe una popular excursión a las famosas Fuentes del Llobregat, un precioso y cuidado rincón a escasos 100 metros de donde nace el río que unos pocos kilómetros más abajo sigue el recorrido del Tren del Ciment.

Nuestra opinión sobre el Tren del Ciment

Como parte de una estancia más larga en la comarca del Berguedà o bien como escapada. Si buscas un plan familiar completo y original toma buena nota. El Tren del Ciment es perfecto para una jornada divertida que conjuga historia, arte y naturaleza a través del divertido hilo conductor de un tren de época restaurado. Es por ello que lo hemos incluido en nuestra selección de trenes turísticos de Europa perfectos para viajar con niños.

El Tren del Ciment y su ruta turística es todo un homenaje y un tributo a nuestro pasado industrial y a la memoria de las miles de personas que dedicaron tantos años de vida a esta epopeya humana. Asimismo es también una manera divertida de acercarse a nuestra Historia fuera del aula. Un plan que puede tener como perfecto complemento una buena comida y un paseo en un auténtico pueblo de montaña como es La Pobla de Lillet o Castellar de n’Hug.

Muy recomendable especialmente en verano intentar coger alguno de los primeros trenes de la mañana. Solo se necesitan ganas de pasarlo bien, móviles y cámaras cargadas para poder hacer unas cuantas fotos, ropa y equipación adecuada para un día de excursiones y paseos por la montaña.

Lo ideal es hacer coincidir vuestra visita con alguno de los días donde se celebran visitas teatralizadas que normalmente tienen lugar los fines de semana entre los meses de Abril a Noviembre.

¿Todo el mundo preparado?. Pues pasajeros al tren!

 

+ info Tren del Ciment

El Tren del Ciment

Museu del Ciment

 

NOTA: Agradecemos a Turisme FGC las facilidades brindadas para la confección de esta información.

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Comparte con tus amigos y familiares!