¿Niños viajeros?. Un recorrido por la memoria de nuestra propia infancia bien merece un parada en una serie de televisión que acompañó tantos momentos de sobremesas familiares. Sí, es Pippi Langstrumpf  más conocida como Pippi Calzaslargas o Pippi Longstockingen en algunos paises latinoamericanos.


La serie y su inolvidable banda sonora, protagonizada por la  actriz Inger Nilsson,  celebra este año 2011 su 66 aniversario y  fue emitida en todo el mundo con gran éxito desde finales de los años 60 y hasta bien entrados los ochentas. Aunque todavía se pueden encontrar ocasionales  reposiciones televisivas, hoy en día podemos compartir en cualquier momento las aventuras de Pippi  con nuestros peques a través de la red.

Personaje literario creado por la escritora sueca Astrid Lindgren Pippi posee un característico caballo a lunares llamado “Pequeño tío” (“Muchachito”) y un mono tití llamado “Señor Nilsson”. Es huérfana de madre, y su padre es un pirata que siempre está de viaje. Pippi vive en su casa llamada Villa Kunterbunt, acompañada únicamente de sus mascotas.

Su aspecto es inconfundible: cabello rojo, peinado en dos trenzas levantadas hacia arriba. Es una niña imaginativa y rebelde ante todo convencionalismo: suele cocinar crêpes sobre el suelo, caminar hacia atrás, o dormir con sus pies sobre la almohada; lleva un vestido cosido a retazos, unos zapatos que le vienen grandes y calza unas medias por encima de las rodillas, de donde le viene su nombre.

Pippi conoce y se hace amiga de dos hermanos: Tommy y Anika con los que compartirá aventuras. Frente a ellos, los adultos más serios y sujetos a las normas representados por la maestra y el policia que no acaban de fiarse de Pippi y a la que no le  quitan ojo.

Pippi Calzaslargas representa la infancia concebida como un viaje a través el descubrimiento. Magia, rebeldía, afirmación personal y aventuras compartidas. ¿Un desafío a la moral social dominante? ¿o es que acaso educar no es enseñar a respetar las normas?.  Pippi es una serie de calidad, podríamos decir que de culto. Carente de toda violencia gratuita  y pese a su veteranía, este personaje desafía a la actual era de corrección política y a un neo-consevadurismo que confunde el necesario apredizaje de unos límites con el autoritarismo más transnochado. Pero, de que se quejan sus detractores?, Pippi era capaz de hacer las tareas de casa en menos de un minuto.

Que sí, que ahora siendo padres y madres la cosa cambia, que a veces nuestros hij@s agotan nuestra santa paciencia. Pero, ¿hay algo más triste que un niñ@ repipi?. Que viva para siempre el espíritu libre de nuestra Pippi !

¡Comparte con tus amigos y familiares!