¿Qué tal una escapadita a los Ports en familia? Este rincón es uno de los secretos mejor guardados de Cataluña. Ubicado en el interior más meridional y desconocido de la provincia de Tarragona, el destino turístico de Els Ports comprende tanto las 35.000 ha de superficie del declarado Parque Natural de Els Ports en 2001 como las zonas de influencia de las tres comarcas de las que forma parte: Montsià, Baix Ebre y Terra Alta.

Los Ports, situada a caballo entre la cordillera Prelitoral catalana y el Sistema Ibérico, es una tierra históricamente fronteriza con con la comarca de La Matarranya de Teruel y del Maestrat y Tinença y Maestrat de Castellón con las cuales comparte un importante acervo lingüstico-cultural.

Un territorio históricamente olvidado con una economía autosuficiente de pequeñas explotaciones agro-ganaderas y producción de vinos y aceites. Destacan en els Ports poblaciones como Horta de Sant Joan, La Sénia o Tortosa.

El Parc Natural dels Ports, de fisionomía calcárea y abrupta, con sus acantilados, cuevas, fallas y gargantas de desnuda belleza, alberga ambientes mediterráneos de pinedas y encinares pero también bosques más propios de climas del norte con uno de los hayedos más al sur de Europa y varios árboles monumentales. El área también destaca por su fauna:  buitres, quebrantahuesos, águilas doradas, el gatos montés, nutrias y sobretodo sus famosas cabras hispánicas dan cuenta de su biodiversidad.

En cada uno de los valles que rodean el parque y forman la depresión del Ebro dominan los preciosos paisajes de viñedos, olivos y algarrobos. Las zona de los Ports sigue siendo un espacio mayoritariamente natural y salvaje donde  disfrutan las familias que saben y que buscan destinos rurales poco trillados y auténticos con precios asequibles, tranquilidad, multitud de rutas senderistas, una estupenda vía verde y algunas de las mejores piscinas naturales para bañarse de toda Cataluña.

Más allá, en el Delta que forma el rio Ebro, declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco, nos espera una de las zonas de cultivo de arroz y humedales más importantes del Sur de Europa junto con algunas de las últimas playas vírgenes del litoral mediterráneo bañadas por las aguas de su desembocadura.

Fruto de nuestra estancia de cinco intensos días del pasado verano me gustaría compartir 10 planes redondos para disfrutar en el Ports en familia, un destino apetecible prácticamente en cualquier época del año. Más abajo verás un práctico mapa con todos ellos situados. ¿Nos vamos a  disfrutar de los Ports en familia?

1. Elegir un buen campamento base

Uno de los aciertos de nuestra estancia fue la elección del alojamiento como campo base para salir a conocer el entorno de los Ports en familia.

Preciosos los bungalows Iglú del campings Els Ports

Interior de los bungalows

Muy accesible y unas vistas de las que quitan el aliento a las impresionantes Roques de Benet el Camping Els Ports se encuentra a 1 km de Arnés y 10 minutos en coche de Horta de Sant Joan, en el Parc Natural dels Ports ofreciendo una piscina exterior, unos preciosos y coquetos bungalows de madera con porche amueblado, baño privado y lavadora. La cocina y el comedor disponen de nevera y microondas.

El camping ofrece multitud de parcelas para tiendas y cámpers disponiendo de un bar- restaurante con una terraza panorámica donde no se come nada mal (os recomendamos los mejillones del Ebre a la marinera).  A destacar su parque infantil.

2. Pasear por un pueblo lleno de encanto

El casco viejo que atesora Sant Joan d’Horta, el pueblo más bonito de la Terra Alta con 1.400 habitantes, está como detenido en el tiempo. Si todavía no lo conoces es perfecto para visitar con niños (con los más peques se recomienda mochila porta-bebés).

Las calles peatonales de su casco antiguo son perfectas para pasear. Frescas en verano y acogedoras todo el año, se respira un ambiente de auténtico pueblo con soportales y macetas embelleciendo el paseo.

Ports en familia

Correteando por las calles de Sant Joan d’Horta

Que divertido el juego de pistas de Montsport, jugando a conocer Horta de Sant Joan

No dejéis de visitar la plaza central porchada donde se encuentra la iglesia y el precioso edificio del Ayuntamiento de aires renacentistas y su inscripción en la fachada del tiempo de Fernando VII. Para descubrir el pueblo jugando y pasar una mañana o tarde en familia de lo más divertido la agencia local Montsport ofrece un juego de pistas de brújula y mapa en mano además de una oferta adaptada para familias con bicicletas, barranquismo y tours guiados para degustar aceites o vinos de la zona.

En Sant Joan d’Horta, ocupando un edificio renacentista de tres plantas situado al final de las calles del Hospital y del Raval dels Àngels se encuentra un auténtico tesoro para los amantes del arte como es el Centre Picasso con obras de juventud del genial artista y fotos de la estancia que el artista hizo en este pueblo.

En la Oficina del Ecomuseu de Sant Joan d’Horta

Para orientarse bien os recomendamos el Ecomuseu dels Ports de Horta de Sant Joan donde proporcionan abundante información sobre la Terra Alta y el Parc Natural dels Ports

Que bien se come en el restaurante del Hotel Miralles

Y para comer rico y bueno en Horta de Sant Joan apuntad una referencia que alimenta. El Hotel Miralles ofrece en su amplio restaurante una amplia carta de cocina de temporada así como un menú diario (con opción infantil) conocido tanto por viajeros como por vecinos, ciclistas y trabajadores.

Nos quedó para la siguiente. En Horta de Sant Joan se encuentra Equnatura una granja escuela que ofrece un montón de rutas a caballo combinadas con cata de vinos o baños y un taller especial familia pra fortalecer la comunicación interactuando con caballos aprovechando vuestras capacidades sensitivas

3. Bañarse en el paraíso

A menudo asociamos el paraíso con las palmeras de una playa tropical pero os aseguro que hay otros y en pleno verano bañarse en un toll (poza en catalán) entre pinos, oliveras y el sonido de las chicharras es una experiencia que no se olvida.

Bañazo en el Tolls de les Olles

Aprovechando que además (paradojas de la vida) y a pesar del seco clima mediterráneo que sus las comarcas, la geología calcárea los Ports propicia que sea una de las zonas con más lugares para bañarse en dulces aguas cristalinas de toda Cataluña.

Sin ir más lejos en Horta de Sant Joan se encuentran los tolls de les Olles en el curso del riu Canaletes: el de la Palanca, el dels Xiquets, el Toll de Més Avall y la Cova de les Orenetes.

Otras pozas célebres de la zona son el Toll del Vidre, el Toll Blau y, algo más inaccesibles, los Gorgs del Canaletes. También muy especial es el Toll de la Fontcalda ideal para hacer de forma combinada junto a la Vía Verde.

A tener en cuenta que algunos veranos los tolls vienen algo escasos de agua. Seguid siempre las indicaciones de acceso y uso. Estas piscinas naturales son un paraíso situados en un parque natural, por lo que exigen no dejar ningún residuo y el máximo cuidado por nuestra parte.

4. Visitar el dulce museo de la Miel

La siguiente parada de nuestra ruta familiar por los Ports fue el Centro de Interpretación de la Miel de Arnes destacando que en primer lugar su presencia aquí no es casual pues en este pueblo existe una tradición popular apicultora centenaria, no en vano su nombre deriva de arna, la palabra catalana para designar colmena.

Un museo inagurado en 2006 y remodelado en 2018 cuya visita nos sorprendió muy gratamente al ser un centro bien cuidado, didáctico, con proyecciones e interactivo donde se muestra todo lo relacionado con el mundo de la miel y las abejas de manera dinámica y divertida. El centro incluye una tienda donde poder adquirir alguna muestra local de este apreciado néctar. Muy cerca Arnes elabora cerámica local y una coqueta galería de arte.

Arnes merece además un buen paseo pues conserva su carácter medieval, con restos de las fortificaciones y de un antiguo castillo así como dos edificios singulares: el palacete -que ocupa hoy el Ayuntamiento, considerado como uno de los primeros edificios del renacimiento catalán- y su iglesia barroca de Santa Magdalena.

A destacar en Arnes la cocina y el excelente trato del Casal Municipal d’Arnes un restaurante super auténtico y con una terraza panorámica. También vale la pena saber que en este pueblo se encuentra un alojamiento referente en el turismo rural familiar en Cataluña como es el Vilars Rurals Arnes.

Vilars Rurals

Hotel Vilars Rurals en Arnes con el pueblo al fondo

El Vilar Rural de Arnes es un hotel rural de cuidada arquitectura, estética y una estructura que imita a un pueblo. Cuenta con habitaciones familiares, piscina climatizada. Mini Granja y Mini Club y un montón de actividades infantiles. Puedes consultar como fue nuestra escapada al Vilars Rural de Arnes

5. Aprender en familia sobre la Guerra Civil

Tanto en la escuela como en el instituto estudiando la historia de España casualmente nunca llegábamos al SXX

Monumento a la Paz en el Poble Vell de Corbera d’Ebre

Poblle Vell de Corbera d’Ebre

Exposición sobre la Batalla del Ebro en la La Iglesia Sant Pere

No resulta fácil entender a qué responde tanta desmemoria sobre la Guerra Civil española  provocada por un golpe militar que dió paso a una dictadura militar y la consiguiente falta de libertades sufridas durante 40 años. ¿Cómo se lo explicamos a los niños? ¿Cómo acercarse en familia a esta dolorosa parte de nuestra Historia reciente de la manera más didáctica y entretenida?

Al respecto en Corbera d’Ebre encontraremos dos lugares únicos que pueden visitarse en una completa mañana o tarde. Por una parte en el Poble Vell, asociación y antiguo núcleo de la población que fue devastada por los bombardeos durante la decisiva y final Batalla del Ebro de 1938.

Un trabajo de recuperación y dignificación histórica fruto de la iniciativa vecinal digna de elogio. Vale la pena una visita guiada en la que se nos explican tanto las anécdotas de aquellos días como los efectos que tuvieron para la población durante décadas. La Iglesia Sant Pere (gran edificio barroco del segle XVIII, fue el único edificio que se salvó parcialmente y que alberga una interesante exposición que muestra fotografías y un conjunto de esculturas de diferentes autores (como Antoni Tàpies) que claman por la paz y la libertad.

Ports en familia

Instalación inmersiva en el Centre dÌnterpretació 115 dies, Corbera d’Ebre

Numerosas pantallas táctiles nos ayudan a entender el desarrollo de la Batalla del Ebre

Por la otra en el pueblo no os perdaís por nada 115 días, Centro de Interpretación (la duración de la Batalla del Ebro) que emociona, informa y nos acerca magnificamente de forma didáctica, con pantallas táctiles, material, diarios y vestimenta de la época, efectos sonoros y un corto documental sobre aquel tiempo convulso, heroico, trágico y maldito a la vez, el de una guerra entre hermanos, la peor de las desgracias que un país puede sufrir y que no ha de repetirse nunca jamás.

Si estás interesado en saber más sobre las huellas de la Guerra Civil por estas tierras en Terra Enllà ofrecen rutas especializadas. También muy recomendable la web sobre la Batalla del Ebro. Asimismo existe un libro-guía con las áreas de picnic y caminos para visitar los escenarios de la Batalla del Ebro.

6. Pedalear por su Via Verde

Uno de los mejores momentos de nuestra visita a la Terra Alta y els Ports fue nuestro recorrido en bici desde Horta de Sant Joan a la estación de Benifallet por la Vía Verde del Val de Zafán conocida así atendiendo a su origen aragonés desde más allá de Alcañiz o también Vía Verda de la Terra Alta cuando se refiere al tramo que va desde su entrada a Cataluña hasta el Ebro.

Las expectativas eran altas, pero es que lo pasamos mejor todavía. Apta para todas las edades y sin apenas dificultad. En Esgambi proporcionan las bicis adaptadas a cada uno y proporcionan las instrucciones básicas sobre el recorrido. A partir de ahí queda disfrutar, dejándose llevar. Todo el recorrido cuesta abajo a través de un paisaje precioso y sin vehículos a motor, si acaso otras bicicletas o algún ocasional excursionista a pie..

Esta Via Verde sigue la antigua vía férrea minera atravesando espacios naturales del Parque Natural de Els Ports, la Reserva de la Biosfera Terres de l’Ebre, la Reserva Natural Parcial de Ribera de l’Algars, así como la zona especial protegida para las aves Red Natura 2000 Ribera de l’Algars y Sistema prelitoral meridional. Casi nada, verdad?

A destacar el paso por el vagón-cafetería super molón del Tren de Bot así como por el Toll de la Foncalda (santuario y antiguo balneario) al que también se puede acceder desde la carretera que va a Gandesa. Al final de esta aventura pensado para hacerse sin prisas de unas dos horas de duración nos recogen en furgoneta y vuelta a la base de Horta de Sant Joan. En definitiva un plan más que recomendable para mover el cuerpo, respirar buen aire y compartir risas con nuestros hijos que buena falta hace. Un diez para Esgambi y su profesionalidad.

7.  Hacer senderismo

Muchas son las excursiones sencillas y asequibles que se pueden hacer en los Ports en familia. En nuestro caso pasamos una estupenda mañana completando una de las imperdibles y más clásicas de la zona como es la de los Estrets siguiendo el cauce del río.

Els Estrets, ana excursión clásica familiar en el Ports

Sus aguas cristalinas y de caudal irregular, derraman al río Algars, afluente del Matarranya y entran a formar parte de la red de afluentes del Ebro. Los Estrets es uno de los lugares más visitados de los Puertos donde el río abre al bonito desfiladero de roca conglomerada con riscos a derecha e izquierda.

Las posibilidades y los niveles de dificultad son muchos. A las famílias más intrépidas os interesará saber que en el Parc Naturals dels Ports desde hace unos años existe una ruta senderista cada vez más popular llamada Estels del Sud. Para ampliar la información puedes consultar senderimo por els Ports.

8. Descubrir los inesperados tesoros de la Senia

Tierra indómita y fronteriza. En el extremo sur dels Ports nos espera otra de esas joyas escondidas en La Senia, una población popularmente muy conocida por sus muebles situada en la comarca catalana del Montsià que sirve de puerta de entrada de la comarca castellonense de la Tinença.

Bañazo en el Toll dels Arenals

Allí pasamos una tarde inolvidable. Porque la pasión es siempre contagiosa. Valorizando y abriendo a las familias el rico patrimonio natural del bosque de ribera en el recuperado camino fluvial del río Senia con la empresa ambientalista Arabogues que junto con la oficina de turismo local organiza frecuentes salidas guiadas para conocer la rica fauna de la zona.

También con ellos se pueden hacer salidas naturalistas guiadas y como excursiones a la Font de Sant Pere o a la Font del Teix o a maravillas del interior de las montañas de los Ports como por ejemplo al hayedo del Retaule, el más meridional de Europa. Si la calor aprieta y apetece un baño en La Sènia por el Toll dels Arenals y sus aguas cristalinas.

Además de la insospechada riqueza de su patrimonio natural esta población nos propone un vuelo por la historia de la aviación española a través del Centro de Aviación Histórica de la Sénia construidos durante la Guerra Civil en 1937 por el Gobierno de la II República para defenderse del golpe militar rebelde

camp aviacio la senia

Recreación histórica en el Centro de Aviación Histórica de la Sénia

En Abril de 1938 tras su ocupación por las tropas franquistas el aeródromo pasó a manos de la Legión Cóndor nazi. Cada año, la tercera semana de Septiembre, se celebra la Diada Commemorativa del Camp d’Aviació de la Sénia con recreaciones históricas y exhibiciones de vuelo. Descubre más en la web de turismo de La Sènia.

9. Abrazar los olivos milenarios de Ulldecona

Un patrimonio de valor incalculable que hay que proteger y que goza afortunadamente cada vez de más protección. Te imaginas poder abrazar a un árbol que pudo haber abrazado también algún niño en la Alta Edad Media? El prodigio de la Naturaleza siempre nos sorprende, solo hay que saber apreciarlo.

Si hablamos de la cultura mediterránea el aceite de oliva es uno de los elementos fundamentales para comprenderla. Los olivos milenarios de Ulldecona constituyen un auténtico libro de historia vivo y forman un paisaje cultural milenario.

Fueron los comerciantes griegos y fenicios los que trajeron los olivos desde el Mediterráneo Oriental (Líbano) y los romanos quienes aportaron grandes novedades a su cultivo y más tarde los hispano-musulmanes con nuevas técnicas y sus sistemas innovadores sistema de regadío como la noria.

Pues bien en Ulldecona (finca de La Farga del Arión) se haya la mayor concentración conocida de Olivos Milenarios de todo el mundo con unos 400 ejemplares inventariados, uno de ellos con 1.702 años de antigüedad, el más antiguo viviente documentado del mundo, y dos de ellos declarados Árboles Monumentales.

En esta localidad de los Ports puede visitarse el Museo Natural de los Olivos Milenarios del Arión, que permite observar a 34 ejemplares de olivos y probar el fruto de estas prodigiosas esculturas vivientes con sus grandes cepas y formas retorcidas, cicatrices que el paso del tiempo deja en la corteza.

Se puede concertar una visita guiada a través de este enlace de Turismo Ulldecona.

10. Navegar por el Río Ebro al estilo Lo Sirgador

Aunque muchos lo desconocíamos Tortosa ciudad fue una de las más importantes y esplendorosas de Cataluña desde la Antigüedad y toda la Edad Media tal y como da cuenta cada mes de Julio en la Fiesta del Renacimiento.

Su estratégica situación cercana a la desembocadura del Ebro la convirtió en un enclave privilegiado ya desde tiempos de Roma y hasta la aparición del ferrocarril. Durante ese largo periodo histórico la vía de comunicación y transporte más rápida en Europa era la navegación marítima…y fluvial.

Antiguamente, mucho antes que una mala planificación de presas impidiera su paso, el Río Ebro estaba lleno de embarcaciones como Lo Sirgador una embarcación réplica de los antiguos llaguts catalanes que surcaban el río transportando mercancías durante siglos.

Una delicia a ritmo pausado para toda la familia y un viaje en el tiempo durante el cual se explica con tanto sentido del rigor como del humor la historia de la navegación por el río Ebro antiguamente navegable desde La Rioja hasta su desembocadura en el Mar Mediterráneo así como un sinfín de datos y anécdotas curiosas sobre la Tortosa monumental y portuaria pero también de la vida cotidiana.

Durante el paseo se disfruta de un vermú mientras se contempla la fachada fluvial histórica de la ciudad, su famosa Catedral, el castillo, el Palau Episcopal o del bosque de ribera que rodea una isla deshabitada de Xiquina. Muy recomendable el horario de tarde pues os permitirá contemplar la puesta del sol sobre el Ebro. Larga vida a Lo Sirgador!

MAPA DE PLANES – LOS PORTS EN FAMILIA

+ info:

Els Ports en família

Más planes en Tarragona con niños

Más planes en Cataluña con niños

 

 

¡Comparte con tus amigos y familiares!