Si estás pensando en viajar a Edimburgo con niños vas por buen camino. Nosotros estuvimos durante tres intensos días en un mano a mano viajero padre-hija dentro de un viaje de dos semanas por Escocia. Veníamos preparados para conocer una ciudad bonita, pero las expectativas se quedaron cortas.

Edimburgo (Edinburgh) es una de las capitales de Europa con el casco histórico más bello y mejor conservado de toda Europa. Tal cual. Con una personalidad única la orgullosa capital de Escocia es perfecta para entender la historia británico-escocesa y por extensión europea desde la edad media y sus duras condiciones de vida hasta nuestros días.

44-DSC_1546

La ciudad vieja parece por momentos sacada de un cuento y de hecho en ella siguen vivas numerosas historias y leyendas. Atesora un magnífico castillo, pasadizos, calles escalonadas, sótanos, conductos y…cementerios. No es extraño que Harry Potter fuera inspirada en buena medida por sus calles.

Ciudad natal de insignes escritores e intelectuales, cuna del calvinismo, la ciencia, el capitalismo y la Revolución Industrial. Edimburgo es hoy además de un moderno centro financiero una ciudad con solera que se muestra celosa de su tradición escocesa siendo a todas luces una de las escapadas city breaks imprescindibles para todo paladar viajero, por supuesto también con niños.

La ciudad sobre todo en su parte vieja ofrece numerosos desniveles y calles adoquinadas así que es interesante venir con una mochila portabebés para combinarla con el cochecito.

Edimburgo con niños tiene mucho y bueno que ofrecer. No sufrirás los agobios de otras metrópolis si bien ten en cuenta que las atracciones más visitadas (las imperdibles de Edimburgo pero también el Castillo de Stirling) pueden llegar a masificarse especialmente en agosto impidiendo una visita de calidad. Siempre es de lo más recomendable empezar la visita a estos lugares lo más temprano posible.

Edimburgo es una ciudad amable y de dimensiones humanas. Los servicios en todo el país funcionan y son puntuales. Los escoceses muestran en general un carácter afable, educado y hospitalario. Nos sentimos acogidos en todo momento. Edimburgo no te lo bebes en un día así que relax. Merece la pena degustarlo con calma y callejear saboreando una ciudad que es una absoluta delicia.

Nosotros deseando repetir, la verdad. A continuación encontrarás una información que ojalá te resulte inspiradora a la vez que práctica. Al final encontrarás un práctico mapa con todos los puntos localizados. No te olvides de un buen chubasquero y calzado cómodo para toda la familia porque nos vamos a Edimburgo con niños!

Cómo llegar y moverse en Edimburgo con niños

CUESTIONES PRÁCTICAS BREXIT

Hasta el 1 de octubre de 2021 los viajeros españoles pueden entrar al Reino Unido tan solo con su DNI, a partir de entonces se necesitará el pasaporte en regla, con al menos 6 meses de vigencia. No se necesita VISA siempre que nuestra estancia por motivo de turismo no sea superior a 90 días en un periodo de 180 días.

Atención al roaming en nuestros móviles porque ya no es automático. Si nuestra compañía no nos lo asegura es recomendable desactivar los datos móviles antes de aterrizar y comprar una tarjeta SIM de una compañía local a la llegada.

La tarjeta sanitaria europea tiene todavía validez en el el Reino Unido si bien especialmente en este destino recomendamos un buen seguro de viajes para familias.

.

VOLAR Y MOVERSE POR EDIMBURGO

Edimburgo es el destino más visitado de Escocia. Puedes consultar y comparar aquí los vuelos a Edimburgo.

Una manera fácil de ir desde el aeropuerto a la ciudad es con el autobús Airlink de la compañía Lothian (Bus nº100) que ofrece el servicio durante las 24 horas todos los días de la semana con frecuencias de 10-15 minutos llegando al centro de la ciudad en unos 30-40 minutos. Hace paradas en el Zoológico de Edimburgo, la estación de tren Haymarket y Princes Street, antes de llegar finalmente a Waverley Bridge muy cerca de Waverley Railway Station. El precio del billete ida/vuelta es de 7,5 £.  Niños menores de 5 años viajan gratis.

Para mayor comodidad y no mucho mayor precio si sois cuatro o más también podéis reservar tu traslado en taxi desde el aeropuerto de Edimburgo

Si bien la mayoría de planes están situados en un radio relativamente pequeño del centro de Edimburgo es probable que necesites moverte en transporte público. El autobús el medio de transporte urbano por excelencia. Eso sí, una de las cosas que debes tener presente antes de subirte a un autobús en Edimburgo es que los chóferes no dan cambio así que para evitar una situación incómoda (como nos pasó a nosotros) e intenta llevar el dinero justo.

Además del billete sencillo y de ida y vuelta si los vas a usar con cierta frecuencia consulta los diferentes tipos de billetes de transporte público disponibles en Edimburgo:

21-DSC_1360

Si quieres sacarle el máximo partido a tu tiempo y evitar colas innecesarias puedes consultar las excursiones, comprar entradas y apuntarte a visitas guiadas por Edimburgo y otras partes de Escocia en este enlace.

Dónde alojarse en Edimburgo con niños

Ejem, Edimburgo no es una ciudad con el alojamiento precisamente barato. Además cuesta encontrar si te descuidas. Por eso es muy recomendable reservar con bastante antelación cuando hay más oferta disponible. La temporada alta de Edimburgo con mucha diferencia es Agosto cuando tiene lugar con su célebre Festival de Teatro.

Una buena opción para alojarse en familia en Edimburgo es un apartamento donde tendréis más espacio para estar a vuestras anchas, podéis cocinar si lo necesitáis y moveros con mayor libertad en general. Puedes consultar apartamentos en Edimburgo. Asimismo puedes ver y comparar opciones de hoteles en en Edimburgo.

.

The Knight Residence Edinburgh by Mansley

The Knight Residence Edinburgh by Mansley Serviced son unos espaciosos apartamentos desde estudios a tres habitaciones y una buena localización en el centro de la Old City. Todos con cocina y todas las comodidades. Ofrecen sillitas de paseo y servicio de babysitting.

Stay Edinburgh City Apartments

Edimburgo con niños

Stay Edinburgh City es un apartahotel cinco estrellas. Súper céntricos, muy cerca de la Royal Mile. Están situados en un precioso edificio del XVIII. Limpios, espaciosos y confortables. Los menores de 12 años se alojan gratis si utilizan las camas existentes y todos los menores de 2 años se alojan gratis si duermen en la cuna.

Hotel Ceilidh-Donia bed and breakfast

Ceilidh-Donia es un hotel bed and breakfast con excelentes críticas de 17 habitaciones decoradas estilo tradicional situadas en una calle tranquila con parada de bus en la puerta. Una estupenda relación precio-calidad que dispone de terraza, jardín y desayuno incluido con habitaciones espaciosas así como bar y zona común para viajeros.

Qué ver y hacer en Edimburgo con niños

1. Dejarse conquistar por el Castillo de Edimburgo

Ha servido como fortaleza militar, palacio real, cuartel y prisión según las historias de una historia que se remonta nada menos que al siglo VI. El Edimburg Castle es hoy sobre todo la atracción estrella de la ciudad visitada por turistas venidos de todos confines del planeta. El Castillo se asienta sobre el Castle Rock un volcán extinto, emplazamiento estratégico que domina toda la ciudad y territorio circundante hasta la costa.

29-DSC_1426

Nosotros estuvimos dos horas sin parar, solo nos perdimos los museos militares que alberga. Para nuestra suerte no tuvimos que hacer ninguna cola para visitar las joyas de la Corona Escocesa y la estupenda exposición que recrea algunos de las escenas clave de la historia escocesa a través de maniquís y preciosos paneles. A remarcar las mazmorras cuyo ambiente está perfectamente recreado (menos afortunadamente el olor insoportable).

Recomiendo encarecidamente comprar las entradas por anticipado para evitar colas innecesarias, se puede hacer a través de este enlace.

35-DSC_1478

31-DSC_1442

En la actualidad el Castillo se encuentra custodiado por una guardia militar escocesa vestida con sus trajes tradicionales que sigue celebrando sus coreográficos relevos para regocijo de centenares de aparatos fotográficos (y no íbamos a ser una excepción). Visita imprescindible.

2. Recorrer la Old Town y la Royal Mile

Una de las calles más célebres de todo el Reino Unido y el corazón comercial e histórico de la ciudad es la Royal Mile con su apuesta arquitectura, sus tiendas de recuerdos scotish por doquier, monumentos, la Catedral de St Giles y no faltan esos gaiteros que quitan el sentío  y dan una nota de color con sus vestidos tradicionales. Sí, tan solo pasear por la celebérrima Royal Mile es todo un regalo. A un lado y el otro, la Old Town.

Nos enrolamos en este tour en castellano de tres horas por el Old Town y unas tres horas de duración. En nuestro caso fue Patricia la encargada de ir desgranando con maestría un montón de suculentas explicaciones y anécdotas acerca del rico pasado de Edimburgo y las personas que la han poblado a los largo de su rica historia.

37-DSC_148574-IMG_0239

A través de esta ruta pudimos rememorar una ciudad a menudo brutal, llena de pillos y ladrones de cadáveres donde convivían reyes y ricos mercaderes junto con una población hacinada en un pozo de miseria y suciedad. Todo eso en un contexto histórico de fundamentalismo religioso donde tuvieron lugar algunos de los episodios más espantosos de caza de brujas de todo el continente.

33-DSC_1467

Con el paso de la historia Edimburgo fue en el SXVIII la cuna de la Ilustración escocesa, por sus calles pasearon intelectuales, reformistas religiosos y científicos de la talla de Adam Smith, Hume Jhon Knox, Sir Walter Scott o Robert Louis Stevenson. Además de una parada en la plaza Grassmarket donde habían tenido lugar tantas ejecuciones públicas (pelos de punta) la ruta incluye una visita al célebre (y antaño, escalofriante) cementerio de Greyfriars así como a la tumba y cercana estatua de Bobby en memoria del perro más querido y celebre de toda Escocia a la cual dicen que no es necesario tocar la punta de la nariz para que te de suerte, aunque nosotros por si acaso…

73-IMG_0229

Si bien al principio pensé que mi hija podría agobiarse ante tanta proliferación de datos y anécdotas históricas aluciné viéndola acompañando al grupo en todo momento, atenta y escuchando todas las explicaciones….¿Quién ha dicho que la Historia es aburrida?. Al menos no lo es cuando viajas a Edimburgo con niños.

40-DSC_1502

41-DSC_1508

Simplemente hemos hecho un esbozo de la Old Town y ni siquiera os hemos hablado de la New Town…Edimburgo da para mucho, la buena noticia es que si vuestra escapada es de un par de días, os quedarán todavía unos cuantos motivos para volver. Si queréis saber más sobre cosas molonas que hacer con niños en Edimburgo y sus alrededores no os perdáis esta entrada.

Tour especial por Edimburgo con niños

Edimburgo en familia

El Clan Pascual Tour está especialmente pensado y diseñado para conocer Edimburgo en familia en grupos pequeños, lengua española y con dos horas y media de duración. Incluye una guía de actividades con juegos y preguntas para aprender y divertirse a través de la historia del simpático perrito Bobby con el que sus participantes se adentran en el mágico universo de Harry Potter sin que falte un recorrido por las calles y plazas más pintorescas y misteriosas y los lugares más emblemáticos de la bella Edimburgo. Más info en este enlace.

3. Jugar y hacer un picnic en el Princes Gardens

Pensando en los que vais a Edimburgo con niños más pequeños comentar que en la parte vieja de la ciudad no hay ni un triste parque. Un parque con atracciones y zona de juegos muy remarcable es el Princes Street Park Playground.

Un lugar ideal para jugar y si el tiempo lo permite hacer un picnic. Céntrico y encantador. Desde este lugar de tranquilidad se contemplan unas vistas excepcionales del CastilloEl gaitero tradicional, los bancos de madera que rinden homenaje a queridos difuntos, un tío vivo vintage y claro un buen playground para jugar a gusto mientras los mayores nos relajamos. Oh yeah!

La segunda zona verde remarcable de Edimburgo para tomarnos un break y que los niños puedan corretear es el Calton Hill, la colina dónde se hayan numerosos monumentos, entre ellos el Monumento Nacional de Escocia, basado en el Partenón de Atenas. Calton Hill es el lugar ideal para ver la puesta de sol y un buen punto para aquellos a los que os gusta hacer buenas fotos panorámicas de la ciudad.

4. Seguirle la pista a Harry Potter

La autora de Harry Potttter J. K Rowling estuvo residiendo en Edimburgo algún tiempo cuando trabajaba como profesora de inglés. Los lugares que inspiraron al personaje forman ya parte de la ruta habitual de Edimburgo.

The Elefant Bar fue la cafetería lugar donde escribió numerosos pasajes de sus primeros libros. Por su parte en la visita al cementerio de Greyfriars se puede observar el  nombres de personas enterrados que prestaron su nombre o apellido a sus homónimos en la obra de ficción. La hoy prestigiosa escuela George Heriot’s School que hay junto al cementerio inspiró a Rowling para crear la inolvidable Hogwarts. Es este enlace encontrarás más información y si quieres poner a prueba tu inglés este es el Potter Trail

DSC_1544

La huella de Harry Potter en Escocia no se limita a Edimburgo. En Escocia hay atracciones que cualquier mitómano de la saga debería conocer como son el Castillo de Alnwick que sirvió de localización para las dos primeras películas y el Jacobite Train (llamado el tren de Harrry Potter) el preciso expreso que inmortalizó la película y que recorre la costa Este del país desde Fort William a Mallaig. Puedes seguirle la pista a través de este completo Tour Harry Potter por Escocia

5. Iluminarse en la Camara Obscura

Edimburgo con niños

DSC_0199

El precio pica un poco, pero resulta absolutamente recomendable especialmente para niños a partir de una cierta edad (5/6 años). La visita a la Camara Obscura empieza en el piso superior con una sesión en la cámara oscura y una de las mejores vistas aéreas de Edimburgo para después ir recorriendo los restantes 4 pisos inferiores. Se trata de la atracción turística más antigua de Edimburgo, un museo altamente interactivo y sorprendente donde nada es lo que parece.

Todo un desafío a nuestra forma habitual de percibir a realidad de los que hacen pensar y donde las risas están aseguradas. Os recomendamos empezar la visita frescos y bien temprano para evitar demasiado gentío. No os perdáis la tienda, fuera de lo común.

6. Visitar el National Museum of Scotland y más…

En Edimburgo con niños encontraréis más de 40 museos para todos lo gustos y bolsillos pues los de titularidad pública son de entrada gratuita. Perfectos para cualquier momento resultan providenciales si el tiempo se pone feo.

42-DSC_1526

El Museum of Scotland sea tal vez la joya de la corona y uno de los planes obligados en Edimburgo con niños. El museo es en realidad la suma de dos: el antiguo Museum of Scotland que cuenta la historia del país comenzando con su geología e historia natural y un recorrido desde sus primeros pobladores a la actualidad  y el adyacente Royal Museum más interactivo y que disfrutarán más lo peques con una exhibición de ciencia, tecnología, historia natural y culturas del mundo.

Es muy visual. Numerosas de las galerías y actividades de este museo están pensadas especialmente para los niños con música y cuenta-cuentos. Cuenta con cambiadores de bebés en los baños de casi todas las plantas y a las galerías puede accederse a través de ascensores y rampas. No os perdáis su café y las vistas de Edimburgo desde la terraza de la planta superior. Puedes planear aquí vuestra visita en familia al National Museum of Scotland

¿Sabías que existe la libra escocesa y que es de curso legal? El Museum on the Mound (Museo del Montículo) también es gratuito y figura entre los más originales y curioso de Edimburgo mostrando historia del Banco de Escocia desde sus principios hasta la modernidad. Se sitúa en la sede del actual Banco de Escocia, quizás el edificio más peculiar de Edimburgo tras el castillo. Una vitrina con nada menos que un millón de libras en efectivo (invalidadas, nunca se sabe) o el primer billete escocés que fue emitido por este banco son algunas muestras de los que encontraremos en este museo con entrada gratuita.

Pound

Otra nueva e interesante posibilidad en Edimburgo con niños que nos recomendaron a la vuelta es el Our Dynamic Earth un original edificio en forma de armadillo situado muy cerca del Parlamento escocés que alberga un interesante espacio dedicado a la ciencia y nos propone un viaje imaginario a través del tiempo varios millones de años incluyendo el nacimiento de las estrellas desde una nave espacial pasando por la selva tropical así como volar sobre un glaciar o asomarse la erupción volcánica.

También nos quedaos con las ganas de ver el Gladstone’s Land una vivienda museo que muestra como era la vida en una casa de ricos comerciantes antes de que el hacinamiento empujara a los ricos hacia la parte nueva (New Town). Como veremos luego si vais a Glasgow también existen estupendas opciones de museos.

7. Convertirse en granjeros por un día

Situada en el sudoeste de la ciudad de Edimburgo la George City Farm es todo un clásico para las familias locales desde 1982. Esta pequeña y coqueta granja urbana es un estupendo punto para que tus hijos aprendan de forma entretenida cómo funciona una granja de verdad y cómo viven en ella sus cuadrúpedos inquilinos: vacas, ovejas, conejos, patos, cerdos o cabras a los que se puede tocar.

Edimburgo con niños

En la granja también hay un pequeño parque de juegos. La entrada es gratis, solo se pide un donativo. La visita toma entre una y dos horas.

8. Rodearse de verde en el Royal Botanical Garden

Te costará creer que no habéis salido de la ciudad. Se trata de un espacio natural al aire libre único en la ciudad que nos muestra la botánica propia de Escocia. En nuestro viaje a Edimburgo con niños visitamos el Royal Botanical Garden de Edimburg perteneciente a la prestigiosa Royal Botanic Gardens pioneros y referentes a nivel mundial de la botánica. Nada menos que 28 hectáreas para poder respirar aire puro y esparcirse entre pinos, cerezos, robles, setos, arces y hayas centenarias.

Además de flora escocesa el Jardín Botánico alberga la más grande muestra viva de plantas de la China fuera de ese país asiático. La mejor época para visitarlo es en primavera pero la visita es recomendable en cualquier época del año.

Los peques se sentirán particularmente atraídos por el Jardín de la Reina o en el  célebre Rock Garden o Jardín de las Rocas, que llama la atención con sus escaleras, puentes, cascadas y plantas de todo tipo. También se encuentran lugares como el “Palm House” (una preciosidad de invernadero) o un pequeño rincón en el que hacer sonar un arpa…acariciada por el viento. Otro buen plan de exterior perfecto desde el que disfrutar de unas estupendas vistas de la ciudad. Al Jardín Botánico de Edimburgo se llega con las líneas de bus 8, 23 y 27. La visita es gratuita.

9. Hacer un viaje por la infancia

Este pequeño museo merece una mención aparte. En plena y céntrica Royal Mile se haya este Museo de la Infancia que rinde homenaje a la niñez desde el año1955. Patrick Murray su impulsor fue un regidor del Ayuntamiento de Edimburgo que nos propone recordar al niño que siempre seremos a través de un recorrido por la niñez de otros tiempos, sus juegos y tradiciones.

Un viaje en el tiempo para acercarse a la niñez de tiempos pasados y conocer los juegos y tradiciones de diferentes épocas. Un museo encantador con multitud de objetos infantiles y juguetes algunos de los cuales pueden tocarse. Entre Octubre de 2017 y Marzo de 2018 este museo va a ser reformado para acoger nuevas exposiciones. 

10. La historia viva: Real Mary King’s Close

Si estás pensando en un buen extra además del Castillo de Edimburgo y de la Cámara Obscura puede ser este. Este es el tour perfecto para aprender sobre la historia medieval en Edimburgo porque es educativo además de entretenido.

Esta estupenda visita teatrealizada nos lleva a 1645 en el callejón de Mary King’s Close Black Death, un año en donde la peste asolaba fuerte y acabó con la tercera parte de la población de la ciudad. Se trata de una actividad recomendada para niños mayores de 5 años que no sean muy asustadizos. La mayor parte el tour recorre zonas subterráneas.

Si no entendéis el inglés, tienen audio-guías en español (incluidas en el precio de la entrada). Intenta llegar al menos 5 minutos antes de la representación. Para evitar colas de entre una y dos horas vale la pena comprar tus tickets por avanzado en Real Mark Kings Close

11. Zamparse un british breakfast (si podéis)

Hablando del rey de Edimburgo…con el inefable british breakfast hemos tomado. Hay variantes pero raramente faltan las tostadas, salchichas (las típicas escocesas son las haggis, una especie de morcilla)huevo fritos, beicon y, como no, las inefables baked beans…acompañados de un té. No sé si hay algún nutricionista que lo recomiende pero desde luego si eres capaz de comértelo no te va a faltar energía para quemar. Como curiosidad comentar que en muchos lugares empiezan a ofrecer versiones vegetarianas del desayuno, sin la mitad de glamour pero mucha menos grasa!

60-DSC_1674

El que durante casi tres siglos fue uno de los imperios más grande de la historia sigue sin estar dispuesto a renunciar a ver el mundo a su manera. Puede ser un poco engorroso para los de fuera, pero tiene su encanto. Además, fríamente…¿quien es el raro?

12. Viajar en un autobús de dos plantas

DSC_0265

Será porque es una cosa de niños…de todas las edades pero nos hacía mucha ilusión a montarnos en un  doble decker, autobuses urbanos de dos plantas que nos siguen llamando tanto la atención y desde los que se observa una perspectiva única. Una estupenda manera de recorrer Glasgow o Edimburgo. Además de encontrar un montón de opciones turísticas (Hop on Hop off  City Sightseeing entre otras) está la opción mucho más económica de hacerlo en un bus de línea ordinario. En nuestro caso nos recomendaron cualquier línea con dirección a Ocean Terminal

13. Dejarse caer en la tentación cake

No puede fallar en Escocia con niños. No vamos a descubrir ningún secreto si decimos que la gastronomía británica no es ningún portento. Tal vez para compensar los lugareños de estas tierras sienten una verdadera devoción por los cakes (chocolate, carrot, apple crumble…), muffins, scones o cookies acompañados de una generosa taza de té.

19-DSC_1344

DSC_0258

Dulce tradición que pone de acuerdo a todos los británicos ricos o pobres, seguirores del Celtic de Glasgow o de los Glasgow Rangers, de izquierdas o derechas…además de a no pocos turistas. En Edimburgo os recomendamos cualquiera de los Valerie Café.

14. Irse de pubs con tus hijos

Que nadie se escandalice. En algunos pubs la entrada de menores está prohibida sin embargo en otros las familias con niños son bienvenidas hasta las 21:30. De hecho en muchos pubs disponen de menús infantiles y un buen surtido de refrescos y zumos.

57-DSC_1655

El pub cumple un muchos papeles en los pueblos y ciudades británicos, uno de ellos ser algo así como el segundo salón de casa especialmente indicado para aquellos días en que llueve o oscurece muy temprano. Visitar un pub es una forma perfecta de tomar contacto con la cotidianidad del país…y de paso, si apetece, tomarse una buena cerveza (ales o lagers, tienen una increible variedad y calidad de propuestas).

15. Salir a descubrir el resto de Escocia con niños desde Edimburgo

Si tienes la suerte de poder hacer algo más de una escapada Edimburgo es un estupendo lugar para ello. Las carreteras son buenas y las distancias no son largas. Algunas de las visitas más interesantes por este se pueden hacer en el mismo día. Otras pueden llevarte un mínimo de 2/3 días. Algunas de las imperdibles son:

El Castillo de Stirling: la joya de la corona

52-DSC_1629

Escocia es tierra de castillos, nada menos que 3.000 de los cuales quedan 100 visitables. Junto al Edimburgo el Castillo de Sitling situado a unos 40 kms de es el segundo más visitado, una atracción que que no hay que perderse perfecto para una escapada de un día desde Edimburgo.

48-DSC_1589

Con una espectacular situación, encaramado a un risco rodeado por tres de sus lados por acantilados cortados a pico, el  Castillo de Stirling es una muestra cumbre de la arquitectura renacentista escocesa y más que un testigo casi un protagonista de excepción de la historia de Escocia en su papel de fortaleza militar estratégica y residencia real que albergó la coronación de rey Jacobo VI de Escocia y, posteriormente, de su hija la mítica María Estuardo.

El Castillo de Stirling ocupa un lugar central en la historia escocesa por su papel crucial en las batallas por la independencia del reino de Escocia protagonizadas por los héroes nacionales William Wallace y Robert the Bruce sobre las que se basa la película Brave Heart.

47-DSC_1578

Hay que aprovechar que hoy en día resulte bastante fácil franquear sus puertas e imponentes murallas. Además de las vistas que se dominan desde dentro de sus murallas pudimos conocer el antiguo edificio del rey incluyendo las estancias privadas de los monarcas, el gran salón y la recreación con figuras humanas de como funcionaban las cocinas del castillo.

50-DSC_1615

Totalmente recomendable, mi hija flipó con esta visita a tan privilegiado lugar para sumergirse en la historia. La visita da perfectamente para una mañana o tarde completa. Os recomendamos encarecidamente venir a primera hora para poder visitarlo con la tranquilidad que merece.

El Battle of Bannockburn está situado a 3 kms, se trata de un centro que recrea las legendarias batallas del Castillo de Stirling ofreciendo la posibilidad de participar virtualmente en ellas a través de proyecciones, videojuegos y tecnología 3D.

Pero esto no se acaba aquí…ni mucho menos. Para conocer otros legendarios castillos de Escocia te recomiendo la entrada Un viaje a Escocia con niños a través de 5 castillos encantados y, si vais a visitar al menos tres, vale sobradamente la pena comprar vuestro Explorer Pass que incluye la entrada a 78 castillos y atracciones de toda Escocia.

Recorrer las Hightlands

79-IMG_0295

Esta ruta de dos días por las Hightlands nos encajaba como anillo al dedo y nos permitió visitar esta región de resonancias gaélicas de forma cómoda y guiada partiendo de Edimburgo y durmiendo en Inverness, la capital de las Hightlands. Teníamos unas ganas terribles de conocer esta región del norte y sus páramos y montañas llenos de misterio. Fueron dos días de auténtico y continuo regalo para nuestros ojos en una ruta en mini-bus donde se sucedieron la carretera con las visitas.

77-IMG_0278

Entre los puntos más bellos siempre recordaremos el Valle de Glen Coe donde todavía se recuerda la cruel traición a la que fue sometido el clan de los McDonalds. Otro momento para recordar fue la visita al monumento eregido a los pies de la montaña más alta de todo el Reino Unido (Ben Nevis 1.344 m.) en memoria a los Comandos británicos que en la Segunda Guerra mundial lucharon contra el nazismo.

78-IMG_0291

Viajar la pista del Monstruo del Lago Ness

Esta ruta por las Hightlands incluye una visita a los dominios del célebre Monstruo del Lago Ness. Tras dormir en un B&B y pasear por Inverness al día siguiente nos dirigimos al celebérrimo Lago Ness para comprobar que la leyenda acerca del escurridizo monstruo que lo habita sigue en plena forma. Existen dos embarcaderos principales desde el que recorrer el lago más caudaloso de todo el Reino Unido.

Uno es el situado junto al Loch Ness Centre & Exibition situado 10 kms al sur de Inverness y tal vez el más bonito pues se aproxima al fotogénico Urquhart CastleSiendo franco no puedo decir que lo vimos…ni que no lo vimos.

66-DSC_1703

El segundo Fort Augustus donde nos pudimos tomarnos esta foto…y decidir no embarcarnos dejando la experiencia para otra ocasión ya que una mini-granja de animales llamaba poderosamente la atención a mi hija en ese momento. Son cosas que pasan cuando viajas con niños y la verdad…es que nos lo pasamos bomba!

Perderse en el Kelvingrove Art Gallery and Museums (Glasgow)

72-IMG_0200

Una joya de aire decimonónico con estilo vintage. Un viaje por la historia, el arte y la naturaleza. Se trata de la galería de arte más popular de Escocia donde se encuentran como obras pictóricas destacadas algunos cuadros de Rembrant y el Cristo de San Juan de la Cruz de Dalí conviviendo con una exposición de enormes animales disecados, esqueletos gigantes, trajes y armaduras medievales o sarcófagos o…un avión norteamericano de combate de la II Guerra Mundial!!

05-DSC_1122

Perfecto para pasar una completa mañana o tarde, esta es la atracción estrella no solo de los turistas sino de las familias con niños locales. Soprendente, espacioso y ecléctico. El Kelingrove Art Gallery está  situado en un palacio inmenso y cuenta con un agradable bar para hacer un buen tentenpié. Atención también a las continuas actividades y talleres que organiza para los peques. 100% recomendado. Entrada gratuita.

 Darse un señor paseo por el Museo del Transporte (Glasgow)

15-DSC_1288

Motos, coches, carruajes, bicicletas, barcos en miniaturas…un viaje por la historia de los transportes humanos que cuenta con dos platos fuertes nos espera en el Riverside Museum. Por una parte una colección de locomotoras y tranvías (Glasgow fue uno de los epicentros de la Revolución Industrial y tiene una inmensa tradición ligada al ferrocaril) y por la otra un barco atracado donde podemos revivir la éopca marcada por el transporte de viajeros por mar. Impresionante la reconstrucción de una calle tal y como era en 1938 con estación de metro incluida. También 100% recomendado, entrada gratuita.

16-DSC_1298

Pasear por el Jardín botánico (Glasgow)

En Edimburgo y en Glasgow, Escocia tiene dos de los jardines botánicos destacados en el Reino Unido. Lugares perfectos para retomar el contacto con lo natural y esparcirse en unos jardines de abundante cesped que en Escocia no está prohibido pisar. Los dos jardines botánicos muestran colecciones de plantas y árboles de todo el mundo incluyendo espectaculares flores tropicales. Nosotros estuvimos en el Glasgow Botanical Garden, plenamente recomendabe. El Royal Botanical Garden de Edimburgo nos lo reservamos para el siguiente viaje.

17-DSC_1309

18-DSC_1302

Darse un baño de ciencia en el Glasgow Science Center

Ni tuvimos tiempo ni tampoco nuestro presupuesto es ilimitado, así que también nos lo reservamos para la siguiente. El Glasgow Science Center es el nuevo parque tecnológico de impactante arquitectura en titáneo que se presenta como la manera más divertida e interactiva para toda la familia de acercarse a la ciencia y la tecnología a través de laboratorios, exposiciones, planetario y una programación continua de cine 3D. Destaca por una torre giratoria desde donde se observa una de las mejores vistas de la ciudad

No perderse el Loch Lomond & The Trossachs National Park

Un destino de naturaleza por excelencia. No hagáis como nosotros y no os lo perdáis. Este lago es para muchos el más bello de toda Escocia!! lo cual tiene mérito pues este país tiene más de 3.500 de más de 4 hectáreas de superficie. El Lago está situado a menos de una hora en coche desde Glasgow (resulta perfecto para una escapada de un día desde esta ciudad) y se encuentra rodeado por el mayor parque natural del país. Se pueden practicar un montón de actividades como navegar sobre sus aguas, senderismo o avistamiento de fauna. La próxima no fallamos. Más información clicando aquí.

Dormir en un Bed & Breakfast (toda Escocia)

Los Bed&Breakfast (B&B) son casas particulares que tienen habilitada una o varias habitaciones y a menudo algún salón para los huéspedes con fórmula de alojamiento más desayuno (AD). Se trata de una opción super extendida en las Islas Británicas perfecta cuando se está de ruta ya que se pueden encuentrar hasta en el último pueblo.

81-IMG_0313

En los B&B te suelen tratar a cuerpo de rey y más si vas con tus adorables hijos. Nosotros estuvimos la mar de bien. Además de ser muy práctico esta fórmula te permite conocer las casas de las familias locales y acercarte a su forma de vida incluyendo el desayuno británico.

DSC_0249

TIPS BÁSICOS PARA VIAJAR  ESCOCIA CON NIÑOS

Escocia, ese pequeño gran país

Escocia es una nación situada al norte de Gran Bretaña que conserva su personalidad y una fuerte indiosincracia marcada desde la historia por sus continuos encuentros y desencuentros con la vecina Inglaterra. País ligado a la gran tradición democrática británica en septiembre de 2014 celebró un referéndum en que los ciudadanos pudieron elegir libremente su futuro político fruto del cual Escocia sigue hoy perteneciendo al Reino Unido conservando su parlamento y gobierno autónómico.

59-DSC_1672

Escocia es una Tierra de ancestros celtas y contínuas incursiones vikingas, miles de lagos, cientos de islas, bosques y bucólicos padros donde pacen variedad y gran cantidad de ovejas y vacas junto a infinidad de campos de golf. El norte que antecede el círculo polar artico (Hightlands) es uno de las regiones más bellas, misteriosas y deshabitadas del todo el continente donde entre otros seres cuenta la leyenda mora el esquivo Nessy…el celebérrimo monstruo del lago Ness, el más caudaloso de todo Reino Unido.

Actualmente Escocia (llamada Alba en lengua gaélico escocés que apenas habla el 1% de la población y que es cooficial junto al inglés) es una próspera economía con desarrolladas políticas sociales que sin embargo no escapa a la desigualdad.

46-DSC_1565

Gracias a su temprana y extendida alfabetización de la población promovida por la religión protestante la historia de Escocia está repleta de mundialmente reconocidos inventores, literatos, músicos y emprendedores.

Escocia es un país de fascinantes paisajes, la gaita, los tejidos y la falda escocesa (Kirk), el whisky y la cerveza, los pubs, sus pescados y  galletas de avena siguen siendo marcas de la casa y fuertes reclamos turísticos a los que hay que sumar un punto de atracción que brilla con luz propia en su costa Este: la bella y señorial Edimburgo, la capital y una de las plazas fuertes de las finanzas y las compañías aseguradoras a nivel mundial. Edimburgo es por otra parte uno de los puntos de Europa a donde viven más españoles emigrados (se calcula que viven unos 30.000).

Sobre el clima en Escocia

En Escocia (como en Irlanda) suele decirse aquello de “si no te gusta el tiempo espérate 10 minutos que tendremos otro”. El clima aquí es muy variable, en cualquier época del año hay que ir preparado para el frio y la lluvia, las sandalias casi que mejor las dejais en casa.

Glasgow con niños

Dicho lo cual...please don’t worry, no caigais en el error de estar demasiado pendiente de la metereología, aunque pueda parecer una ironía el clima es parte del encanto de este país acostumbrado y que casi siempre ofrece alternativas de interior. Los meses más recomendados para viajar son los de primavera y verano con más horas de luz, temperaturas más moderadas y cuando brilla el sol…se disfruta el doble!

Transportes en Escocia:

Como medios de transportes utilizamos los trenes interurbanos (este país tiene una increíble red de ferrocarriles, ferries para viajar entre islas, autobuses urbanos y durante nuestro tour por las Hightlands un mini-bus compartido. Otras dos buenas alternativas son el alquiler de coche (ver aquí) o bien venir en camper o autocaravana una excelente opción de la que os hablaremos más adelante. También existe una gran red de trasnporte interurbano por carretera. Las principales compañías de autocar se encuentran en este enlace.

Visitas guiadas y excursiones en Edimburgo con niños

 

+ info sobre Edimburgo con niños

Escocia con niños a través de 5 castillos encantados

3 Macarons  en Edimburgo con niños

Visit Britain: Edimburgo con niños

 

 

 

¡Comparte con tus amigos y familiares!